Hacerse un “tennessee”

Blanche Dubois es una mujer madura que pertenece a una rancia familia del sur venida a menos. Las circunstancias de su vida la llevan a tener que vivir en Nueva Orleáns con su hermana pequeña, Stella, y su cuñado, Stanley.

Stella es dulce y voluntariosa, con esa clase de belleza sencilla que no arrebata pero que permanece. Stanley es rudo, algo violento, muy sensual y está enamorado de Stella. La ama verdaderamente. La vida de ambos se reduce a pequeñas cosas. Su casa de los suburbios es pequeña, su entorno pequeño, todo tiene la pátina de la sencillez y aun de la humildad. Por eso Blanche se siente fuera de lugar y he aquí que su lujoso equipaje, al menos en apariencia, parece estar ansiando un hotel de lujo o una mansión en la avenida principal.

El círculo de amistades de la pareja es escaso, salvando la excepción de algunos amigotes con los que se reúne Stanley a jugar a las cartas una vez por semana. A jugar, a beber, a blasfemar y a reírse sin control y sin modales. Los modales de Stanley dejan mucho que desear, piensa Blanche. Su hermana hubiera merecido otra cosa. Pero toda la familia quedó sorprendida cuando la pequeña de la casa decidió seguir a este hombre tan varonil pero tan fuera de lugar en su expresión, en su gesto, en su porte. Un hombre que usa camisetas y que muestra su torso sin pudor. Un hombre que mira de arriba a abajo a las mujeres y que parece desnudarlas. Aunque él sepa que, en realidad, solamente tiene ojos para Stella, con la que mantiene, como no puede ser de otro modo, cíclicas peleas con fervorosas reconciliaciones.

deseo1

La ocultación es un ejercicio doloroso que construye un laberinto en torno a las personas. Blanche debe parecer algo que no ha sido y tiene que actuar en consecuencia. Pero, aunque su pasado no es lo que parece; aunque no hay brillo ni oropeles, su corazón está intacto, y el deseo de hallar un amor verdadero, que la libere de la podredumbre y de la infelicidad, es cierto, está ahí, existe. Solo por eso debería redimirse de la mentira. Aunque, quizá no mienta. Quizá ella vive en su interior y en sus gestos suaves y medidos esa farsa que la convierte en una dama a la espera de un caballero andante. Y ese caballero no será otro que Karl Malden, un bruto, desmañado y falto de gracia, amigote de Stanley que se convertirá, a su pesar, en el elemento gentil de la trama. Un hombre que debe creerse una mentira para no desentonar con el fondo.

deseo2

Sinopsis

La película narra, en clave de drama sureño (con las connotaciones que ello tiene), la difícil convivencia entre Blanche y su hermana Stella, en la casa que esta comparte con Stanley, su marido. No solamente chocarán los caracteres sino las personalidades y la forma de actuar de dos antagonistas. Un tenso y apasionante pugilato entre un hombre vital que se mueve por instinto y una mujer desequilibrada con una espiritualidad destructiva.

deseo3

Algunos detalles de interés

Un tranvía llamado Deseo, de título original A Streetcar Named Desire fue estrenada en 1951. Su director, Elia Kazan, la construye sobre un guión de Tennessee Williams, que, a su vez, era el autor de la obra de teatro original.

La música de Alex North y la fotografía de Harry Stradling son absolutamente adecuadas al clima tan especial que crean, al alimón, Kazan y Williams.

En el reparto, la estrella de Lo que el viento se llevó, la británica Vivien Leigh, en un papel premonitorio de los problemas psicólogicos que sufriría en su propia persona; Marlon Brando, en un rol de camiseta y sensualidad, que le iba como anillo al dedo, en los principales papeles.

Otros intérpretes son Kim Hunter, como Stella, la dulce esposa y hermanita, solvente y ajustada; Karl Malden (que repite trabajo con Brando, al que ayudó en La Ley del Silencio, también de Kazan) y los secundarios Rudy Bond, Nick Dennis, Peg Hillias, Richard Garrick y Ann Dere.

Este drama sureño coleccionó algunos premios de interés: cuatro Oscars, un Globo de Oro, dos premios en Venecia, uno del exigente Círculo de Críticos de Nueva York y el BAFTA de 1952 para Vivian Leigh como mejor actriz británica.

Ninguno de los premios reconoció el trabajo de Brando, tan admirado profesionalmente como temido y criticado a nivel personal, por su talante autosuficiente y su endemoniado genio. Claro que con él no había garantías de que enviara a buscar su galardón, por ejemplo, a una bella india cherokee.

Nota aclaratoria: “Hacerse un tennessee” es, en mi argot, montar un pollo dramático por un quítame allá esas pajas.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La paradoja de Gilgamesh
    Escrito por
    La paradoja de Gilgamesh Jean Bottéro, uno de los mayores expertos en la mitología mesopotámica y autor de la más elogiada edición de La epopeya de Gilgamesh, termina su libro con una interesante nota: "Podría haber, en esta obra,…
  • Dos mocedades y una antigüedad
    Escrito por
    Dos mocedades y una antigüedad Yo era un mocito veinteañero cuando Marshall Mac Luhan dijo aquello de que el medio es el mensaje, lo cual se popularizó en una suerte de tautología amable: el mensaje está en el medio. Dicho…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Recordando a María Moliner
    Escrito por
    Recordando a María Moliner Me encanta esta foto de la Moliner. Me encantan las apariencias que engañan. Me fascinan las imágenes que no son evidentes a simple vista. Nada hace pensar la tremenda riqueza interior de esta mujer. Una…

Cartelera

Cine clásico

  • Presencia ausente
    Escrito por
    Presencia ausente En ocasiones, cuando la enredadera de la vida se cruza y lo atraviesa todo generando esa confusión que necesita tiempo para deshacerse, pienso en Rebecca. En esa imagen de la chica sin nombre que sueña…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC