"El hombre que cayó a la tierra" ("The Man Who Fell to Earth", Nicolas Roeg, 1976)

Un fragmento de la Sinfonía de los Planetas, de Gustav Holst, animaba musicalmente el tráiler original de esta película, en el que su protagonista, David Bowie, es presentado como "un fenómeno de nuestra época". Ese detalle publicitario nos reafirma una categoría que esta cinta alcanzó en poco tiempo: la de cult movie. Eso sí, con un alma y unos valores típicos de los setenta.

Inspirada en la novela homónima que en 1963 publicó Walter Tevis, la cinta narra la historia de un alienígena que llega a la Tierra desde un planeta sediento, con una necesidad perentoria de agua. Pero lo que podría resultar un relato trivial de ciencia-ficción deriva hacia una fantasía surrealista, en la que el extraterrestre va introduciéndose en la sociedad humana con desconcertantes resultados.

Los productores Michael Deeley y Barry Spikings, luego responsables de títulos como El cazador, llegaron a un acuerdo con Paramount Pictures, la compañía que había distribuido el anterior éxito de Nicolas Roeg, Amenaza en la sombra (Don't Look Now, 1973), un delirante thriller psicológico inspirado en un cuento de Daphne DuMaurier.

Man Wh

Imagen superior: versión en cómic de la cinta de Roeg, editada por Marvel.

El rodaje fue una carrera de obstáculos. Entre los problemas a los que se enfrentó el equipo, destacan una intoxicación alimentaria del protagonista, su contundente adicción a la cocaína y la hostilidad de una tribu de Ángeles del Infierno que acampaba cerca del escenario principal, en Artesia (Nuevo México).

"Cuando no estaba delante de las cámaras –escribe Christopher Sandford–, Bowie pasaba horas buscando cuchillos, pipas, telas, chales, cerámica barata y baratijas nativas en una tienda del desierto y en una casa de empeños india. Descubrió los murciélagos vampiros del lugar y avistó gran número de ovnis en el cielo despejado de Nuevo México. E impresionó a Roeg y al resto de los actores por la paciencia con que se sometía a las muchas horas de maquillaje y por la profesionalidad que demostraba en el set. La película se estrenó en marzo de 1976, con críticas mayoritariamente positivas, o respetuosas cuando menos. Se aplaudió especialmente la vívida y original dirección de Roeg, que, aun repleta de bromas privadas (la escena en que Rip Torn aparece en una tienda vestido de Santa Claus, por ejemplo) alcanzaba una suerte de realismo, a través de su mezcla de sátira mordaz y ciencia ficción. También se destacó el trabajo de Bowie en su papel del extraterrestre apropiadamente exótico, cuya misión en la Tierra acaba en ruina alcohólica".

"Hubo –continúa Sandford– los inevitables reproches al hecho de que Bowie había quedado encasillado. Newton [el protagonista] era la imagen del propio Bowie, retraído, distante y capaz de sorprendentes alardes. Según su coprotagonista, Candy Clark, el papel no exigía «actuar apenas»; se basaba en la improvisación y en una «presencia estelar» que irrumpía a cada paso. «No era una película que me gustara como espectador», reconoció Bowie. «Es muy tensa. Como un muelle que está a punto de saltar, tienen unas tensiones tremendas». (...) A nivel personal, la película fue, claramente, una forma de terapia que permitió a Bowie transformar en actor a la estrella del pop, tomar un personaje y dejarlo, no vivirlo por completo, hasta el final (aun así confesó que después de interpretar el papel había sido «Newton durante seis meses»)"

the man who fell to earth

"Aparte de los avistamientos de ovnis y el turismo –añade–, la única distracción de Bowie durante el rodaje de The Man Who Fell to Earth había sido pintar el paisaje pardo abrasado y dibujar al resto de los actores. En un momento posterior de 1975 realizó una obra llamada Lovers y un retrato de William Burroughs, imágenes posmodernas influidas, como su producción musical, por modelos varios. En varios conciertos de la gira de 1976, Bowie evitó cuidadosamente la escuela de comportamiento Destrucción de televisores en las habitaciones de los hoteles; en lugar de ello se dedicó a dibujar escenas en su cuaderno o a hacer fotos que más tarde utilizaba como referencias para sus ilustraciones. En la contraportada de Station to Station aparecía garabateando con una tiza de pintor. Para cuando volvió a cruzar el Atlántico, Bowie estaba tan absorto en su pintura que hablaba de dedicarse a ello en lugar de la música. Empezó a visitar las galerías de Ginebra y el Brücke Museum de Berlín Occidental. El hombre que apareció en Londres aquella primavera podría haber cambiado su anticipo de 200.000 dólares por disco por una exposición monográfica y una reseña en Modern Painters" (Bowie. Amando al extraterrestre, T&B Editores, traducción de Rocío Valero, 2009).

lovers

Imagen superior: "Lovers" (1975), obra de David Bowie inspirada en el tarot.

Copyright (salvo entrecomillados e imágenes) © The Cult. Reservados todos los derechos.

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

logomamut

Social Profiles

logonegrolibros

  • Semblanza de Enrique José Varona
    Escrito por
    Semblanza de Enrique José Varona Enrique José Varona (Camagüey, 13 de abril de 1849 - La Habana, 19 noviembre de 1933) es un filósofo y pedagogo cubano al que no creo que nadie conozca, excepto en las escuelas de filosofía…
  • Metáfora y traducción
    Escrito por
    Metáfora y traducción La metáfora y la traducción se codean en el mismo volumen borgiano, el paradójicamente titulado Historia de la eternidad. Ello ocurre a propósito de dos literaturas “primitivas”, las sagas nórdicas y Las mil y una…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • "El hombre tranquilo" (John Ford, 1952)
    Escrito por
    "El hombre tranquilo" (John Ford, 1952) ¿Qué hace de El hombre tranquilo la película favorita de tantas personas? ¿Por qué es tan grande una comedia tan humilde en su planteamiento y en sus ambiciones? Mucho se ha escrito al respecto, y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Una hora con Calderara
    Escrito por
    Una hora con Calderara Giacinto Calderara fue un compositor que vivió entre 1729 y 1803 y trabajó durante 54 años en Asti, estrenando algunas óperas que gozaron del esperado éxito como el Ricimero, ofrecida por vez primera en el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC