Doraemon Color nº 03

¿Saben quien es Fujiko Fujio? En realidad, no se trata de quién, sino de quiénes, porque este apodo reúne a Hiroshi Fujimoto y Motoo Abiko, una pareja de artistas de manga que trabajaron juntos hasta 1987, y que alcanzaron la posteridad como creadores de uno de los iconos más internacionales de la ficción japonesa, Doraemon, el gato cósmico.

Cosas de la vida: Fujimoto y Abiko fueron compañeros de colegio, y entre clase y clase, disfrutaban caricaturizando en su bloc de notas todo lo que sucedía dentro y fuera del aula. Su amistad, como seguramente han adivinado, se prolongó a lo largo del tiempo.

Al llegar al instituto, quedaron impactados por el estilo de Osamu Tezuka. Decididos a seguir los pasos del gran maestro del manga, ambos comenzaron a enviar pruebas de su trabajo como historietistas a distintas publicaciones. Su debut profesional fue Tenshi no Tama-chan, publicado en las páginas del Mainichi Shogakusei Shimbun desde 1951.

Podemos imaginar la emoción de ambos cuando visitaron la casa de Tezuka en Takarazuka. Aquello fue una especie de epifanía, sobre todo cuando el veterano artista adivinó en sus visitantes el brillo del éxito. Lo cierto es que, con idas y venidas profesionales, ambos, en el extremo de la coherencia, dedicaron todas sus fuerzas a vivir de las viñetas. Y eso que la penuria económica siempre fue una amenaza, cuando no una realidad.

Por suerte para esta pareja, el destino decidió sonreírles en 1969. Fue entonces cuando crearon al personaje de Doraemon. El reconocimiento entre el público infantil fue inmenso desde que Shohakukan, en diciembre de ese mismo año, comenzó a incluirlo en su catálogo de revistas.

En 1977 CoroCoro Comic comenzó a editar recopilaciones de sus aventuras, y dos años después, TV Asahi lanzó una nueva adaptación animada, muy superior a la que Nippon TV había producido en 1973. De ahí en adelante, la vida de Abiko y Fujimoto fue un trajín constante, sobre todo desde que abrieron su propia compañía, Fujiko Productions, con el fin de gestionar la inmensa mercadotecnia que generó el inefable gato azul.

El encanto de la idea original es fácil de valorar: un niño, Nobita, mal estudiante y víctima de acoso, recibe la ayuda inesperada de un gato robótico, Doraemon, enviado desde el futuro por uno de los descendientes del muchacho. El gato posee infinidad de artilugios mágicos que extrae de su bolsa marsupial, con los cuales Nobita y sus amigos pueden vivir las peripecias más divertidas e ingeniosas.

En la actualidad, la franquicia de Doraemon es tan poderosa que gran parte del público, sobre todo internacional, puede olvidar que, en primer término, hablamos de un estupendo manga infantil. De ahí que la edición que motiva estas líneas sea tan interesante para los aficionados al cómic para niños, no sólo porque pone especial mimo en la reproducción del trabajo original sino porque contribuye a redescubrir la esencia de un personaje memorable.

Para hacernos una idea de la escala que alcanzan las ventas de Doraemon, conviene que miremos más allá de nuestras fronteras, donde ha sido un fenómeno esencialmente televisivo. De hecho, los tebeos, las series y los largometrajes de Doraemon se comercializan en todo el mundo. Particularmente en Asia, son un fenómeno sin apenas precedentes, sobre todo en países como la India. Seguramente por ello, a ningún japonés le sorprendió que, en marzo de 2008, su ministro de Asuntos Exteriores hiciese una declaración oficial, indicando que el gato cósmico sería su primer embajador animado.

Sinopsis

Edición Color de Doraemon, con la que se podrá disfrutar del personaje en su color original. Una colección que, además de ser a todo color, recoge historias no publicadas en la edición más conocida del personaje. Son historias, por lo tanto, nunca antes publicadas en tomo.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero, The Cult: La revista de la tercera cultura. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Planeta Cómic. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT, un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Los libros que escriben los lectores
    Escrito por
    Los libros que escriben los lectores El título de este artículo no se refiere a lectores que con el tiempo se han convertido en escritores y han publicado sus propios libros, sino a los libros que cada lector escribe cuando lee…
  • El tiempo…
    El tiempo… Todos sabemos instintivamente qué es el tiempo, pero resulta difícil definirlo. Es ya trillado el comentario de San Agustín de Hipona: "Si nadie me pregunta lo sé; pero si trato de explicarlo no…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • ¿Existió Napoleón Bonaparte?
    Escrito por
    ¿Existió Napoleón Bonaparte? Napoleón estaba tan loco que creía ser Napoleón. En su novela La isla de los jacintos cortados, Gonzalo Torrente Ballester nos explicó que Bonaparte no había existido; en La muerte de Napoleón –llevada al cine…

Cartelera

Cine clásico

  • Últimas palabras
    Escrito por
    Últimas palabras ¿De qué trata esta película? ¿De la culpa? ¿De la mentira? ¿De la guerra? ¿Del amor? ¿Trata, quizá, de la escritura? ¿Del acto de escribir? ¿Del acto de convertir en historias la propia vida? Un…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1