Cuentacuentos de cine

Cuentacuentos de cine Imagen superior: "Cenicienta" (2015), de Kenneth Branagh.

Parece que Hollywood ha encontrado un nuevo (viejo) filón en el folklore universal, que se ha desprendido del formato infantil made in Disney –aunque no por ello menos apasionante– para trasegar por senderos aparentemente más adultos.

En marzo y junio de 2012 aterrizaron en la cartelera española dos versiones del cuento de Blancanieves. Y no se trataba de dos filmes del montón, sino de dos megaproducciones repletas de estrellas. La primera de ellas, con Sean Bean como rey, Julia Roberts como su cruel consorte y Lily Collins como la sufrida princesa, constituye la nueva hazaña visual de Tarsem Singh. Fusión entre fantasía y comedia, Blancanieves (Mirror, Mirror, 2012) ofrece, en primera instancia, un apabullante ejercicio artístico en la línea del resto de la filmografía del realizador hindú, que en especial remite a ese hermoso cuento titulado El sueño de Alexandria (The Fall, 2006), ambientado a caballo entre los “felices” años veinte y la fértil imaginación de una niña.

Con un tono mucho más épico y oscuro se presentó la segunda versión. Blancanieves y la leyenda del cazador (Snow White and the HuntsmanRupert Sanders, 2012) cuenta nada más y nada menos que con la bellísima Charlize Theron en la piel de la malvada madrastra y completa su reparto con dos rostros del momento, Kristen Stewart –la Bella de la saga Crepúspulo, de nuevo con pose virginal aunque bastante más combativa– y Chris Hemsworth, el flamante Thor de la ambiciosa aventura cinematográfica de la Marvel.

Por su parte la cinematografía española trató de enfrentarse al dominio hollywoodiense con la arriesgadísima Blancanieves (2012), un filme mudo y en blanco y negro dirigido por Pablo Berger y protagonizado por Maribel Verdú y Ángela Molina. Y no hace mucho se pospuso indefinidamente el rodaje The Orden of the Seven, otra variación del cuento de la muchacha blanca como la nieve en este caso producida por Disney. Una propuesta a todas luces extraña en la que la protagonista, encarnada por Saoirse Ronan, hubiera contado con la ayuda de siete monjes guerreros versados en las artes marciales.

cuentoMaleficent01

Imagen superior: "Maléfica" (2014), de Robert Stromberg.

Cristalizada en la ya clásica y colorida estampa de Blancanieves, la Cenicienta o la Sirenita, abanderadas de una lista de bellas, tiernas pero también valientes “princesas” cuyas últimas representantes han sido Rapunzel y La Reina de las Nieves (Frozen), pareciera que durante largo tiempo el emporio creado por Walt Disney monopolizara la herencia de los hermanos Grimm, Perrault o Andersen en el campo de la fantasía animada. Hasta que, allá por 2001, llegó como un ciclón Shrek, ese ogro verde en el que DreamWorks tiró de mucho procesador y de no menos mala baba inaugurando una franquicia que, con sus más y sus menos, se dedicó en todo caso a renovar –y a veces a dinamitar por puro gamberrismo– el cuento de hadas en su faceta más almibarada y aleccionadora. Una combinación ganadora que la compañía siguió exprimiendo a pesar del aparente agotamiento de la franquicia, como demuestraEl gato con botas (Puss in BootsChris Miller, 2011), un más que reseñable spin-off dedicado al popular minino al que pone voz Antonio Banderas.

cuentoblancanieves

Imagen superior: "Blancanieves y los siete enanitos" (1937), de William Cottrell y David Hand.

Claro que los cuentos de hadas, como productos del folklore, poseen no pocos recovecos oscuros y perturbadores. La misma Blancanieves y los siete enanitos, el primer largometraje animado de Disney estrenado a finales de 1937, echaba mano de un buen puñado de elementos de terror. Basta recordar a esa madrastra maquillada al modo de las vampiresas del mudo, empeñada en emponzoñar a su hija postiza a causa de uno de los males más persistentes de la humanidad: la envidia. Una mujer tan hermosa como desalmada que paradójicamente adquiría a través del disfraz (de horripilante vieja bruja) una imagen mucho más conforme con su abyecto interior.

Más de medio siglo después, Blancanieves: la verdadera historia (Snow White: A Tale of Terror, Michael Cohn, 1997) acentuaría los componentes siniestros al convertir el cuento en un producto genuino de terror, centrando el protagonismo en una poderosa Sigourney Weaver.

cuentosElla Enchanted

Imagen superior: "Hechizada" (2004), de Tommy O'Haver.

Otro caso reciente ha sido el de Caperucita Roja, esa tierna chiquilla devorada por un lobo a causa de su inconsciencia –atreverse a tontear con el sexo opuesto, como bien previene Perrault– que en 2011 fue trasladada a la gran pantalla. Producto romántico de terror adolescente dirigido por Catherine Hardwicke, la directora de Crepúsculo (Twilight, 2008), Caperucita Roja (¿A quién tienes miedo?) presenta a una protagonista mucho más crecidita, una joven casadera encarnada por Amanda Seyfried que se debate, como la heroína de las novelas de Stephenie Meyer, entre el amor de dos apuestos mocetones.

cuentored riding hood

Imagen superior: "Caperucita Roja ¿A quién tienes miedo?" (2011), de Catherine Hardwicke.

Por supuesto que la chica de la caperuza encarnada ha dado mucho más juego en el celuloide: cómo olvidar En compañía de lobos (The Company of Wolves, 1984), en la que Neil Jordan plasmaba visualmente la sombría y lírica relectura del cuento de la escritora Angela Carter. O la simpática broma efectuada en Truco o trato (Trick ‘r TreatMichael Dougherty, 2007), donde Anna Paquin ocultaba una amenazante sorpresa tras su disfraz de cuento. O la vuelta de tuerca perpetrada en Sin salida (FreewayMatthew Bright, 1996), donde una resuelta Reese Witherspoon con cazadora roja se enfrentaba a un asesino en serie (Kiefer Sutherland) apellidado Wolverton.

cuentoenchanted amy adams

Imagen superior: "Encantada: La historia de Giselle" (2007), de Kevin Lima.

Una comedia negra reseñable aunque por desgracia poco conocida, de la que sin duda bebió Hard Candy (2005). Esta última cinta, debut en el largo de David Slade –otro de los directores subyugados por la saga Crepúsculo– reproducía, también en clave contemporánea, el duelo entre un pederasta (Patrick Wilson) y su combativa víctima (Ellen Page).

Otra producción novedosa, presentada en el Festival de Sitges, es Sleeping Beauty (Julia Leigh, 2011), reinterpretación perversa de la Bella Durmiente que explicita las connotaciones eróticas del cuento, dando un tratamiento carnal a oscuras fantasías de dominación masculina. Menos rompedora es Maléfica, un proyecto de Disney que toma como protagonista a Maléfica, la que fuera bruja mala según el clásico animado de 1959. En esta nueva versión con actores de carne y hueso Angelina Jolie se mete en la piel de la astada hechicera y Elle Fanning encarna a la soñolienta princesa.

Jeremy Renner y Gemma Arterton se convirtieron en cazadores de brujas en Hansel y Gretel: Cazadores de brujas, una propuesta de tufillo pulp que llegó a nuestras pantallas en 2013 dando cuenta de la trayectoria profesional de la pareja de hermanos. Unos años antes, la surcoreana Henjel gwa Geuterel (Pil-Sung Yim, 2007) retomaba los aspectos más retorcidos del cuento con una puesta en escena atrayente y a ratos hipnótica.

Bill Condon dirige una reinterpretación del cuento de la Bella y la Bestia, protagonizada por Emma Watson. También se ha especulado con una versión de la Sirenita dirigida por Joe Wright, un cineasta británico que ya echó mano del lado más siniestro de los cuentos infantiles en la adrenalítica Hanna (2011).

Reinventándose y enriqueciéndose de una generación a otra, antaño en la tradición oral y hoy en el medio audiovisual, los cuentos de hadas no han perdido un ápice de su vigencia, conservando intactas su atracción y su magia.

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Licenciada en Bellas Artes y doctora en Comunicación Audiovisual, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista sobre cine.

Ha publicado en revistas académicas y participado en congresos. En su libro El héroe del western: América vista por sí misma (Editorial Complutense, 2009), originalmente su tesis doctoral, presenta los modelos heroicos, la historia y el concepto de identidad nacional de Estados Unidos ocultos tras el cine del western y sus personajes.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja, donde se ha inclinado fundamentalmente hacia el ámbito de la educación artística y de la cultura visual.

logonegrolibros

  • Rufino Tamayo (1899-1991)
    Escrito por
    Rufino Tamayo (1899-1991) Tras la dura máscara zapoteca de Tamayo se ve a un hombre, cómo no, que ha tenido mucho tiempo para contentarse consigo mismo. Es curioso advertir, en su caso, lo que ocurre, seguramente, con cualquier…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Chris Isaak, más allá de las modas
    Escrito por
    Chris Isaak, más allá de las modas Sin notables muestras de envejecimiento físico o artístico, Chris Isaak sigue deleitando a fans y sorprendiendo a neófitos con sus espectaculares conciertos, en los que evidencia cierto carácter sobrehumano al mostrar sus distintas facetas: virtuoso…
  • Reger en la memoria
    Escrito por
    Reger en la memoria Una apreciación de Arnold Schönberg sobre Max Reger pica la curiosidad de cualquiera. Antes de ser leída, porque se prevé un tortazo a distancia. En efecto ¿qué diría el capitán de la escuadra vanguardista de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC