"Testigo de cargo" (Billy Wilder, 1957)

Entre las amigas de mi madre estaba una, Remeditos, que pasó toda su juventud enamorada de Tyrone Power. Suspiraba cada vez que veía su rostro en esos cartelones grandes que colgaban de la calle del cine, tan cercana a su casa. En los afiches podía verse el rostro del actor, con una mezcla de complicidad y elocuencia, un rostro amable, que recordaba al de los hombres con los que ellas se encontraban cada día, aunque, eso sí, mucho más guapo. Tyrone Power era el ídolo de juventud de muchas chicas pero para esta en concreto era muchísimo más. Era su amor verdadero, el que la hacía soñar, el que aparecía en sus fantasías de colegiala y luego de muchacha en flor. Lo llamaba, así en confianza “mi Tyrone Powito“. Pronunciése tal y como se escribe, por favor. Las chicas de pueblo, ya lo escribió Edna O´Brien, guardan sus pasiones en un tarro de cristal inalcanzable para los ojos de todos.

Billy Wilder es un dios para Garci y para muchos otros cinéfilos que piensan, pensamos, que posee uno de esos talentos tan raros que son capaces de abordar todos los géneros, e, incluso, todos los campos artísticos, y aún más, toda la peripecia de una vida. El guión, la producción, la dirección, pero también la supervivencia en un entorno hostil.

Leí hace algún tiempo su biografía e impresiona de verdad cómo ese talento estuvo siempre presto a salir en las condiciones más adversas que uno pueda imaginarse. Cuando hablamos de lo difícil que es nuestra vida actual bien poco pensamos en aquellos que, años atrás, tuvieron que comenzar de cero, no una vez, sino muchas.

Wilder y Harry Kurnitt escriben este guión sobre el argumento de una obra teatral de Agatha Christie, de título original Witness for the Prosecution. Como soy agathachristifan desde la cuna, en una devoción heredada, cómo no, de mi madre, qué puede haber mejor que una historia de la maestra del suspense para enhebrar una película redonda. Los argumentos de la señora Christie están pensados para que el miedo, la zozobra o la angustia se disfruten. Sus personajes no son, por ello, horribles psicópatas, sino, al contrario, gente normal, gente que puedes encontrarte por la calle, pero que se deja llevar por algunas de las pasiones más extremas del ser humano. El odio, la venganza, el dinero. Ah, el dinero. Aquí está el quid de casi todo, decía ella, tan práctica como lo puede ser mi Tía Lola, ella misma un ejemplo directo de cómo ser práctica en la vida te hace vivir mucho y bien.

Y, en esas historias, siempre una vuelta de tuerca, un desenlace que retuerce y retuerce el argumento inicial, pero, con tanta gracia, tan donosamente, que da la impresión de que todo estaba ahí desde el principio. Como decía mi madre al acabar de leer alguna de sus novelas “ahí estaba todo y yo tenía que haberlo visto“. Porque nada se esconde, nada se disimula, más bien se hace ostentación de ello, aunque, claro está, velado por una tramoya que nos lleva a equivocarnos en nuestras osadas predicciones.

La elección del reparto fue crucial. Porque la credibilidad del argumento se basa en que los actores resulten creíbles. En eso no se puede fallar. Si quieres que yo me sumerja en la historia, que escuche los argumentos de Christine, la esposa alemana del protagonista, o del propio Leonard Vole, el acusado de haber asesinado horriblemente a una mujer rica para quedarse con su dinero, entonces ellos tienen que ser gente de carne y hueso. Por eso, seguramente, Wilder eligió a dos actores antagónicos, que, de otra forma, no hubieran cruzado sus interpretaciones. Nadie más lejano de Tyrone Power que la Dietrich, Marlene, ella misma.

Sin embargo, aunque Remeditos solamente tenía ojos para su Tyrone, en la película hubo un antigalán, un hombre viejo, gordo, cansado y feo, para hacernos penetrar en el desasosiego clásico de nuestra Agatha. Y ese hombre es Charles Laughton y ahí aparece acompañado de su enfermera, mujer en la vida real, Elsa Lanchester, formando una pareja singular y encantadora. El viejo gruñón y la enfermera. Tal para cual.

Los dramas judiciales tienen éxito en el cine. Este es un drama judicial que, al mismo tiempo, se convierte en un thriller. Y es, asimismo, una historia de amor. Pues es el amor el que mueve a Christine, el amor que movió a Remeditos a guardar fidelidad toda su juventud a Tyrone, el amor el que hace que surja la mentira, el engaño, el disfraz, y, por fin, los crímenes. Dos. Recuérdalo. Y solamente uno de ellos por amor. O quizá los dos, tendría que pensarlo.

Sinopsis

El prestigioso abogado Sir Wilfrid Roberts se encarga de la defensa del joven Leonard Vole en un caso de asesinato. La esposa del acusado, Christine, jugará un papel crucial en la trama y protagonizará el asombroso desenlace en el que nada es lo que parece y en el que el interés y la pasión juegan sus bazas a partes iguales.

Algunos detalles de interés

La película se filmó en 1957, producida por la United Artists, y fue la última que rodó en su totalidad Tyrone Power que murió durante el rodaje de su siguiente película Salomón y la reina de Saba.

Estuvo nominada a seis Óscars y cinco Globos de Oro. La interpretación de Charles Laughton, en su categoría de mejor actor protagonista, figuró entre las candidaturas de ambos premios.

El apartado técnico cuenta con dos reputados profesionales. Matty Malneck como responsable de la música y Russell Harlan de la fotografía.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Edward Small Productions, United Artists, MGM Home Entertainment. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Los charlatanes, según Plutarco
    Escrito por
    Los charlatanes, según Plutarco Plutarco, en De Garrulitate (Sobre la locuacidad) señala la dificultad de los charlatanes para conocer a las personas verdaderamente discretas. Me gusta el texto porque yo, a pesar de que no muchos lo crean (en especial algunos charlatanes),…
  • La familia del tango
    Escrito por
    La familia del tango El tango cantado es casi tan antiguo como el tango a secas, descontada la oscuridad que cubre buena parte de sus orígenes, como ocurre siempre en este tipo de música que pasa de la etnografía…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • La flamante historia del celuloide
    Escrito por
    La flamante historia del celuloide En 1990 el cineasta Martin Scorsese creó The Film Foundation, una fundación sin ánimo de lucro encomendada a la preservación y restauración de películas de cine clásico. Probablemente esta fundación no existiría si Scorsese no…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • H. G. Wells: Cuentos (1894-1921)
    H. G. Wells: Cuentos (1894-1921) La figura de H.G. Wells como padre fundador de la ciencia-ficción moderna es compleja y llena de matices. Introdujo en el romance científico una imaginación retorcida, gótica, inspirada en Mary Shelley o Edgar Allan Poe,…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • “Stand!” (1969), de Sly & The Family Stone
    Escrito por
    “Stand!” (1969), de Sly & The Family Stone Para muchos Woodstock fue la coronación de Jimi Hendrix. Para otros tantos, Woodstock llegó a su cénit con la actuación de Santana y su Soul Sacrifice. Algunos se quedan con Grateful Dead, The Who o Jefferson Airplane, pero un número nada despreciable de…
  • Reger en la memoria
    Escrito por
    Reger en la memoria Una apreciación de Arnold Schönberg sobre Max Reger pica la curiosidad de cualquiera. Antes de ser leída, porque se prevé un tortazo a distancia. En efecto ¿qué diría el capitán de la escuadra vanguardista de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Los mastodontes de la Península Ibérica
    Escrito por
    Los mastodontes de la Península Ibérica Cuando se habla de mastodontes muchas personas evocan erróneamente los legendarios mamuts, sin embargo se trata de animales muy diferentes. Varios millones de años antes de que los mamuts –que son elefantes– aparecieran en la…