Arte en los urinarios

Arte en los urinarios The Rolling Stones, "Beggars Banquet", 1968

No, no voy a hablar de los grafitis que "decoran" en la actualidad paredes y puertas de los retretes públicos, y que cuentan con remotos precedentes en las casas y los monumentos de ciudades como Roma, Ostia y Pompeya.

Grafitis de Pompeya

Os invito a pasar la velada en los Jardines del Buen Retiro, de Madrid. Nos encontramos en el verano de 1879. El terreno en el que hoy se alza el Palacio de Comunicaciones era, en aquellos años, un lugar de recreo que albergaba, entre zonas arboladas, un teatro, un café y un quiosco de música. Pío Baroja describe el lugar y los entretenimientos que ofrecía en su novela Las noches del Buen Retiro (1933).

Enrique Estevan, Los jardines del Buen Retiro, "La Ilustración Española y Americana", 1893

Los jardines están llenos esta noche. De repente, nos damos cuenta de que sucede algo en la zona donde se hallan los urinarios: hay mucho revuelo, se oyen carcajadas y exclamaciones. "¿Qué ocurre?", preguntamos a un amigo que vuelve de allí. "Nada, que un gracioso ha dibujado unas caricaturas".

¿Solo eso? No, resulta que, en esta ocasión, el gracioso tiene verdadera gracia. Las diecisiete cabezas grotescas que ha dibujado en una de las tapias arrancan las risas y suscitan la admiración de quienes las contemplan. Tienen tanto éxito, que son reproducidas en la prensa.

Caricaturas de José Estruch en los Jardines del Buen Retiro de Madrid

¿Quién es el artista? Varias personas se atribuyen la autoría de los dibujos; al fin, se descubre quién es: un tal Estruch que se dedica a pintar retratos, cuadros piadosos y caricaturas. Parece ser que, antes de irrumpir, lápiz en ristre, en los urinarios del Buen Retiro, ya lo había hecho en el retrete de caballeros del teatro Principal de Valencia. Pero, ¿quién es este hombre que, alarmado ante el revuelo que ha organizado con sus caricaturas, huye despavorido a su pueblo?

José Estruch en su estudio

Pepe Estruch es un raro, un tipo contradictorio. Un pintor religioso profundamente anticlerical; un copista al que copian; alguien que conjuga en su arte las influencias de Durero, Leonardo, Goya, Rafael, Joan de Joanes, y es, al tiempo, un artista original.

Ha viajado por Italia; después de su aventura en los urinarios del Buen Retiro, viajará también por Francia. Tiene magníficos retratos y una veta goyesca que le lleva a recubrir de pinturas las paredes de la casa familiar, en el pueblo de Manuel.

"Te lo juro", pintura mural, Casa-museo Estruch, Manuel

En el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí se conservan trescientos cuarenta dibujos de José Estruch, procedentes del legado de los familiares del artista.

El mayor número de dibujos corresponde a las caricaturas. Se trata, en la mayoría de los casos, de dibujos con un fuerte componente grotesco, crítico y humorístico. A menudo, extensas leyendas, en las que se conjuga el uso del español con un valenciano muy particular, coloquial y expresivo, escrito con numerosas incorrecciones, sirven de complemento a las imágenes.

Además del título, las caricaturas se acompañan a menudo por los diálogos de los personajes, lo cual confiere a estos dibujos de Estruch un carácter muy próximo al de una historieta.

"No sabe lo que le toca", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

El dibujo, de marcados tintes expresionistas, deforma a los personajes: los hace achaparrados, provistos de enormes narices, grandes bocas y expresiones a veces brutales y a veces maliciosas. Normalmente, se representan en busto o de medio cuerpo: mucho menos numerosas son las caricaturas que reproducen a las figuras de cuerpo entero.

Es frecuente el abigarramiento compositivo: la superficie del papel aparece cubierta por el elevado número de personajes que en él se representan, o por el gran tamaño de los mismos, y por la abundante presencia de textos escritos.

"El orgullo", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

La temática de los dibujos caricaturescos, aunque muy variada, se relaciona siempre con la vida cotidiana de las clases populares. Hay una serie de tipos recurrentes en ellas: personajes ataviados con trajes de labradores; soldados, frailes, monjas y, sobre todo, muchísimas ancianas. Sus abuelas no son solo lastimeras: pueden ser peligrosas, como cuando se enzarzan en peleas o cuando esgrimen, amenazantes, enormes lavativas.

"¡Qué ha pasado!", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

La anciana se convierte, a veces, en garante del orden sexual de la familia o la comunidad; en otras ocasiones, en cambio, se dedica alegremente a quebrantar ese orden, ya sea como celestina, ya como protagonista de un asedio en grupo a alguna persona más joven. Los soldaditos son, en este caso, sus víctimas predilectas.

"¿Cómo se llaman?", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

Frailes y monjas tienen también su papel en esta comedia humana tan sarcástica y, a veces, tan cruel, de José Estruch. El pintor religioso se transforma, en sus caricaturas, en un dibujante que reproduce, con marcados acentos anticlericales, a frailes y monjas avariciosos, libidinosos y, sobre todo, incitadores del sufrimiento –ajeno- como único medio para alcanzar la salvación.

"Expansiones olvidadas", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

Un tipo contradictorio, desde luego. ¿Entendéis ahora las carcajadas que se oyen, en esta cálida noche de agosto de 1879, en los urinarios del Buen Retiro?

"Anuncio de un reconstituyente", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

Copyright © Carmen Pinedo Herrero. Reservados todos los derechos.

Carmen Pinedo Herrero

Doctora en Historia del arte y licenciada en Historia moderna, investigadora y escritora. He impartido clases de Patrimonio cultural, he sido comisaria de exposiciones y he catalogado fondos museísticos, pero el terreno en el que me siento más a gusto es el de la investigación y la escritura. Los temas que más me atraen son los relacionados con los espectáculos precinematográficos, la escenografía teatral, la historia de las mentalidades y las relaciones entre arte, técnica y sociedad.

He publicado artículos en diversas revistas especializadas, capítulos de catálogos de exposiciones y los libros La ventana mágica: la escenografía teatral en Valencia durante la primera mitad del Ochocientos (2001), Cuatro artistas de Meliana. Una generación (2001), La enseñanza de las bellas artes en Valencia y su repercusión social (2003), El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia durante la primera mitad del siglo XIX (2004) y El profesor que trajo las gallinas a la escuela: Antonio Cortina Farinós (1841-1890) (2007).

Durante los últimos años he realizado investigaciones sobre la industria artesana aplicada a la arquitectura; sobre las noticias relativas a arte y artistas publicadas en la prensa histórica y sobre diversas metodologías aplicadas a la escritura autobiográfica y biográfica.

En la actualidad prosigo con las investigaciones sobre escenografía y espectáculos precinematográficos, preparo una serie de libros sobre fuentes documentales del arte y escribo un libro sobre arquitectura y terror, de próxima publicación en Punto de Vista Editores. 

Sitio Web: carmenpinedoherrero.blogspot.com.es/
Más en esta categoría: « La escala vertical Telarañas »
  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thÄ“saurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Tertuliano y el absurdo
    Escrito por
    Tertuliano y el absurdo Tertuliano fue uno de los primeros apologistas del cristianismo. Nacido en Cartago hacia el año 155, decía que Dios era material, pero se oponía a todo intento de conciliación con la sabiduría greco-romana. Pensaba que…
  • Ivan Ilich se muere
    Ivan Ilich se muere Hace algunos años, cuando daba clase de redacción en un posgrado de biomedicina, para señalar la necesidad de que un profesionista tuviera una cultura amplia, más allá de sus necesidades e intereses técnicos,…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • El principio de precaución
    El principio de precaución Contra lo que se cree, la ciencia no siempre proporciona respuestas tajantes. Sobre todo en las fronteras del conocimiento. Visualicemos el conocimiento científico como un círculo que va creciendo a lo largo de la historia.…
  • Historias antiguas
    Escrito por
    Historias antiguas Hace diez años escribía, por primera vez, la pasión que siento por Sevilla. Una pasión que, hasta entonces, llevaba sólo para mí, no compartía con nadie. Y lo escribí en el único de mis libros…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

  • El amor es una obra de teatro
    Escrito por
    El amor es una obra de teatro Oh, el teatro. Recuerdo con nostalgia los amados días en los que formaba parte de un grupo que creía en el Método y en Stanislavsky. Pasábamos las tardes ensayando y, cada cierto tiempo, un estreno.…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Entre divas y divos
    Escrito por
    Entre divas y divos En 1944, en el filme de Leo McCarey Siguiendo mi camino, Bing Crosby, en su papel de simpático (!) cura, acudía a una vieja amiga, estrella del Metropolitan Opera House, para pedirle ayuda para su…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1