Sarah Bernhardt, que estás en los cielos

Sarah Bernhardt, que estás en los cielos Pál Szinyei Merse, "El globo", Magyar Nemzeti Galéria, Budapest, 1878

Sarah Bernhardt subió al cielo en 1878. La acompañaban su amante en esas fechas, Georges Clairin, una silla, una cesta con la merienda y un aeronauta profesional. La silla –una silla sencilla, con asiento de paja‒ nos relata la historia del viaje en globo de la celebrada actriz en un texto titulado Dans les nuages: Impressions d'une chaise.

Parece ser que, en pleno vuelo, los tres viajeros celebraron un pequeño piscolabis: comieron tartines de foie-gras y naranjas y bebieron champán –Sarah, en una copa de plata‒. Sin demasiados escrúpulos, arrojaron la botella vacía al lago de Vincennes y soltaron lastre sobre unos turistas ingleses y los invitados a una boda que celebraban un picnic campestre. Podemos suponer que, ante la inesperada lluvia, todos ellos miraron hacia lo alto y mascullaron alguna maldición, sin imaginar que quien arrojaba todo aquello sobre sus cabezas era, nada más y nada menos, Sarah Bernhardt.

Sarah Bernhardt fotografiada por Nadar

Todo esto nos lo cuenta Julian Barnes en Niveles de vida, un libro donde se habla de globos, de fotógrafos, de actrices, de amor y de pérdida. De la mano de Barnes ascendemos al cielo con Sarah Bernhardt, con el coronel Fred Burnaby, aeronauta enamorado apasionadamente de la actriz, y con el fotógrafo y también aeronauta Félix Tournachon, más conocido como Nadar, quien realizó diversas fotografías de Sarah a lo largo de su vida.

Julian Barnes, "Niveles de vida", Anagrama, 2014

El globo de Burnaby se llamaba The Eclipse; el de Nadar, Le Géant; aquel en que Sarah Bernhardt merendó, Doña Sol, el nombre del personaje que en esas fechas interpretaba en la Comédie Française. Barnes nos refiere las andanzas de estos tres personajes –Nadar, Burnaby, Bernhardt‒, unidos en la tierra y en el cielo, así como las aventuras y desventuras de los pioneros de la aeronáutica.

Félix Tournachon (Nadar), 1860 c.

Félix Tournachon (Nadar)

Honoré Daumier, "Nadar eleva la fotografía a la altura del arte", 1869

Barnes nos habla también de amor: del amor de Nadar por su esposa, Ernestina; de la pasión de Fred Burnaby por Sarah Bernhardt; de su propio, inagotable amor por Pat, su mujer.

James Jacques Tissot, "Frederick Gustavus Burnaby", detalle, National Portrait Gallery, Londres, 1870

Nadar y su esposa, 1870

Volamos. Nos sentimos libres, en lo alto; también nos sabemos en peligro, porque los globos sufren accidentes. No hace falta subir en globo para sufrirlos. La vida duele.

En la última parte del libro, Julian Barnes nos habla, de nuevo, de Pat Kavanagh, y dice una gran verdad: “el hecho de que alguien haya muerto puede significar que no está vivo, pero no significa que no exista”.

Julian Barnes y y su esposa Pat Kavanagh, fallecida en 2008. National Portrait Gallery © Jillian Edelstein / Camera Press

Globos, fotografía, teatro, pasión, dolor. “Juntas dos cosas que no se habían juntado antes. Y el mundo cambia. La gente quizá no lo advierta en el momento, pero no importa. El mundo ha cambiado, no obstante”, nos explica Barnes.

Juntas dos cosas. La ausencia y una copa de plata, el amor y una caricatura de Daumier, la muerte y una silla.

La vida.

Y un globo rojo.

Paul Klee, "El globo rojo", Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York, 1922

Copyright © Carmen Pinedo Herrero. Reservados todos los derechos.

 

Carmen Pinedo Herrero

Doctora en Historia del arte y licenciada en Historia moderna, investigadora y escritora. He impartido clases de Patrimonio cultural, he sido comisaria de exposiciones y he catalogado fondos museísticos, pero el terreno en el que me siento más a gusto es el de la investigación y la escritura. Los temas que más me atraen son los relacionados con los espectáculos precinematográficos, la escenografía teatral, la historia de las mentalidades y las relaciones entre arte, técnica y sociedad.

He publicado artículos en diversas revistas especializadas, capítulos de catálogos de exposiciones y los libros La ventana mágica: la escenografía teatral en Valencia durante la primera mitad del Ochocientos (2001), Cuatro artistas de Meliana. Una generación (2001), La enseñanza de las bellas artes en Valencia y su repercusión social (2003), El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia durante la primera mitad del siglo XIX (2004) y El profesor que trajo las gallinas a la escuela: Antonio Cortina Farinós (1841-1890) (2007).

Durante los últimos años he realizado investigaciones sobre la industria artesana aplicada a la arquitectura; sobre las noticias relativas a arte y artistas publicadas en la prensa histórica y sobre diversas metodologías aplicadas a la escritura autobiográfica y biográfica.

En la actualidad prosigo con las investigaciones sobre escenografía y espectáculos precinematográficos, preparo una serie de libros sobre fuentes documentales del arte y escribo un libro sobre arquitectura y terror, de próxima publicación en Punto de Vista Editores. 

Sitio Web: carmenpinedoherrero.blogspot.com.es/

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Cuando lo razonable es lo incorrecto
    Escrito por
    Cuando lo razonable es lo incorrecto En la llamada polémica Einstein/Bohr, se considera de manera casi unánime que Einstein fue vencido por Bohr. Algunos de los admiradores de Einstein han admitido resignadamente que el viejo genio chocheaba y que era incapaz…
  • El retorno de los dioses
    Escrito por
    El retorno de los dioses Una casualidad editorial me ha permitido leer a la vez un par de libros temáticamente ligados: Der deutsche Glaubenskrieg. Martin Luther, der  Papst und die Folgen, de Tillmann Bendikovski (Bertelsmann, Munich) y Los numerosos altares…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • John Forsythe, el galán suave
    Escrito por
    John Forsythe, el galán suave «El drama denso no está en mi naturaleza», dice John Forsythe. «Prefiero la comedia o situaciones humanas que provoquen una sensación de alegría y risa.» «Pero ¿quién mató a Harry?» es un agudo film de…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • "Depredador" (1987). Cacería alienígena
    Escrito por
    "Depredador" (1987). Cacería alienígena En 1987 Arnold Schwarzenegger aumentó su creciente fama con un extraño film en el que se mezclaban diversos géneros: la acción bélica, el suspense, la ciencia–ficción y el terror. Tras Conan y Terminator, el musculoso austriaco parecía haber…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Nuevos retos para un museo nacional
    Escrito por
    Nuevos retos para un museo nacional La larga historia del Museo Nacional de Ciencias Naturales hace que estas líneas se dediquen a la reflexión sobre su papel actual y las posibilidades futuras como institución museística y su clasificación como Museo Nacional.…