David Attenborough: "El cambio climático es el mayor reto al que nos hemos enfrentado jamás"

David Attenborough: "El cambio climático es el mayor reto al que nos hemos enfrentado jamás" Imagen superior: David Attenborough en una escena del documental "Fabulous Frogs" © BBC

Sir David Attenborough es uno de esos divulgadores  que se asoman a la naturaleza como si ésta planteara un desafío intelectual o una forma de sabiduría. Es evidente su capacidad para describir las distintas formas de vida y la sutileza de sus interrelaciones, pero lo que más llama la atención es el modo en que Attenborough transforma todo eso en cultura y compromiso moral.

Desde que la BBC emitió la primera entrega de Zoo Quest en 1954, este venerable naturalista ha servido de modelo a un sinnúmero de realizadores de documentales. No obstante, su legado es mucho más fértil si hablamos de los millones de espectadores que, generación tras generación, han recibido sus enseñanzas sobre botánica y zoología.

No es por casualidad que Attenborough, consciente de la necesidad de encuadrar la diversidad biológica, sea ahora un referente ético a la hora de hablar sobre un asunto tan complejo y acuciante como el cambio climático.

Tras hablar sobre esta cuestión con el presidente Barack Obama, Attenborough acudió a la cumbre del Clima de París, a principios de diciembre de 2015.

"A lo largo de los últimos diez millones de años ‒dice el divulgador ‒, nunca ha sucedido que todos los seres humanos deban unirse para afrontar un peligro que nos amenaza sin excepción. Es un reto que resulta desesperantemente difícil. El peligro nos concierne a todos. No podemos mantener nuestros actuales niveles de crecimiento para siempre, por la sencilla razón de que la Tierra es finita y no podemos plantear un crecimiento infinito en un entorno que no lo es".

Las palabras de Attenborough tienen un valor añadido, puesto que no se trata de un político ni de un profesional del activismo. Su sentido común queda por encima de facciones ideológicas o de grupos de presión. De hecho, hasta 2006, el propio naturalista era un escéptico en esta materia y discutía el origen antropogénico del cambio climático.

"Me dedico a hacer programas de historia natural para la televisión ‒le dijo a la periodista de la CNN Christiane Amanpour‒. Si lo haces con tanta regularidad como yo, tienes una posición muy privilegiada. Y ciertamente, no querrás hablar sobre materias acerca de las cuales no estés convencido, o que no sean ciertas".

En 2011, Michael McCarthy, del Independent, obtuvo un testimonio aún más esclarecedor. Por primera vez, el divulgador reveló que había cambiado definitivamente su opinión con respecto a esta amenaza global.

"Yo era escéptico acerca del cambio climático ‒confiesa el naturalista‒. Me mostraba cauto, por si se trataba de una falsa alarma. Siempre he optado por la cautela ante la posibilidad de caer en el alarmismo. En este sentido, opino que los conservacionistas han de ser cuidadosos y no decir que las cosas son catastróficas cuando, en realidad, no lo son tanto. He planteado mi trabajo como presentador y productor de programas de historia natural en la BBC en una línea similar a la que el Museo de Historia Natural seguiría al interesarse en mostrar un grupo de aves del paraíso. Ese es el tipo de labor que yo he estado realizando. Y en cada una de las grandes series que he hecho, he acabado hablando acerca del futuro y las amenazas potenciales que éste planteaba. Sin embargo, yo seguía siendo escéptico en lo relativo al cambio climático. Esa es la realidad".

attefrozenplanet

Imagen superior: "Frozen Planet" © BBC

"Dado que ni soy químico, ni climatólogo ni meteorólogo ‒añade‒, no era cuestión de plantarme y decir: 'He decidido que el clima está cambiando'. Insisto: la climatología no es mi especialidad. La televisión le proporciona a uno un relieve injustificado, y el hecho de que tu rostro se vea en la pantalla no te convierte en un experto en áreas como la meteorología. Pero lo cierto es que ya no soy escéptico. En la actualidad, ya no me cabe ninguna duda sobre esta cuestión. Creo que el cambio climático es el mayor desafío al que se enfrenta el mundo. Para afirmarlo, he esperado hasta que todas las pruebas de que el ser humano está modificando el clima fueran concluyentes. El dato que verdaderamente me convenció fueron los gráficos que relacionan el incremento del dióxido de carbono y de la temperatura con el aumento de la población humana y la industrialización. La coincidencia de esas curvas me hizo ver, de una forma meridianamente clara, que hemos dejado atrás el ciclo natural de oscilaciones climáticas. Ahora hemos llegado a una curva pronunciada, en términos de aumento de la temperatura, que está más allá de cualquier otro nivel que hayamos vivido en muchos miles de años".

En una época en la que nos dejamos llevar cada vez más por los prejuicios, las conclusiones de un naturalista como Sir David nos ayudan a resolver bastantes dudas ante la avalancha de datos y predicciones que circulan y seguirán circulando en los medios. Precisamente eso es lo que se propuso Attenborough en París, al intervenir en una rueda de prensa que le permitió dirigirse a los escépticos: "Los indicadores a propósito del cambio climático son muy claros ‒en el aumento global de las temperaturas, en el incremento de la temperatura de los mares, en la subida del nivel de estos últimos y en la expansión de los desiertos‒. Las evidencias de las que hoy disponemos son absolutamente claras. No hacemos lo suficiente para combatir esta amenaza, y en realidad, nadie puede hacer lo suficiente de forma individual, porque es un problema gigantesco y sumamente grave al que se enfrenta toda la humanidad. Sería una tontería minimizar su envergadura ".

atteavedelparaiso

Imagen superior: David Attenborough en el documental "Attenborough's Paradise Birds" © BBC

Invertir en tecnologías que reduzcan definitivamente las emisiones de carbono. Esa es la urgencia que Attenborough desea trasmitirnos. "Si fue posible ‒dice‒ enviar al ser humano a la Luna en el plazo de una década, sin duda también podremos lograr este objetivo. En el caso de que lográsemos encontrar una manera de obtener, almacenar y distribuir la energía a partir de recursos renovables, también podríamos completar ese proceso por un coste inferior al que conllevan las explotaciones de carbón y petróleo. Y dado que sería más económico, la principal fuente de contaminación actual desaparecería en cuestión de décadas".

"Cuando aún era escéptico ‒añade‒, estaba absolutamente convencido de que este proceso era parte de una oscilación climática natural, como las que ha experimentado la Tierra a lo largo del tiempo. Ahora tenemos la certeza de que hay que hacer algo. Es el mayor reto al que nos hemos enfrentado jamás. La cuestión clave para solucionarlo es que debemos lograr que esa alternativa energética sea barata".

Más allá de las imprescindibles negociaciones de los líderes políticos que se reunieron en París ‒plasmadas en el apoyo a un Fondo Verde de inversiones y compensaciones, y sobre todo, en una cooperación global‒, esta apuesta por las energías limpias precisa de portavoces de prestigio, como el propio Attenborough.

"Fue Kennedy quien declaró que en diez años pondríamos a un ser humano en la Luna ‒dice el naturalista‒. Sería enormemente positivo que el presidente Obama hiciera una declaración similar a propósito del cambio climático. Lo que estamos discutiendo en este momento, aquí en París, es precisamente cómo las naciones del mundo van a reaccionar ante las alternativas que se nos ofrecen. Estoy esperando la reacción y el apoyo del gobierno británico. No obstante, hemos de aguardar y ver cómo se desarrollan los acontecimientos". 

attelife

Imagen superior: "Life" © BBC

Preguntado por su reunión con el presidente de Estados Unidos, Attenborough se mostró sensato: "Obama entendió cuál era el problema, y realmente, pensé que podía encontrar una solución. Tiene que gobernar en medio de las complejidades que conllevan la política estadounidense y la política internacional. Así que no es fácil. De cualquier forma, en toda la historia de la humanidad no se ha dado un caso en el que todo el mundo llegue a un acuerdo en busca de una solución global. Por consiguiente, ¿por qué deberíamos suponer que va a ser un proceso sencillo? Hay una gran cantidad de personas que tienen intereses diferentes, pero se puede ir en la dirección correcta. Como es evidente, los riesgos de no hacerlo están aumentando al mismo tiempo que lo hacen las presiones para conseguirlo".

"Hay que encontrar una vía para detener el incremento de la temperatura y del CO2 ‒dice‒. Dentro de diez o veinte años, la gente nos culpará si no hacemos algo por solucionarlo. Una vez que los glaciares de Groenlandia comiencen a derretirse, eso originará toda una cascada de desastres. En todo caso, hablamos de algo que ya está ocurriendo. Cada día de retraso es un auténtico desastre, y cuanto más lo posterguemos, más empeorará, así que afrontémoslo y encontremos una solución. Por lo demás, ya hemos sobrepasado varios puntos de inflexión. El mundo está en crisis. Los procesos de recuperación en la naturaleza se prolongan a lo largo de periodos mucho más largos que la vida humana. A veces transcurren a lo largo de siglos e incluso milenios. Y si revisamos el registro geológico, podemos pensar: 'Oh, sí, se recuperó en un determinado momento'. Pero en realidad ese proceso abarcó un periodo de 50.000 años. Un ecosistema como la gran barrera de coral no puede sobrevivir a una erosión constante por efecto del calentamiento global".

attnature

Imagen superior: David Attenborough en la miniserie "Attenborough’s Life Stories" © PBS, BBC.

Como ya señaló el prestigioso paleoclimatólogo William F. Ruddiman, lo más frecuente entre el público general es que las opiniones en torno al calentamiento global sean un reflejo del sistema de valores con que cada uno de nosotros aborda esta materia.

Inmunes a la evidencia científica ‒que catalogan como propaganda conservacionista‒, los escépticos del cambio climático ponen en entredicho que esté, en buena medida, originado por la actividad humana.

Como ya vimos, el propio Attenborough militó entre quienes pasaron por alto las primeras alarmas. Pero la investigación científica ha situado el problema en una nueva dimensión, por encima de las ideologías o de los intereses partidarios. Sin embargo, aunque en 2008 el candidato republicano John McCain llegó a proponer medidas contra el aumento del volumen de dióxido de carbono en la atmósfera, lo cierto es que varios líderes de su partido han abrazado la causa del negacionismo. Se trata de una paradoja internacional, que contrasta con los partidos conservadores europeos, todos ellos alineados con la evidencia científica tras algún que otro titubeo en el pasado.

La postura republicana no es anecdótica, dado que coincide con una corriente que, como sucede con otras facetas del conspiracionismo, ha arraigado en una parte de la opinión pública.

"Donde quiera que uno mire ‒subraya Attenborough‒ nos amenazan grandes riesgos. Lo terrible del asunto es que personas con autoridad y poder lo nieguen. Cuando la evidencia es tan abrumadora y esa gente lo niega se debe a que negarlo y decir que no les importa es, sencillamente, mucho más fácil. Resulta más sencillo negarlo que aceptarlo. En especial para aquellas personas a las que les costaría mucho más dinero lo primero que lo segundo".

En opinión del naturalista, el negacionismo se evita con ilustración científica: "Hay gente que dice: 'Al final, todo se arreglará'. Pero no es así. Podemos encontrarnos ante grandes catástrofes de una escala global. He visto cómo se derretían los hielos. He estado en parajes de la Patagonia donde los lugareños decían: 'Allí es donde estaba el glaciar hace una década, y aquí es donde se encuentra ahora'. La evidencia más dramática con la que me he encontrado fue la ciudad Nueva Orleans tras el huracán Katrina. ¿Fue aquella una catástrofe excepcional, inducida por el cambio climático? Sin duda, yo lo creo así. Cualquiera que cocine algún alimento comprobará que, si uno quiere potenciar una reacción química, basta con subir la temperatura de la placa. De igual manera, si aumentamos la temperatura de los océanos, sobre los cuales se agitan corrientes de aire, también se incrementará el ímpetu de estas últimas. No es un misterio".

"Soy muy consciente ‒continúa‒ de que hay gente convencida de que esto es un escándalo injustificado, o que piensa que, aun cuando estén aumentando las temperaturas, eso no nos atañe. Por eso me alegro de que la BBC [a través del espacio Are We Changing Planet Earth?] haya contribuido a mostrar la evidencia de este problema".

attrinoceronte

Imagen superior: Sir David Attenborough junto a una cría de rinoceronte negro en el último episodio de la serie “Africa” © BBC.

Entre los efectos del cambio climático, uno de los más dramáticos es el impacto que éste tiene sobre especies cuya supervivencia es demasiado frágil. Hay animales que pierden su hábitat y otros que se desplazan a nuevos territorios, desequilibrados con su llegada. La extinción de numerosas critaturas a causa de la emisión de gases de efecto invernadero también figura entre las previsiones de los científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Attenborough cree que la concienciación sobre este problema pasa por un buen momento. "Cada vez más especies se encuentran al borde de la extinción ‒le dijo a Christiane Amanpour‒. Tampoco hay dudas sobre ello. No obstante, la humanidad ha tomado cartas en el asunto. Mi primer encuentro con gorilas de montaña tuvo lugar cuando su población sumaba menos de tres dígitos. Y ahora se ha incrementado."

"Hay especies ‒explica‒ que forman parte de una trama de conexiones muy compleja. Cuando desaparecen, las perturbaciones pueden ser muy graves. No sólo eso: aunque no me agrada usar criterios de utilidad, pueden extinguirse especies que serían imprescindibles para obtener una medicina. En todo caso, tenemos el deber moral de protegerlas".

Al cambio climático hay que sumar otras consecuencias nefastas de nuestra mala gestión de la naturaleza. En este sentido, la caza furtiva de rinocerontes blancos o de tigres siberianos puede extinguir a estas criaturas por culpa de creencias supersticiosas, justificadas por la medicina china. Sabemos que el cuerno de rinoceronte no es un afrodisíaco, y sin embargo, muchos prefieren creer lo contrario. "Somos ingenuos ‒dice Attenborough‒, y nos agradan los mitos. Nos gusta que nos cuenten historias. Y esta es una de ellas. Y si tu vida sexual es importante, y crees que existe esa pócima, te dices: 'Bueno, ¿por qué no probarla?'"

Las consecuencias de ese desatino, como se ha comprobado repetidamente, son trágicas y no tienen vuelta atrás.

attehadrocodiun

Imagen superior: David Attenborough sostiene un fósil de Hadrocodium en Beijing © BBC / Atlantic Productions.

El cambio climático va ligado a otra circunstancia: el crecimiento demográfico, que a su vez conlleva un consumo insostenible de energía y de recursos. De seguir a este ritmo, el aumento de la población nos conducirá a un punto de no retorno.

La demanda de agua y alimentos, la producción de residuos, el gasto de energía y los conflictos que genera su control ya se han convertido en un problema gravísimo, en especial si pensamos en un crecimiento ilimitado de la población.

La expansión demográfica y sus efectos preocupan mucho a Attenborough. "El problema no se limita al cambio climático ‒dice el naturalista‒. Hay que pensar en el espacio que ocupamos para cultivar alimentos para esta enorme horda. O bien controlamos nuestro crecimiento demográfico o el mundo natural lo hará por nosotros. De hecho, el mundo natural ya está haciendo eso en este momento. Por ejemplo, seguimos poniendo en marcha programas contra el hambre en Etiopía, pero en realidad se trata de un problema poblacional".

"La humanidad  ‒le explica Attenborough a Jenn Selby en el diario Independent‒ se enfrenta a una amenaza enorme, lenta, prolongada e interminable, que tiene que ver con el modo en el que el clima cambia y la población aumenta. La única salida aceptable es que logremos persuadir a la gente para que tenga menos hijos. En la época victoriana, había familias con 15 vástagos. Por ejemplo, Edward Lear fue el menor de una prole de 21 hermanos. Ahora tenemos que plantear alternativas, y en Occidente eso es lo que está sucediendo. La tasa de natalidad ha estado decayendo de forma sostenida, y aún lo hace. Pero en una gran parte del mundo no es éso lo que sucede, y es ahí donde el aumento desmedido de la población está registrándose. No obstante, en aquellos países donde las mujeres tienen el control de sus cuerpos, donde acceden a la educación, donde practican el control de natalidad, donde cuentan con recursos y donde están alfabetizadas, los índices de natalidad decaen. Eso sucede siempre".

attecuriosities

Imagen superior: "David Attenborough's Natural Curiosities" © BBC.

A pesar del poder que tienen las grandes cifras para dar sentido a la realidad, las que se refieren a la energía no siempre alcanzan el impacto deseable en la opinión pública. Convencido de que la eficiencia energética es una de nuestras principales armas contra el cambio climático, David Attenborough propone un objetivo sensato: "Debemos aprovechar al máximo nuestra producción. Nuestro principal pecado es el desperdicio de energía y recursos".

La reducción del consumo energético ‒pensemos en motores eléctricos eficientes‒ y el uso de energías limpias mitigarían muchos de los problemas ambientales que venimos mencionando.

El veterano naturalista llega a esas conclusiones basándose en un argumento muy fiable: su propia experiencia vital. "Mi infancia ‒le dice a Michael McCarthy‒ transcurrió durante la guerra. En aquellos años, era algo inmoral dejar comida en el plato. Tenías que comértela toda, precisamente porque escaseaba. En la actualidad, siento lo mismo a propósito del derroche de energía. Sí pudiéramos promover entre la población ese cambio de actitud moral con respecto a esta materia, creo que supondría un gran avance. A lo largo del último medio siglo, he tenido la fortuna de viajar alrededor del mundo, observando sus maravillas y sus prodigios. He detectado muchos cambios, algunos positivos, pero en su mayoría, negativos. Sin embargo, ha sido en los últimos diez años cuando he reflexionado acerca de lo que yo, y el resto de los humanos, hemos contribuido al cambio del clima en el planeta".

"Cuando yo era un niño ‒añade‒, en la década de 1930, las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) a nivel mundial estaban por debajo de 300 partes por millón (ppm). En 2011 llegamos a las 382 ppm, la cifra más alta desde hace cientos de miles de años [En 2013 alcanzamos las 396 ppm]. Ya he pasado de los ochenta. No es que crea que, como cualquier hombre entrado en años, cualquier cambio es negativo. Reconozco que el mundo siempre ha cambiado. Soy consciente de ello. La cuestión es que está cambiando con mayor celeridad y de forma más extremada que en cualquier momento en los últimos millones de años. Y una de las cosas que no quiero hacer es mirar a mis nietos, y oírles decir : 'Abuelo, sabíais lo que estaba ocurriendo y no hicisteis nada para solucionarlo'".

"Si aprovechásemos una cincomilésima parte de la energía solar que llega a nuestro planeta cada día ‒concluye‒, podríamos cubrir todas las necesidades energéticas de la humanidad. Conviene pensar en ello. La clave fundamental para solucionar este problema consiste en no gastar energía. Si fuéramos capaces de reducir nuestra demanda de energía, eso supondría un enorme avance".

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Shakespeare entre showrunners
    Escrito por
    Shakespeare entre showrunners Aristóteles dijo que el arte debía imitar a la vida, pero en el siglo XIX Oscar Wilde llegó a la conclusión contraria: “Es la vida la que imita al arte… y en concreto a William…
  • Miedos
    Escrito por
    Miedos Mi vecina la Isidra, castiza si las hay, quedó muy desconcertada cuando se discutió la atribución de «El coloso» a Goya. Ella considera a Don Francisco (así lo llama) como madrileño, aunque aragonés de nacimiento.…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Virus mentales
    Virus mentales Hay virus, como el del sida, que pueden afectar el cerebro humano. Como todos, estos virus son partículas de ácido nucleico (ADN o ARN) cubiertas de proteínas que infectan células y aprovechan su maquinaria para…
  • Una falacia
    Escrito por
    Una falacia Éste es uno de mis últimos artículos "esotéricos" publicados. Enero de 2006. Sobre él, mi ejemplar del Libro de San Cipriano y mi cuaderno azul. Mi cuaderno azul es un auténtico tesoro. En él tengo…

Cartelera

Cine clásico

  • La sonrisa de la ambición
    Escrito por
    La sonrisa de la ambición Para Ignacio…un cinéfilo que dibuja palabras… He aquí que Mary Orr acaba de publicar en la revista Cosmopolitan un relato llamado "The Wisdom of Eve". Corre el año de 1946. Aunque ella no lo sabe…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El enigma del gato de algalia
    Escrito por
    El enigma del gato de algalia "He visto muchas veces un gato sin sonrisa. ¡Pero una sonrisa sin gato!" (Lewis Carroll, "Alicia en el País de las Maravillas") En diferentes momentos de su aventura en el País de la Maravillas Alicia…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC