¡Que no se escape!

¡Que no se escape! Pere Borrell del Caso, "Dos niñas", colección particular, 1880

Del mismo modo que los templos se construyen para confinar a los dioses  y evitar que anden desperdigados por el mundo –imaginad qué molesto sería, y qué inconveniente–, podemos aventurar que el marco encierra la pintura para que esta no se derrame e inunde la realidad, o eso que llamamos realidad, con la otra realidad representada en lo que, sea cual sea su soporte, el marco convierte en “cuadro”. En realidad, son otros y diversos los motivos que justifican la existencia del marco, pero permitidme la licencia de incluir este entre ellos.

Charles-Amédée-Philippe van Loo, "La linterna mágica", National Gallery of Art, Washington DC, 1764

Los marcos, en la pintura, ofrecen muchas posibilidades. Pueden, sencillamente, no existir, pero también pueden desdoblarse, ornamentarse, deformarse, ser objeto de burla, romperse, abolirse… Esto último, precisamente, es lo que reclamaba Denis Diderot en su crítica sobre el Salón de 1763, ante el cuadro de Joseph Vernet Le port de La Rochelle. Diderot recomendaba que se contemplase la obra a través de unos anteojos, de modo que, al excluir el marco y hacer olvidar el hecho de hallarse ante un cuadro, el espectador se sintiese inmerso en la pintura, como si se hallase en lo alto de una montaña, espectador de la propia naturaleza. “¡Oh, el bello punto de vista!”, exclama, embelesado, el filósofo.

Joseph Vernet, "Le port de La Rochelle", Musée de la Marine (dep. Louvre), París, 1762

¿La cima de una montaña o, lo que es lo mismo, un punto de vista elevado? ¿Un cuadro sin marco? ¿La contemplación a través de un catalejo? ¿Un observador que, rodeado por la pintura, inmerso en ella, penetra en el cuadro y queda envuelto por la imagen? ¡Lo que Diderot reclama es el panorama! Sí, ese espectáculo patentado por Robert Barker en 1787 que consiste en una enorme pintura que abarca un ángulo de 360º, cuyos límites coinciden con el horizonte visual del espectador, de modo que este queda envuelto por la representación, y que se contempla desde plataformas elevadas, con ayuda de anteojos para poder apreciar los detalles de la ejecución. El panorama, sí, del que siempre estoy hablando –espero que me disculpéis– porque me fascina.

Johann Michael Sattler, "Panorama de Salzburgo", 1829

Aunque el panorama, como el diorama, recurre al trampantojo al colocar, en primer plano, elementos corpóreos que acentúan la profundidad e ilusionismo de las vistas pintadas, alcanza mayor amplitud que los trampantojos pictóricos, escultóricos o arquitectónicos que simulan la ruptura del marco y se hallan presentes en muchos momentos de la historia del arte, dado que, en el caso del panorama, el marco se suprime.

Louis Dumoulin, "Panorama de Waterloo", 1912

A lo largo de la historia, también, el marco se desdobla. El ejemplo más claro lo tenemos en el teatro, donde a la embocadura del escenario se puede sumar una sucesión de arcos escenográficos.

Representación de "Roberto el Diablo" en la Ópera de París, 1832

Pierre-Luc-Charles Cicéri, decorado para "Roberto del Diablo", de Giacomo Meyerbeer, 1831

Este desdoblamiento fue muy apreciado por los artistas románticos. En muchos cuadros vemos cómo el paisaje aparece dentro de un marco, ya se trate de una ventana, ya de otro tipo de embocaduras naturales o artificiales. Se trata de lo que Rafael Argullol denomina “encuadres de la escisión”: marcos que, al tiempo que realzan la vista y acentúan su profundidad, se alzan como muros que la separan del observador y convierten la naturaleza en una realidad aparte. Una realidad mucho mayor, desde luego, que la de los diminutos personajes que aparecen en la zona izquierda de La puerta en la rocas, de Schinkel, y tan inaccesible como la que Friedrich nos muestra en El acantilado de yeso en la isla de Rügen.

Karl Friedrich Schinkel, "La puerta en las rocas", Staatliche Museen, Berlín, 1818

Caspar David Friedrich, "El acantilado de yeso en la isla de Rügen", Oskar Reinhart Collection, Winterthur, 1818 c.

En la misma línea, aunque con una luminosidad diferente, propia del lugar donde se ambienta la pintura, se halla la Gruta sobre la bahía de Nápoles, de Carl Blechen.

Carl Blechen, "Gruta sobre la bahía de Nápoles", Wallraf-Richartz-Museum, Colonia, 1829

Carus nos brinda otro ejemplo de encuadramiento en el que naturaleza y ruinas se hermanan una vez más para enmarcar una vista nocturna del Coliseo, en la que aparecen unos minúsculos personajes, apenas discernibles.

Carl Gustav Carus, "Vista nocturna del Coliseo", Hermitage, San Petersburgo, 1830-32

Los marcos que encuadran las vistas pueden ser también artificiales, como la estructura arquitectónica –probablemente, el ojo de un puente– a través del cual contemplamos el paisaje fluvial del Spree en el crepúsculo, pintado por Schinkel.

Karl Friedrich Schinkel, "La vista del Spree en Stralau", Staatliche Museen, Berlín, 1817

Las vistas enmarcadas, las barcas, las ruinas, los crepúsculos y las noches son elementos frecuentes en la imaginería romántica. Hemos visto, en uno de los cuadros de Schinkel, una barca con tres personajes a orillas del Spree: ahora, gracias al pincel de Carus, navegamos por el Elba en esta otra nave cuya cabina proporciona el marco que encuadra la vista del río, con la ciudad de Dresde al fondo.

Carl Gustav Carus, "Paseo en barca por el Elba", Museum Kunstpalast, Dusseldorf, 1827

Queda mucho por comentar acerca de los marcos, las viñetas y esas cartelas, tan frecuentes en el rococó y el romanticismo, que se hallan presentes también en los primeros tiempos del cine. Sin embargo, lo que acabamos de ver es suficiente para nuestro propósito: ¡que no se escape del cuadro!

Pere Borrell del Caso, "Huyendo de la crítica", colección del Banco de España, Madrid, 1874

Copyright © Carmen Pinedo Herrero. Reservados todos los derechos.

Carmen Pinedo Herrero

Doctora en Historia del arte y licenciada en Historia moderna, investigadora y escritora. He impartido clases de Patrimonio cultural, he sido comisaria de exposiciones y he catalogado fondos museísticos, pero el terreno en el que me siento más a gusto es el de la investigación y la escritura. Los temas que más me atraen son los relacionados con los espectáculos precinematográficos, la escenografía teatral, la historia de las mentalidades y las relaciones entre arte, técnica y sociedad.

He publicado artículos en diversas revistas especializadas, capítulos de catálogos de exposiciones y los libros La ventana mágica: la escenografía teatral en Valencia durante la primera mitad del Ochocientos (2001), Cuatro artistas de Meliana. Una generación (2001), La enseñanza de las bellas artes en Valencia y su repercusión social (2003), El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia durante la primera mitad del siglo XIX (2004) y El profesor que trajo las gallinas a la escuela: Antonio Cortina Farinós (1841-1890) (2007).

Durante los últimos años he realizado investigaciones sobre la industria artesana aplicada a la arquitectura; sobre las noticias relativas a arte y artistas publicadas en la prensa histórica y sobre diversas metodologías aplicadas a la escritura autobiográfica y biográfica.

En la actualidad prosigo con las investigaciones sobre escenografía y espectáculos precinematográficos, preparo una serie de libros sobre fuentes documentales del arte y escribo un libro sobre arquitectura y terror, de próxima publicación en Punto de Vista Editores. 

Sitio Web: carmenpinedoherrero.blogspot.com.es/

logonegrolibros

  • La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación
    Escrito por
    La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación Además de las buenas ideas que ofrece en sus aforismos, Georg Christoph Lichtenberg era célebre por su capacidad predictiva, especialmente en el terreno de la psicología, pero ahora citaré un aforismo asombroso y certero: “¡Cómo se…
  • Los viajes de Madame d'Aulnoy
    Escrito por
    Los viajes de Madame d'Aulnoy La baronesa d'Aulnoy (1650/1651–1705) es conocida por sus cuentos para niños y por el intento de deshacerse de su marido con la ayuda de un amante y otros parientes. Tuvo familiares en España y tal…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Plutón y la ciencia histórica
    Plutón y la ciencia histórica La imagen popular de la ciencia es una receta para la desilusión. Nos la presenta como un método prácticamente infalible para obtener conocimiento absolutamente certero acerca del mundo; como una autoridad que proporciona solución a…
  • Max y Leonora
    Escrito por
    Max y Leonora Leonora, con veinticuatro años recién cumplidos y un marido mexicano, próxima a abandonar Manhattan y establecerse, de forma definitiva, en México, escribió a su amante rubio, a aquel Max Ernst mago, su último relato conjunto...…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • A soplar se ha dicho
    Escrito por
    A soplar se ha dicho Antonio Rosetti se llamaba, en verdad, Anton Rössler. No sabemos bien cuándo nació en Bohemia, aunque se supone que fue por 1750. Tampoco, por qué se hacía pasar por italiano. Le tocó morir en 1792.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC