Recordando a Jack Palance

El 10 de noviembre de 2006, uno de los pocos Hombres con mayúsculas nos dejaba a merced de un mundo plagado de metrosexuales. Tenía unos estupendos 87 años, pero a todos nos llega la hora.

Jack Palance moría por "causas naturales" –aceptemos el eufemismo– tras una estupenda tercera edad en la que demostró sus aptitudes físicas al hacer flexiones con un solo brazo aquella noche que ganó el Oscar al mejor actor secundario por Cowboys de Ciudad.

Sus duras facciones, producto de las heridas sufridas a bordo de un B-17 en la II Guerra Mundial, le dotaban de una potente presencia en pantalla que le permitió trabajar en innumerables películas y series de televisión, generalmente interpretando a tipos rudos.

Como intérprete, siguió los pasos de Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo, y de hecho, lo sustituyó en el escenario teatral en la piel de Stanley Kowalski.

Inolvidable como el pistolero Jack Wilson en Raíces profundas (Shane, 1953), de George Stevens, desde esa fecha trabajó en films con directores de lo más dispares: Elia Kazan, Douglas Sirk, Robert Aldrich, André de Toth, Sergio Corbucci, Jean-Luc Godard e incluso Antonio Isasi-Isasmendi.

Llegó incluso a grabar un disco de música country en 1969, en la que incluía una canción en la que trataba de definirse, "The Meanest Guy That Ever Lived".

En los ochenta, se dio a conocer a una nueva generación de espectadores a través de títulos como Young Guns (1988), Tango & Cash (1989) y Batman (1989), de Tim Burton. Por aquel entonces, su rostro era ya un icono (Dicen que Jack Kirby diseñó el personaje de Darkseid inspirándose en el actor).

Con Richard Fleischer interpretó a Fidel Castro en el biopic de 1969 Che! y con Richard Brooks encarnó a otro revolucionario, en esta ocasión ficticio pero inolvidable, Jesús Raza, en la obra maestra de 1966 Los Profesionales.

En esa cinta, Palance pronunció unas de las mejores líneas de la historia del cine:

"Nos quedamos porque nos enamoramos. Nos vamos porque nos desencantamos. Regresamos porque nos sentimos solos. Morimos porque es inevitable..."

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • La quinta regla del brainstorming
    Escrito por
    La quinta regla del brainstorming En este cuarto programa de Una cita con las musas, en Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), José Luis Casado y yo resolvemos el cliffhanger propuesto la semana anterior: la quinta regla del brainstorming…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La batalla celestial
    Escrito por
    La batalla celestial Patrocinio de ángeles y combate de demonios, del aragonés Francisco Blasco de Lanuza, es un libro de demonología. En realidad, bien podría decirse que es un tratado de estrategia militar. De la misma forma que…

Cartelera

Cine clásico

  • “Annie Hall” (Woody Allen, 1977)
    Escrito por
    “Annie Hall” (Woody Allen, 1977) Nunca sabremos si las neurosis de Allen hicieron salir a la luz las de los demás o si las crearon directamente. En los setenta, en los tiempos en los que se rodó esta película y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El legado de Joy Division
    Escrito por
    El legado de Joy Division Décadas después de la disolución de Joy Division, este legendario grupo volvió a la primera línea de actualidad por varios motivos. En 2007, fallecía Tony Wilson – fundador del sello musical Factory Records, desde el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC