Buenas vibraciones

Son las que sentimos en cuanto conocimos a la Dra. Carol Queen, que nos recibió con los brazos abiertos frente a las puertas del Antique Vibrator Museum que dirige en San Francisco, continuando entusiásticamente la labor de su fundadora Joani Blank. Joaquín, un amigo de Málaga, nos sugirió salirnos del circuito convencional turístico para detenernos en uno de esos lugares, fuera de ruta, que merece la pena visitar. ¡Y tanto que lo merece!

Joani Blank atesoró vibradores antiguos durante décadas. A esta colección inicial se han ido incorporando nuevas y singulares adquisiciones, encontradas en lugares tan peculiares como mercadillos o la cibertienda universal donde está todo lo que se busque que es eBay. El resultado es una exposición en la que podemos contemplar vibradores de finales de 1800 hasta la década de 1970. Todo tipo de vibradores eléctricos, algunos de los cuales atesoran, en íntimo secreto, curiosas historias e íntimas vivencias.

vi4

El origen del vibrador eléctrico se remonta a 1869 con la invención de un masajeador de vapor patentado por un médico estadounidense. Este dispositivo, diseñado como herramienta médica, se destinó al tratamiento de "trastornos femeninos". Dos décadas después un médico británico incorporó al prototipo una batería portátil y poco después, ya en 1900, vibradores eléctricos de todo tipo, como los que podemos ver en el museo, se encontraban a disposición de los exigentes profesionales de la medicina del momento. El salto al mundo doméstico era inminente.

Los médicos los empleaban para el tratamiento de la "histeria", un angustia de lo más común entre las mujeres de la época que se trataba con masajes genitales inductores del "¡¡paroxismo histérico!!" en el paciente. Un tratamiento que “exigía” tanto de destreza manual como de una buena cantidad de tiempo, por lo que los médicos estaban encantados con la eficiencia, la comodidad y la fiabilidad de los vibradores portátiles.

vi6

El siguiente paso fue la consideración del vibrador como un electrodoméstico en revistas femeninas y catálogos de venta por correo como objeto para proferir "la salud, el vigor y la belleza de la mujer moderna, una panacea para los males que van desde los dolores de cabeza, el asma e incluso la tuberculosis”.

vi0

Otro gran anuncio se jactó de haber sido "inventado por una mujer que conoce las necesidades femeninas pues se puede utilizar en la intimidad del tocador y proporcionar a cada mujer la esencia de la eterna juventud e incluso la reducción de peso". ¿Quién no se sentiría tentado a experimentar "esa deliciosa sensación emocionante, el cosquilleo de la alegría de vivir?"

Parece de lo más absurdo, pero no es así. Porque todo el mundo tenía más que claro desde el primer momento para qué servía esta innovación tecnológica. Porque en este caso más que tecnología de uso doméstico de lo que estamos hablando es de “camuflaje tecnológico”. ¡Ya nos entendemos!

vi3

vi2

vi5

Copyright del artículo © Alfredo Llopico. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Barnaby Ltd dba Good Vibrations. Reservados todos los derechos.

Alfredo Llopico Muñoz

Gestor Cultural de la Fundaci√≥n Caja Castell√≥n desde 2002.  

Licenciado en Geografía e Historia, Alfredo Llopico realizó los cursos de doctorado en Historia del Arte en la Universidad de Valencia y el Máster de Gestión de Recursos Culturales de la misma universidad. Se inició en el ámbito de la gestión cultural por medio de la organización y coordinación de actividades del área de cultura del Ayuntamiento de Onda, entre 1995 y 2002.

Desde 2003 hasta 2005, fue director de la Galería L'Algepsar de Castellón y participó en proyectos de sensibilización intercultural como Ecuapop, los de aquí, los de allí.

Asimismo, es colaborador de El Mundo y del suplemento cultural de El Periódico Mediterráneo.

 

Sitio Web: agitaciondesdelaperiferia.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

  • "A Juliana", de Jeffrey Aspern
    Escrito por
    "A Juliana", de Jeffrey Aspern Gracias a los cuentos y novelas de Henry James conocemos la existencia de muchos escritores cuyas obras son muy difíciles de encontrar, como Hugh Vereker (La figura en la alfombra), Neil Paraday (La muerte del león), Ralph Limbert (La…
  • Nostalgias del 68
    Escrito por
    Nostalgias del 68 Hablando con mi amigo el catedrático, es curioso comprobar que, pese a la distancia geográfica (Buenos Aires y Madrid), la coincidencia generacional hace que parte de nuestras memorias coincidan. El punto más agudo de coincidencia…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La mesa de juego de Mendeleiev
    Escrito por
    La mesa de juego de Mendeleiev Un buen día de febrero del año 1869 el químico ruso Dimitri Ivanovich Mendeleiev se encontraba obsesionado, como lo había estado durante años, por vislumbrar un sistema general que explicara la relación y el comportamiento…
  • El rey que proteg√≠a las flores
    Escrito por
    El rey que protegía las flores Cuenta la tradición que el viejo convento de carmelitas calzados fue fundado por Miguel Navarro, boticario de Felipe II. Nunca, hasta hace unos días, había oído hablar de Miguel Navarro, aragonés de Rubielos de Mora,…

Cartelera

Cine cl√°sico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • En la orquesta de Grieg
    Escrito por
    En la orquesta de Grieg De las varias habilidades compositivas de Grieg, la orquesta no es la menor. Por eso, y no porque estemos ante p√°ginas olvidadas, vale especialmente esta integral que ofrece sus primeros dos cap√≠tulos. Repasar al Grieg…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Miloševińá, CC