Green Arrow y Canario Negro Nº 03

greenarrowcanarionegro3La Abuelita Bondad, bajo la apariencia de la diosa Atenea, busca adiestrar a una nueva tropa de furias en Themyscira y, para ello, ha orquestado la falsa muerte de Oliver esperando hacerse con los servicios de una Dinah a la que nada le quede. No obstante, Dinah, Connor y Mia han descubierto parcialmente su plan y se infiltran con éxito en la Isla de las Amazonas, consiguiendo rescatar a Flecha Verde. Sin embargo, cuando ya están huyendo, un rayo surge del cielo y hiere mortalmente a Connor. Ni los esfuerzos combinados de la JLA al completo ni el anillo de Green Lantern llegan a evitar que el hijo de Oliver quede en coma.

«Los primeros años de Oliver como superhéroe local de Star City –escribe Fran San Rafael– fueron una sucesión de divertidas aventuras que vivió, por lo general, en compañía de su ayudante juvenil, un muchacho llamado Speedy al que había adoptado como pupilo. En aquella época, su empresa financió en secreto a la Liga de la Justicia de América original, grupo al que se terminó uniendo; no obstante, su inmensa fortuna no le duró mucho. Después de un viaje a Vietnam donde se enteró de primera mano de lo que ocurría con las armas que fabricaba, Oliver vendió la empresa y donó todo el dinero a una organización benéfica. Con la nueva conciencia social que se le había despertado, emprendió un viaje por todo Estados Unidos junto a su amigo, el Green Lantern Hal Jordan, cuyas ideas políticas eran muy diferentes de las suyas. En el periplo también participó ocasionalmente Canario Negro, una colega de la JLA de la que Ollie se había enamorado perdidamente. La presencia de su novia fue vital para uno de los principales problemas que el héroe tuvo que afrontar durante aquella época: la drogadicción de Speedy.

De vuelta del viaje, Flecha Verde mató a un hombre por accidente durante una trifulca en un callejón, por lo que se retiró temporalmente a un monasterio. Tras su vuelta a la civilización, Ollie no tardó en abandonar la JLA, que no a Dinah, con la que se mudó a Seattle y abrió la Floristería Sherwood. La estancia en la ciudad supuso un cambio para ambos, y no precisamente para bien. Ella no terminaba de recuperarse de las heridas que le habían provocado unos traficantes, y el descubrir que su novio no era tan fiel como ella creía no le ayudó demasiado. Así, tras el escarceo de Ollie con una empleada de la floristería y después de enterarse de que este había tenido un niño con la asesina japonesa Shado, Dinah lo abandonó.

Ya en solitario, Green Arrow no tardó en descubrir que tenía otro hijo, uno de una relación que había terminado muchos años atrás. Connor Hawke, pues así se llamaba, se encargó de sustituir a su recién conocido padre cuando este murió salvando la ciudad de Metropolis de unos ecoterroristas llamados Eden Corps. Por suerte, Oliver Queen no tardó en volver gracias a Jordan. Este, convertido en el huésped de la encarnación cósmica Parallax, resucitó su cuerpo y le dio los recuerdos anteriores al asesinato del callejón, después del cual su vida había ido cuesta abajo. Y es que el alma del arquero caído se negaba a volver a una existencia que él mismo había arruinado, pero lo terminó haciendo para salvar a Connor de unos demonios.»

Edición original: Green Arrow Black Canary 4-5 USA
Fecha de edición: abril de 2009
Guión: Judd Winnick
Dibujo: Cliff Chiang, andré Coelho
Tinta: André Coelho
Color: David Baron
Formato: Comic book, 48 págs., color.

Copyright de texto e imágenes © Planeta DeAgostini Cómics. Reservados todos los derechos.

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

launicaperfil

Social Profiles

  • El renacer de los dinosaurios zombis
    Escrito por
    El renacer de los dinosaurios zombis Los zombis de Walking Dead y los Caminantes Blancos de Juego de Tronos tienen algo en común: sus cuerpos muertos están en proceso de descomposición, algunas partes faltan o están despellejadas, y otras están deformadas. Con esta tétrica imagen…
  • El caso del “Solitario” George
    Escrito por
    El caso del “Solitario” George “Mientras permanecimos en esta región superior no comimos otra cosa que carne de tortuga; el asado con su caparazón, como la carne con cuero de los gauchos, resultaba un bocado sabrosísimo, y las tortugas jóvenes…
  • El mundo del silencio degenera en un guirigay
    Escrito por
    El mundo del silencio degenera en un guirigay ¿Os acordáis del documental de Jacques Cousteau, El mundo del silencio (1956), un canto a los parajes submarinos resguardados del ruidoso reino de los hombres? Pues bien, esa tranquilidad proverbial se halla en peligro; y…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

Cine clásico

  • Tres trilogías para una década
    Escrito por
    Tres trilogías para una década “Cuando veo tres objetivos, tres capitanes, tres naves, no se debe a la coincidencia. Es la providencia”. Estas líneas de diálogo recitadas por el siempre ceremonioso Morfeo en Matrix Reloaded sirven, en cierto modo, para…
  • El pez que llegó de las Comores
    Escrito por
    El pez que llegó de las Comores El pez se desplazaba lentamente, moviendo con elegante pereza sus extrañas aletas. El sorprendente animal, robusto y de un color azul grisáceo, cambió repentinamente su rumbo y se dirigió a su refugio: una cueva submarina…
  • El lobo marsupial
    Escrito por
    El lobo marsupial El lobo marsupial o tilacino es un mamífero de la subclase de los marsupiales que los científicos conocen como Thylacinus cynocephalus, de ahí su nombre de tilacino. Se le llama también tigre de Tasmania, traducción…
  • Ramisyllis multicaudata. El gusano que parece un árbol
    Ramisyllis multicaudata. El gusano que parece un árbol Una especie de gusano descrito por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid ha sido seleccionada como una de las especies marinas más destacadas entre todas las descubiertas en la última década. ¿Qué hace que…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Las alas de las aves no son para volar
    Las alas de las aves no son para volar “El ala para volar del murciélago y nuestra mano para agarrar son homólogas”; “La MCP [Muerte Celular Programada] ocurre en el organismo adulto para controlar la masa celular de algunos órganos como el hígado”. Estos…
  • Las Galápagos y Darwin
    Las Galápagos y Darwin Solamente cinco semanas, entre los meses de septiembre y octubre de 1835, permaneció el Beagle en las Islas Galápagos, pero fue tiempo suficiente para que Charles Darwin se diera cuenta de que la historia natural…