Mujeres, hombres y cintas de Pilates

En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este post. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa entre un profesor de edad madura y una de sus alumnas, que evidentemente mantiene una relación sentimental con él. 

La discusión es pública. Acontece en un restaurante italiano que Rose frecuenta sola muchas noches. Todo acaba cuando la chica, harta, le tira un vaso de agua en la cabeza al profesor. Romance fallido, hartura, quién sabe. El caso es que esta escena cómica encierra, para Rose, muchos significados. 

Ella y el profesor terminan sentados en la misma mesa. Y, en un momento dado, Rose le hace la pregunta que la tiene intrigada desde que sabe que su marido le es infiel: ¿Por qué los hombres engañan a las mujeres? El profesor no sabe qué decirle, está desconcertado e hilvana unas respuestas sin mucha convicción: Para sentirse más jóvenes. Porque están aburridos. Porque sufren. Porque son inmaduros. Porque tienen miedo a la muerte. 

Sí, responde entonces Rose, eso es. Y esta frase rotunda detiene la enumeración del asustado profesor. Sí. Es por eso. Tienen miedo a la muerte. Los hombres engañan a sus mujeres porque tienen miedo a la muerte. 

Rose respira profundamente. Ha llegado a una conclusión que la convence. Que la absuelve del pecado de haber envejecido. No es suya la culpa de que, después de treinta años, su marido entrado en años y en kilos, se haya encaprichado de una señorita que usa ropa de angorina en tonos pastel y lleva rabillo azul en el ojo y sonrisa de falsa zalamería. La señorita en cuestión alaba sin pudor la apostura del marido de Rose, al que ya no le cierran los botones de la chaqueta, hace mohines con la boca pintada de rojo intenso, abate sus pestañas al mirarlo y observa gozosa y un pelín hambrienta la pulsera de dijes en forma de estrellitas que él le ha regalado. 

Moonstruck3

La segunda escena tiene lugar en la cocina familiar. Una familia italiana, aun trasplantada a América, tiene que convivir en una casa grande en la que la cocina sea el centro de la vida. El núcleo de chismes, discusiones, cotilleos y confesiones. Un recinto sagrado. Resuelto al parecer el extraño caso del enamoramiento de su hija Loretta con Ronny Camareri (cuyos detalles no vienen aquí a cuento) Rose le lanza directamente a su marido una frase que a él lo deja mudo, más aún que en los diez últimos años de su matrimonio: 

‒Voy a decirte una cosa, Cosmo. Hagas lo que hagas, vas a morirte igual. 

Rose es una mujer sabia. Como tantas otras, ha desmenuzado con sigilo y en silencio todas y cada una de las claves que ha empujado a su marido a buscar carne joven cuando la suya propia está diciendo “tápame”. Las claves que explican la ecuación de la infidelidad. Rose sabe que Cosmo le es infiel y, en lugar de mirar hacia otro lado, de avergonzarse de ello, de negarlo o de formar un lío de no te menees, indaga y observa, pregunta y reflexiona. Rose es una mujer que no se oculta, por eso termina concluyendo que todo tiene razones y que las razones no siempre están en uno mismo. 

Hay quien afirma que la infidelidad es un concepto prefabricado y absurdo. Innecesario. Pero, si lo fuera, no existiría su contrario, la fidelidad y no hablaríamos de ella como un bien. Vale que Cosmo y todos los Cosmos del mundo hagan de su capa un sayo. Pero no estaría de más que lo hicieran sin engañarse a sí mismos. Van a morirse igual. 

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Metro-Goldwyn-Mayer, Star Partners, 20th Century Fox Home Entertainment. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Las formas narrativas… no narrativas
    Escrito por
    Las formas narrativas… no narrativas Aunque suene un poco paradójico, la forma narrativa se considera sólo una más de las formas narrativas. Según David Bordwell y Kristin Thompson (El arte cinematográfico) son al menos cinco: la abstracta, la asociativa, la categórica (o categorial),…
  • Periodismo, salud y responsabilidad
    Periodismo, salud y responsabilidad ¿Puede el periodismo causar daño? Sin duda, de muchas maneras, que se resumen en una: al desinformar. Es decir, al difundir información falsa, inexacta, tendenciosa o insuficiente. Hablando del periodismo científico en particular, hay una…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • La ciencia imperfecta
    La ciencia imperfecta Intelectus apretatus, discurrit Cuando uno es un niño pequeño, ve el mundo en términos de blanco o negro, día o noche, bueno o malo, correcto o equivocado, cierto o falso… Con el tiempo, se va…
  • El Bálsamo de Fierabrás
    Escrito por
    El Bálsamo de Fierabrás "Es un bálsamo de quien tengo la receta en la memoria, con el cual no hay que tener temor a la muerte, ni hay que pensar morir de ferida alguna. Y ansí, cuando yo le…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Pequeño gran Mendelssohn
    Escrito por
    Pequeño gran Mendelssohn Siempre hay que volver a elogiar en Mendelssohn la conseguida conciliación entre una sensibilidad romántica y una mentalidad clásica, el sentimiento controlado por la inteligencia o, si se prefiere, una inteligencia sentimental hecha sentimentalidad inteligente.…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1