Arte en los urinarios

Arte en los urinarios The Rolling Stones, "Beggars Banquet", 1968

No, no voy a hablar de los grafitis que "decoran" en la actualidad paredes y puertas de los retretes públicos, y que cuentan con remotos precedentes en las casas y los monumentos de ciudades como Roma, Ostia y Pompeya.

Grafitis de Pompeya

Os invito a pasar la velada en los Jardines del Buen Retiro, de Madrid. Nos encontramos en el verano de 1879. El terreno en el que hoy se alza el Palacio de Comunicaciones era, en aquellos años, un lugar de recreo que albergaba, entre zonas arboladas, un teatro, un café y un quiosco de música. Pío Baroja describe el lugar y los entretenimientos que ofrecía en su novela Las noches del Buen Retiro (1933).

Enrique Estevan, Los jardines del Buen Retiro, "La Ilustración Española y Americana", 1893

Los jardines están llenos esta noche. De repente, nos damos cuenta de que sucede algo en la zona donde se hallan los urinarios: hay mucho revuelo, se oyen carcajadas y exclamaciones. "¿Qué ocurre?", preguntamos a un amigo que vuelve de allí. "Nada, que un gracioso ha dibujado unas caricaturas".

¿Solo eso? No, resulta que, en esta ocasión, el gracioso tiene verdadera gracia. Las diecisiete cabezas grotescas que ha dibujado en una de las tapias arrancan las risas y suscitan la admiración de quienes las contemplan. Tienen tanto éxito, que son reproducidas en la prensa.

Caricaturas de José Estruch en los Jardines del Buen Retiro de Madrid

¿Quién es el artista? Varias personas se atribuyen la autoría de los dibujos; al fin, se descubre quién es: un tal Estruch que se dedica a pintar retratos, cuadros piadosos y caricaturas. Parece ser que, antes de irrumpir, lápiz en ristre, en los urinarios del Buen Retiro, ya lo había hecho en el retrete de caballeros del teatro Principal de Valencia. Pero, ¿quién es este hombre que, alarmado ante el revuelo que ha organizado con sus caricaturas, huye despavorido a su pueblo?

José Estruch en su estudio

Pepe Estruch es un raro, un tipo contradictorio. Un pintor religioso profundamente anticlerical; un copista al que copian; alguien que conjuga en su arte las influencias de Durero, Leonardo, Goya, Rafael, Joan de Joanes, y es, al tiempo, un artista original.

Ha viajado por Italia; después de su aventura en los urinarios del Buen Retiro, viajará también por Francia. Tiene magníficos retratos y una veta goyesca que le lleva a recubrir de pinturas las paredes de la casa familiar, en el pueblo de Manuel.

"Te lo juro", pintura mural, Casa-museo Estruch, Manuel

En el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí se conservan trescientos cuarenta dibujos de José Estruch, procedentes del legado de los familiares del artista.

El mayor número de dibujos corresponde a las caricaturas. Se trata, en la mayoría de los casos, de dibujos con un fuerte componente grotesco, crítico y humorístico. A menudo, extensas leyendas, en las que se conjuga el uso del español con un valenciano muy particular, coloquial y expresivo, escrito con numerosas incorrecciones, sirven de complemento a las imágenes.

Además del título, las caricaturas se acompañan a menudo por los diálogos de los personajes, lo cual confiere a estos dibujos de Estruch un carácter muy próximo al de una historieta.

"No sabe lo que le toca", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

El dibujo, de marcados tintes expresionistas, deforma a los personajes: los hace achaparrados, provistos de enormes narices, grandes bocas y expresiones a veces brutales y a veces maliciosas. Normalmente, se representan en busto o de medio cuerpo: mucho menos numerosas son las caricaturas que reproducen a las figuras de cuerpo entero.

Es frecuente el abigarramiento compositivo: la superficie del papel aparece cubierta por el elevado número de personajes que en él se representan, o por el gran tamaño de los mismos, y por la abundante presencia de textos escritos.

"El orgullo", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

La temática de los dibujos caricaturescos, aunque muy variada, se relaciona siempre con la vida cotidiana de las clases populares. Hay una serie de tipos recurrentes en ellas: personajes ataviados con trajes de labradores; soldados, frailes, monjas y, sobre todo, muchísimas ancianas. Sus abuelas no son solo lastimeras: pueden ser peligrosas, como cuando se enzarzan en peleas o cuando esgrimen, amenazantes, enormes lavativas.

"¡Qué ha pasado!", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

La anciana se convierte, a veces, en garante del orden sexual de la familia o la comunidad; en otras ocasiones, en cambio, se dedica alegremente a quebrantar ese orden, ya sea como celestina, ya como protagonista de un asedio en grupo a alguna persona más joven. Los soldaditos son, en este caso, sus víctimas predilectas.

"¿Cómo se llaman?", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

Frailes y monjas tienen también su papel en esta comedia humana tan sarcástica y, a veces, tan cruel, de José Estruch. El pintor religioso se transforma, en sus caricaturas, en un dibujante que reproduce, con marcados acentos anticlericales, a frailes y monjas avariciosos, libidinosos y, sobre todo, incitadores del sufrimiento –ajeno- como único medio para alcanzar la salvación.

"Expansiones olvidadas", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

Un tipo contradictorio, desde luego. ¿Entendéis ahora las carcajadas que se oyen, en esta cálida noche de agosto de 1879, en los urinarios del Buen Retiro?

"Anuncio de un reconstituyente", Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, Valencia

Copyright © Carmen Pinedo Herrero. Reservados todos los derechos.

Carmen Pinedo Herrero

Doctora en Historia del arte y licenciada en Historia moderna, investigadora y escritora. He impartido clases de Patrimonio cultural, he sido comisaria de exposiciones y he catalogado fondos museísticos, pero el terreno en el que me siento más a gusto es el de la investigación y la escritura. Los temas que más me atraen son los relacionados con los espectáculos precinematográficos, la escenografía teatral, la historia de las mentalidades y las relaciones entre arte, técnica y sociedad.

He publicado artículos en diversas revistas especializadas, capítulos de catálogos de exposiciones y los libros La ventana mágica: la escenografía teatral en Valencia durante la primera mitad del Ochocientos (2001), Cuatro artistas de Meliana. Una generación (2001), La enseñanza de las bellas artes en Valencia y su repercusión social (2003), El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia durante la primera mitad del siglo XIX (2004) y El profesor que trajo las gallinas a la escuela: Antonio Cortina Farinós (1841-1890) (2007).

Durante los últimos años he realizado investigaciones sobre la industria artesana aplicada a la arquitectura; sobre las noticias relativas a arte y artistas publicadas en la prensa histórica y sobre diversas metodologías aplicadas a la escritura autobiográfica y biográfica.

En la actualidad prosigo con las investigaciones sobre escenografía y espectáculos precinematográficos, preparo una serie de libros sobre fuentes documentales del arte y escribo un libro sobre arquitectura y terror, de próxima publicación en Punto de Vista Editores. 

Sitio Web: carmenpinedoherrero.blogspot.com.es/

logonegrolibros

  • El autor no es el personaje
    Escrito por
    El autor no es el personaje La personalidad de Arthur Conan Doyle y la de su personaje son en muchos aspectos diametralmente opuestas. Esto no tiene nada de particular, porque un escritor no está obligado a parecerse a sus criaturas de…
  • Mitos y utopías americanas
    Escrito por
    Mitos y utopías americanas Una nutrida investigación de Juan Gil (Mitos y utopías del Descubrimiento, tres volúmenes coeditados en 1989 por Alianza y la Comisión del Quinto Centenario: Colón y su tiempo, El Pacífico y El Dorado) permite volver,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La ciencia básica es… ¡básica!
    La ciencia básica es… ¡básica! Cuando se habla de grandes empresas científicas como el Proyecto del Genoma Humano, que descifró la información genética completa de nuestra especie, o el Gran Colisionador de Hadrones, que echó a andar para desentrañar varios…

Cartelera

Cine clásico

  • La ciudad de las sombras
    Escrito por
    La ciudad de las sombras Fritz Lang decide hacer un noir que pase a la historia del cine y se apresta a ello sin complejos. Toda la maldad del mundo se concentra en la imaginaria ciudad de Kenport, del imaginario…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El científico y el hombre araña
    El científico y el hombre araña Una cosa es construir un relato ficticio en el que se explican los poderes de un superhéroe mencionando vagamente alguna justificación científica, y otra es seguir los cánones de la verdadera ciencia ficción. Éstos exigen…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • Proust y la droga sonora
    Escrito por
    Proust y la droga sonora El 14 de enero de 1895 Marcel Proust publicó en el periódico Le Gaulois un artículo titulado «Un domingo en el Conservatorio». Proust no era todavía Proust, es decir que no había compuesto su gran…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC