Pasiones compartidas

Pasiones compartidas Mapa de Florencia, atribuido a Francesco di Lorenzo Rosselli, 1471-1482 ca.

Siempre que voy a Florencia tengo que pasar por los Uffizi para saludar a un viejo conocido: la Tebaida, una tabla de Gherardo Starnina que ha sido atribuida a diversos artistas.

Tebaida, Gherardo Starnina, Galleria degli Uffizi, Florencia, 1410

La conocí de niña; años después, me sorprendió saber que Marguerite Yourcenar había llevado consigo, durante mucho tiempo, una reproducción fotográfica del cuadro. A ella también le sorprendió descubrir el interés que su tío Octave había mostrado por esta obra.

“Hay algo de milagro en toda coincidencia”, escribe Yourcenar. Y tanto. Casi adolescente aún, tuve el privilegio de ser reñida por Marguerite Yourcenar o por una anciana que se parecía extraordinariamente a ella, en un tren que atravesaba, de noche, el sur de Francia. Me regañó por culpa de mi pasmo: creyó que yo no había reconocido la remota silueta de Carcassonne, cuando lo que ocurrió es que me quedé tan asombrada al ver a Yourcenar y al darme cuenta de que me hablaba, que no fui capaz de balbucir más que una serie de incoherencias.

Marguerite Yourcenar

Esa mujer, que nunca supe si era o no la escritora belga, me habló de las antiguas murallas romanas, de los cátaros, del cruel Simón de Monfort, de Viollet-le-Duc… y me echó un nuevo rapapolvo, que acepté encantada. “Creo que acaba de reñirme Marguerite Yourcenar”, les expliqué a las personas que viajaban conmigo. “Algo habrás hecho”, dijeron. No podía esperar otra respuesta.

Carcassonne (Autora: Karoly Lorentey, CC)

Pero volvamos a la Tebaida. El nombre alude a las representaciones de los distintos episodios de la vida de los ermitaños que, en los primeros siglos cristianos, se retiraban al desierto de Tebas. Hay muchas Tebaidas. En El pintor de batallas, Arturo Pérez Reverte también escribe sobre la de los Ufizzi, que Yourcenar describe de este modo:

“En un escenario desértico y puro, pero manchado aquí y allá con un bosquecillo toscano o una capilla de soberbia gracia florentina, unos místicos monjes domestican gacelas, bailan con los osos, uncen a los tigres, van de portante con dóciles ciervos; conversan con leones, que los enterrarán en la arena cuando terminen sus días; viven en familia con las liebres, las garzas y los ángeles” (Marguerite Yourcenar, El laberinto del mundo).

Tebaida, Gherardo Starnina, detalle

Sin abandonar Florencia, podemos contemplar otra Tebaida en la Galleria dell'Accademia. En este caso, el lugar de los ermitaños está ocupado por monjes de diversas órdenes religiosas.

Tebaida, Paolo Uccello, Galleria dell'Accademia, Florencia, 1460 ca

El tema, protagonizado en general por dominicos, pasó a América. Hallamos numerosos ejemplos en diversos conventos de México: San Nicolás de Actopan, los Santos Reyes de Meztitlán, la Concepción de San Juan Bautista de Tlayacapan, en Morelos, y muchos otros.

Tebaida, Zacualpan de Amilpas, Morelos, siglo XVI

Uno de los atractivos de las Tebaidas es, como en el caso de algunos belenes, la posibilidad de detenerse en cada una de las distintas actividades que realizan sus personajes. Unos rezan, otros se ocupan del huerto, hay quien se esconde entre el follaje de un árbol y quien lucha contra las tentaciones, representadas por diversos animales y por unas jóvenes ataviadas con unos vistosos vestidos rojos. Hay muertos, islas, edificios, barcas y todo tipo de actividad en estas tan pobladas soledades de los eremitas de la Tebaida.

Tebaida, Gherardo Starnina, detalle

Copyright © Carmen Pinedo Herrero. Reservados todos los derechos.

 

Carmen Pinedo Herrero

Doctora en Historia del arte y licenciada en Historia moderna, investigadora y escritora. He impartido clases de Patrimonio cultural, he sido comisaria de exposiciones y he catalogado fondos museísticos, pero el terreno en el que me siento más a gusto es el de la investigación y la escritura. Los temas que más me atraen son los relacionados con los espectáculos precinematográficos, la escenografía teatral, la historia de las mentalidades y las relaciones entre arte, técnica y sociedad.

He publicado artículos en diversas revistas especializadas, capítulos de catálogos de exposiciones y los libros La ventana mágica: la escenografía teatral en Valencia durante la primera mitad del Ochocientos (2001), Cuatro artistas de Meliana. Una generación (2001), La enseñanza de las bellas artes en Valencia y su repercusión social (2003), El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia durante la primera mitad del siglo XIX (2004) y El profesor que trajo las gallinas a la escuela: Antonio Cortina Farinós (1841-1890) (2007).

Durante los últimos años he realizado investigaciones sobre la industria artesana aplicada a la arquitectura; sobre las noticias relativas a arte y artistas publicadas en la prensa histórica y sobre diversas metodologías aplicadas a la escritura autobiográfica y biográfica.

En la actualidad prosigo con las investigaciones sobre escenografía y espectáculos precinematográficos, preparo una serie de libros sobre fuentes documentales del arte y escribo un libro sobre arquitectura y terror, de próxima publicación en Punto de Vista Editores. 

Sitio Web: carmenpinedoherrero.blogspot.com.es/

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • ¿Qué es el deus ex machina?
    Escrito por
    ¿Qué es el deus ex machina? Deus ex machina, o apò mekhanês theós, quiere decir «Dios a través de la máquina». Se refiere a un mecanismo de poleas que en los teatros griegos permitía que un personaje apareciese en el escenario…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • La otra cara de la vida
    La otra cara de la vida ¿Por qué existe la vida? La pregunta, que intriga a las mentes curiosas desde siempre, adquirió un nuevo matiz en el siglo XIX, cuando la naciente termodinámica, estudio de los cambios de la energía, mostró…
  • Lo que nos une
    Escrito por
    Lo que nos une Yo nací en Madrid porque mis padres decidieron vivir y trabajar en esta ciudad. Sin embargo, mi cultura es del norte, es gallega y asturiana por partes iguales. Mis comidas, mis horarios, mis formas de…

Cartelera

Cine clásico

  • La venganza se sirve bien fría
    Escrito por
    La venganza se sirve bien fría La carta (1940) forma parte del cuarteto de las mejores interpretaciones de Bette Davis. Con ella están Eva al desnudo (1952), La loba (1941) y Jezabel (1938). El prototipo de mujer fría, a veces por…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona a la que se pregunte, eso es parte de su encanto. Para algunos, simplemente son cosas repulsivas, para otros un manjar delicioso. Enigmáticos, feos, bonitos,…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1