Henry David Thoreau: la libertad en medio del bosque

Henry David Thoreau: la libertad en medio del bosque Imagen superior: réplica de la cabaña de Thoreau, junto a Walden Pond (Rhythmic Quietude, CC)

No es fácil resistir la soledad. Por lo que sabemos hasta ahora, el ser humano es una criatura social, gregaria, que necesita a sus congéneres para alcanzar la plenitud. No obstante, hay algunos solitarios ilustres que han sido capaces de encontrar en el aislamiento voluntario la verdadera esencia de nuestra especie.

Uno de esos privilegiados fue Henry David Thoreau (1817-1862), un pensador rebelde que escenifícó la desobediencia civil de múltiples formas, y que ha pasado a la historia de la literatura gracias a un libro excepcional, Walden o La vida en los bosques (1854).

Quien lea Walden en la actualidad descubrirá un manual de autosuficiencia, una reflexión en contra de lo establecido, y sobre todo, un elogio poético de la vida al aire libre.

"Walden â€’escribe Thoreau‒ es un libro escrito para esa mayoría de hombres que está descontenta con su vida y con los tiempos que le ha tocado vivir, pero que podría mejorarlos. Y también para aquéllos en apariencia ricos, pero que en realidad han acumulado cosas inútiles y no saben muy bien qué hacer con ellas".

La obra relata la intensa experiencia de su autor en una cabaña de Walden Pond, Massachusetts. En cierto modo, recupera la esencia del pionero, dispuesto a abrirse camino en solitario, fundido con el paisaje, empeñado en que su aventura espiritual y su reto de supervivencia discurran por un camino paralelo.

Imagen superior: Henry David Thoreau

Paradójicamente, aunque el libro, más allá de su belleza narrativa, es considerado una biblia de la autosuficiencia, lo cierto es que Thoreau no era un ermitaño. De hecho, en sus escritos no plantea la soledad como la reacción de alguien que es incapaz de convivir con sus semejantes o que se siente víctima del rechazo social.

Además de buen amigo de Ralph Waldo Emerson, que fue su vecino en Concord y que además era el propietario del bosque de Walden Pond, Thoreau también disfrutaba en compañía del naturalista Louis Agassiz. Su cabaña no estaba lejos de la residencia de su madre, y tenemos numerosos testimonios que lo sitúan cooperando con otros lugareños. En definitiva, hablamos de un tipo sociable, cordial, nada huraño... Y esto es algo que conviene subrayar, porque hay quien confunde la autosuficiencia con la idea de transformarse en una suerte de Robinson Crusoe contemporáneo.

Lo que sí identifica fielmente a Thoreau es su defensa de la vida sencilla, espartana, desprovista de lujos y posesiones, integrada en la madre naturaleza. Y es ahí donde su legado adquiere verdadera importancia para sus lectores modernos.

"Podríamos poner a prueba nuestras vidas de mil maneras sencillas ‒escribe‒: considerar, por ejemplo, que el mismo sol que madura mis judías ilumina a un tiempo un sistema de planetas como el nuestro. Si hubiera recordado esto, habría evitado algunos errores. No fue ésta la luz con la que las cultivé. ¡De qué maravillosos triángulos son vértices las estrellas! ¡Qué seres más diferentes y distantes contemplan simultáneamente desde las numerosas mansiones del universo la misma estrella! La naturaleza y la vida humana son tan distintas como nuestras constituciones. ¿Quién dirá cuál es la perspectiva que la vida ofrece a los demás? ¿Podría ocurrirnos un milagro mayor que el de ver a través de los ojos de otro? Deberíamos vivir en todas las épocas del mundo durante una hora, ¡ay, en todos los mundos de todas las épocas! ¡Historia, Poesía, Mitología! Ninguna lectura de las experiencias ajenas sería tan asombrosa ni didáctica como ésta."

Al margen de su interés en campos como la filosofía o la política ‒fue abolicionista y se rebeló contra las imposiciones institucionales‒, la figura de Thoreau es muy destacable por su labor pionera en el campo de la ecología y la protección del medio ambiente.

En este sentido, aunque sus escritos sobre la desobediencia civil hayan influido mucho en figuras como Mahatma Gandhi, John F. Kennedy y Martin Luther King, Jr., creo que su verdadera magnitud se revela cuando escribe sobre la vida salvaje, pues fue en la naturaleza donde encontró un sentido más genuino para la palabra libertad.

Por su cuenta, Thoreau estudió biología, y admiró a investigadores como Alexander von Humboldt, Charles Darwin, Asa Gray y el citado Agassiz. Otros naturalistas y científicos, como John Muir, E. O. Wilson, B. F. Skinner o Loren Eiseley reiteraron su fascinación por la obra de este insólito personaje. Sin duda, su Walden es una de esas lecturas que todo amante de la naturaleza debería tener en su biblioteca.

Copyright © Mario Vega, Asociación conCiencia Cultural. Reservados todos los derechos.

Mario Vega

Tras licenciarse en Bellas Artes (Grabado) por la Universidad Complutense de Madrid, Mario Vega emprendió una búsqueda expresiva que le ha consolidado como un activo creador multidisciplinar. Esa variedad de inquietudes se plasma en esculturas, fotografías, grabados, documentales, videoarte e instalaciones multimedia.

Las referencias a la naturaleza y al paso del tiempo son constantes en su trabajo artístico. Esta obra gráfica y plástica tiene su génesis en una serie de intervenciones efímeras –las sensacciones–, plasmadas en instantes de conexión afectiva con el entorno.

Como educador, cuenta con una experiencia de más de veinte años en diferentes proyectos institucionales, empresariales, de asociacionismo y voluntariado. Esa trayectoria, centrada en el ámbito de la educación ambiental y el estudio y la conservación de la biodiversidad, coincide con su labor en conCiencia Cultural, la entidad de la que es cofundador. 

mariovegarte@yahoo.es

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • El héroe en el estiercol
    Escrito por
    El héroe en el estiercol “Ya iban a coger el premio, cuando Áyax, corriendo, dio un resbalón –pues Atenea quiso perjudicarle– en el lugar que habían llenado de estiércol los bueyes mugidores sacrificados por Aquiles, el de los pies ligeros,…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • ¿Qué es estar vivo?
    ¿Qué es estar vivo? Se supone que los vampiros, como el conde Drácula, no están vivos, pero no están muertos. Tampoco son como los zombis, “muertos vivos”. Los vampiros son “no-muertos”. Al menos eso es lo que dicen las…
  • Mujeres alquimistas
    Escrito por
    Mujeres alquimistas Hay una imagen que aborrezco con toda la fuerza de mi ser. Una imagen alquímica repetida hasta la saciedad, a lo largo de los siglos. Una imagen bautizada como Soror Mystica y que alude a…

Cartelera

Cine clásico

  • Viñetas y fotogramas
    Escrito por
    Viñetas y fotogramas El cine y el cómic han sido artes hermanas, tanto en su impacto en la cultura popular como en sus peculiaridades narrativas, basadas en el desarrollo de una historia a base de imágenes secuenciales y…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mendelssohn empuña el violonchelo
    Escrito por
    Mendelssohn empuña el violonchelo Un largo e ilustre camino recorre el violonchelo alemán entre Bach y Brahms, un camino que va de la suite a la sonata, cuyo enlace puede ser Boccherini, que amaba ambos géneros y era un…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • El órix blanco que viajó a Texas
    Escrito por
    El órix blanco que viajó a Texas Como un eco de los orígenes míticos del unicornio, el órix de cuernos de cimitarra u órix blanco (Oryx dammah) puede ser visto desde la distancia como esa criatura legendaria que durante varios siglos fascinó…

bannernewsletter1