"Cowboys & Aliens", un western singular

Cowboys & Aliens

1875, Territorio de Nuevo México. Un extraño (Craig), sin recuerdos de su pasado llega dando tumbos a un pueblo del desierto.

La única pista de su historia es un misterioso grillete que le rodea la muñeca. Lo que descubre es que la gente del pueblo no da la bienvenida a los forasteros, y nadie hace un movimiento en sus calles a menos que la orden de hacerlo venga de la mano del coronel Dolarhydel (Ford). Es un pueblo que vive en el miedo.

Pero Absolution está a punto de experimentar algo que apenas puede comprender, ya que el desolado pueblo es atacado por merodeadores desde el cielo. Descendiendo con estrépito a una velocidad impresionante y con unas luces cegadoras para abducir uno a uno a la gente indefensa, esos misteriosos visitantes desbordan todo lo que el pueblo haya conocido hasta ahora.

Ahora, ese desconocido al que rechazaron es su única esperanza para la salvación. A medida que este pistolero comienza lentamente a recordar quién es y dónde ha estado, se va dando cuenta de que tiene un secreto que podría darle al pueblo la oportunidad de luchar contra las fuerzas alienígenas. Con la ayuda de la esquiva viajera Ella (Olivia Wilde), reúne una tropa formada por antiguos adversarios: la gente del pueblo, Dolarhyde y sus muchachos, y los guerreros apaches, todos en peligro de ser aniquilados. Unidos contra un enemigo común, se preparan para un enfrentamiento épico por la supervivencia.

Destino Manifiesto: Comienza el proyecto

La promesa implícita en el título “Cowboys and Aliens” era tan tentadora que se adquirieron los derechos cinematográficos de la novela gráfica de Scott Mitchell Rosenberg, dueño de Platinum Studios, antes incluso de que se terminara el libro. Era muy sugerente, tal y como recuerda el productor ejecutivo Steven Spielberg: “Yo estaba extrañado de que nadie hubiera hecho antes algo como esto”.

Las ilustraciones para el cómic hicieron que el productor Ron Howard creyera en ello desde la primera vez que las vio. Lo resume así: “Era todo cuanto yo deseaba y más aún: la versión más genial del Oeste mezclada con unos alienígenas cabrones. Es el Oeste, con todas sus tensiones. Me pareció genial ver a unos personajes que habían estado disparándose unos a otros días antes, y que de repente se ven obligados a intentar sobrevivir juntos”.

La novela gráfica de Rosenberg narraba una terrorífica invasión ambientada en las misteriosas tierras del Oeste de Norteamérica a finales del siglo XIX. Repleta de pistoleros, forajidos y peleas en el saloon, el rudo entorno ofrecía un marco extraordinario para un ataque extraterrestre contra nuestro planeta. Habiendo terminado la Guerra Civil norteamericana tan sólo diez años antes, las innovaciones tecnológicas e industriales (desde la bombilla al telégrafo pasando por los ferrocarriles transcontinentales) compartían su influencia con una violenta expansión de ese joven país. No era raro que en esa época los ganaderos encontraran apaches chiricahua en el Territorio de Nuevo México, y dichos encuentros rara vez eran amistosos. Cuando esos clásicos antagonistas se dan cuenta de que tienen un enemigo común, sus interacciones pasan de la hostilidad a la cooperación.

En los 14 años transcurridos desde que Rosenberg mostrara por primera vez lo que iba a ser su novela gráfica “Cowboys and Aliens”, han sido muchos los que se han enfrentado al rompecabezas de cómo mezclar esos dos géneros tan clásicos en una película. Mark Fergus y Hawk Ostby, guionistas de Iron Man, junto con el escritor Steve Oedekerk, famoso por su trabajo en Como Dios, elaboraron el argumento cinematográfico que sería la base para el guión de Cowboys and Aliens. Además, Fergus y Ostby comparten títulos de crédito en el guión de la película.

Ostby recuerda: “Nos metieron en Cowboys and Aliens justo cuando estaba terminándose el rodaje de Iron Man, y nos ofrecieron la oportunidad de crear un universo argumental entero partiendo desde cero. Ya había una novela gráfica, la cual admiramos muchísimo, pero en vez de en eso decidimos inspirarnos en la indeleble ilustración de la portada: un cowboy a caballo, perseguido por una nave espacial que flota sobre él”.

A Fergus le encantó el hecho de que los habitantes del salvaje Oeste no tuvieran una mentalidad capaz de “procesar lo imposible”. Y afirma: “Esa imagen, por no mencionar el título, para nosotros lo decía todo. Si se mezcla el género del western clásico y las películas de invasiones alienígenas, los resultados en la gran pantalla pueden ser alucinantes”. Por supuesto, sus compañeros guionistas habían tenido la misma reacción que tuvo Spielberg ante el material de base. Añade Fergus: “Mientras elaborábamos el primer borrador, nos preguntábamos: '¿Por qué nadie ha hecho esto antes? Estos dos géneros están hechos el uno para el otro'. Nos imaginábamos la épica grandeza de Centauros del desierto, de John Ford, mezclada con la magia de Encuentros en la tercera fase de Spielberg. Todos y cada uno de los personajes de la obra se corresponden con un arquetipo del western clásico, pero todos intentan también ser personajes únicos y extraordinarios por derecho propio”.

El proyecto tendría que esperar hasta 2008 para empezar a funcionar a plena marcha.

Spielberg, quien se había reunido antes con Howard y Brian Grazer de Imagine, metió en el proyecto a los guionistas y productores Alex Kurtzman y Roberto Orci para dejarlo listo para su pre-producción. Junto con Damon Lindelof, reescribieron el guión para crear uno vibrante, que cumpliera con las expectativas de Imagine, Spielberg y Rosenberg para el proyecto.

Con los supertaquilleros éxitos de películas como Transformers, Misión: Imposible III y la reinvención de Star Trek en su haber, Kurtzman y Orci habían demostrado más que sobradamente su excepcional valía como narradores a gran escala. Lo mismo podría decirse de Lindelof, con su experiencia como productor ejecutivo del fenómeno televisivo de Perdidos, y como productor de la película de Star Trek con guión de Kurtzman y Orci. Todos estaban deseando trabajar con ese grupo de influyentes cineastas a los que tanto habían admirado durante años.

Al productor Grazer, ganador de un Óscar, le pareció que finalmente los astros se habían conjuntado para que el equipo hiciera ese thriller de acción. “Ron y yo ya habíamos comentado que la cultura maya está impregnada de la posibilidad de una visita alienígena”, observa. “Nos pareció un punto de partida brillante, y nos preguntábamos: ?¿Por qué no podría haber sucedido en el Salvaje Oeste?' Después de haber leído la historia de Scott, supimos que queríamos que la película no fuera paródica, sino más bien un entretenido relato de lo que sucede cuando chocan dos mundos muy diferentes. El equipo de guionistas captó perfectamente esa idea”.

Spielberg reflexiona: “Lo que más respeto de Alex y Bob es que querían mantener auténtico este concepto. Han hecho que todo sea real desde el punto de vista de los personajes. Incluso aunque nunca llegaran los alienígenas en esta película, sigue habiendo una historia sensacional de personajes en conflicto en una guerra de rangos. Es la que comienza a aflorar a la superficie ya en las primeras escenas de Cowboys and Aliens. Si fueran sólo los cowboys, sería una historia de cowboys condenadamente buena. Y si fueran sólo los alienígenas, sería también por sí misma una historia de alienígenas bastante buena, pero cuando se combinan las dos...¡es maravilloso!”

“Cuando escuchamos el título, inmediatamente nos evocó algunos de los títulos favoritos que nos encantaron cuando éramos pequeños”, afirma Orci. “Nos acordamos de películas que son de ciencia-ficción en distinto grado y que son sumamente emotivas y entrañables, como E.T., y también de películas sumamente repletas de acción, como Alien, el octavo pasajero. Por la parte de los cowboys, vimos buenas perspectivas en películas que nos habían inspirado, como Sin perdón, en donde hay gente que intenta pasar página de un pasado que ha vuelto para torturarles, o que tiene que enfrentarse a crímenes a los que intentan dejar atrás”.

El compañero de Orci en el guión y la producción se sentía igualmente atraído por el proyecto. Kurtzman recuerda: ”En un mundo en donde los estudios frecuentemente andan en busca de grandes títulos, no hay muchos que destaquen, y para nosotros éste sí que lo hacía. No sólo porque tenga gancho, sino porque ofrecía la posibilidad de mezclar los dos géneros de una manera que la gente no hubiera visto nunca. Eso nos hizo muchísima ilusión, y supimos que queríamos lanzarnos y hacer un western y una película de ciencia-ficción a la vez”.

Los dos descubrieron que lo difícil iba a ser encontrar un equilibrio entre los mundos tan dispares del Oeste sin ley y los invasores alienígenas. Sin embargo, como dice Orci, no tardaron mucho en comprender la base racional para la larga gestación del proyecto. “Aunque escuchamos el título y dijimos: '¡Hagámosla!', cuando nos pusimos a escribir nos dimos cuenta de que iba a ser mucho más difícil de lo que pensamos al principio. Sabíamos que tenía que parecer algo orgánico, y que tenía que entrelazarse de manera natural”.

El choque de géneros le ofrecía a los autores una rica gama de personajes y situaciones arquetípicos con los que jugar. Tomaron los elementos con los que están familiarizados los fans del western y los reinterpretaron bajo el prisma de una película de invasiones alienígenas. Kurtzman observa: “Se trataba de rendir homenaje a las formas de expresión concretas de cada género, para luego idear la manera de mezclarlos. En el western, todo el mundo reconoce la figura del hombre sin nombre. Llega al pueblo y todo el mundo se pregunta quién será y qué querrá hacer. El toque de ciencia-ficción es que el hombre sin nombre lo es porque fue abducido por alienígenas y no recuerda quién es. Tiene que averiguar su identidad y enfrentarse cara a cara con su pasado... a la vez que se convierte en un héroe para la gente cuyos seres queridos han sido secuestrados por los alienígenas”.

En julio de 2009, Kurtzman y Orci hicieron lo que para ellos (y para muchos otros cineastas de éxito de su generación) se estaba convirtiendo en una peregrinación anual, la visita a la Comic-Con de San Diego. Recién salido del apabullante éxito de la primera Iron Man, el director Jon Favreau era una de las estrellas de la convención. Además, su trabajo como director, guionista, productor y actor incluía proyectos de películas independientes como Swingers y comedias supertaquilleras como Elfo. Mientras que Favreau regresaba a San Diego para hablar de la secuela de la odisea de su superhéroe, Kurtzman y Orci estaban presentando las esperadísimas adaptaciones de Star Trek y Transformers, así como Fringe, una de sus nuevas y emocionantes producciones televisivas. Durante la convención, los tres se reunieron en una fiesta.

“Oí hablar del proyecto en la época en que estaba haciendo Iron Man”, recuerda Favreau. “Pensé que parecía genial, así que cuando Alex y Bob me abordaron, leí el guión y firmé el contrato. Era un gran guión, uno verdaderamente absorbente”. Lo que el cineasta le aportaría al proyecto iba a ser un enfoque tonal perfecto del material. Quería tomarse en serio ambos géneros, y hacer que la historia resultara real tanto para la gente de Absolution como para los espectadores que fueran a ver la película.

De vuelta en Los Ángeles, Favreau resumió sus ideas sobre Cowboys and Aliens en una reunión con Spielberg, Howard y Grazer, y los convenció a todos. “Mi idea era asumir los dos géneros”, explica el director, “y mediante la yuxtaposición de la forma clásica tanto del western como de las películas de invasiones alienígenas crear algo nuevo y emocionante. Creo que la gente está deseando ver algo así”.

Bond se encuentra con Solo: El casting de Cowboys and Aliens

Mientras que Daniel Craig, la estrella de las películas de acción, puede que no sea el primero que a uno se le viene a la cabeza cuando se escuchan las palabras “cowboy norteamericano”, Favreau, quien transformó a Robert Downey Jr. en un superhéroe en Iron Man, tiene un don para el casting. Vio algo a la vez familiar y emblemático en el británico que encajaba con el personaje de Jake Lonergan, el forastero solitario y amnésico que llega al antaño próspero pueblo de Absolution justo a tiempo para salvarlo de la aniquilación total.

“Fue el primer miembro del reparto al que contratamos”, explica el director. “Hablando con él y mirándole, me di cuenta de que tiene una cualidad ruda y atractiva, al estilo de Steve McQueen”. Aparte de su rudo atractivo, Craig tiene el don de transmitir mucho con pocas palabras. “El lenguaje del western es la acción, no los diálogos”, dice Favreau. “Siempre suelo tener un repertorio de diálogos para utilizar en mis películas, pero aquí había que conseguir que la acción fuera el diálogo, ya sea un tiroteo o una pelea a puñetazos. Todo eso forma parte de la personalidad de Jake, y Daniel es capaz de llevarlo a cabo realmente bien. Dice mucho con sus acciones. Se ve cuándo se activan sus mecanismos y se enfrenta a todo”.

Fan desde hace mucho tiempo de Dos hombres y un destino, así como de Alien y Blade Runner, a Craig no le parecía que hubiera que esforzarse mucho para mezclar esos dos géneros. Admitiendo que “basó bastante su personaje en los silencios de Clint Eastwood”, Craig se preparó para el papel viendo todos los westerns que pudo. Dice el actor: “Vi muchos westerns de John Wayne, pero mis favoritos son los de los años setenta, películas como Pequeño gran hombre y los llamados westerns sucios, en donde hay un poco más de realidad”.

Cuando llegó el momento de meterse en el personaje, Craig comenta que le fue mucho más fácil convertirse en Jake Lonergan que en otros personajes que ha interpretado. Dice: “El cowboy simplemente sale. Estamos en un desierto, y llevo puestas unas perneras. Llevo una pistola al cinto, llevo puestos el sombrero y las botas de montar, y voy cabalgando en un caballo. Montaba a caballo todos los días y encima me pagaban por ello, así que estaba contento a más no poder”.

¿La situación es plausible? Craig piensa que los colonos del siglo XIX y los indios serían lo bastante duros como para enfrentarse a seres de otro mundo. Comenta el actor: “La idea es que la supervivencia deja huella. Esas gentes son muy duras. Son gente de la frontera, y hay tribus de indios de una estirpe muy dura, que han sobrevivido a los del mundo exterior y a todo lo que ha querido enviarles la madre naturaleza”.

Uno de los últimos papeles en adjudicarse fue el del personaje de Harrison Ford, Woodrow Dolarhyde, el bienhechor de los ganaderos de Absolution... y él único hombre que impide que el pueblo en decadencia y sus habitantes caigan en la miseria económica. Un coronel de la Guerra Civil cuya amargura se hizo crónica después de la sangrienta batalla de Antietam, Dolarhyde es un tirano frío y brutal, y le da su merecido al hombre del que piensa que le robó su oro: Jake Lonergan. Como explica Orci: “Si no fuera por los alienígenas, él sería el malo de la película”.

Aunque Spielberg y Ford tienen una larga relación de trabajo, no se daba por sentado que quisiera incorporarse al proyecto el hombre que está inextricablemente vinculado a Indiana Jones y Han Solo. Favreau comenta cómo consiguió encontrar una identidad diferente para el emblemático actor: “Para mi generación, es como John Wayne. Cuando los espectadores se sientan en sus asientos, llevan consigo todo lo que han experimentado antes al ver una película. No se puede separar al actor de su obra. Recuerdo que vi a Harrison por primera vez como Bob Falfa en American Graffiti, y después por supuesto en La guerra de las galaxias y En busca del arca perdida. Tiene una cualidad pícara. Es siempre encantador pero impredecible, nunca se sabía qué era lo que iba a hacer. Hay en él una sensación de peligro que pensamos que encajaba con este papel”.

Aunque inicialmente se sintió atraído por el proyecto, Ford también se sentía algo escéptico. Favreau recuerda: “”Empezó a interesarse después de que yo le enseñara algunas ilustraciones y le explicara que nuestro enfoque tenía un tono serio, que no íbamos a hacerlo como si fuera un chiste. Nuestro objetivo era yuxtaponer esas dos formas clásicas para crear algo nuevo y emocionante”.

Según admite el mismo Ford, lo que despertó su primer interés por la película fue la parte de los cowboys de la historia. Dice: “Es interesante que aquella gente de 1875 del salvaje Oeste no tenían nuestra experiencia en viajes espaciales ni nuestros conocimientos interplanetarios. Cuando tiene lugar la invasión, no tienen ningún contexto para entender lo que está sucediendo. El único contexto posible para ellos es el que les da el párroco del pueblo. Los alienígenas serían probablemente unos demonios, y siguieron siendo unos demonios durante toda la película”.

Gran amante de la historia, Ford cuenta un poco cómo se construyó su personaje: “El western depende de la realidad que cada hombre es para sí mismo. Estaban en el límite de la frontera y tenían que depender de sus propios recursos. Los voluntariosos y los fuertes prosperaban. Dolahyde es un viejo ranchero, el tipo más rico de la ciudad, y desprecia a los indios. Es un hombre duro que tiene un hijo que no es muy buena persona...por culpa de los privilegios que su padre ha ido acumulando para él. El resultado de su dominante personalidad se expresa a través de ese hijo, que es un chulito y un flojo”.

Además de Jake Lonergan, el otro forastero de la película le aporta más misterio a los habitantes de Absolution y de las tierras circundantes. Ella parece la sombra de Jake mientras éste se mueve por el pueblo, pero cuando los cielos se abren y el terror comienza a caer sobre ellos, sólo ella sabe lo que quiere ese enemigo. Para el papel de Ella, los realizadores buscaron una actriz que encarnara tanto el misterio como la dureza que necesitaría la única mujer en una banda reclutada a la fuerza y formada por cowboys e indios.

Copyright de texto e imágenes © DreamWorks Pictures, Universal Pictures, Reliance Entertainment. Cortesía de Paramount Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

Thesauro Cultural

El diálogo entre las ciencias y las humanidades. A eso nos dedicamos en Thesauro Cultural (The Cult.es), una revista consagrada a la divulgación cultural y científica y al diseño de recursos educativos.

El mundo está cambiando. Para entender el porvenir ‒y sobre todo, para mejorarlo‒, ya no basta con encasillarse en una sola especialidad. Y aunque todavía se abre un abismo entre ciencias y letras, lo deseable es la cooperación entre diversas disciplinas, explorando así las fronteras del conocimiento.

Para alcanzar esa síntesis entre diversas áreas del saber, colaboran en Thesauro Cultural profesores, periodistas, divulgadores, científicos y gestores culturales. 

Gracias a esta interacción entre autores procedentes de distintos campos del conocimiento, Thesauro Cultural, a través de más de 25.000 artículos, ofrece a sus seguidores curiosidad, elementos para la reflexión y el debate, recursos para el estudio, y por encima de todo ello, herramientas para una mejor comprensión del mundo que nos rodea.

Thesauro Cultural es conocimiento al servicio de la acción: un repaso a nuestra herencia cultural para comprender nuestro presente y organizar nuestro futuro.

Social Profiles

logonegrolibros

  • Facebook: ¿distracción o adicción?
    Escrito por
    Facebook: ¿distracción o adicción? Las redes sociales son un gran invento. Una forma de comunicación, una posibilidad de conocer a personas diferentes y lejanas, un medio de expresión, un ágora en la que se puede discutir acerca…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La edad del universo
    Escrito por
    La edad del universo Los cálculos sobre la antigüedad del universo ofrecen horquillas de más y menos que, para la medida del tiempo humano, resultan inimaginables. Las mediciones aceptan que hubo un big bang, o sea una creación, y…
  • Es tuya, nena, es tuya
    Escrito por
    Es tuya, nena, es tuya Dos retratos de Dora Maar, pintados por Picasso, fueron las estrellas de la subasta de arte celebrada el 10 de mayo de 2000 en la neoyorkina sala de Sotheby's. "Buste de femme à la frange"…

Cartelera

Cine clásico

  • Kim Novak, la venus rubia
    Escrito por
    Kim Novak, la venus rubia «Hitchcock era dictatorial, pero en el fondo era un hombre dulce y encantador. Simplemente no sabía cómo relacionarse con los actores como personas. Te ponía en sus tramas, pero todo era como un juego de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Entre divas y divos
    Escrito por
    Entre divas y divos En 1944, en el filme de Leo McCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC