"Perdición" (Billy Wilder, 1944). Engaño en flashback

Phyllis Dietrichson es una rubia impostada que usa cadenitas en los tobillos. Y eso en plena década de los cuarenta. Una mujer así tiene por fuerza que engatusar a un tipo anodino, agente de seguros por más señas, que tiene escasos horizontes en su vida salvo evitar que alguien abuse de la compañía en la que trabaja.

Walter Neff es el vendedor. El hombre que intenta renovar unas pólizas de automóviles vencidas y tiene que contemplar la espléndida bajada de escaleras de la rubia en cuestión. Poca gente se resistiría a esa visión, mucho menos si uno tiene treinta y cinco años, es un hombre gris, está soltero y goza de pocos estímulos vitales.

Phyllis Dietrichson marca el camino de la perdición de Walter Neff. Y lo hace por el motivo más viejo y usado del mundo: por dinero. Y él cae como un pardillo ante sus pies por el segundo motivo más viejo del mundo: el deseo. He aquí que esta película reúne todos los temas tópicos del cine negro y todos los ardides técnicos que son usuales. Por un lado, la ambición, la atracción física, el asesinato, los celos, el chantaje y la traición. Por el otro, la voz en off, el flashback, la femme fatale, el ambiente urbano, la tensión, los giros en la trama, la tragedia, el fatalismo…

engano1

Para que el cóctel resulte adecuado necesitamos un buen guión. Si es posible, servido en copa triangular y con dos aceitunas, por favor. Dry Martini para todos. Y para eso está la novela de James M. Cain, cocinada por un grande del género, Raymond Chandler, con el auxilio del hombre orquesta, del humanista del cine clásico, Billy Wilder, a la sazón también director de la película.

Precisamos asimismo de una música ad hoc. Nada mejor en ese caso que el tenso e inquietante sonido de Miklós Rózsa, curtido ya en experiencias similares. Y, claro está, una fotografía en blanco y negro, espesa, expresionista, sórdida a veces, contrastada y llena de matices. La de John F. Seitz.

Solo nos queda el casting. Hubo ciertas dudas al respecto del personaje masculino principal, (se habló de Dick Powell o de George Raft), pero el resultado no pudo ser mejor: Fred MacMurray compone un tipo atormentado, apasionadamente entregado a una mujer a la que no puede resistirse y que se debate entre el deber y el amor.

Barbara Stanwyck, tan irregular a veces y con un atractivo cuestionable para algunos, es aquí el prototipo de la rubia fascinante que dirige los hilos con mano dura y guante de seda. Y, el tercero en discordia, el enorme Edward G. Robinson, perspicaz, ingenioso, elegantemente desconfiado.

Perdición, de título original Double Indemnity, es un noir canónico. Una lección de cine construida con asombrosa claridad expositiva, argumental y fílmica. Una obra maestra de la sordidez, el engaño y la maldad que todo ser humano encierra y que, a poco que alguien lo mire dos veces con ojos tiernos, sale a la luz y nunca más vuelve a encerrarse en la lámpara del genio de Aladino.

La primera escena marca el ritmo de la obra. Un hombre conduce temerariamente a esa hora terrible de la medianoche por la ciudad de Los Ángeles. El hombre va malherido y lleva gabardina y sombrero oscuro, al uso de todos los personajes del género, sean buenos o malos, eso es indiferente. En realidad, nunca sabremos de qué lado está. El bien y el mal son dos caras de una misma moneda. El hombre graba una alocución que termina diciendo: “Sí, yo lo maté. Lo maté por dinero y por una mujer. Perdí el dinero y perdí a la mujer. Estupendo ¿no?”. Entonces se abre el telón.

engano2

Sinopsis:

Walter Neff es un vendedor de seguros que, realizando unas gestiones propias de su trabajo, conoce a Phyllis Dietrichson y se enamora perdidamente. Ella es la esposa de uno de los clientes de su compañía.

El encuentro propicia un plan muy minucioso para asesinar al esposo y cobrar la indemnización de la póliza contra accidentes que tiene suscrita con la compañía de Neff. Las complicaciones surgen con la entrada en escena del investigador de la empresa de seguros, el implacable Barton Keyes.

engano3

Algunos detalles de interés:

Perdición, o Double Indemnity, es una película de 1944 dirigida por Billy Wilder y perteneciente al género del cine negro. Producida por la Paramount tiene un guión escrito al alimón por Wilder y Raymond Chandler, que adaptaron la novela de James M. Cain Three Of A Kind.

La mano maestra de Wilder se aprecia en multitud de aspectos: la intensidad narrativa, los diálogos antológicos, los caracteres de los personajes, la fascinante atmósfera.

La narración en flashback con la voz en off de Fred MacMurray acentúa el tono marcadamente oscuro de la historia y su desenlace cínico.

La película tiene dos partes bien diferenciadas: la primera muestra la atracción sexual entre los protagonistas, el plan del crimen y su realización. La segunda narra la investigación del siniestro por parte del astuto perito de la compañía y la consiguiente angustia de los culpables.

Además de los actores ya mencionados, intervienen en el film Tom Powers, Porter Hall, Jean Heather, Byron Barr, Richard Gaines, Fortunio Bonanova, John Philliber, Bess Flowers y Miriam Franklin.

Fue producida por la Paramount y tuvo 7 nominaciones al Oscar y otras 2 a los premios del Círculo de Críticos de Nueva York.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Shakespeare entre showrunners
    Escrito por
    Shakespeare entre showrunners Aristóteles dijo que el arte debía imitar a la vida, pero en el siglo XIX Oscar Wilde llegó a la conclusión contraria: “Es la vida la que imita al arte… y en concreto a William…
  • Apuntes cortazarianos
    Escrito por
    Apuntes cortazarianos Cortázar ha proclamado en distintas épocas su deuda con el surrealismo. En 1949 escribió en una revista porteña llamada, por paradoja, Realidad: “El vasto experimento surrealista me parece la más alta empresa del hombre contemporáneo…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Naturalismo y evolución
    Naturalismo y evolución Hace unas semanas comentábamos en este espacio las ocasionales escaramuzas entre ciencia y filosofía.  Uno de los campos en donde estas discusiones han estado más activas en el de la evolución. Y quizá la pregunta más…
  • Anne Sexton, a contracorriente
    Escrito por
    Anne Sexton, a contracorriente Era el cuatro de octubre de 1974 cuando Anne Sexton, célebre poeta norteamericana, representante máxima de la conocida como poesía confesional, se vistió su abrigo de pieles, se tomó dos vodkas y, con el tercero…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Chris Isaak, más allá de las modas
    Escrito por
    Chris Isaak, más allá de las modas Sin notables muestras de envejecimiento físico o artístico, Chris Isaak sigue deleitando a fans y sorprendiendo a neófitos con sus espectaculares conciertos, en los que evidencia cierto carácter sobrehumano al mostrar sus distintas facetas: virtuoso…
  • Pequeño gran Mendelssohn
    Escrito por
    Pequeño gran Mendelssohn Siempre hay que volver a elogiar en Mendelssohn la conseguida conciliación entre una sensibilidad romántica y una mentalidad clásica, el sentimiento controlado por la inteligencia o, si se prefiere, una inteligencia sentimental hecha sentimentalidad inteligente.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC