Pétalos de rosas sobre el asfalto mojado

El amor se condensa en una carta. Las palabras cuentan lo que los labios callan. Los ojos en los ojos desnudos se han quedado. Nada hay que no sea sufrimiento después de tantos años. El tiempo que ha pasado no ha convertido en agua clara el sueño que viviste después de conocerlo tan de cerca. Él no ha entendido y tú no has sido capaz de olvidar.

Que una adolescente soñadora se enamore de un joven músico, bello como un dios griego, no es raro. Más raro me parece que se pasen los años, se convierta en mujer y siga amándolo. Más raro es aún que él viva entre amores que no le satisfacen y olvide el único que, en verdad, podía haberlo salvado de tener el corazón desierto en vida. Morir antes de que llegue la muerte es algo parecido a esto. Ella, porque lo ama y no lo tiene. Él, porque no sabe que el amor existe.

carta1

En 1948 Max Ophüls firmó la adaptación cinematográfica de una inquietante novela de Stefan Zweig. La obra de Zweig te produce una herida que difícilmente restañas con sencillez. Es una literatura compleja, llena de sentimientos y de pasiones ocultas, la vida misma, pero con una densidad narrativa que abruma. Hay algunas personas que sienten amenazada su plácida existencia con lecturas como esta. Hay gente para todo.

Para protagonizar esta historia de amor inmenso, de desamor anunciado, eligió a dos intérpretes que, vistos por separado, ofrecían una química difícil. Por un lado, la muchacha sin nombre de Rebecca, Joan Fontaine, esa chica dulce y tímida que se paseaba por la Costa Azul con su prenda de punto y que enamoraba a un hombre desengañado de la vida, un viudo lleno de miedos y de odios. Por otro, Louis Jourdan, alguien que fue capaz de encender pasiones en el corazón de bellas mujeres del celuloide, alguien tan hermoso como un cisne, blanco, por supuesto.

carta2

Estamos en Viena, año de 1900. La ciudad se aparece a través de decorados que la simulan. Un blanco y negro esplendoroso, que, en ocasiones, se enturbia. La música es el verdadero telón de fondo, un espacio airoso y lleno de vivacidad que se trasmuta en oda sentimental cuando llega el caso.

Stefan Brand es un pianista al que una carta pondrá en la encrucijada de entenderse. Tantos años, tantos viajes, éxitos, aplausos, un largo camino que lo ha conducido aquí, al momento en que abre, dudoso, una carta que revela un secreto.

La carta la ha escrito alguien que emerge del pasado. Una niña, primero. Una mujer, después. Siempre, una voz enamorada. Las palabras saltan del papel y dibujan la historia. Una historia olvidada, una historia del pasado que no había conmovido siquiera el corazón del músico. Agua pasada no debería mover molino. Pero la historia sigue narrándose y, a su conjuro, el músico recuerda.

Lisa Berndle, una chica tan bonita, una mujer tan especial. Sus vestidos blancos relucen sobre el tono oscuro de Viena, sobre el fondo acharolado de los carruajes, sobre el suelo cubierto por la pátina de la lluvia recién caída. Lisa es una flor y Stefan un hombre que no sabe querer, que desconoce el sentido de la entrega, que deshoja una flor tras otra, dejándolas caer luego sobre el asfalto.

La película es Carta de una desconocida y el veredicto de la situación puede variar. Habrá quien piense que la chica estaba mal de la cabeza y que debería haber acudido a un psicólogo. En Viena los había muy buenos. También se podrá opinar que el tipo es un sinvergüenza sin escrúpulos que no merecía ser amado. O que tanto amor cansa. O que el amor es una rueda vertiginosa de la que hay que zafarse lo antes posible. O que el desamor es más intenso que el amor y dura más tiempo.

Cada uno de nosotros hará una lectura de la película. Eso es una de las cosas que me atraen de ella. Que puede leerse como una gavilla de hojas en blanco. Y que puede olerse, como esos pétalos de rosas deshojadas que caen al asfalto húmedo de la lluvia de otoño.

carta3

Sinopsis

En la ciudad de Viena, en el año de 1900, el famoso pianista Stefan Brand, triunfador, guapo y mujeriego sin remedio, reciba la carta de una mujer, Lisa Berndle, desde un hospital. Esa mujer estuvo en su vida hace años, pero no significó nada para él, ni siquiera la recuerda. En cambio, él fue para ella, y aún lo es, el amor de su vida.

Algunos detalles de interés

Con el título original de Letter from an Unknown Woman, el director Max Ophüls, rodó esta bellísima película, en blanco y negro, en el año de 1948. Fue producida por Rampart Productions y la Universal Pictures.

El guión es de Howard Koch, a partir de la novela homónima de Stefan Zweig.

La mùsica, extraordinariamente adecuada, creando una atmósfera a veces asfixiante, barroca, extrema, es de Daniele Amfitheatrof y la fotografía, contrastada y poética, de Franz Planer.

En el reparto encontramos a Joan Fontaine, Louis Jourdan, Mady Christians, Marcel Journet, Art Smith y Carol York.

Max Ophüls es el nombre artístico que tomó Max Oppenheimer, alemán, que nació en 1902 y murió en 1957). Trabajó como director en Alemania, en Francia y en Estados Unidos. Fue primero un destacado director de teatro. El avance del nazismo lo llevó primero a Francia, luego a Suiza y luego a Italia, para terminar en Estados Unidos. El cine lo reclamó para realizar obras de imborrable recuerdo, como esta Carta de una desconocida, Almas desnudas y Atrapados.

Los personajes que dibuja en sus películas son seres atormentados, captados en el momento final, ante una decisión importante o en medio de una vorágine de sentimientos.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Zuckerberg o el moderno Prometeo
    Escrito por
    Zuckerberg o el moderno Prometeo Quizá usted, como yo, era uno de los pardillos de la clase. Tener gafas, no comulgar con la política de castas del aula o interesarse por otras cosas que no fueran el fútbol, la competición…
  • Octavio Paz y la literatura hispanoamericana
    Escrito por
    Octavio Paz y la literatura hispanoamericana Octavio Paz nunca ha escrito un texto orgánico sobre literatura hispanoamericana. Muy excepcionalmente ha dedicado un libro a un autor determinado: Sor Juana Inés de la Cruz, Xavier Villaurrutia. Ello no le ha impedido tratar…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La bacteria digital
    La bacteria digital Contrario a lo que se piensa, los científicos no sólo viven de hacer experimentos. También suelen construir modelos y simulaciones: recreaciones de la naturaleza –muchas veces matemáticas, aunque también hay simulaciones mecánicas y de otros tipos–…
  • Una antecesora española de Virginia Woolf
    Escrito por
    Una antecesora española de Virginia Woolf Mi percepción de muchas cosas (de tantas...) cambió la primera vez que leí Un cuarto propio, de Virginia Woolf. Tengo hasta tres ejemplares diferentes aunque, la verdad, no tengo ninguno. Por alguna razón, que desconozco,…

Cartelera

Cine clásico

  • Cuando el grajo vuela bajo
    Escrito por
    Cuando el grajo vuela bajo En lo más crudo del crudo invierno, intentamos pasar el menor tiempo en la calle, huyendo del lacerante frío, de los resbalones por el suelo helado y de la amenaza fantasma de la gripe. El…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Robot yo?
    Escrito por
    ¿Robot yo? Aficionados a la ciencia ficción hay muchos, aunque algunos no sepan que lo que suponen ciencia ficción es mero cuento de hadas o libro vaquero (dicho con todo respeto) aderezado con naves superlumínicas o desviaciones…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El legado de Joy Division
    Escrito por
    El legado de Joy Division Décadas después de la disolución de Joy Division, este legendario grupo volvió a la primera línea de actualidad por varios motivos. En 2007, fallecía Tony Wilson – fundador del sello musical Factory Records, desde el…
  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un francés que hizo casi toda su carrera en tierras germánicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempeñó como maestro…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC