"Abbott y Costello contra los fantasmas" ("Abbott and Costello Meet Frankenstein", 1948)

Cuando pensamos en la comedia del Hollywood clásico, nos vienen a la mente nombres como Lubitsch, Negulesco o Hawks, cómicos glamourosos como Cary Grant o Claudette Colbert, humor sofisticado y elegancia dominante. Si bien en aquellos tiempos el cine era infinitamente mejor que el que nos ha tocado ahora, también es cierto que se producían muchas más películas, y también había espacio para la morralla. 

La comedia simplona, infantil y básica también tenía su lugar, y los filmes de “Bud” Abbott y Lou Costello son un perfecto ejemplo. Esta pareja de humoristas funcionaban por el clásico sistema payaso listo -el siempre malhumorado Abbott- y payaso tonto -el gordito y gesticulante Costello-, este último, como de costumbre, el verdadero protagonista del show.

La comicidad del dúo se basaba enteramente en gracietas de vodevil para todos los públicos, sketches alargados en los que a Costello le sucedían mil contratiempos absurdos, para enfado de Abbott, que siempre le reprendía desde el lado de la lógica o la seriedad.

Trabajadores de la risa en todos los formatos -escena, radio y televisión-, sus películas son famosas por ser el verdadero inicio y dar forma a la denominada comedia de terror más estándar -e incluso al humor pop, cuyo objeto de broma son los iconos populares más o menos contemporáneos-, y también por ser el último clavo en el ataúd del terror clásico de la Universal.

Abbott y Costello contra los fantasmas (Bud Abbott Lou Costello Meet Frankenstein), dirigida en 1948 por Charles Barton, forma parte de una serie de filmes en los que la productora intentaba sacar el poco jugo que le quedaba a sus sobre-explotados monstruos, que ya habían perdido el impacto tras una sangrienta Guerra Mundial que había hecho madurar al público americano. ¿Qué terror podía causar el elegante Drácula después de los campos de exterminio alemanes o la nueva amenaza atómica?

AbbotCostello00

De este modo, el célebre conde transilvano y el propio Bela Lugosi se convierten en comparsas de los dos caricatos, al igual que la criatura de Frankenstein -ni siquiera interpretada por Karloff, sino por el pintoresco Glenn Strange- y Lawrence Talbot, el Hombre Lobo, de nuevo encarnado por el entrañable y mediocre Lon Chaney Jr.

La mecánica de las escenas suele ser siempre la misma: Costello ve un monstruo, gesticula y gime de mil maneras graciosas llamando a Abbott y, cuando este llega, el monstruo se esconde, provocando el enojo del “payaso listo”. Como en los guiñoles de toda la vida.

El film es ideal para los más pequeños, que pueden reír con humor sencillo y, de paso, quitarse el miedo a los vampiros y demás cocos. Los fans de Bela Lugosi, a pesar de ver cómo comienza el declive del actor, al menos disponen de una ocasión para deleitarse con la extravagante elegancia búlgara del actor, tanto en su papel de vampiro como en el de su estiloso alter ego, el Dr. Lejos.

Siendo optimistas, se podría decir que las comedias de terror de estos dos graciosos marcaron el camino para celebradas cintas de culto como El Baile de los Vampiros (Roman Polanski, 1967) o The Rocky Horror Picture Show (Jim Sharman, 1975). Siendo pesimistas, afirmaríamos que son el molde para espantos como los perpetrados por Álvaro Saenz de Heredia ¡Aquí huele a muerto!... (pues yo no he sido) o Brácula: Condemor II, a mayor gloria de su madre de Martes y Trece, Chiquito de la Calzada y Bigote Arrocet.

AbbotCostello1

Sinopsis

Los cuerpos del Conde Drácula (Bela Lugosi) y del monstruo de Frankenstein (Glenn Strange) viajan a los Estados Unidos desde Londres para ser exhibidos en el Museo del Terror.

Chick y Wilbur (Abbott y Costello) son los desastrosos transportistas encargados de llevarlos hasta allí. Pero esa noche, las temibles criaturas vuelven a la vida: El Conde Drácula huye junto al Monstruo de Frankenstein para buscarle un nuevo cerebro. Para poder atraparlos, Chick y Wilbur contarán con la ayuda de Larry Talbot (Lon Chaney Jr.) un misterioso personaje del que les conviene mantenerse alejados las noches de luna llena… Una delirante aventura sembrada de caos, terror y risas.

Bud Abbott y Lou Costello fueron el dúo cómico más famoso de los años 40 y 50, triunfando en el teatro, la radio y la TV. Juntos protagonizaron más de treinta películas, casi todas bajo la producción de Universal. En Abbott y Costello contra los fantasmas, considerada la mejor película de la pareja, protagonizan una entrañable aventura fantástica acompañados de los míticos monstruos del estudio, interpretados por tres de sus grandes estrellas: Bela Lugosi (Drácula), Lon Chaney Jr. (El hombre lobo) y Glenn Strange, el actor que más veces interpretó al Monstruo de Frankenstein junto a Boris Karloff. Juntos, con esta película, culminan una etapa en la que dominaron las taquillas durante más de una década, legando imágenes inolvidables a la Historia del Cine y al imaginario colectivo.

Ficha técnica

Director: Charles T. Barton

Guionistas: Robert Lees, Frederic I. Rinaldo, John Grant

Música: Frank Skinner

Fotografía: Charles Van Enger

Montaje: Frank Gross

Sonido: Leslie I. Carey, Robert Pritchard

Dirección de arte: Hilyard M. Brown, Bernard Herzbrun

Vestuario: Grace Houston

Maquillaje: Carmen Dirigo, Bud Westmore

Producida por: Robert Arthur

Ficha artística

Bud Abbott: Chick Young

Lou Costello: Wilbur Grey

Lon Chaney Jr.: Larry Talbot / El hombre lobo

Bela Lugosi: El Conde Drácula

Glenn Strange: El Monstruo de Frankenstein

Lenore Aubert: Dr. Sandra Mornay

Jane Randolph: Joan Raym

Frank Ferguson: Mr. McDougal

Charles Bradstreet: Dr. Stevens

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © Universal Pictures, Sherlock Films. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrolibros

  • Un libro holmesiano… para cualquier lector
    Escrito por
    Un libro holmesiano… para cualquier lector En todo el mundo hay miles, probablemente decenas de miles de holmesianos, también llamados sherlockianos. Yo mismo me podría considerar uno de ellos, aunque no pertenezca oficialmente a ningún club o sociedad (aparte de la…
  • Los secretos de Manucho
    Escrito por
    Los secretos de Manucho Manuel Mujica Láinez (1910-1984) narró Buenos Aires a partir de leyendas urbanas y recreó el universo de Bomarzo. Y aunque el «boom» lo dejó de lado, no dudó en utilizar sus recursos. Entre 1940 y…
  • Gestación de la Tierra
    Escrito por
    Gestación de la Tierra Como si de un embarazo se tratara, el geólogo José López-Ruiz nos cuenta las fases por las que atravesó el Sistema Solar que desembocaron en el nacimiento de ocho planetas entre los que…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿El agua es vida?
    ¿El agua es vida? Para los astrónomos, el agua es noticia... y curiosamente, por razones que en el fondo tienen más que ver con la biología que con los cuerpos celestes. Periódicamente, las secciones de ciencia de los periódicos…
  • Una profecía
    Escrito por
    Una profecía Saben, quienes me conocen, que me apasiona Felipe II. Llevo trabajando en él casi dos décadas, casi siempre desde el punto de vista alquímico. Tengo casi todo lo que otros han escrito sobre su reinado…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Los años dorados de Celluloid Records
    Escrito por
    Los años dorados de Celluloid Records Gracias al sello Strut, pudimos escuchar en 2013 el doble recopilatorio que lleva por título Change The Beat: The Celluloid Records Story (1979-1987), una antología que recorre la historia de aquella compañía seminal, dirigida desde…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Jardines botánicos, más que el Edén
    Jardines botánicos, más que el Edén Los jardines botánicos son lugares que tienen muchas funciones, no sólo estéticas, sino también para la conservación de la biodiversidad. El primer jardín botánico considerado moderno fue establecido en Italia en el siglo XVI. De…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC