"Tienes un e-mail" (Nora Ephron, 1998). El amor circula por la red

Hay películas que no son obras maestras pero que resultan adorables. Son agradables de ver, cuentan historias sencillas, destilan una gracia especial y sus protagonistas tienen química. Son películas con encanto. Para mí una de esas películas es Tienes un e–mail.

Cuando apareció el correo electrónico me pareció que un horizonte inimaginado se abría. Sentarte en tu sitio de trabajo, abrir el ordenador, pinchar un icono y escribir un mensaje, contar cosas, lo que sientes, lo que vives, lo que imaginas, lo que esperas… Recibir un mensaje de alguien que te importa, de alguien que, aunque está lejos, te dice algo curioso, divertido, interesante, o, simplemente, demuestra que se acuerda de ti…

Esa sensación de Meg Ryan y Tom Hanks, cruzándose mensajes a pesar de que están el uno al lado del otro… la entiendo… tannn bien.

Es verdad que todo eso se ha quedado antiguo (Dios mío, con qué facilidad la tecnología avanza y deja antiguo el día anterior) porque otras veleidades virtuales se han unido al e–mail, pero eso fue lo primero y lo que dejó abierta la puerta de la comunicación a tanta gente que, antes de eso, no había escrito nunca una carta. En realidad, el e–mail, comparado con lo que ha venido detrás, es una reliquia de la palabra. Puedes empezar diciendo: “Querido…” y terminar con “Besos….”

Si escribes en el móvil, un SMS (también ahora demodé) o un WhatsApp, la cosa pierde su poesía: “Hla, q tl sts, yo bn”.

A través de Internet él y ella viven “otra vida”. Se cuentan las cosas que no son capaces de contar a la persona que tienen al lado y lo hacen como si hablaran consigo mismos. Por eso es lo que ha hecho Internet. Ha revolucionado la comunicación interpersonal y ha deslizado a miles de personas que, de otra forma, no hubieran podido hacerlo, en el camino del conocimiento y el encuentro mutuos.

Eso es bonito, infidelidades aparte. Porque Internet ha creado un nuevo tipo de infidelidad, la virtual, menos física pero muy, muy, emocional. Así Katleen despide a su novio que se marcha al trabajo para ir corriendo a abrir su portátil y ver, en el buzón de mensajes, la mágica frase “tienes un e–mail”.

Esta historia también podría ser “el pez grande se come al chico”. El pez grande es la cadena de librerías Fox, una especie de supermercado del libro, sin alma, pero con descuentos. Escaleras mecánicas, sofás comodísimos para sentarte a leer, empleados correctos, café expreso sin Clooney… El pez chico, claro está, es la pequeña librería de barrio, herencia familiar y dedicada a los cuentos infantiles.

En la librería de la vuelta de la esquina no se venden libros, se venden ilusiones, historias, leyendas, cuentos, todos ellos acompañados de canciones de navidad, de adivinanzas, trabalenguas y, cómo no, de globos, cintas de colores y monedas de chocolate.

Joe Fox y Kathleen Kelly son rivales en el comercio del libro, pero también son “amigos especiales”, atados por el lazo tenue y virtual de Internet. El correo electrónico es la nueva Celestina.

En este juego de los malentendidos, de la ocultación, en esta rivalidad aparente, están ella y él. Kathleen ha leído, hasta doscientas veces, Orgullo y Prejuicio y Joe Fox repite, incansable, las frases de El Padrino, incluso con el tono gutural de Brando, frases que lleva grabadas de forma indeleble en su cabeza.

Lectora y cinéfilo, una combinación letal para el amor. Las vicisitudes de la cinta, los enredos, las citas a ciegas fallidas con rosa incluida, el desengaño, todo ello lleva a que entre ellos se crucen frases duras. “Tú no eres nada más que una fachada”.

El Universo del Libro Barato, Librolandia, contra el detalle, el mimo, la especialísima atención que la chica dispensa a sus pequeños clientes, “Over the rainbow” incluido.

Sinopsis

Kathleen Kelly es la dueña de una pequeña librería, heredada de su madre, dedicada a la venta de cuentos para niños. Joe Fox pertenece a la familia dueña de una cadena de grandes establecimientos dedicados a la venta de libros. Ambos mantienen una rivalidad abierta cuando la cadena de Fox se instala en el barrio de Kathleen, precisamente al lado de su pequeño negocio. Pero, además, sin que ellos lo sepan, ambos se comunican por correo electrónico y disfrutan de una clandestina y especialísima relación.

Algunos detalles de interés

Nora Ephron aprovechó la química entre la pareja y su éxito anterior (Algo para recordar) para realizar, en 1998, esta película, remake libre de El bazar de las sorpresas, en el original The shop around the corner, del gran Ernst Lubitsch, rodada en 1939. Se da la circunstancia de que el film de Lubitsch estaba, a su ves, inspirada en una obra de teatro, Parfumerie, de Miklós László.

You've Got Mail debe su guión a la propia directora y a Delia Ephron, y su eficaz banda sonora a George Fenton. Los papeles protagonistas están a cargo de Meg Ryan y Tom Hanks. El rol del novio de Kathleen lo borda Greg Kinnear.

Meg Ryan y Tom Hanks han tenido una evolución profesional muy distinta. Él ha cambiado de registro varias veces, en algunas ocasiones de forma extraordinaria, como en Náufrago o La terminal, mientras que Meg Ryan ha continuado repitiendo el papel de jovencita romántica sin que haya podido dar el salto a otros personajes de forma eficaz.

Kathleen define a Elizabeth Bennett, la protagonista femenina de Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen, como “uno de los personajes más grandes y complejos de la literatura”. En esto también estoy de acuerdo.

Copyright © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Hasta ahora
    Escrito por
    Hasta ahora Unas cuantas imágenes insisten en mi memoria cuando evoco a Luis Rosales. Ni por nacimiento ni por edad nos correspondía encontrarnos. Sin embargo, la evidente coincidencia literaria y algunos años de trabajo en común en…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Ciencia e ilusionismo
    Escrito por
    Ciencia e ilusionismo Se trataba de un inquietante espectáculo, de una poderosa ilusión óptica que visualizaba lo invisible y le otorgaba viveza y movimiento. ¿Dónde y a quién se lo vio hacer? Porque la casi totalidad de las…

Cartelera

Cine clásico

  • Go West
    Escrito por
    Go West Da pena ver cómo el cine del Oeste es objeto de pésimas parodias en ámbitos como la publicidad. Y es que el western es uno de los géneros más despreciados, desconocidos y abandonados por el…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “The Cars” (1978)
    Escrito por
    “The Cars” (1978) Supongo que es un lugar común empezar una crítica de este disco señalando lo explotado que estuvo y está en las radios musicales. En España no es que suene mucho en los 40 Principales, que…
  • El compositor Wilhelm Kempff
    Escrito por
    El compositor Wilhelm Kempff La afición del pintor Ingres al violín, que tocaba a ratos perdidos, ha acuñado la expresión «violín de Ingres» para señalar la tarea secundaria que suele acompañar a la principal de determinados artistas. Rossini era…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El descubrimiento del lesula
    Escrito por
    El descubrimiento del lesula Un equipo internacional de investigadores, liderado por expertos de la Fundación Lukuru de Congo y del Museo Peabody de EE UU, descubrió en 2012 una nueva especie de primate africano, Cercopithecus lomamiensis, conocido localmente como…

etimologia