La venganza se sirve bien fría

La carta (1940) forma parte del cuarteto de las mejores interpretaciones de Bette Davis. Con ella están Eva al desnudo (1952), La loba (1941) y Jezabel (1938). El prototipo de mujer fría, a veces por dentro y por fuera y, en ocasiones, solamente de cara al exterior, se acuña en estas cuatro películas, distintas pero con el denominador común de la personalidad de la Davis, con toda seguridad la actriz con más hondura interpretativa del cine americano (o, lo que es lo mismo, del cine).

El ambiente colonial (Malasia, en esta ocasión) le da a la cinta un punto de exotismo. La dualidad entre la civilización occidental y la oriental está presente en su desarrollo de múltiples maneras, desde el plano inicial hasta la contraposición entre las dos mujeres.

Ese tono de calor tórrido, esa sensación de claustrofobia que genera el entorno, son elementos que no pueden desatenderse en el cómputo final de la película. Y la fotografía en blanco y negro los apuntala, los convierte en parte del escenario.

lacarta0

Un sólido guión es la base esencial de la película. Qué sería de estas películas clásicas, intemporales, sin el soporte de un guión genial sobre el que se borden con fino hilo las actuaciones de actores inconmensurables.

La primera vez que su publicó esta historia, en forma de cuento, fue en 1924. Formaba parte del libro The Casuarina Tree, en el que William Somerset Maugham recreaba el ambiente colonial en Malasia durante los años 20. Posteriormente dio lugar a una obra de teatro, del mismo autor, que se estrenó en 1924 y a una película, en 1929. La carta (1940), de William Wyler y Bette Davis, es, por tanto, un remake. Pero, como sabemos, hay remakes que superan con creces el original.

El personaje central, Leslie Crosbie (Bette Davis) es una mujer elegante, refinada y rica, esposa de Robert Crosbie (Herbert Marshall), dueño de una plantación.

El carácter de Leslie marca el desarrollo del film, es su piedra angular. Su rostro, a veces contenido, a veces irritado, frío, pasional, es el espejo del propio guión y tendrá un contrapunto adecuado en el rostro de una nativa (Gale Sondergaard), cuya actuación constituirá la clave de todo.

La apariencia primera de lo sucedido ‒una mujer que descerraja varios tiros sobre un hombre que quiere abusar de ella en su propia casa, aprovechando la ausencia del marido‒ dará paso a un esquema mucho más complejo, en el que la venganza tiene un papel principal.

lacarta1

Los elementos simbólicos llenan la película de significados: en la primera escena, el momento en el que Leslie dispara sobre el tipo, se ve acompañada visualmente, en una contraposición durísima, por las imágenes de los nativos, que viven hacinados en la plantación y que muestran la diversidad de las vidas humanas. La dureza del trabajo se ve así superpuesta a la vida de lujos que llevan los dueños de la plantación y, en general, todos aquellos que han acudido a las colonias para enriquecerse. Esta especie de alegato social se ve muy matizado por el transcurrir del argumento, pero existe, aunque sea como telón de fondo.

La carta es una película de apariencias. La aparente violación, la víctima aparente, el aparente acosador, el homicidio aparente… Será la carta, ese trozo de papel que en un momento dado subvierte la situación, la que ponga en su sitio cada cosa y nos enseñe que no es todo como nos ha sido dado a conocer. Y que la diferencia radical está en los sentimientos. En ese momento, se cambiarán los papeles: ya no distinguiremos quién es la mujer poderosa y quién la doliente viuda. La esgrima entre las damas es el elemento crucial a la hora de definir qué ha pasado, en realidad.

lacarta2

Sinopsis

Leslie Crosbie, la esposa del dueño de una plantación en Singapur (Malasia) descerraja varios tiros a un amigo de la familia en la escalera de acceso a su casa, delante de los trabajadores de la finca. Lo que parece ser un caso de defensa propia se convierte en una impostura guiada por la venganza tras la aparición de una carta.

Algunos detalles de interés

La carta, de título original The Letter, fue dirigida en 1940 por William Wyler, a la sazón pareja de Bette Davis, con la que llegaría a rodar tres películas.

El guión, excelente, es del experto Howard Koch, sobre un texto anterior (cuento y obra de teatro) de Somerset Maugham. Es una película relativamente corta, 91 minutos.

La inmensa fotografía, expresionista, que se convierte en un protagonista más de la cinta es de Tony Gaudio. Técnicamente la película es un prodigio arquitectónico, en la línea más característica del director. Por su parte, la música es otro de los hallazgos y fue compuesta y dirigida por el gran Max Steiner.

La película fue producida por Hal B. Wallis, para la Warner Bros. Obtuvo siete nominaciones al Oscar y una nominación al Círculo de Críticos de Nueva York.

Se trata de un híbrido entre melodrama y drama judicial. El reparto es espectacular: Bette Davis, Herbert Marshall, James Stephenson, Frieda Inescort, Gale Sondergaard, Bruce Lester, Elizabeth Earl, Cecil Kellaway, Victor Sen Yung, Doris Lloyd, Willie Fung y Tetsu Komai.

Bette Davis es una de las grandes actrices de todos los tiempos. Nació en Lowell (Massachusetts) en 1908 y murió en Francia, en Neuilly-sur-Seine en 1989, tras recibir en el Festival de Cine de San Sebastián el Premio Donostia a toda su carrera. Este fue el último de una larguísima serie de distinciones que premiaron su coraje interpretativo, su calidad, su absoluta originalidad a la hora de componer personajes.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La guerra borgiana
    Escrito por
    La guerra borgiana Guerreros y teólogos insisten en Borges. Los teólogos se vinculan con una paradójica ausencia de fe o, al menos, con la fuerza de la duda. Son teólogos porque descreen de la divinidad o no acaban…
  • Arte y ciencia
    Arte y ciencia Hay quien presenta al arte y la ciencia como disciplinas ajenas, incluso opuestas. Se destaca la sensibilidad del artista y la racionalidad del científico, y se subrayan las diferencias entre ambas áreas. Muchos…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Manejar herramientas
    Manejar herramientas Un simio toma una varita, le quita las hojas y la usa para escarbar un hormiguero, buscando comida. Está imitando a un congénere. Al principio lo hace torpemente, pero al poco rato maneja su primitiva…
  • El nuevo sepelio de Colón
    Escrito por
    El nuevo sepelio de Colón La España de finales del XIX se dividía en krausistas y neo-católicos. Estos últimos, los neos, como eran denominados de forma despectiva por sus contrarios ideológicos, tenían como cabeza visible a Marcelino Menéndez Pelayo. Neo,…

Cartelera

Cine clásico

  • Radio y Cine
    Escrito por
    Radio y Cine El camino natural de entrada al mundo del cine durante décadas ha sido para los profesionales del Séptimo Arte el teatro, las artes escénicas, su aprendizaje y su teoría. Pero un buen puñado de cineastas,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El gamo gigante
    Escrito por
    El gamo gigante Los trazos son tan simples y la perspectiva tan escasa que uno se sorprende de poder observar tantos detalles. Casi puede uno imaginarse al animal en su ambiente natural y deducir sorprendentes pormenores sobre su…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC