Vincent Price, el señor del terror

La siempre elegante imagen de Vincent Price (1911-1993), con sus cejas arqueadas, su gesto adusto y una voz que modulaba con maestría para poner los pelos de punta, ocupa un puesto de honor en el panteón del cine de terror y fantástico junto con otros grandes como Lon Chaney, Boris KarloffBela Lugosi, Christopher Lee o Peter Cushing.

Oriundo de Saint Louis (Missouri), Vincent Leonard Price sintió pasión por las artes desde su más temprana adolescencia. En 1929 ingresó en la universidad de Yale, donde se graduó en Historia del Arte. En 1934 se trasladó a Londres para cursar estudios de máster en el prestigioso Instituto Courtauld, dedicando su tesis a Alberto Durero. Pronto se interesó por el teatro, debutando como actor en el Gate Theatre londinense en marzo de 1935. Más tarde saltó de las tablas de los escenarios a los platós cinematográficos con la comedia Service de Luxe (Rowland V. Lee, 1938).

Si bien desde fechas tempranas participó en alguna película fantástica como El hombre invisible vuelve (The Invisible Man Returns, Joe May, 1940), en donde encarnó al protagonista –un papel no obstante poco lucido, al estar "invisible" gran parte del tiempo–, su nombre no se ligó al género hasta entrados los años cincuenta. No obstante, a pesar de que durante la primera década de su carrera la mayoría de sus trabajos estuvieron inscritos en el cine histórico, en el policiaco y en el film noir, buena parte de "sus roles comenzaban a acercarse peligrosamente al lado más oscuro del ser humano"¹.

En 1946 protagonizó El castillo de Dragonwyck (Dragonwyck, Joseph L. Mankiewicz), un melodrama de aires góticos en el que compartió cartel con la guapísima Gene Tierney, con la que había coincidido en varias ocasiones, caso de las imprescindibles Laura (Otto Preminger, 1944) y Que el cielo la juzgue (Leave Her to Heaven, John M. Stahl, 1945). Su personaje anticipaba muchas de las características de sus posteriores papeles terroríficos: un galán de porte aristocrático, alto y bien parecido, pero que oculta una mente retorcida y despiadada, así como una peligrosa propensión a la locura.

price2

Pero el verdadero punto de inflexión de su dilatada trayectoria como villano de excepción fue su actuación estelar en Los crímenes del museo de cera (House of Wax, André de Toth, 1953), un lujoso remake de Los crímenes del museo (Mystery of the Wax Museum, Michael Curtiz, 1933). La película, una producción de primera fila, contó con un brillante technicolor –el original de 1933 fue uno de los primeros filmes de terror en color, pero rodado en un sistema primitivo denominado bicromático o de dos colores– y fue exhibida con el entonces novedoso 3D.

Price deslumbró metiéndose en la piel de un artista tan demente como exquisito que llevaba a cabo una macabra venganza; le acompañaban un asistente sordomudo −interpretado por un entonces desconocido Charles Bronson, que constaba en los créditos con su apellido real, Buchinsky− y las inevitables víctimas femeninas (Phillis Kirk y Carolyn Jones). 

Bryan Foy, el productor de Los crímenes del museo de cera, aprovechó su tirón comercial para lanzar The Mad Magician (John Brahm, 1954), un título menor que contaba (de nuevo) con la presencia del actor y con las tres dimensiones como principales alicientes.

A finales de los cincuenta volvió a sumergirse en el terror en las ya clásicas La mosca (The Fly, Kurt Neumann, 1958), su secuela El regreso de la mosca (Return of the Fly, Edward Bernds, 1959) y House of Haunted Hill (1959). En esta última, una comedia terrorífica del extravagante productor y director William Castle, hizo las veces de maligno anfitrión de una casa encantada.

Ambos repitieron en Escalofrío (The Tingler) (The Tingler, 1959), una psicodélica propuesta en donde Price encarnó a un "científico loco". Castle, siempre amigo de amenizar las proyecciones de sus películas con disparatados golpes de efecto, ideó para Escalofrío un truco delirante: un artefacto que hacía vibrar la butaca en el clímax del filme, asustando a los espectadores.

Price, Corman y Poe

La caída de la casa Usher (House of Usher, 1960) marcó el inicio de su colaboración con el prolífico productor y director Roger Corman y la consolidación definitiva de su imagen como "señor del terror" de serie B. Se trata de una pieza clave en la filmografía de ambos, la primera de un exitoso ciclo dedicado al escritor Edgar Allan Poe y dirigido por Corman, compuesto por títulos como El péndulo de la muerte (The Pit and the Pendulum, 1961) –donde coincidió con una de las grandes damas del fantástico, la inglesa Barbara Steele– o La tumba de Ligeia (The Tomb of Ligeia, 1965).

Aunque incluida dentro de la serie, El palacio de los espíritus (The haunted Palace, 1963) adaptaba en realidad el relato El caso de Charles Dexter Ward de H. P. Lovecraft, tomando de Poe únicamente unos escasos versos, recitados al final.

Vincent Price dio un inigualable toque de distinción a una galería de personajes insanos y perturbados, cuando no refinados sádicos como el conde Próspero de La máscara de la muerte roja (The Masque of the Red Death, 1964).

Otras películas, como Historias de terror (Tales of Terror, 1962) o El cuervo (The Raven, 1963), explotaban sus dotes histriónicas y su innegable vis cómica. A posteriori, la serie se completó con La caja oblonga (The Oblong Box, Gordon Hessler, 1969), con Christopher Lee como compañero de reparto.

Vincent Price, un icono del terror de serie B

Atrapado ya sin remedio en el terror de bajo presupuesto, Price siguió sumando títulos como El último hombre sobre la tierra (The Last Man on Earth, Ubaldo Ragona y Sidney Salkow, 1964) −primera versión fílmica de la novela Soy leyenda de Richard Matheson−, Cry of the Banshee (Gordon Hessler, 1970) o las paródicas La comedia de los terrores (The Comedy of Terrors, Jacques Tourneur, 1963) y Doctor G y su máquina de bikinis (Dr. Goldfoot and the Bikini Machine, Norman Taurog, 1965).

En el seno de Admiral Pictures, intervino en las góticas Diary of a Madman (Reginald Le Borg, 1963) y Un trío de terror (Twice-Told Tales, Sidney Salkow, 1963). La primera versionaba El Horla de Guy de Maupassant mientras que la segunda llevaba a la pantalla tres obras de Nathaniel Hawthorne: los cuentos "Dr. Heidegger's Experiment" y "Rapaccini's Daughter" y la novela La casa de los siete tejados (The House of the Seven Gables).

price3

De los años setenta destacan el díptico dirigido por Robert Fuest, compuesto por El abominable Dr. Phibes (The Abominable Dr. Phibes, 1971) y El retorno del doctor Phibes (Dr. Phibes Rises Again, 1972), así como la comedia granguiñolesca Matar o no matar, este es el problema (Theater of Blood, Douglas Hickox, 1973).

En la década siguiente, una etapa de total decadencia, participó –a veces, solo testimonialmente– en cintas como El club de los monstruos (The Monster Club, Roy Ward Baker, 1981), La casa de las sombras del pasado (House of the Long Shadows, Pete Walker, 1983) o Estamos muertos... ¿o qué? (Dead Heat, Mark Goldblatt, 1988), una casposa comedia de zombis. 

eduardo

En numerosas ocasiones, Vincent Price también cedió su inconfundible voz como narrador, como en el mítico videoclip Thriller (John Landis, 1983) de Michael Jackson o en el cortometraje Vincent (1982) de Tim Burton, posiblemente uno de sus fans más acérrimos. Años más tarde, Burton le ofreció el que habría de ser uno de sus últimos trabajos en el cine, el entrañable inventor de Eduardo Manostijeras (Edward Scissorhands, 1990).

¹ José Manuel Serrano Cueto, Vincent Price. El terror a cara descubierta, Madrid, T&B, 2004, p. 26.

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © El castillo de Dragonwyck: 20th Century Fox. Cortesía de Filmax. © Escalofrío (The Tingler): William Castle Productions y Columbia Pictures. Cortesía de Sony. © La máscara de la muerte roja: Alta Vista Productions y American International Pictures. Cortesía de Filmax. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Experta en arte, cine y literatura, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista en diversos medios de comunicación.

Se licenció en Bellas Artes en el año 2000 y se doctoró en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid en 2006 con la tesis El héroe en el género del western. América vista por sí misma, ganando el premio extraordinario de doctorado. Esta obra fue publicada en 2009 con un prólogo de Eduardo Torres-Dulce.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • El retorno de los dioses
    Escrito por
    El retorno de los dioses Una casualidad editorial me ha permitido leer a la vez un par de libros temáticamente ligados: Der deutsche Glaubenskrieg. Martin Luther, der  Papst und die Folgen, de Tillmann Bendikovski (Bertelsmann, Munich) y Los numerosos altares…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Espiar los sueños
    Espiar los sueños En su película Hasta el fin del mundo (1991), Wim Wenders imagina un aparato que permite visualizar lo que otra persona ve o ha visto, incluso sus sueños. Y es que, a diferencia de los impulsos nerviosos que…
  • Demostrar una teoría
    Escrito por
    Demostrar una teoría Yo empecé investigando para escribir. Todo dato interesante que caía en mis manos era utilizado, de inmediato, en un artículo o en un libro. Hasta que descubrí que, en realidad, lo que a mí me…

Cartelera

Cine clásico

  • La sonrisa de la ambición
    Escrito por
    La sonrisa de la ambición Para Ignacio…un cinéfilo que dibuja palabras… He aquí que Mary Orr acaba de publicar en la revista Cosmopolitan un relato llamado "The Wisdom of Eve". Corre el año de 1946. Aunque ella no lo sabe…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Recuperación de Eduard Franck
    Escrito por
    Recuperación de Eduard Franck La música del alemán Eduard Franck (1817-1893) viene siendo recuperada del olvido desde 1993, con la publicación de su catálogo y una monografía debida a Paul y Andreas Feuchte. Nacido en Breslau, alumno de Mendelssohn,…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • El cerdo de Sulawesi
    Escrito por
    El cerdo de Sulawesi De acuerdo con el libro del Levítico, Dios dio instrucciones precisas, por medio de Moisés y Aarón, acerca del tipo de animales que podían ser consumidos por los hijos de Israel: "Todo animal de casco…

bannernewsletter1