"El último boy scout" (1991)

“… Y si me tocas, te mato”. ¿Quién no recuerda esta mítica frase de Bruce Willis en El último boy scout (The Last Boy Scout, 1991), pronunciada segundos antes de matar a un sicario hundiéndole el tabique nasal en el cerebro de un solo puñetazo?

Hasta que vi Kiss, kiss, bang, bang, esta era mi película favorita guionizada por Shane Black, guionista estrella del cine de acción, y cuyo trabajo adoro.

Dirigida por el fallecido Tony Scott en 1991, la cinta representa una de las cimas del cine de acción de los ochenta y principios de los noventa, y convirtió a Black en el guionista mejor pagado de Hollywood: jamás se habían entregado antes 1,75 millones de dólares por un guión (Poco después el libreto de Instinto básico le arrebataría el primer puesto.) Esa cifra era siete veces superior a lo que él mismo cobró por Arma Letal (1987), su anterior y primer guión, vendido antes de cumplir veinticinco años.

Precoz y no muy pródigo: sus trabajos apenas exceden de la media docena.

Si por algo se caracteriza el estilo de nuestro escritor, además de las generosas dosis de testosterona y adrenalina y el desenfrenado sentido del ritmo, es por sus brillantes diálogos, aderezados con sal gruesa; en ellos pueden intuirse tanto la sombra de Billy Wilder como el estilo literario de Raymond Chandler, creador del detective Philip Marlowe e influencia reconocida por Black.

El último boy scout, como todas las películas escritas por él, es una buddy movie, fórmula en la que dos protagonistas antagónicos deben vencer sus odios recíprocos y hacer causa común.

No creo que esto sea casual, ya que otra de las influencias confesas de nuestro guionista es Walter Hill, director y guionista de la seminal Límite: 48 horas y de Danko: Calor rojo, otras dos cintas englobables en dicho formato.

En El último boy scout, el cincuenta por ciento del dúo protagonista es un detective privado de tres al cuarto, Joe Hallenbeck (Bruce Willis), ex agente del Servicio Secreto caído en desgracia, con una  vida privada próxima al desastre.

La otra mitad es Jimmy Dix (Damon Wayans), ex estrella del fútbol americano, expulsado de la liga por su implicación en apuestas ilegales y por sospechas de consumo de drogas. Jimmy es un tipo cuyo pasado está marcado por una tragedia familiar.

Ambos personajes se ven unidos por dos asesinatos aparentemente inconexos. A partir de ese punto, empiezan a sucederse las explosiones y a llover cadáveres. Todo ello acompañado de brillantes frases, seguidas de no menos brillantes réplicas, contrarréplicas y réplicas a cada contrarréplica. 

Por cierto, Black tiene el honor de ser el primer guionista que metió a Willis en la piel de un poli paria, personaje que el actor ha repetido hasta la saciedad: véanse Persecución mortal (1993), La Jungla de Cristal 3 (1995) y Hostage (2005), por citar sólo tres títulos.

Pese a que, con el tiempo, la cinta ha alcanzado un estatus de culto, en el momento del estreno los resultados no contentaron a nadie. Si bien la taquilla no funcionó mal, ésta quedó por debajo de las expectativas del estudio, y eso que, posteriormente, la película obtuvo buenos resultados en el mercado del vídeo de alquiler.

No obstante, el nivel de amargura alcanza niveles estratosféricos cuando los principales partícipes en el proyecto hablan sobre él; el común denominador es que muchos la consideran su peor experiencia profesional.

Tony Scott denunció que Willis y el productor Joel Silver, el padrino del cine de acción moderno, reescribieron sobre la marcha el guión, modificándolo a su antojo y obligando a Scott a aceptar los cambios bajo amenaza de reducción de sueldo o de despido.

Quien desee conocer los cambios realizados, puede encontrar fácilmente en la red el texto original de Black, quien suele cargar contra la enésima reescritura de guión por parte productores, ejecutivos, etc.

Pese a estas decepcionantes circunstancias, El último boy scout es uno de los títulos claves del reciente cine de acción. Este largometraje permitió a Shane Black llegar a la cumbre para luego caer, renacer de las cenizas y retomar su carrera con gran éxito. Pero esa es otra historia...

Copyright del artículo © José Luis González Martín. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Geffen Pictures, Silver Pictures, Warner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

José Luis González

Experto en literatura, articulista y conferenciante. Estudioso del cine popular y la narrativa de género fantástico, ha colaborado con el Museo Romántico y con el Instituto Cervantes. Es autor de ensayos sobre el vampirismo y su plasmación en la novela del XIX.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Borges enamorado
    Escrito por
    Borges enamorado El libro de Estela Canto Borges a contraluz (Espasa Calpe, Madrid, 1989) puede leerse como un capítulo ideal de una conjetural historia de la literatura argentina. El texto contiene varias zonas: una de rememoración personal,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El tamaño del universo
    Escrito por
    El tamaño del universo De la Naturaleza de las Cosas (De Rerum Natura) es un extenso poema filosófico del pensador romano Lucrecio escrito en el primer siglo antes de nuestra era. El poema es la fuente más…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El terror de Neal Adams
    El terror de Neal Adams Neal Adams es casi invariablemente mencionado en las enciclopedias como renovador gráfico del género de superhéroes a finales de los sesenta y principios de los setenta gracias a su trabajo en Deadman, Batman, Green Lantern/Green…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Blondie: "Eat To The Beat" (1979)
    Escrito por
    Blondie: "Eat To The Beat" (1979) En 1979 Debbie Harry, Chris Stein y compañía ya se habían dado cuenta de su verdadero potencial. Una vez abandonando el rock puro para recurrir a una paleta más diversa, el plan de ataque de…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia