Crítica: "Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)" (2014)

Los Tres Amigos, además de una comedia de John Landis, es el nombre que se ha dado al trío de cineastas mexicano formado por Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu.

Además de su amistad, estos directores comparten fama por su talento tras la cámara. Hace ya tiempo sorprendieron a público y crítica con sus primeras películas mexicanas: originales y potentes técnicamente, no sólo a la altura de lo que se pudiera hacer en Hollywood, sino por encima de la mayoría de los productos de prestigio hollywoodienses.

La Meca del Cine no tardó en requerir sus servicios, y desde entonces cada director ha desarrollado una carrera brillante. Cuarón ha destacado por ser el más talentoso de los tres, con películas de lo más dispar, de los géneros más diversos, pero todas dominadas por los hallazgos visuales más sorprendentes. Guillermo del Toro se ha convertido en todo un apóstol del cine fantástico, manteniendo encendida la llama del género con productos que llevan un sello muy personal. Iñárritu, por su parte, ha perpetuado, modernizado y ampliado la tradición mexicana del drama, con filmes donde las interpretaciones desgarradas de actores intensos son el plato fuerte.

Si Cuarón y Guillermo del Toro siguen contando con una base de fans sólida, hasta los más fieles de Iñárritu señalaban cierto desgaste en su cine, algo así como una oxidante tendencia a la fórmula. Con Birdman, el director cambia de tercio y presenta un film inclasificable, pero no carente de humor. Hay incluso quien dice que es una comedia, lo cual es un salto de gigante para alguien dado al cine más deprimente.

Birdman es una de esas películas en las que uno sospecha que le están tendiendo una trampa, que detrás de los fuegos artificiales no se nos está contando nada que no se haya contado antes y mejor. ¡Pero qué pirotecnia!

A lo largo del trepidante metraje de la cinta se nos muestran los días previos a un estreno de Broadway en el que una ex-estrella de Hollywood, famosa por encarnar a un superhéroe hace años –antes de la actual moda de las películas súperheroicas– trata de recuperar el prestigio y, por qué no, la celebridad.

Su antagonismo con un enervante teatrero del Método, sumado a sus problemas con su hija tuitera y algo yonqui, con su ex-mujer, con su tarada novia y con la crítica más mezquina, aparte de algún que otro delirio esquizoide, entre otras molestias, le acosan y presionan su vida al máximo. ¿Clichés? Posiblemente, pero si uno conoce ligeramente el mundo del teatro y sus habitantes, sabe que los clichés abundan en esa realidad.

Viendo la película, el cinéfilo selecto recordará, inevitablemente, joyas indiscutibles como Noche de estreno (Opening Night, John Cassavetes, 1977) o Empieza el espectáculo (All That Jazz, Bob Fosse, 1979). Por su parte, el cinéfago más inquieto hallará temas y planteamientos que aparecen en producciones tan dispares como Tropic Thunder (Ben Stiller, 2008), Zebraman (Takashi Miike, 2004) o incluso JCVD (Mabrouk El Mechri, 2008).

Iñárritu toma prestados las técnicas y el director de fotografía habituales de su amigo Cuarón, haciendo que Birdman se sume a la larga y destacada tradición de películas rodadas en un único (falso) plano secuencia, estilo narrativo que tiene como buque insignia la magistral cinta de Hitchcock La soga (1948).

Esta elección, aunque responda a un ligero exhibicionismo, realmente funciona en Birdman, tanto a la hora de hermanar en cierto modo el cine y el teatro (al fin y al cabo, en el teatro todo son planos secuencia) como para conectar con la mente del estresado protagonista, un tipo que no está durmiendo nada y cuya mente está montada en una imparable montaña rusa.

El ritmo del film es vertiginoso, y las elipsis temporales forman parte del plano secuencia, en algún que otro momento llevadas a cabo con trucos sensacionales. Las desmadradas interpretaciones, en especial las de Edward Norton y Michael Keaton (quienes no escatiman líneas autorreferenciales respecto al cine de superhéroes) potencian ese estado febril de Birdman, enganchando al espectador, incluso aunque le vea el truco a todo el asunto. La constante compañía musical de una loca y espectacular percusión es la guinda del pastel.

Al final, alardes cinematográficos aparte, lo que queda es la justa recuperación de un actor ninguneado durante demasiado tiempo, el energético y carismático Michael Keaton. ¡Ya iba siendo hora!

Sinopsis

En Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia), la comedia negra de Alejandro G. Iñárritu, Riggan Thomson (Michael Keaton) espera que encabezando una nueva y ambiciosa obra en Broadway logrará, entre otras cosas, dar nueva vida a su moribunda carrera. En muchos sentidos es un iniciativa profundamente insensata, pero el antiguo superhéroe del cine tiene grandes esperanzas de que este ardid creativo le legitimará como artista y demostrará a todos –incluido él mismo– que es algo más que una vieja gloria de Hollywood.

Al aproximarse la noche de estreno de la obra, el actor principal de Riggan resulta herido en un insólito accidente durante los ensayos y tiene que ser sustituido rápidamente. A sugerencia de la primera actriz, Lesley (Naomi Watts), y ante la insistencia de su mejor amigo y productor, Jake (Zach Galifianakis), Riggan contrata de mala gana a Mike Shiner (Edward Norton), un elemento peligroso que garantiza la venta de entradas y una elogiosa crítica de la obra. Mientras se apresta a debutar en escena, Riggan debe vérselas con su novia y coprotagonista, Laura (Andrea Riseborough); con su hija, recién salida de un tratamiento de rehabilitación, y con su ayudante personal, Sam (Emma Stone), así como con su ex esposa, Sylvia (Amy Ryan), que aparece de vez en cuando para dejarse ver, con la intención de estabilizar la situación.

Iñárritu observa que algunos elementos de la historia de Riggan tenían un significado especial para él; en particular, la efímera naturaleza del éxito y la cuestión de la relevancia. "Yo estaba interesado en examinar los combates con el ego, la idea de que el éxito que uno alcance, independientemente de que sea económico o de prestigio, siempre es una ilusión. Es transitorio. Cuando uno persigue las cosas que cree que quiere y hace posible que el público dé validez a sus aspiraciones; cuando por fin lo consigue, no tarda en descubrir que esa alegría es fugaz".

"Riggan es profundamente humano", afirma Iñárritu. "Yo lo vi como una especie de don Quijote, cuyo humor nace de la disparidad y permanente desacoplamiento de sus elevadas ambiciones y la innoble realidad que lo rodea. Básicamente, es la historia de todos nosotros".

"Me gustan los personajes que tienen defectos, que son dubitativos, que se mueven a fuerza de dudas y contradicciones …lo que incluye a todos los que conozco. Las decisiones de Riggan han sido erróneas y ello ha afectado a las personas de su entorno. A lo largo de toda su vida, Riggan ha confundido el amor y la admiración. Y cuando se ha dado cuenta de la escasa importancia de la segunda, ha tenido que empezar a aprender, con dolor, cómo amarse a sí mismo y a los demás".

Keaton dice sobre su personaje que "me limité a ver a Riggan como una persona. Sin embargo, ser actor es una tarea que exige un tipo específico de personalidad. Uno ya es propenso a caer en una afectación extrema, a estar sometido a su ego y todo lo demás. En este caso, tenemos a un individuo en el que, por decirlo suavemente, todas esas cualidades están causando estragos".

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Regency Enterprises, Worldview Entertainment, Fox Searchlight Pictures. Reservados todos los derechos.

 

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Las aventuras de Gilgamesh y Enkidu
    Escrito por
    Las aventuras de Gilgamesh y Enkidu El Poema de Gilgamesh, también conocido como la Epopeya de Gilgamesh, es la primera obra plenamente literaria de la historia. Cuenta las hazañas de un rey de Uruk, una ciudad sumeria que quizá dio nombre…
  • La cultura del tabaco
    Escrito por
    La cultura del tabaco He visto, en medio siglo, pasar el humo del tabaco del castigo al castigo, dejando en el centro una época de “permisionismo” que, más o menos, coincide con mi juventud. En mi niñez, en un…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Espiar los sueños
    Espiar los sueños En su película Hasta el fin del mundo (1991), Wim Wenders imagina un aparato que permite visualizar lo que otra persona ve o ha visto, incluso sus sueños. Y es que, a diferencia de los impulsos nerviosos que…
  • Un libro deseado
    Escrito por
    Un libro deseado Yo no soy bibliófila. Vamos, que no me pirro por coleccionar libros rarísimos ni carísimos ni espléndidos ni nada por el estilo. Mi pasión radica en alcanzar a leer y conocer lo que se esconde…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Los Hombres de la Lente
    Escrito por
    Los Hombres de la Lente Isaac Asimov y Edgar Rice Burroughs son dos nombres habitualmente citados al ponerse a hablar de los padres del género de la ficción interplanetaria. En cambio, no suele salir tanto a colación “Doc” Edward Elmer…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Reger en la memoria
    Escrito por
    Reger en la memoria Una apreciación de Arnold Schönberg sobre Max Reger pica la curiosidad de cualquiera. Antes de ser leída, porque se prevé un tortazo a distancia. En efecto ¿qué diría el capitán de la escuadra vanguardista de…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • La música de la vida
    Escrito por
    La música de la vida "La inspiración es un visitante que no suele frecuentar a los perezosos" (P. I. Chaikovski) Olivier Messiaen fue un compositor francés del siglo XX (nacido en 1908 y muerto en 1992). De entre los cientos…

bannernewsletter1