"Vértigo" (Alfred Hitchcock, 1958)

A Alfred Hitchcock siempre le fascinó la idea de realmente cambiar el aspecto físico y hasta transformar a una mujer en algo nuevo, alguien a quien él le enseñase que podía dejar de lado una imagen y cambiar para bien, a la manera de Pigmalión.

El crear una personalidad cinematográfica totalmente nueva para una actriz no era ninguna novedad para el director (si no, fijarse en las transformaciones estelares de Grace Kelly e Ingrid Bergman), pero la idea de alterar radicalmente un personaje y su personalidad en la pantalla era un buen desafío.

Así surgió «Vértigo», de Alfred Hitchcock es una presentación de Universal Classics que tiene por protagonistas a James Stewart, Kim Novak y Barbara Bel Geddes, con Tom Helmore y Henry Jones. Producida y dirigida por Alfred Hitchcock, el guión fue escrito por Alec Coppel y Samuel Taylor basado en la novela Entre los muertos, de Pierre Boileau y Thomas Narcejac. Robert Burks fue el director de fotografía.

Scottie Ferguson (Stewart) es un ex detective de la policía que ha renunciado a su trabajo a causa de que un compañero suyo cayó al vacío por ayudarle durante una persecución por las terrazas al quedar él paralizado por su terror a las alturas. Sin embargo poco después un amigo le pide que siga a su esposa, Madeleine (Novak) porque teme que ella se quiera suicidar. Eventualmente ambos se enamoran, pero vuelve a suceder un desastre cuando ella también cae desde lo alto y se mata. Alterado por todo esto, Scottie trata de reemplazarla transformando a otra mujer, Judy, en un facsímil de su amada. Pero pronto comienza a darse cuenta que entre ambas mujeres hay algo más que una semejanza física, y se da cuenta que se han burlado de él. Ahora quiere la verdad... y la venganza.

La fuente para la película fue una novela francesa de Boileau y Narcejac, los populares autores de «Les diaboliques», cuyos derechos la Paramount adquirió para Hitchcock. Aunque esta historia psicológica de asesinatos y misterio fue escrita especialmente para el director, él nunca tuvo la intención de retener otros elementos que la línea básica de la trama y los tonos eróticos subyacentes.

Muy al principio, Hitchcock decidió cambiar el lugar en que transcurre el drama de Francia a California, y eligió la ciudad de San Francisco. También contrató a James Stewart para interpretar al protagonista, ha: biendo quedado muy satisfecho con sus trabajos anteriores juntos en «La soga» («Rope»), «La ventana indiscreta» («RearWindow») y «El hombre que sabía demasiado » (The Man Who Knew Too Much»).

Luego surgieron algunas complicaciones inesperadas. La adaptación fue asignada a Alec Coppel, un novelista y guionista británico que había escrito «El paraíso del capitán» («The Captain's Paradise») para Alec Guiness en 1952, pero su guión no satisfizo a Hitchcock, quien para entonces ya tenía muchas de las secuencias claramente visualizadas y sabía exactamente cómo quería desarrollar la intriga. Mucho mayor fue la desilusión de que Vera Miles se retirase del proyecto, no interpretando el personaje de Madeleine/Judy debido a estar embarazada.

Hitchcock llamó al autor teatral Samuel Taylor, muy conocido por su obra «Sabrina Fair», para que reescribiera el guión, y éste lo hizo sin siquiera mirar la novela original o la adaptación de Coppel. Lo que en realidad hizo Taylor fue articular las visiones románticas del director, darles cuerpo y alma a los personajes y construir un proceso mental en vez de una simple trama mecánica de suspense.

Como siempre insistió Hitchcock, el proceso tenía que suceder tanto en la mente del espectador como en las de los distintos personajes. También decidió contratar a una de las actrices de cine más populares de América, Kim Novak, sabiendo que el personaje doble de Madeleine/Judy sólo podría beneficiar su reputación y su carrera. En una actitud que fue revolucionaria para su época, Hitchcock y Taylor alteraron la estructura del libro –y la forma de las películas de suspense en el futuroal revelar la solución del misterio cuando aún faltaba un tercio de historia para terminar el film.

En la novela, el lector descubre que Judy y Madeleine son la misma mujer absolutamente al final. En la película, un «flashback » descubre la verdad para el público tan pronto como Kim Novak reaparece en su segunda encarnación. Hitchcock siempre sintió que el suspense real del film no residía tanto en el misterio de Madeleine/Judy sino en la crisis emocional de Scottie, y por lo tanto se preocupó más por el funcionamiento de la psiquis humana que por el desvelamiento de un complicado esquema de asesinato y misterio.

«Vértigo» fue rodada entre septiembre y diciembre de 1957, primero en exteriores del norte de California y luego en los estudios de la Paramount. Todos los detalles de la producción fueron planeados e investigados con sumo cuidado, y Hitchcock parecía prestar más atención a esos detalles que lo que era su costumbre. y para introducir en el espectador la sensación de vértigo, en todos los momentos posibles se utilizaron imágenes en espiral, desde los títulos de presentación, en los cuales los círculos surgían desde el ojo de una mujer, hasta el peinado con el pelo enrollado de Kim Novak.

Sin embargo, el efecto que más enorgullecía a Hitchcock era el que mostraba la confusión de perspectivas cuando Scottie está abrumado por su acrofobia: Ahí se combinaba una toma hacia atrás con otra en «zoom» hacia la escalera en miniatura de una torre.

Así surgía la sensación de vértigo. Para subrayar más el contraste entre las dos mujeres claves de la película, el personaje de Madeleine se rodó utilizando sólo su perfil derecho, en tanto que a Judy se la veía desde su perfil izquierdo. Nada podía ser más efectivo para señalar la personalidad dividida de la heroína. También Madeleine está rodeada de un' aura escalofriante lograda a través de filtros para acentuar su inminente muerte.

Una de las tomas más comentadas y recordadas del film fue el apasionado beso durante el cual la cámara se movía 3600 alrededor de los amantes. Señalaba el triunfo de la ilusión cuando la identificación de Judy con Madeleine se hacía completa. Los actores fueron colocados en una pequeña plataforma giratoria, pero el espectador no podía darse cuenta si eran ellos o la habitación quienes giraban.

Como sucede a menudo con Hitchcock, la debilidad del héroe, la acrofobia de Scottie, no es tanto físiea como moral. Más que un miedo a las alturas, el vértigo que experimenta es un síntoma de su atracción erótica hacia lo desconocido y, en última instancia, hacia la misma muerte. Scottie no está interesado en su novia, una mujer emocional mente estable y realista que se ve asociada con la forma más común y benigna de fetichismo: Dibuja anuncios comerciales para sujetadores. En cambio se siente atraído por la remota y vulnerable Madeleine, una errante suicida que está poseída por el pasado.

Ni siquiera es que él esté realmente enamorado de ella; parece que Scottie está más prendado de una imagen que es una proyección de sus fantasías y deseos. En muchos sentidos, «Vértigo» es un paralelo de los sentimientos de Hitchcock.

La identificación con su héroe se puede ver como una parábola de las actitudes del director hacia las mujeres y en particular hacia sus estrellas. El disfrutaba mucho modelando sus personalidades y transformándolas en lo que pensaba que debían ser, como las ya mencionadas Grace Kelly e Ingrid Bergman, como también lo ejemplifican Vera Miles y Madeleine Carroll. La única diferencia estuvo en «Vértigo». El film termina con una tragedia. En la vida real, todas las mujeres que él transformó se convirtieron aún en estrellas más importantes de lo que lo fueran antes.

Sinopsis

«Scottie» Ferguson (James Stewart), un abogado que se ha hecho detective, renuncia a su trabajo en la policía de San Francisco después de descubrir su «acrofobia», un intenso miedo a las alturas, mientras perseguía a un criminal por los techos y un colega tuvo que ir en su ayuda, matándose en la caída. Poco después, Gavin Elster (Tom Helmore), un ex compañero de colegio, ahora convertido en un mago nate naviero, le pide que siga a su esposa Madeleine, a quien describe como una neurótica suicida.

Le explica que Madeleine cree estar poseída por el espíritu de su bisabuela, Carlotta Valdés, quien se suicidó a los veintiséis años después que le fuera arrebatada su hija por su despiadado marido.

Este drama ha ocurrido en 1857, exactamente un siglo antes. Durante horas, Scottie sigue a Madeleine (Kim Novak) a lo largo de sus misteriosos paseos por la ciudad. En el cementerio la observa de pie ante la tumba de Carlotta Valdés.

En el Palacio de la Legión de Honor, ella se sienta ante el retrato de Carlotta Valdés comc'sí estuviera hipnotizada. También la ve entrando al hotel McKittrick, pero la gerente insiste que nunca la ha visto llegar.

De todas formas, su habitación está vacía y su coche ha desaparecido. Más tarde, cuando Madeleine trata de arrojarse en la bahía, exactamente desde el puente Golden Gate, Scottie la rescata y la lleva a su apartamento. Cuando ella se despierta en su cama, no recuerda nada.

Arrastrado hacia un sueño romántico, ahora Scottie está profundamente enamorado de ella. Sintiéndose responsable de ella, cree que la puede proteger de sus extrañas fantasías. Al día siguiente la lleva a Muir Woods, un bosque de pinos gigantescos. En la costa de Monterrey, ella comienza a correr hacia el mar, pero él la alcanza y la abraza por primera vez. «¡No quiero morir! –dice Madeleine llorando– ¡Hay algo dentro de mí que dice que debo morir!»

Una noche, ella regresa al apartamento de Scottie y le cuenta un sueño: Una visión de la misión de San Juan Bautista. Esperando poderla hacer olvidar sus pesadillas, él la lleva allí, pero de pronto Madeleine se libra de su brazo y corre escaleras arriba en el campanario, adonde el detective, a causa de su vértigo, no puede seguirla. Se escucha un agudo grito y él ve pasar a un cuerpo por la ventana de la torre.

Apabullado por la culpa, Scottie sufre una severa depresión nerviosa que ni siquiera su ex novia, Midge (Barbara Bel Geddes) le puede ayudar a aliviar. Meses después, cuando abandona el hospital, aún se siente acosado por el recuerdo de su amor perdido. Vaga por la ciudad y sigue viendo el rostro de Madeleine en otras mujeres. Un día, en una calle, encuentra la imagen viviente de Madeleine, pero la vulgar vendedora, de ronca voz, dice que ella es Judy Barton, y sostiene que nunca le ha visto ni ha oído hablar de Madeleine.

Resignándose al hecho de que Judy no es Madeleine, Scottie la fuerza a parecerse a Madeleine en cada aspecto: La transforma haciéndole llevar las ropas y el pelo como Madeleine; también la usa para recrear escenas que han tenido lugar con Madeleine. La verdad es que Judy es Madeleine, quien en la época de su primer encuentro no era la esposa de Elster, sino su amante. La muerte fingida de Madeleine fue parte de una trama cuidadosamente planeada para deshacerse del cuerpo de su verdadera esposa, a quien él ya había matado. Elster había llamado a Scottie después de leer sobre su acrofobia en los periódicos locales, y con Judy como su cómplice, puso en escena el asesinato en forma tal que el detective podría jurar que había sido testigo del suicidio de la señora Elster.

Elster había, efectivamente, previsto todo, excepto que Madeleine/Judy podía enamorarse de Scottie. Pero al final el detective se da cuenta de todo cuando, sin querer, Judy se pone un collar de rubíes que una vez había tenido puesto Madeleine. En un intento de hacer confesar a Judy, Scottie la lleva nuevamente a la misión. Supera su horror a las alturas y la fuerza a subir las escaleras. De pronto, en lo alto de ellas, una oscura figura emerge de las tinieblas y, una vez más, Scottie es testigo de otra muerte.

Copyright de las notas de producción © 1984 Universal Pictures, Universal Classic, Cinema International Corporation. Reservados todos los derechos.

Thesauro Cultural

El diálogo entre las ciencias y las humanidades. A eso nos dedicamos en Thesauro Cultural (The Cult.es), una revista dedicada a la divulgación cultural y científica y al diseño de recursos educativos.

El mundo está cambiando. Para entender el porvenir ‒y sobre todo, para mejorarlo‒, ya no basta con encasillarse en una sola especialidad. Y aunque todavía se abre un abismo entre ciencias y letras, lo deseable es la cooperación entre diversas disciplinas, explorando así las fronteras del conocimiento.

Para alcanzar esa síntesis entre diversas áreas del saber, colaboran en Thesauro Cultural profesores, periodistas, divulgadores, científicos y gestores culturales. 

Gracias a esta interacción entre autores procedentes de distintos campos del conocimiento, Thesauro Cultural, a través de más de 25.000 artículos, ofrece a sus seguidores curiosidad, elementos para la reflexión y el debate, recursos para el estudio, y por encima de todo ello, herramientas para una mejor comprensión del mundo que nos rodea.

Thesauro Cultural es conocimiento al servicio de la acción: un repaso a nuestra herencia cultural para comprender nuestro presente y organizar nuestro futuro.

Social Profiles

logonegrolibros

  • Apostilla a Daniel Innerarity
    Escrito por
    Apostilla a Daniel Innerarity Daniel Innerarity ha publicado en El País un artículo titulado Populismos buenos y malos que, por su precisión y eficacia, merece una apostilla. Ante todo porque la palabra populismo padece generosos abusos que la conducen…
  • El universo según Hawking (y Mlodinow)
    Escrito por
    El universo según Hawking (y Mlodinow)  “El universo tiene un diseño, y un libro también”, afirman Stephen Hawking y Leonard Mlodinow (H & M) en los agradecimientos de su nuevo libro The Grand Design (2010, Bantam Books). “Pero a diferencia…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Quiénes son los científicos?
    ¿Quiénes son los científicos? Para la mayoría de la gente, la ciencia es una actividad misteriosa, realizada por seres distintos, especiales, superiores… y sobre todo muy raros. ¿Cómo son estos científicos? Hay varios estereotipos famosos: uno es el "científico…
  • Un libro deseado
    Escrito por
    Un libro deseado Yo no soy bibliófila. Vamos, que no me pirro por coleccionar libros rarísimos ni carísimos ni espléndidos ni nada por el estilo. Mi pasión radica en alcanzar a leer y conocer lo que se esconde…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Robert Fuchs, vienés y brahmsiano
    Escrito por
    Robert Fuchs, vienés y brahmsiano Robert Fuchs (1846-1927) vivió lo suficiente como para asistir a varios derrumbes: el imperio austrohúngaro, la paz octaviana de la Europa finisecular y la música tonal. Su extendida labor como pedagogo oscureció el resto de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Una zorra disfrazada de erizo
    Escrito por
    Una zorra disfrazada de erizo Entre los numerosos y aparentemente inútiles ornamentos que abarrotan mi escritorio se encuentra una pequeña concha fósil con el siguiente rótulo: “Pelecípodo, Cretácico, Ojinaga, Chihuahua, diciembre 1976”. Se trata de una valiosa prenda personal que…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC