Dos y dos son… ¡un conejo blanco!

Dos y dos son… ¡un conejo blanco! J. R. Wharton Eyerman, “Space Frontiers”, revista LIFE, 1961

Suelen gustarme las novelas protagonizadas por ilusionistas y matemáticos. Entiendo que me atraigan los ilusionistas: lo que no alcanzo a comprender es lo de los matemáticos. Claro que lo entenderían aún menos los profesores de matemáticas que, en su día, tuvieron que padecerme como alumna.

A lo mejor, lo que sucede es que matemáticos e ilusionistas se parecen: unos y otros distraen nuestra atención para, de repente, sacar de su chistera un conejito blanco o una ecuación.

El mago Chan Loo con el conejo blanco que usaba en uno de sus trucos

Algunos libros intentan persuadirnos de que las matemáticas no muerden. Yo, por si acaso, no los he leído, porque ya se sabe que a los números los carga el diablo. Otra cosa son las novelas con matemático incorporado. Ya se trate de personajes de ficción, ya de personajes auténticos trasladados al mundo de la novela, resultan inofensivos: nada tienen que ver con aquellos amedrentadores profesores que sufrí y me sufrieron.

Uno de estos matemáticos de ficción es Petros Papachristos, un solitario anciano que se dedica a cuidar de su jardín y a jugar al ajedrez. La novela de Apostolos Doxiadis deja claro, desde la primera frase, cuál es la posición de Petros entre sus parientes: “Toda familia tiene su oveja negra; en la nuestra era el tío Petros”. Despreciado por sus hermanos, que le consideran “un inútil”, “un fiasco”, el anciano se convierte en un enigma para uno de sus sobrinos. Su curiosidad se ve satisfecha cuando descubre el vergonzoso secreto de tío Petros. No solo es un hábil jugador de ajedrez y un meticuloso jardinero: también es un brillante matemático.

Apostolos Doxiadis, "El tío Petros y la conjetura de Goldbach"

Papachristos consagró su vida al intento infructuoso de demostrar la conjetura de Goldbach. El enunciado es sencillo: todo número par mayor que 2 es la suma de dos primos. Venga, valientes, animaos a demostrarlo. En ese empeño naufragó la vida del tío Petros, porque las matemáticas pueden ser tan arriesgadas y arrebatadoras como cualquier otra pasión.

También pueden convertirse, como otras pasiones, en tabla de salvación. A ellas se aferra el profesor de matemáticas que nos presenta Yoko Ogawa en La fórmula preferida del profesor. Tras haber sufrido un accidente automovilístico, la memoria del profesor ha resultado dañada y únicamente tiene un alcance de ochenta minutos. Transcurrido ese tiempo, tan solo los números le ayudan a no perder pie.

Yoko Ogawa, "La fórmula preferida del profesor"

La llegada de una nueva asistenta y del hijo de esta, a quien el profesor pondrá como nombre Root (Raíz cuadrada), otorgarán al matemático otros lazos de unión con la vida: el afecto y la alegría de compartir sus conocimientos. En 2005, Takashi Koizumi rodó la adaptación cinematográfica de la novela de Ogawa, que fue estrenada en 2006.

Takashi Koizumi, "The Professor's Beloved Equation", 2006

Matemáticos auténticos y no de ficción son los que aparecen en la novela de David Leavitt El contable hindú. En ella, Leavitt nos introduce en la vida del genial Srinivasa Ramanujan. Uno de los narradores de esta historia triste e intensa es otro conocido matemático, G. H. Hardy.

David Leavitt, "El contable hindú"

La relación entre Ramanujan y Hardy dio lugar a la obra teatral A Disappearing Number, escrita por Simon McBurney y estrenada en 2007 por la compañía Complicity en el Teatro Real de Plymouth.

Simon McBurney, "A Disappearing Number", 2007

En 2014 se estrenó la película El hombre que conocía el infinito, dirigida por Matt Brown y basada en la biografía de Ramanujan publicada en 1991 por Robert Kanigel.

Matt Brown, "The Man Who Knew Infinity", 2014

También en 2014, Gnana Rajasekaran rodó Ramanujan, un biopic sobre el famoso matemático indio.

Gnana Rajasekaran, "Ramanujan", 2014

Existen muchas otras novelas en las que las matemáticas juegan un papel protagonista. Algunas las he leído; otras, todavía no. Muchas de ellas las leeré, porque despiertan mi interés. Hoy quería tan solo hacer unos breves comentarios, casi unos apuntes tomados al vuelo, sobre las novelas de Ogawa, Doxiadis y Leavitt.

Eve Arnold, "Estudiante en Kuban", 1965

Los ilusionistas son unos personajes especiales, pero también lo son estos seres con el cerebro henchido de fórmulas y números. Yo a los matemáticos les miro con curiosidad y simpatía, como a criaturas de una especie exótica. Nunca sé lo que pueden extraer de su chistera.

Takashi Koizumi, "The Professor's Beloved Equation", 2006

Copyright © Carmen Pinedo Herrero. Reservados todos los derechos.

Carmen Pinedo Herrero

Doctora en Historia del arte y licenciada en Historia moderna, investigadora y escritora. He impartido clases de Patrimonio cultural, he sido comisaria de exposiciones y he catalogado fondos museísticos, pero el terreno en el que me siento más a gusto es el de la investigación y la escritura. Los temas que más me atraen son los relacionados con los espectáculos precinematográficos, la escenografía teatral, la historia de las mentalidades y las relaciones entre arte, técnica y sociedad.

He publicado artículos en diversas revistas especializadas, capítulos de catálogos de exposiciones y los libros La ventana mágica: la escenografía teatral en Valencia durante la primera mitad del Ochocientos (2001), Cuatro artistas de Meliana. Una generación (2001), La enseñanza de las bellas artes en Valencia y su repercusión social (2003), El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia durante la primera mitad del siglo XIX (2004) y El profesor que trajo las gallinas a la escuela: Antonio Cortina Farinós (1841-1890) (2007).

Durante los últimos años he realizado investigaciones sobre la industria artesana aplicada a la arquitectura; sobre las noticias relativas a arte y artistas publicadas en la prensa histórica y sobre diversas metodologías aplicadas a la escritura autobiográfica y biográfica.

En la actualidad prosigo con las investigaciones sobre escenografía y espectáculos precinematográficos, preparo una serie de libros sobre fuentes documentales del arte y escribo un libro sobre arquitectura y terror, de próxima publicación en Punto de Vista Editores. 

Sitio Web: carmenpinedoherrero.blogspot.com.es/

logonegrolibros

  • El punto ciego
    Escrito por
    El punto ciego Daniel Goleman se refiere en El punto ciego a una zona de sombra que nos afecta a todos. Un punto ciego, un vacío que carece de existencia. Tú también puedes descubrir ese punto ciego en tu sistema perceptivo con…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La ciencia como herramienta
    La ciencia como herramienta Una herramienta sólo es útil si sirve eficazmente para cumplir su propósito. No puede decirse propiamente que la ciencia sea una herramienta, pues no cumple con una función práctica. Sirve sólo para producir conocimiento sobre…
  • El Informe Valles
    Escrito por
    El Informe Valles Leo que el Archivo Municipal de Burgos abre su catálogo en línea, donde pueden consultarse los registros catalográficos de más de 190.000 documentos, el más antiguo del 1073. Como una yonqui necesitada de un chute…

Cartelera

Cine clásico

  • Ámame de cualquier modo
    Escrito por
    Ámame de cualquier modo Apretadísimos corsés, enaguas de seda roja, sombrillas y sombreros, abrigos de terciopelo, vestidos blancos para coquetear, vestidos rojo sangre para la luna de miel, vestidos verdes para pedir dinero, vestidos negros para mover los pies…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El amor gay en la ópera
    Escrito por
    El amor gay en la ópera La ópera se hartó de mostrarnos relaciones amorosas pero, por razones obvias, ha tardado en contarnos el amor entre dos individuos del mismo sexo. No parece anterior a nuestro siglo tal novedad. Digamos que se…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Un cronopio en el Cretácico
    Escrito por
    Un cronopio en el Cretácico "Si todavía los cronopios (esos verdes, erizados, húmedos objetos) anduvieran por las calles, se podría evitarlos con un saludo: —Buenas salenas cronopios cronopios." (Julio Cortázar, "Historias de cronopios y de famas") El pasado 2 de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC