Arenas movedizas

La fiesta está podrida. El sábado noche es el momento en que los habitantes de este pueblo de Texas deciden dejarse sus buenas intenciones en casa y salir a la calle a arrasar con todo lo que encuentren. Mujeres que engañan a sus maridos; maridos que miran hacia otro lado (lado en el que, curiosamente, está el trasero de otra señora que no es la suya); ricos que mangonean a modo; hijos de ricos que, a pesar de todo, tienen su corazoncito; esposas de presidiarios que vivaquean entre el enamoramiento y la chapuza...

Nos falta algo esencial, sin embargo, para entender este mosaico de emociones, este carrusel de sentimientos, esta noria de luchas internas, este espectáculo plagado de suciedad y belleza. Nos falta un hombre honesto. Que dé sentido a la historia. Cuya esposa no pueda estrenar un vestido en la mejor ocasión porque el sueldo de su marido no alcanza para tanto.

Marlon Brando es aquí el mejor Brando. Mejor aún que en El Padrino porque puede ir de guapo sin resultar estático y mejor aún que en El último tango en París, porque no precisa amores Tulipán sino que se basta con un matrimonio con la atractiva Angie Dickinson.

Brando es el sheriff Calder. Un sheriff es un hombre que, cuando todo se convierte en un lío monumental, cuando llegan los malos, incluso cuando está rodeado de malos en su propia oficina, sale y manda parar.

A veces no es tan fácil. Hay terratenientes poderosos, gente que domina vidas y haciendas, que piensan que Escrúpulos es una isla griega. Pero Calder tiene la fuerza de la convicción. Eso que llamamos, a veces con rubor, “principios”. Eso que, si falta, es como si te movieras en la ciénaga de la vida. Eso que, si existe, te resguarda de la indignidad.

El pueblo se desmadra al compás de una de esas noticias que moverían conciencias y sacarían a la luz lo peor y lo mejor de cualquiera. Cuando Bubber, el chico que fue por mal camino y acabó en la cárcel, logra escaparse e intenta hallar amparo entre los suyos, algo ancestral, mezcla de miedo y de mezquindad, aparece flotando en el aire.

La noche va a llenarse, entonces, de ascuas de fuego que crepitan. Bubber es hombre muerto desde que decide saltarse la esclavitud de la prisión para adentrarse en la alambrada invisible de su pueblo natal. Porque, aunque él no lo sabe, a su manera también es un hombre puro. Y aquí no tienen sitio nada más que los canallas.

chase1

La jauría humana nos interpela desde su ritmo variable, a veces trepidante y otras veces cansino, sobre la realidad de lo que somos y, aún más, sobre lo que estamos dispuestos a hacer para que no se descubra lo que escondemos. Hay una reflexión moral que termina explicando la tragedia. Porque es trágico, así lo afirman los dioses, el destino de quienes no teniendo nada, intentan sobrevivir a base de etéreos sentimientos o épicas actitudes en un mundo de lobos hambrientos. La montaña está llena de ellos.

El pueblo, también.

chase2

Sinopsis:

Un joven presidiario, condenado injustamente, se escapa de la cárcel y se refugia en su pueblo natal, un enclave rural del sur de EEUU. Su llegada desata reacciones encontradas, desde sus padres, que sufren con la situación; su esposa, a la sazón amante del hijo del poderoso del lugar; y toda la gente del pueblo que decide convertir la caza del preso en el deporte rey del fin de semana. Solamente Calder, el sheriff, intenta mantener el equilibrio y la templanza en medio de una masa convertida en hienas sin control.

chase3

Algunos detalles de interés:

De título original The Chase, fue estrenada en 1966. Su director, Arthur Penn, contó con el magistral guión de la gran Lillian Hellman (la compañera del genial Dashiell Hammett había escrito también La calumnia y La Loba), sobre la base de la novela de Horton Foote.

Excepcional la banda sonora de John Barry, así como la fotografía realizada por Robert L. Surtees y Joseph LaShelle.

No hay que olvidar, tampoco, al productor, Sam Spiegel, que se involucró tanto en la película que tuvo que lidiar con disputas constantes tanto con el director como con la guionista.

El reparto, de excepción, está encabezado por Marlon Brando en el papel de Calder, el sheriff. Su esposa es Angie Dickinson, con una actuación ajustada y llena de matices. Robert Redford, juvenil y prometedor, es Bubber, la víctima propiciatoria de este ritual de salvajismo. Su esposa le encarna una Jane Fonda encantadora y ambigua. Miriam Hopkins realiza un relevante papel como madre de Bubber. Por su parte, E. G. Marshall borda el perfil de rico todopoderoso acostumbrado a mangonearlo todo. Su hijo es James Fox, amante de Fonda y enamorado de ella de la forma más tierna posible. Otros actores son Robert Duvall, Martha Hyer, Janice Rule, Richard Bradford y la hermanísima Jocelyn Brando.

La película, que se estrenó tres años después del asesinato de J. F. K. y dos antes del de Bobby Kennedy, muestra un feroz y despiadado retrato de las masas, cuando actúan movidas por el odio y la estupidez, perdida toda esperanza de raciocinio y de compasión.

Aunque muchos críticos han querido ver un reflejo de los EEUU del momento, da la impresión de que cualquier país del mundo, cualquier sociedad, puede albergar cazas de este tipo, y que, de hecho, así ocurre en realidad.

El trabajo de Marlon Brando ha sido valorado ampliamente por los expertos y por el público. Pero no estaría bien olvidar el pequeño pero sentido papel que hace Robert Redford, inconmensurable actor, a mi juicio superior a Brando en cuanto que éste se ciñe a ser él mismo en cada ocasión, mientras que Redford posee una amplitud de registros y una disciplina interpretativa digna de admiración. El Método contra el duro trabajo de estudiar los personajes.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos. 

Copyright de las imágenes © Horizon Pictures, Columbia Pictures, RCA/Columbia Pictures Home Video. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • "Instantes", de Jorge Luis Borges
    Escrito por
    "Instantes", de Jorge Luis Borges Instantes es sin duda uno de los poemas más citados de Jorge Luis Borges: Si pudiera vivir nuevamente mi vida. En la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. Sería…
  • Los recuerdos de Chesterton
    Escrito por
    Los recuerdos de Chesterton Pocos hombres son capaces, como Chesterton, de ensalzar la infancia como la única época verdaderamente verdadera y felizmente feliz de su vida, hasta el punto de ponerla como ejemplo de la conducta humana. Lo hace…
  • No hay cultura sin ciencia
    No hay cultura sin ciencia El quehacer científico forma parte de lo que entendemos por cultura. Sin embargo, todavía son muchos los que se preguntan sobre la relación que existe entre ambos conceptos. La respuesta puede ser muy…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Las vueltas del gusano
    Las vueltas del gusano El reduccionismo biológico es uno de los fantasmas de la biología moderna (bien lo sabe James Watson). Y sin embargo, al estudiar las bases biológicas del comportamiento animal recordamos que, después de todo, la biología…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las sonatas de Feinberg
    Escrito por
    Las sonatas de Feinberg Samuil Feinberg (1890-1962) es más conocido como pianista y maestro de pianistas que como compositor. Estas recuperaciones en CD que motivan estas líneas sirvieron para completar el tablero histórico de la música rusa durante el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El sueño de Dédalo
    Escrito por
    El sueño de Dédalo Una de las historias más conocidas de la mitología griega es la del vuelo de Dédalo y la caída de Ícaro. Dédalo, uno de los inventores más talentosos de su época, había cobrado fama por…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC