The Cult (Thesauro Cultural) http://thecult.es Wed, 24 May 2017 09:52:42 +0000 Joomla! - Open Source Content Management es-es "Fantasmagoría. Magia, terror, mito y ciencia", de Ramón Mayrata http://thecult.es/libros/fantasmagoria-magia-terror-mito-y-ciencia-de-ramon-mayrata.html http://thecult.es/libros/fantasmagoria-magia-terror-mito-y-ciencia-de-ramon-mayrata.html

Este es el mundo de los espectros y las pesadillas, la alucinación y el delirio… Una inédita historia de la humanidad contada a través de la magia, la ilusión y lo fantasmagórico. Un libro destinado a convertirse en un clásico donde se une la historia con lo tétrico, lo maravilloso y el mundo de los fantasmas en una erudición prodigiosa.

La Revolución francesa fue un impresionante espectáculo, la eclosión de un conflicto social y político que se resolvió, en los momentos culminantes, con una extremada violencia. En un París ensangrentado, la fantasmagoría otorgó vida y movimiento a las sesiones estáticas de la linterna mágica.

Las imágenes flotaban solas y enigmáticas, aisladas de su entorno, en una atmósfera en la que las tinieblas de la sala hacían visibles las tinieblas del espíritu. Los seres imaginarios cobraron existencia y movimiento. Los muertos volvieron aparentemente a la vida.

Las sesiones masónicas de Schröpfer o Cagliostro, los espectáculos de Philidor o Robertson, de Rueda o Mantilla en España, surgen al tiempo que la novela gótica, con la que comparten el gusto por lo tétrico, lo maravilloso y lo fantasmagórico.

Desde hacía siglos, los cerebros habían sido adiestrados para ver seres que no son visibles: dioses, demonios, monstruos o fantasmas. Todos estos seres improbables tenían en el otro mundo su domicilio fijo. Al igual que los antepasados. Pero con la desaparición de la creencia en otra vida, fueron desalojados del Más Allá y tuvieron que ser reabsorbidos por la mente.

F2

En cierto modo, los pensamientos se saturaron de espectros que se materializaban a través del sueño, las pesadillas, la alucinación, el delirio o la locura. También a través de la óptica. La fantasmagoría fue la respuesta tecnológica y artística de una época para hacer visible esa poderosa carga espectral recluida en el cerebro.

Fantasmagoría. Magia, terror, mito y ciencia muestra cómo la práctica de desplazar fantasmas o apariencias engañosas desde los sueños o la imaginación al espacio físico se remonta a una historia secular, donde inicialmente lo virtual se asocia con la magia y la religión.

Durante miles de años las técnicas de prestidigitación fueron empleadas para la ejecución de la «trampa sagrada» por chamanes y sacerdotes como componente esencial del rito. Desde el Renacimiento, la magia se seculariza y convierte en un arte escénico que tendrá un papel crucial en la configuración de la manera de percibir y sentir la realidad de la cultura moderna, en las tecnologías que posibilitan la sociedad del espectáculo, en la aparición del cine y en el desarrollo de la realidad virtual que invade nuestro espacio físico.

f2 2

"Crear una ilusión es crear un acontecimiento improbable», afirma el físico Jorge Wagensberg. La magia ilusionista ‒escribe Ramón Mayrata‒ es el arte de realizar lo irrealizable, la creación de imposibles. La representación sucede en un espacio mental donde el efecto se produce no para ser creído, sino para suscitar asombro, extrañeza, escepticismo. Precisamente para ser increíble. Para ver algo realmente y exclamar ¡esto no puede ser! Los fantasmas de la fantasmagoría eran sombras desencantadas, que, como cualquier juego de magia en la sociedad moderna, provocaba un conflicto en el espectador entre lo que ve y lo que cree ver, entre la experiencia sensorial y el juicio racional. El impacto de la fantasmagoría como espectáculo dependía de la perplejidad. El espectador dudaba de la existencia de fantasmas, pero los veía realmente. Al tiempo sentía el deseo de ver a los muertos. La conexión con el deseo es crucial, porque es el deseo el que modifica nuestra percepción"

Imágenes (Notas de Ramón Mayrata)

fphylidor

Imagen superior: "No voy a mostrar fantasmas, ya que no existen tales cosas, pero voy a producir representaciones e imágenes que se imaginaban fantasmas en los sueños de la imaginación o en las mentiras de los charlatanes. No soy sacerdote, ni mago. No quiero engañarte, pero te sorprenderé". Paul Philidor (Palabras de Presentación de uno de los primeros espectáculos fantasmagóricos).

f3

Imagen superior: en la biblioteca del interesado en la cámara oscura, las proyecciones de la linterna mágica y las cajas ópticas no podía faltar «Oculus artificialis teledriopticus Sive Telescopium» (Nuremberg, 1685-1686) del monje premostracense Johann Zahn (1631 - 1707). Zahn inventó un disco que permitía proyectar una sucesión de imágenes y concibió una cámara fotográfica mucho antes de que existiera la tecnología precisa para construirla.

f16

Imagen superior: fragmento de la Tumba de Robertson, quien desarrolla el lenguaje y la gramática del espectáculo fantasmagórico y lo difunde por todo el mundo.

f52

Imagen superior: "la fantasmagoría, el arte de hacer aparecer espectros mediante ilusiones ópticas. Un espectáculo que demuestra que las imágenes son, al menos, tan herméticas y confusas como las palabras".

f4

Imagen superior: "Entre los números de magia que formaban parte del repertorio de los ilusionistas a mediados del XVIII, Guyot describe un procedimiento para evocar a los muertos. Sabemos que Comus fue el primero en introducir un efecto de fantasmagoría en su espectáculo. Muy posiblemente sería el que describe Guyot. Consiste en proyectar una imagen, por medio de la linterna mágica, sobre un espejo inclinado que la refleja en una temblorosa columna de humo".

f6

Imagen superior: Baltasar de Babilonia contempla una fantasmagoría ("El festín de Baltasar" (1635), de Rembrandt.

f7

Imagen superior: "Symphonie des Grauens" ("Sinfonía del horror", conocida en español como "Nosferatu, el vampiro"), de F. W. Murnau, (1922).

f8

Imagen superior: «La mujer invible». El número con el que Edmé-Gaspard Robertson complementó su espectáculo de Fantasmagoría.

f9

Imagen superior: la luz negra otorga el protagonismo a las sombras. Escenografía de Josef Svoboda (Praga, 1958-1961)

f10

Imagen superior: "Somos la triste opacidad de nuestros futuros espectros", escribió Stéphane Mallarmé. Esta es la linterna mágica que perteneció al poeta.

f11

Imagen superior: Samuel van Hoogstraten, "La danza de las sombras" 1675.

Biografía del autor

Poeta, novelista, guionista de espectáculos de teatro y televisión y editor –fundó la editorial especializada Frackson con Juan Tamariz–, es especialista en la evolución e interpretación cultural del ilusionismo. Imparte cursos de literatura para varias universidades norteamericanas y de historia del ilusionismo en el Centro Universitario María Cristina de El Escorial. Como escritor ha publicado las novelas El Imperio desierto, Ali Bey el Abasi y Miracielos, y varios libros de poemas y ensayos. Fruto de su relación con las artes escénicas y la tecnología de la ilusión son los ensayos Por arte de magia, La Sangre del Turco y su colaboración en Valle-Inclán. Houdini y el hombre que tenía rayos X en los ojos (La Felguera Editores, 2015). Su última obra publicada es El Mago Manco (2016).

Copyright de portada y sinopsis © La Felguera Editores. Reservados todos los derechos.

Copyright de las notas del autor © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Libros Fri, 12 May 2017 17:55:56 +0000
El papel de los bosques maduros en la conservación de la biodiversidad http://thecult.es/ecocult-es-revista-de-ecodiversidad-y-cultura-ambiental/el-papel-de-los-bosques-maduros-en-la-conservacion-de-la-biodiversidad.html http://thecult.es/ecocult-es-revista-de-ecodiversidad-y-cultura-ambiental/el-papel-de-los-bosques-maduros-en-la-conservacion-de-la-biodiversidad.html El papel de los bosques maduros en la conservación de la biodiversidad

Los “bosques primarios”, aquellos que se han desarrollado sin perturbaciones antropogénicas, y que cubrieron un 80% de la superficie de Europa al final de la última glaciación, son hoy extremadamente escasos.

El intenso uso del territorio por el ser humano desde aquel momento ha conducido a que en la actualidad en Europa no existan prácticamente bosques libres de la intervención del hombre, salvo algunos enclaves en los montes Urales y los Cárpatos.

El manejo selvícola y los usos del suelo han llevado a que en Europa predominen bosques jóvenes y largamente intervenidos: “bosques secundarios”. Son aquellos que han sido sometidos a intervención humana, ya sea intensa –mediante corta y plantación por ejemplo– , o mediante el aprovechamiento sostenido de sus recursos, incluso mediante intervenciones que buscan la regeneración natural.

La posibilidad de que estos bosques lleguen a alcanzar las características de un bosque primario tras un prolongado período de tiempo sin intervención es aún objeto de estudio y debate (Paillet et al. 2015). Se estima que restan entre 15 y 20 millones de hectáreas de bosques con un bajo nivel de intervención antrópica, localizados fundamentalmente en la taiga rusa (Halkka y Lappalaien, 2001), que ocupan únicamente un 5% de la superficie forestal total de Europa.

En la cuenca mediterránea esta proporción es aún menor, puesto que se estima que únicamente el 2% de la vegetación original permanece relativamente inalterada: la superficie de bosques inalterados alcanza 1,6 millones de hectáreas, concentrada en Turquía y Bulgaria (FAO, 2013). Más aún, en los países con mayor desarrollo la proporción disminuye: en Francia únicamente el 0,2% de la superficie boscosa corresponde a bosques no alterados, situados en zonas de muy difícil acceso (Barthod y Trouvilliez, 2002).

Por estos motivos, en los últimos años los bosques “viejos” o “maduros” (1) vienen siendo objeto de gran interés, y de una intensa actividad investigadora, aunque el grado de conocimiento varía mucho según las distintas regiones biogeográficas (Burrascano et al., 2013).

[1. En la literatura científica se han propuesto una multitud de términos como bosques maduros, vírgenes, naturales, prístinos, etc. La expresión “old–growth forest” es la más utilizada, especialmente en Norteamérica (Wirth et al. 2009), si bien en Gran Bretaña se utiliza también la expresión “ancient forest” o “ancient woodland”. La FAO (2012) reconoce hasta 99 términos diferentes bajo el epígrafe “old–growth”. Se ha traducido al italiano como “foresta vetusta”, al francés como “forêts anciennes” y al alemán como “urwald”. En castellano existe hasta la fecha cierta confusión y se ha utilizado tanto la denominación de “bosques maduros” como la de “bosques viejos”. En este documento se propone clarificar la terminología en castellano, restringiéndola a “bosque maduro” y “rodal viejo” (ver Glosario al final de este artículo).]

La mayor parte de de la investigación se ha desarrollado en ecosistemas templados y boreales, y en la gran mayoría de los casos, sometidos a perturbaciones frecuentes y de poca intensidad, y particularmente libres de daños por fuego. Son muy escasos los estudios de bosques maduros en los que existe un régimen de perturbaciones en el que el fuego tiene un papel relevante, y estos se han realizado en el continente americano en ecosistemas dominados por coníferas (Cortés et al., 2012).

En estos casos se pone de manifiesto que el fuego es un componente clave en la dinámica forestal (Binkley et al., 2007; Fiedler et al., 2007). En la cuenca mediterránea puede afirmarse que en la actualidad no se dispone de conocimiento científico suficiente sobre bosques maduros en ecosistemas mediterráneos, en los que el fuego tiene un papel importante como evento renovador, tanto en bosques de coníferas como de fagáceas y otras frondosas (Mansourian et al., 2013).

Así los estudios en ambientes mediterráneos, centrados en Francia e Italia generalmente se refieren a ecosistemas mésicos como hayedos o abetales. En España, los escasos estudios realizados en este campo se han centrado también en masas atlánticas o pirenaicas (Antor y Gracía, 1994; Bosch et al., 1992; Gil, 1989; Rozas, 2001, 2004, 2005; Rozas y Hernández, 2000). En consecuencia, es manifiesta la necesidad de investigar unas bases comunes que permitan definir la “naturalidad” en las masas forestales (Lorber y Vallauri, 2007) y la “madurez” en diferentes condiciones ambientales, y evaluar la necesidad de una caracterización de los bosques maduros en climas mediterráneos (Chirici y Nocentini, 2010).

abetalsesen

Imagen superior: abetal senescente en el Pirineo aragonés. Foto: Álvaro Hernández

El concepto de bosque maduro

El estudio de los bosques maduros parte de la premisa de que los ecosistemas arbolados cambian permanentemente y persisten a lo largo de muy prolongados periodos de tiempo debido a la alta longevidad de las especies clave que los conforman: los árboles.

Durante este tiempo el ecosistema se desarrolla desde su establecimiento hasta alcanzar un estado de madurez, y de forma paralela cambian su composición, su estructura y sus funciones (Franklin y Spies, 1991).

En contraste con los bosques primarios, los bosques maduros pueden ser bosques secundarios en los que ha cesado la intervención humana, por lo que pueden llegar a tener características de madurez propias de los bosques primarios (MCPFE, 2007). Las definiciones de bosque maduro son variadas y se han abordado desde múltiples enfoques: estructurales y de composición específica (Rotherham, 2011), históricos –en los que se pone el acento en la continuidad durante largo tiempo de la cubierta arbolada– (Vallauri et al, 2012), basados en la teoría de la sucesión ecológica; o incluso en los procesos ecológicos, no siendo raro que se empleen varios de estos criterios a la vez (Frelich y Reich, 2003; Hilbert y Wiensczyk, 2007; Wirth et al., 2009).

La mayoría de las definiciones actuales pueden englobarse en tres grupos (Spies y Franklin, 1988; Hunter, 1989; Wells et al., 1998; Messier y Kneeshaw, 1999; Kimmins, 2003): el primero enfatiza las características estructurales y de composición; el segundo subraya los procesos sucesionales que conducen a la etapa madura, y que en la actualidad la mantienen,; y el tercer grupo resume los criterios relacionados con los procesos biogeoquímicos (Wirth et al., 2009).

A continuación se repasan las principales características de cada grupo:

Definiciones estructurales

Se basan en la descripción de las distribuciones de edad y de tamaño, y de los patrones de distribución espacial, tanto de árboles vivos como muertos (Wells et al., 1998). Entre estos indicadores, los datos de estructura de edad son los más valiosos ya que están relacionados de manera directa con las tasas de nacimiento y muerte que causan la estructura demográfica. Esta aproximación es la más utilizada, y parte de la idea de que los atributos estructurales son resultado de los aspectos funcionales característicos de los bosques maduros (Spies y Franklin, 1988; Franklin y Spies, 1991; Marcot et al., 1991; Holt y Steeger, 1998; Kneeshaw y Burton, 1998; Wells et al., 1998; Braumandl y Holy, 2000), como por ejemplo: grandes y viejos árboles, un dosel de numerosas capas de vegetación, abundantes y grandes tocones, diversa comunidad de árboles, gran edad de algunos árboles, huecos en el dosel, microtopografía de pequeñas elevaciones causadas por el derribo de árboles, estructura compleja, amplio espacio entre árboles, y un incremento en la cobertura del sotobosque.

Una de las principales limitaciones de este enfoque es que los indicadores estructurales se han desarrollado para caracterizar la apariencia de bosques maduros en un limitado conjunto de tipos de bosques (Spies, 2004). La distribución de diámetros se emplea normalmente como una aproximación de la distribución de edades.

Sin embargo, las series de datos de edad y tamaño están a menudo pobremente correlacionadas (Schulze et al., 2005). La caracterización estructural de madera muerta en términos de tamaño, abundancia y estado de descomposición no es un buen indicador de condiciones de madurez, a no ser que esté acompañado por información adicional sobre la permanencia de la estructura y la historia del bosque. Además, se debe considerar que las tasas de descomposición varían en función de la región biogeográfica, de manera que en climas húmedos y cálidos son elevadas, por lo que las reservas de madera muerta en bosques tropicales son generalmente bajas (Wirth et al., 2009).

En ambientes mediterráneos la tasa de descomposición de la madera puede ser hasta cinco veces más rápida que bajo clima boreal, debido a la mayor temperatura media (Lombardi et al, 2010, 2013).

Por otro lado, diferentes autores consideran que no pueden emplearse las características estructurales como un único criterio para identificar los bosques maduros (Barnes, 1989) ya que el grado de madurez y su apariencia está afectada por la productividad del lugar (Carleton y Gordon, 1992; Day y Carter, 1990) y las especies arbóreas involucradas.

La crítica más común a las definiciones basadas en la estructura, es que fallan en reconocer la dinámica natural de un ecosistema forestal. Se considera que la estructura de un bosque maduro varía en función de muchos factores (Boyce, 1995) y esta definición no puede ser aplicada en cualquier tipo de bosque (Carleton, 2003).

Definiciones sucesionales

Se basan en la teoría de la sucesión ecológica, contemplando tanto las rutas sucesionales que han dado lugar al bosque maduro como los procesos que lo mantienen. Según Oliver y Larson (1996), “la madurez (true old–growth) describe estadios exclusivamente formados por árboles que se han desarrollado en ausencia de procesos alogénicos”.

Con “procesos alogénicos”, se hace referencia a perturbaciones a gran escala como el fuego o importantes derribos, los cuales tienen el potencial de conducir a la sucesión secundaria, pero excluye las continuas fuerzas externas como los cambios en el clima.

Otros criterios sucesionales interpretan el rodal viejo como la fase correspondiente a la desaparición de la primera cohorte de individuos, sustituidos por especies características de estados más avanzados de la sucesión que llegaron después (Wirth et al., 2009), o bien como aquel que está compuesto por especies tolerantes a la sombra, como resultado del proceso sucesional, que se regeneran en pequeños claros (Climax old–growth: Frelich, 2002).

Otras definiciones sucesionales ponen de relieve los procesos que mantienen el bosque maduro, como el tipo de perturbaciones predominantes o la elevada tolerancia a condiciones umbrófilas de las especies dominantes (Mosseler et al., 2003). Sin embargo, este tipo de definiciones ignoran aspectos estructurales y para su aplicación es necesario conocer la composición del bosque, su establecimiento y su historia.

Definiciones biogeoquímicas

Emplean criterios para cuantificar los procesos ecológicos que indican la madurez del sistema: ciclos de nutrientes cerrados, reducida producción primaria neta de árboles, acumulación neta de biomasa cero, e incremento de la diversidad del sotobosque. Sin embargo, aunque estas cuantificaciones sean representativas de condiciones de madurez, la obtención de la mayoría de estos parámetros requiere un trabajo de campo exhaustivo y una costosa instrumentación que dificultan mucho su utilización fuera del ámbito experimental (Sala et al., 2000).

En cualquier caso no existen unos parámetros únicos para caracterizar los bosques maduros, lo cual, dada la enorme diversidad de ecosistemas arbolados, no es posible ni deseable (Mosseler, 2003; Spies, 2004; Wirth et al., 2009; Burrascano et al., 2013). No obstante existe un cierto consenso en una serie de descriptores estructurales de madurez, que son probablemente las características más significativas y observables en todos los bosques maduros (Fiedler et al., 2007).

Entre ellas destacan:

1. Un cierto envejecimiento, con la existencia de pies de especies correspondientes a estados sucesionales avanzados con una edad cercana al límite impuesto por su longevidad, y una edad media del rodal del orden de la mitad de dicha longevidad. Esta alta edad se manifiesta generalmente en la existencia de un elevado número de pies de grandes dimensiones.

2. Una composición y estructura debidas a dinámicas naturales de regeneración por pequeñas perturbaciones: estructura de masa irregular, existencia de huecos en el dosel, regeneración de especies tolerantes a la sombra, presencia de variadas especies. La composición específica del sotobosque está dominada por especies nemorales asociadas a la existencia continua de cubierta en un rodal a lo largo del tiempo y tiene poca representación de pratenses, arvenses y ruderales.

3. Existencia de importantes cantidades de madera muerta en pie y en el suelo en variados estados de descomposición.

4. Existencia de diversificación vertical: aparición de varios estratos diferenciados o bien una estructura irregular pura que lleva a la existencia de pies de todas las alturas.

5. Ausencia de intervenciones antrópicas, o bien que estas hayan dejado de realizarse hace décadas. Los bosques maduros deben estar sujetos únicamente a perturbaciones autogénicas. En los ecosistemas en los que el fuego tiene un papel relevante estas características se ven en cierta medida alteradas siendo normal que en los bosques maduros aparezcan árboles viejos, pero no siempre de gran tamaño; baja densidad del arbolado, que aparece en distribuciones agrupadas; cantidades modestas de madera muerta, ya sea en pie o en el suelo; doseles ligeramente abiertos: alta diversidad y biomasa en el sotobosque y bajo nivel de regeneración arbórea; y ciclos de nutrientes lentos (Egan, 2007; Fiedler et al., 2007).

rodalviejodepinus

Imagen superior: rodal viejo de Pinus hapepensis en la provincia de Zaragoza. Foto: Enrique Arrechea

Bosque o rodal. La importancia de la escala

No se puede realizar una definición completa del concepto de “bosque maduro” sin tener en cuenta consideraciones a escala de paisaje. Una de las definiciones más actuales y más cercanas a nuestra realidad ecológica se ha desarrollado en Italia, y define a los bosques maduros como: bosques en los que las perturbaciones antrópicas están ausentes y en los que la dinámica natural crea un mosaico de rodales en todas las fases de desarrollo, incluso las senescentes (Blasi et al, 2010).

La definición pone de manifiesto la diferencia entre el bosque, ecosistema que necesita una gran superficie para que en él se presenten todos los procesos ecológicos característicos y soporte elementos de biodiversidad forestal con grandes requerimientos de espacio, y los rodales que lo componen, algunos de los cuales se presentarán en sus últimas fases dinámicas, caracterizadas por la existencia de grandes árboles, de elevada edad, presencia de madera muerta tanto en pie como en el suelo, y una composición de plantas vasculares acorde con el contexto biogeográfico y que contiene especies altamente especializadas relacionadas con la regeneración en claros y los microhábitats resultantes de una alta heterogeneidad estructural.

En esta perspectiva de paisaje debe incorporarse además el papel de las perturbaciones, en particular el régimen de perturbaciones dominante (Spies et al., 1996): las perturbaciones que eliminan los subpisos inducen dinámicas de regeneración muy diferentes a aquellas que no afectan a los estratos inferiores del rodal. En este sentido cabe plantearse cuál es el grado máximo de madurez que pueden alcanzar los ecosistemas mediterráneos, sometidos a una intensa sequía, a los efectos del pastoreo, y caracterizados en muchas ocasiones por estar presente el fuego como principal agente renovador.

El ciclo silvogenético puede ser aún más largo en el caso de perturbaciones de gran intensidad, puesto que a la instalación de una formación de especies pioneras, y la correspondiente etapa de exclusión seguirá la reposición de especies tolerantes y su desarrollo, la regeneración de éstas y la muerte de la generación de especies pioneras que ocupó inicialmente el espacio, y por fin el desarrollo hacia la madurez en una formación dominada por las especies tolerantes.

En definitiva, como resultado de las perturbaciones, el bosque maduro va a estar compuesto simultáneamente por rodales o bosquetes en todas las fases de desarrollo, formando su conjunto una estructura heterogénea a modo de mosaico (Schwendtner y Cárcamo, 2010).

Los bosques maduros y la dinámica forestal

El ciclo silvogenetico

Las propiedades estructurales y ecológicas que caracterizan a los bosques maduros van apareciendo gradualmente en el tiempo, y son el resultado de la dinámica propia del ecosistema, en un ciclo continuo que se reinicia constantemente. Las fases de desarrollo son las sucesivas etapas que caracterizan las estructuras por las que va pasando una generación en la vegetación dominante en ausencia de perturbaciones de importancia, desde su origen tras una renovación completa del vuelo hasta la muerte de todos los individuos de la generación inicial.

Además las fases de desarrollo corresponden a diferencias en los principales procesos ecológicos que tienen lugar en el ecosistema arbolado. El ciclo se inicia cuando, tras una perturbación y la consiguiente liberación de espacio vegetativo, se produce la “ocupación” de dicho espacio por una nueva generación de plantas. Las características de la ocupación van a estar muy influidas por las propias características de la perturbación, por el legado biológico superviviente, las características propias del lugar (tipo de suelo, pendiente, etc) y las condiciones del entorno.

En la fase de ocupación van a intervenir todas las especies presentes en el ecosistema a través de bancos de semillas, individuos supervivientes a la perturbación, y propágulos importados desde zonas adyacentes no perturbadas.

Tras la ocupación, las especies instaladas van a utilizar sus estrategias vitales para competir. En particular los árboles, aprovechando la mayor talla y longevidad frente a herbáceas y matorrales, van a ir ganando altura y biomasa, hasta cerrar por completo un dosel por encima del suelo. Se trata de la fase de superación y cierre del dosel arbóreo. Durante esta fase continúa la acumulación de biomasa, que claramente empieza a ser mayoritaria en el estrato arbolado.

Una vez que se alcanza el cierre del dosel comienza la fase de exclusión: la competencia interespecífica se acentúa, sobre todo entre el estrato arbóreo y el resto de estratos, que se ven privados de la luz dando lugar a la eliminación de especies intolerantes a la sombra, a la par que entre el arbolado se establece una fuerte competencia inter e intraespecífica que lleva a la mortalidad por autoaclareo de parte de los individuos, por lo que también se denomina a esta fase como de “exclusión de fustes”.

A partir de este momento y durante un largo plazo se entra en una fase de transición (Bormann y Likens, 1979; Oliver y Larson, 1996) o maduración (Franklin et al, 2002; Spies y Franklin, 1996) durante la cual tiene lugar la diversificación horizontal y vertical de la estructura del rodal que da lugar a la diversificación de los nichos ecológicos disponibles (Carey y Curtis, 1996).

La culminación de los árboles del dosel superior y la instalación de subpisos van a dar lugar a dinámicas de relevo, determinadas por la longevidad de las especies presentes y el régimen de perturbaciones. Si no se producen perturbaciones intensas, se produce el relevo gradual de los pies del dosel, que van muriendo, por los pies de los subpisos que en general serán de especies más tolerantes a la sombra que las que componían el dosel inicial. La liberación de espacio vegetativo que supone tanto la mortalidad de pies por competencia como el desarrollo en altura del arbolado, propician las condiciones para el inicio de la instalación de plantas tolerantes a la sombra, apareciendo subpisos o golpes de regeneración a la espera.

Con el paso del tiempo los pies del arbolado adulto experimentan la culminación de su crecimiento en altura y algunos de ellos empiezan a morir, bien por alcanzar su longevidad máxima, bien por la ocurrencia de perturbaciones. Los huecos creados serán ocupados por pies de los subpisos; o bien, si las perturbaciones son de gran tamaño, se reiniciará el ciclo por completo.

El desarrollo de subpisos, de los pies que relevan a los adultos en los huecos creados en el dosel, de herbáceas y matorral en los huecos de más tamaño, etc., conllevan la diversificación estructural del rodal, y en particular la ocupación de todo el perfil vertical.

Por otro lado, el crecimiento de una parte de los pies supervivientes de la generación inicial lleva a que alcancen grandes tamaños, acumulando el mayor porcentaje de la biomasa existente en el conjunto del ecosistema, a la par que la muerte de otra parte de esta generación lleva a la acumulación de grandes volúmenes de madera muerta en pie y en el suelo.

El gran tamaño y edad de los pies hace que en ellos se hayan producido roturas, oquedades, cambios en sus cortezas, etc., lo que unido a la diversificación estructural lleva a que la oferta de nichos ecológicos sea alta, siendo ocupados por taxones especializados. En este momento se alcanza la fase de senescencia, en la que aparece una variada vegetación, árboles de gran tamaño (normalmente muy espaciados) mezclados con pies más jóvenes de todas las edades, cuyas copas ocupan todo el perfil vertical, y una gran cantidad de biomasa muerta, tanto en pie, ya sean árboles enteros o pies tronchados, como en el suelo (Oliver y Larson, 1996), como consecuencia de la muerte de los pies de mayor edad.

Esta fase podrá alargarse en el tiempo mediante una dinámica de reemplazo en pequeños huecos, y la subsiguiente maduración de los pies que van relevando, o colapsar totalmente con una perturbación de mayor intensidad, dando lugar al reinicio del ciclo.

figura1

Figura 1. Principales propiedades estructurales en cada una de las fases del ciclo silvogenetico.

El manejo forestal y el ciclo silvogenético

El manejo forestal más habitual, dirigido principalmente a la obtención de madera, se basa en aprovechar los bosques cuando éstos aún están plenamente vigorosos, renovando constantemente el sistema e impidiendo que llegue a la senescencia. Por lo tanto, la explotación forestal causa una transformación importante en las características estructurales del bosque. Básicamente se produce un rejuvenecimiento continuo de la masa forestal, adelantándose mediante diferentes tipos de cortas a las perturbaciones (derribos, incendios, plagas) que de modo natural provocarían cíclicamente la apertura de huecos de mayor o menor tamaño en el dosel, permitiendo ese rejuvenecimiento sin solución de continuidad (Figura 1).

En la terminología forestal, la fase de ocupación correspondería con las de “diseminado y monte bravo”, y la de superación y cierre del dosel con el “monte bravo”. La fase de exclusión comprende los estados de “latizal” y “fustal joven”, siendo el “fustal alto” el correspondiente al inicio del proceso de maduración descrito anteriormente. Normalmente este es el punto en el que se lleva a cabo las cortas de regeneración y por tanto se reinicia el ciclo, por lo que las fases de maduración y senescencia están ausentes de los bosques manejados (y de la terminología forestal).

Este desfase entre ambos ciclos ocurre al producirse el máximo crecimiento de los árboles en épocas muy tempranas respecto a su longevidad. De esta forma los turnos de corta varían entre 70 y 140 años, en especies cuya longevidad natural puede ser superior a los 500 años.

figura2

Figura 2. Esquema de las fases en el desarrollo temporal de un rodal, y aceleración o exclusión de ciertas fases por la gestión forestal. Exclusión sistemática de la fase senescente, precisamente la que tiene mayor trascendencia para la conservación de especies amenazadas. Modificado a partir del original en Schwendtner, 2014.

De esta manera, la gestión forestal habitual produce una simplificación de la complejidad estructural y biológica de los montes: la consecución de un aprovechamiento sostenido no siempre implica que el ecosistema forestal sea sostenible (Muñoz y Schwendtner, 2005) e incluso puede suponer una pérdida de biodiversidad (Gilg, 2005).

Esta simplificación además va a tener repercusión en la estructura y composición del bosque durante largo tiempo. Así, la comparación de riqueza específica o biodiversidad alfa en bosques europeos templados y boreales, explotados y no explotados ofrece los siguientes resultados (Paillet et al., 2010):

• La riqueza total de especies es ligeramente mayor en bosques no explotados que en bosques explotados, y especialmente en el caso de coleópteros saproxílicos, hongos, líquenes y briófitos.

• La riqueza de especies dependientes de la continuidad en el tiempo de la cobertura arbórea, y de la presencia de madera muerta y árboles grandes (briofitas, líquenes, hongos, coleópteros saproxílicos y carábidos), es afectada negativamente por la explotación del bosque.

• Por el contrario las especies de plantas vasculares se ven favorecidas, siendo mayor su riqueza en los bosques manejados.

• La diferencia en la riqueza de aves no es clara, y depende también de factores como los tipos de hábitats colindantes y la estructura del mosaico del paisaje, además de la propia estructura del rodal. “Latizal” “Fustal joven” “Fustal grueso” “Fase madura” “Regenerado” “Atajo” forestal.

• La diferencia global en la riqueza de especies entre bosques manejados y no manejados se incrementa con el tiempo desde el abandono e indica una recuperación gradual de la biodiversidad. Esta ganancia de especies se produce significativamente en insectos saproxílicos y hongos, y puede ser mucho más lenta en el caso de líquenes y briófitos.

• Dentro de los bosques explotados, la menor riqueza de especies se encuentra en bosques sometidos a cortas a hecho, especialmente si la masa regenerada posteriormente (ya sea de forma natural o por repoblación) está formada por especies diferentes a las propias del hábitat natural en ese sitio. Sin embargo los bosques sometidos a cortas de entresaca no muestran pérdidas significativas en la riqueza de especies respecto a los bosques no explotados.

En cualquier caso hay que resaltar que estas indicaciones de Paillet y colaboradores hacen referencia a la riqueza específica, estudiada como número de especies, sin tener en cuenta su valor ecológico. El valor absoluto de biodiversidad está más relacionado con la rareza y especificidad de las especies que con su número.

regeneracion

Imagen superior: regeneración en pequeña perturbación. Foto: Enrique Arrechea

Biodiversidad asociada a los bosques maduros

Los bosques maduros tienen unas especiales características estructurales y de composición que llevan a que sean el hábitat de especies altamente especializadas, que de otra forma no tienen cabida en el bosque, pudiendo llegar a desaparecer.

De esta manera la biodiversidad forestal relacionada con fases senescentes del bosque ha llegado a hacerse tan escasa que se puede afirmar que la mayor parte de las especies amenazadas del medio forestal se localizan en bosques maduros (Schwendtner et al, 2005).

Los bosques explotados de forma regular e intensa, pueden presentar ricas biocenosis pero, sin madera vieja y gruesa, las especies presentes se limitan a los taxones termófilos poco exigentes respecto a la madera muerta o a los ambientes típicamente forestales. Son los grupos más especializados en estos ambientes, como ciertos hongos ligados en general a sucesiones heterótrofas, insectos saproxílicos, algunas aves (pájaros carpinteros), y algunos mamíferos (murciélagos forestales y micromamíferos), los que se pueden ver más afectados por la inexistencia de los ambientes propios de bosques maduros, además de otros grupos animales que sin ser estrictamente especialistas en estos ambientes sí se ven favorecidos por ellos (Schwendtner et al, 2005).

La madera muerta puede presentar múltiples estados y constituye el hábitat de numerosos taxones (varios millares de especies de insectos y hongos), especializados en el aprovechamiento directo de este recurso, o bien en utilizarlo para cobijo y búsqueda de alimentación. Su descomposición libera carbono y los elementos minerales almacenados en la celulosa y la lignina para ponerlos una vez más a disposición de las plantas.

Estos elementos son a menudo redistribuidos de manera uniforme alrededor de los árboles muertos debido a la acción de los hongos saproxílicos y sus redes miceliares. La madera muerta también puede actuar como un vivero de plantones de determinadas especies (sobre todo en los bosques con una gruesa capa orgánica), habiéndose comprobado también un efecto positivo de protección de las semillas de árboles frente a patógenos (Lonsdale et al, 2008).

Este complejo hábitat cambia con el tiempo debido al proceso de descomposición y permite hablar de una sucesión asociada a dicha descomposición. Las especies potencialmente dañinas (susceptibles de comportarse como plagas o patógenos en el arbolado sano) sólo aparecen durante los dos primeros años de la sucesión, mientras que las especies más raras (frecuentemente amenazadas) aparecen sobre todo en los estados tardíos de la sucesión.

A lo largo de esta sucesión se pasa de especies más especializadas en el hospedante a especies más generalistas, con lo cual pierde importancia la especie concreta de árbol y aumenta en importancia los tipos de microhábitats disponibles y el estado de descomposición (Méndez, 2009).

Otro importante microhábitat son las cavidades que proporcionan los árboles viejos y la madera muerta, así como las cavidades construidas por pájaros carpinteros (cavidades primarias). Otras aves (búhos, trepadores, etc.) y los murciélagos forestales anidan en las cavidades dejadas por los carpinteros (cavidades secundarias) o bien en cavidades naturales de los árboles, como hacen también pequeños mamíferos como lirones, garduñas o martas.

La formación de cavidades (huecos, pliegues, etc.) en árboles depende de diversos procesos, como las infecciones por hongos, los ataques por insectos, las perforaciones por termitas y pájaros carpinteros, la caída de rayos, el fuego y la caída natural de ramas, procesos que se incrementan y acumulan con la edad del árbol y por tanto son más frecuentes en rodales viejos. Así, el número y la medida de las cavidades varía con del diámetro, edad y altura del árbol, y son los árboles grandes y viejos los que están más expuestos a estos procesos de formación de cavidades.

La aparición de cavidades en el tronco solamente se da a partir de un cierto diámetro (alrededor de los 30 cm). La proporción de árboles con cavidades se incrementa de manera no lineal con el diámetro, hasta el punto que solamente el 5% de los árboles con diámetros entre 40–50 cm tienen cavidades, mientras que el 50% de los árboles con diámetros entre 70–80 cm tienen cavidades (Flaquer et al, 2007).

Existe también una relación positiva entre el tamaño del arbolado y la presencia de aves cavernícolas, que prefieren agujeros a gran altura y de pequeño tamaño para librarse de depredadores, y paredes gruesas para conseguir aislamiento, condiciones que sólo pueden ofrecer los grandes árboles. Así se considera que son necesarios árboles de más de 30 cm. de diámetro normal para que puedan ser utilizados por los pájaros carpinteros, mientras que las oquedades naturales sólo aparecen en árboles de muy elevada edad, lo que en el caso del haya se traduce en diámetros de más de 50–55 cm. (Camprodón, 2007).

En cuanto a la flora liquénica, el hecho de que los bosques maduros sean ecosistemas de alta estabilidad y que el sustrato (corteza o ritidoma) crezca durante siglos (conformando unas características fisicoquímicas que no se dan en los troncos más jóvenes), propicia que aparezca una flora liquénica particular de los rodales viejos, asociada a la larga continuidad ecológica. Por ello, ciertas asociaciones de líquenes pueden ser utilizadas como indicadores de esta continuidad temporal del bosque.

Los bosques maduros en españa

En algunos países mediterráneos como Francia (Gilg, 2005) o Italia (Blasi et al., 2010) se ha puesto en marcha, dentro de los programas de conservación de la biodiversidad, la localización y protección de bosques maduros, o de bosques con potencialidad para llegar a serlo, o en su defecto, de rodales viejos.

En España son muy escasas las políticas similares si bien la Estrategia Forestal Española prevé la creación de una red de seguimiento ecológico de bosques, en la que se incluirían los bosques maduros, con una función principal de adquisición de conocimiento sobre los mismos.

Por su parte algunas Comunidades Autónomas han creado Reservas Integrales en bosques maduros (Muniellos en Asturias; Aztaparreta, Lizardoia, en Navarra).

Es en Cataluña donde más se ha desarrollado el estudio, localización y protección de rodales y bosques maduros, estimándose que no existe vegetación primaria y que los bosques con un cierto grado de madurez representan apenas un 2% de la superficie (Mallarach et al, 2013).

A pesar de haber inventariado los bosques maduros de la comarca de la Garrotxa (ANEGX, 2008), del Parque Natural del Alt Pirineu (Palau y Garriga, 2013), o del Parque Natural del Montseny (Sanitjas, 2013), de haber puesto en marcha el programa SELVANS promovido por la diputación de Gerona que ha creado 58 reservas forestales (Hidalgo y Vila, 2013), o de haber elaborado un inventario de los bosques singulares de toda la comunidad autónoma (CREAF, 2011), la fuerte presión de aprovechamientos forestales amenaza la supervivencia de estos pequeños reservorios de biodiversidad (Montserrat, 2013), poniendo de manifiesto uno de los principales problemas de conservación de estos hábitats.

Recientemente, la Generalitat de Catalunya ha propuesto la creación en 2015 de una “Red de Bosques a Evolución Natural”, que será una iniciativa pionera en España, junto con la identificación de rodales de referencia iniciada en Aragón, mediante la elaboración y aplicación de una metodología de identificación y caracterización de rodales forestales maduros–viejos aplicable a algunos de los hábitats de interés comunitario.

Evaluación de la madurez

En principio, los bosques maduros deberían ser bosques primarios, si bien el caso generalizado en Europa es que procedan de bosques secundarios en los que se han abandonado las actividades selvícolas y el pastoreo. En la actualidad se está trabajando en el establecimiento de indicadores que permitan cuantificar este proceso, basados en la madurez (old–growthness: Franklin y Spies., 1991; Bauhus et al., 2009; Nocentini, 2010 / ancientness: Rotherham, 2011), así como en la naturalidad (naturalness: Gilg, 2005; Lorber y Vallauri, 2007; Mansourian et al., 2013).

Se pretende identificar las características estructurales que diferencian los rodales viejos, de los rodales en fase de transición o maduración (Burrascano et al., 2013), límite por otra parte difuso. Los rodales viejos son elementos de un gran interés como referencia en la descripción de los bosques maduros, por lo que su identificación y caracterización son objeto de gran atención (p. ej.: Goldberg et al. 2007).

La descripción estructural de los rodales viejos puede ser una herramienta esencial para determinar el “estado de conservación” de los diferentes hábitats forestales incluidos en la Directiva Hábitats, pero también para el desarrollo de una selvicultura que imite los procesos naturales (Tíscar, 2006, 2011), en la restauración forestal, así como para promover la capacidad de adaptación al cambio climático en los bosques incrementando su heterogeneidad.

Para ello se hace necesario en primer lugar la identificación de esos lugares de referencia (en la línea de los inventarios de bosques maduros ya mencionados) y la adopción de criterios consensuados para su descripción. Existen algunas iniciativas en el desarrollo de indicadores que permitan describir de forma precisa pero sencilla y abordable la estructura y función de los rodales viejos, generalmente basadas en el concepto de naturalidad, evaluada a través de la biodiversidad presente y potencial y la influencia humana (EEA, 2014; Larrieu y Gonin, 2010; Rossi y Vallauri, 2013).

En todos los casos se opta por una descripción de la madurez basada en la definición estructural, bajo la asunción de que la estructura de la vegetación se relaciona con los procesos ecológicos – más difíciles de medir en campo – al ser resultado de los mismos. A partir de estos trabajos, se puede avanzar una serie de parámetros estructurales y de evaluación de la influencia antrópica, a partir de los cuales empezar a acumular conocimiento sobre nuestros bosques maduros y su naturalidad.

De forma resumida, los indicadores propuestos se agrupan en las siguientes categorías: Indicadores de estructura del rodal

− Vegetación (composición de especies)

− Estructura de la masa (alturas, diámetros, espesura)

− Estratos verticales (número)

− Cantidad y calidad de madera muerta (en pie, en el suelo, tamaños, estadíos de descomposición)

− Microhábitats en árboles vivos (políporos, cavidades, descortezamientos)

− Aperturas en el dosel y regeneración

Indicadores de huella humana

− Continuidad temporal del bosque y tiempo sin intervención

− Usos y explotación forestal anterior a 1956 (a partir de foto aérea)

− Indicadores de usos y gestión forestal de 1956 hasta la actualidad

− Presiones previsibles en los próximos 50 años (roturación, urbanización, etc)

bosquedecireres

Imagen superior: bosque de Cireres (Parc Natural Alt Pirineu). Foto. Marc Garriga..

Conclusiones y retos de futuro

La virtual ausencia de bosques maduros y la extrema escasez de rodales en estado de senescencia en España, junto con la constatación de que muchos de ellos (no todos) se encuentran en espacios protegidos, lugares de la Red Natura 2000 o montes de utilidad pública, hace oportuno el desarrollar metodologías para su identificación y criterios de gestión que permitan su adecuada conservación.

Constituyen los hábitats forestales de mayor naturalidad disponibles, y por tanto, son un valioso referente tanto para el análisis del estado de conservación de los hábitats arbolados, como para su gestión.

Las “Bases ecológicas preliminares para la conservación de tipos de hábitats de interés comunitario en España” (VV.AA., 2009), en el caso de los hábitats arbolados proponen, en general, evaluar su estado de conservación mediante la comparación con la estructura y los indicadores biológicos propios de los bosques maduros (presencia de árboles grandes, de madera muerta, de distribuciones irregulares, de especies como pícidos, insectos xilófagos, etc.).

De esta forma, aun reconociendo la publicación citada las grandes lagunas de conocimiento del funcionamiento de los bosques españoles, considera que cuanto más alejado esté un bosque de la situación de madurez descrita, peor será su estado de conservación.

El estudio y caracterización de rodales viejos es por lo tanto una herramienta de la mayor utilidad para establecer modelos de referencia para la evaluación del estado de conservación de los diferentes hábitats forestales de interés comunitario, y dar cumplimiento así a las obligaciones derivadas de la Directiva Hábitats. Por ello el grupo de trabajo sobre bosques del Grupo de Conservación de EUROPARC–España inició en 2013 una línea de trabajo sobre este tema, ente cuyas conclusiones pueden señalarse las siguientes (EUROPARC–España, 2013, 2014):

− La conservación de los ecosistemas forestales exige la presencia de todas las etapas sucesionales, desde las pioneras a las etapas maduras y senescentes, en forma de mosaico a escala de paisaje.

− Los bosques maduros son una etapa esencial en la dinámica de los ecosistemas forestales, y un patrimonio muy valioso en razón de su extrema escasez, su fragilidad, la fauna y flora altamente especializada que albergan, incapaz de encontrar refugio en otros hábitats, y la imposibilidad de su recuperación tras su pérdida o alteración.

− No existe suficiente conocimiento sobre la estructura y dinámica de los bosques maduros, en especial en el ámbito mediterráneo, como para determinar el estado de conservación favorable. En particular, la aplicación de indicadores de ecosistemas templados o boreales a montes mediterráneos puede dar lugar a importantes errores. Por ello es esencial identificar rodales El papel de los bosques maduros en la conservación de la biodiversidad 19 maduros de referencia en todos los tipos de bosque, y no solo en condiciones ambientales desfavorables sino también en estaciones de buena calidad.

− La conservación de los bosques maduros precisa no sólo la preservación de los rodales viejos, sino la planificación y gestión de los rodales más jóvenes con el objetivo de alcanzar en el futuro mayores superficies de este tipo de ecosistemas. Aunque algunos elementos de madurez pueden conseguirse de forma acelerada mediante actuaciones de gestión (concentración del crecimiento en ciertos árboles, madera muerta, heterogeneidad espacial, presencia de especies emblemáticas), debe prestarse atención preferente al mantenimiento o restauración de los procesos ecológicos que conducen a las situaciones de madurez.

− Es muy importante mejorar la comunicación a la sociedad del valor de los bosques en general y de los bosques maduros en particular, destacando el valor de los diferentes componentes de madurez (árboles gruesos con cavidades, árboles muertos, madera en descomposición, complejidad del sotobosque) y de la gestión necesaria para mantenerlos o recuperarlos. La aplicación del conjunto de indicadores propuesto en una muestra de rodales piloto permitirá avanzar en la valoración del estado de madurez y naturalidad de los bosques.

Se identifican a medio plazo varias líneas de trabajo, como son:

− La creación de una “Red de Bosques de Referencia”, integrada por los rodales con mayores valores de naturalidad, que pueda convertirse en una referencia para la evaluación del estado de conservación de los diferentes tipos de hábitats forestales.

− El establecimiento de parcelas permanentes de seguimiento, que permitan mejorar el conocimiento de la estructura y función de los rodales viejos.

− El desarrollo de una selvicultura dirigida al mantenimiento de los valores naturales del bosque y la maximización de la naturalidad de las intervenciones que se ejecuten, así como la identificación de las medidas de gestión más adecuadas para acelerar la dinámica de los bosques hacia la madurez.

Glosario

Se explican a continuación de forma concisa el sentido que se da en este documento a los términos más importantes:

− Bosque: ecosistema cuya fisionomía y estructura principal viene determinada por una formación arbolada más o menos continua. Compuesto por un mosaico de teselas o “rodales” en diferente estado sucesional, algunos de los cuales pueden ser de vegetación arbustiva o herbácea, debido a la acción de perturbaciones naturales. En conjunto, la dinámica a escala de bosque es de mosaico cambiante (shifting mosaic): el bosque está formado por un mosaico de teselas en diferente estado sucesional, o grado de maduración (o “fases”) desde rodales recién regenerados, rodales jóvenes, rodales en pleno desarrollo, hasta rodales senescentes. Estos últimos pueden ser finalmente sustituidos por rodales jóvenes o perpetuarse por periodos de tiempo más o menos largos.

− Rodal: sector del bosque de características estructurales, específicas y ecológicas relativamente homogéneas, que se distingue claramente de los otros sectores que le rodean. En bosques manejados, cada rodal suele contar con un uso preferente y un tratamiento específico en toda su extensión. En bosques no manejados los rodales se originan por la acción de perturbaciones con efecto sobre una extensión de tamaño mediano a grande; la dinámica del bosque tiene lugar en parches o teselas, en las que debido a derribos, incendios u otras perturbaciones se abren claros. En función del tamaño de estas teselas estaremos hablando de golpes, de bosquetes o de rodales. Por convención y como referencia, se puede tomar un tamaño mínimo de una hectárea, aunque lo habitual es que cuente con una superficie comprendida entre 5 y 50 ha.

− Bosque primario: aquel que no ha sido alterado por el hombre. Por definición, todo bosque primario debería ser maduro.

− Bosque secundario: bosque que en algún momento ha sido modificado por el hombre. Es objeto de debate si un bosque secundario puede llegar a tener las características del bosque primario si cesa la intervención humana.

− Bosque maduro: bosque cuya dinámica está libre de intervención humana, compuesto por rodales en todas las fases de desarrollo o madurez, singularmente con presencia de rodales en la “fase de senescencia”. Un auténtico bosque maduro debe tener tamaño suficiente para mantener los ciclos ecológicos y para que se dé el ciclo completo de fases de desarrollo, de modo que un determinado rodal viejo pueda ser reemplazado en el futuro por otro con la suficiente madurez para sustituirle en sus funciones. Es decir para poder mantener las características de bosque maduro a perpetuidad.

− Bosque viejo: Traducción de la expresión inglesa “old–growth forest” que realmente se refiere a una fase dinámica del rodal, y no a todo un bosque. En realidad es muy poco probable encontrar un bosque viejo en su totalidad, por lo que es más correcto “Bosque maduro”. Véase “bosque maduro” y “rodal viejo”.

− Rodal viejo: aquel que tiene “características de madurez”: presencia de árboles de gran tamaño, aperturas en el dosel de copas, presencia de golpes de regenerado, biomasa muerta en pie y en el suelo en cantidad significativa, presencia frecuente de microhábitats en los troncos de los grandes árboles, y ciclos ecológicos complejos y completos.

[Rodal viejo cultural]: rodal formado en su mayor parte por árboles viejos, resultado de un manejo histórico. Generalmente este último tipo de rodales viejos de origen antrópico carecerán de alguna o muchas de las características de madurez necesarias para poder considerarlo un rodal viejo, especialmente la dinámica poblacional natural. Por ejemplo un oquedal de hayas o robles trasmochos, o una dehesa de encinas o alcornoques.

Bibliografía citada

ANEGX, 2008. Revalorització i protecció dels boscos madurs de la Garrotxa. ANEGX, Delegació de la Garrotxa de la ICHN, 182 pp.

ANTOR, R. J., GARCÍA, M. B., 1994. Primeros datos sobre la estructura y dinámica del hayedo del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Lucas Mallada 6: 9–15.

BARNES, B. V., 1989. Old–growth forests of the Northern Lake States: a landscape ecosystem perspective. Natural Areas Journal 9: 45–47.

BARTHOD, C., TROUVILLIEZ, J., 2002. La protection des forêts dans la politique forestière française. Cas particulier des réserves intégrales. Revue Forestière Française, LIV, 1–2002, pp. 7–16.

BAUHUS, J., KLAUS, P., MESSIER, C., 2009. Silviculture for old–growth attributes. Forest Ecology and Management, 258 (2009), pp. 525–537. http://dx.doi.org/10.1016/j.foreco.2009.01.053.

BINKLEY, D., SISK, T., CHAMBERSS, C., SPRINGER, J., BLOCK, W., 2007. The role of old–growth forests in frequent–fire landscapes. Ecology and Society 12(2): 18. http://www.ecologyandsociety.org/vol12/iss2/art18/

BLASI, C., BURRASCANO, S., MATURANI, A., SABATINI, F. M. (eds.), 2010. Old–growth forest in Italy. A thematic contribution to the National Biodiversity Strategy. Ministero dell’Ambiente e de la Tutella del Territorio y del Mare.

BORMANN, F. H., LIKENS, G. E., 1994. Pattern and process in a forested ecosystem. Springer–Verlag, New York.

BOSCH, O., GINÉ, L., RAMADORI, E. D., BERNAT, A., GUTIÉRREZ, E., 1992. Disturbance, age, and size structure in stands of Pinus uncinata Ram. Pirineos, 140: 5–14.

BOYCE, S., 1995. Landscape forestry. John Wiley and Sons, New York, N.Y.

BRAUMANDL, T. F., HOLY, R. F., 2000. Refining definitions of old growth to aid in locating old–growth forest reserves. Southern Interior Forest Extension and Research Partnership, Kamloops, B.C., pp. 41–4.

BURRASCANO, S., KEETON, W. S., SABATINI, M., BLASI, C., 2013. Commonality and variability in the structural attributes of moist temperate old–growth forests: A global review. Forest Ecology and Management 291 (2013) 458–479. http://dx.doi.org/10.1016/j.foreco.2012.11.020.

CAMPRODON J. 2008. Elementos biológicos a tener en cuenta en la planificación forestal a escala de rodal y de paisaje. Cuad Soc Esp Cienc.;27:79–86.

CAREY, A. B., CURTIS, R. O., 1996. Conservation of biodiversity: a useful paradigm for forest ecosystem management. Wildlife Society Bulletin 1996, 24(4):610–620

CARLETON, T., 2003. Old growth in the Great Lakes forest. Environmental Review 11:115–13.

CARLETON, T. J., GORDON, A. M., 1992. Understanding old–growth red and White pine dominated forests in Ontario. Ontario Ministry of Natural Resources.

CHIRICI, G., NOCENTINI, S., 2010. Old–growth forests in Italy: recent research developments and future perspectives. L’Italia Forestale e Montana, 65 (5): 475–480. http://dx.doi.org/10.4129/ifm.2010.5.01.

CORTÉS, C., FULÉ, P. Z., FALK, D. A., VILLANUEVA–DÍAZ, J., YOCOM, L. L., 2012. Linking old–growth forest composition, structure, fire history, climate and land–use in the mountains of northern México. Ecosphere 3(11):106. http://dx.doi.org/10.1890/ES12–00161.1.

CREAF, 2011. Inventari dels boscos singulars de Catalunya. http://www.creaf.uab.es/BoscosSingulars/index.htm

DAY, R. J., CARTER, J. V., 1990. Stand structure and sucesional development of the white pine and red pine communities in the Temagami forest. Ontario Ministry of Natural Resources. 203 p.

EEA, 2014. Developing a forest naturalness indicator for Europe. European Environment Agency, Copenhagen.

EGAN, D., 2007. Conserving and restoring old growth in frequent–fire forests: cycles of disruption and recovery. Ecology and Society 12(2): 23. http://www.ecologyandsociety.org/vol12/iss2/art23/

EUROPARC–España. 2013. Conclusiones del seminario “Gestión para la conservación de los hábitats forestales en la red natura 2000” Parc Natural de l’Alt Pirineu, 6–8 de noviembre de 2013.

EUROPARC–España. 2014. Conclusiones del seminario “Evaluación del estado de conservación de los hábitats forestales en la red natura 2000: hacia una red de bosques de referencia”. Alcalá de la Selva (Teruel), 29–31 de octubre de 2014 FAO, 2012. Expert Meeting on Harmonizing forest–related definitions for use by various stakeholders. Proceedings. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Rome, 22–25 January 2002 El papel de los bosques maduros en la conservación de la biodiversidad 22 FAO, 2013. State of Mediterranean forest 2013. . Food and Agriculture Organization of the United Nations.

FIEDLER, C., FRIEDERICI, E. P., PETRUNCIO, M., DENTON, C., HACKER, W. D., 2007. Managing for old growth in frequent–fire landscapes. Ecology and Society 12(2): 20. http://www.ecologyandsociety.org/vol12/iss2/art20/

FLAQUER C, TORRE I, ARRIZABALAGA A. 2007. Selección de refugios, gestión forestal y conservación de los quirópteros forestales. Conserv la biodiversidad, fauna Vertebr y gestión For. 2007:469–488.

FRANKLIN, J. F., SPIES, T. A., 1991. Ecological Definitions of Old–Growth Douglas–Fir Forests. In: Wildlife and Vegetation of Unmanaged Douglas–Fir Forests. Gen. Tech. Rep. PNW–GTR–285. Portland, OR: USDA, Forest Service, Pacific Northwest Forest and Range Experiment Station, pp. 61–69.

FRANKLIN, J. F., SPIES, T. A., VAN PELT, R., CAREY, A. B., THORNBURG, D. A., LINDENMAYER, D. B., HARMON, M. E., KEETON, W. S., SHAW, D. C., BIBLE, K., CHEN, J., 2002. Disturbances and structural development of natural forest ecosystems with silvicultural implications, using Douglas–fir forests as an example. Forest Ecology and Management, Vol. 155 (2002), pp. 399–423.

FRELICH, L.E. 2002. Forest dynamics and disturbance regimes, studies from temperate evergreen–deciduous forests. Cambridge University Press, Cambridge.

FRELICH, L. E., REICH, P. B., 2003. Perspectives on development of definitions and values related to old–growth forests. Environmental Review, 11: 9–22. http://dx.doi.org/10.1139/a03–011.

GIL, E., VILLAR, L., LÓPEZ, F., 1989. Sobre la estructura de un hayedo–abetal virgen en el pirineo occidental: la selva de Aztaparreta (Alto Roncal–Navarra). Acta biol. mont., 1989 (IX) : 225–236. GILG, O., 2005. Forêts à caractère naturel: caracteristiques, conservation et suivi. Cahiers techniques de l’ATEN, 74. Montpellier. (Se ha utilizado su traducción al ingles: Old–Growth forests: characteristics, conservation and monitoring).

GOLDBERG, E., KIRBY, K., HALL, J., LATHAM, J. 2007. The ancient woodland concept as a practical conservation tool in Great Britain. Journal for Nature Conservation 15 (2007) 109—119

HALKKA, A., LAPPALAINEN, L., 2001. Insights into Europe´s forests protection. WWF–World Wide Fund For Nature, Gland, Switzerland.

HIDALGO, J., VILA, J. 2013. Les reserves forestals del programa Sèlvans. Resultats i perspectives. En: MALLARACH, J. M., MONTSERRAT, J., VILA, J., (coord.), 2013. Reptes per preserver els boscos madurs a Catalunya. II Jornades sobre boscos madurs. Santa Coloma de Farners, 2013. Institució Catalana d’Històrica Natural.

HILBERT, J., WIENSCZYK, A., 2007. Old–growth definitions and management: A literature review. British Columbia Journal of Ecosystems and Management 8(1):15–31.

HOLT, R. F., STEEGER, C., 1998. An ecological methodology for old seral identification, assessment and ranking at a landscape scale, in the Nelson Forest Region: Phase II. Kootenay Boundary Land Use Implementation Task Force, Nelson Forest Region, Nelson, B.C. Final report.

HUNTER, M. L., 1989. What constitutes an old–growth stand? J For 87:33–35.

KIMMINS, J. P., 2003. Old–growth forest: an ancient and stable sylvan equilibrium, or a relatively transitory ecosystem condition that offers people a visual and emotional feast? Answer – it depends. For Chron 79:429–440.

KNEESHAW, D. D. Y BURTON, P. J., 1998. Assessment of functional old–growth status: a case study in the Sub–boreal Spruce Zone of British Columbia, Canada. Natural Areas Journal 18:293–308.

LARRIEU, L., GONIN, P. 2010 L’indice de biodiversité potentielle ou IBP : un outil pratique au service de la biodiversité ordinaire des forêts. Forêt–entreprise n°190–Janvier 2010 http://www.foretpriveefrancaise.com/ibp/

LOMBARDI, F., CHIRICI, G., MARCHETTI, M., TOGNETTI, R., LASERRE, B., CORONA, P., BARBATI, A., FERRARI, B., DI PAOLO, S., GIULIARELLI, D., MASON, F., IOVINO, F., NICOLACI, A., BIANCHI, L., MALTONI, A., TRAVAGLINI, D., 2010. Deadwood in forest stands close to old–growthness under Mediterranean conditions in the Italian Peninsula. L’Italia Forestale e Montana, 65 (5): 481–504. http://dx.doi.org/10.4129/ifm.2010.5.02.

LOMBARDI, F., CHERUBINI, P., TOGNETTI, R., COCOZZA, C., LASERRE, B., MARCHETTI, M., 2013. Investigating biochemical processes to assess deadwood decay of beech and silver fir in Mediterranean mountain forests. Annals of Forest Science (2013) 70:101–111. http://dx.doi.org/ 10.1007/s13595–012–0230–3.

LONSDALE D, PAUTASSO M, HOLDENRIEDER O. Wood–decaying fungi in the forest: Conservation needs and management options. Eur J For Res. 2008;127(1):1–22. doi:10.1007/s10342–007–0182–6.

LORBER D., VALLAURI, D., 2007. Contribution à l’analyse des forêts anciennes de Méditerranée. 1. Critères et indicateurs du gradient de naturalité. Rapport WWF, Marseille, 95 pages.

MALLARACH, J. M., MONTSERRAT, J., VILA, J., (coord.), 2013. Reptes per preserver els boscos madurs a Catalunya. II Jornades sobre boscos madurs. Santa Coloma de Farners, 2013. Institució Catalana d’Històrica Natural.

MANSOURIAN, S., ROSSI, M., VALLAURI, D., 2013. Ancient Forests in the Northern Mediterranean: Neglected High Conservation Value Areas. Marseille: WWF France, 80 p.

MARCOT, B. G., HOLTHAUSEN, R. S., TEPLY, J., CARRIER, W. D., 1991. Old–growth inventories: status, definitions, and visions for the future. In: Wildlife and vegetation of unmanaged Douglas–fir forests. Ruggiero L. F., Aubry K. B., Carey A. B., Huff M. H. (technical coordinators). U.S. Department of Agriculture, Forest Service, Portland, Oreg. General Technical Report PNW–285.

MCPFE, 2007. State of Europe’s forests 2007. The MCPFE report on sustainable forest management in Europe. Ministerial Conference on the Protection of Forests in Europe MCPFE Liaison Unit Warsaw, Poland.

MÉNDEZ, M. Los insectos saproxílicos: qué sabemos y qué nos gustaría saber. Boletín Sociedad Entomológica Aragonesa, nº 44 (2009): 505–512.

MESSIER, C., KNEESHAW, D. D., 1999. Thinking and acting differently for sustainable management of the boreal forest. Forestry Chronicle 75(6):929–938.

MONSERRAT, J., 2013. Estat de conservació dels boscos madurs de Catalunya. L’Atzavara, 22: 73–78.

MOSSELER, A., LYNDS, J. A., MAJOR, J. E., 2003. Old–growth forests of the Acadian Forest Region. Environ Rev 11:S47–S77.

MUÑOZ, P., SCHWENDTNER, O., 2005. La selvicultura hacia bosques maduros, herramienta para la conservación de la biodiversidad en los hayedos de Navarra. Primeras Jornadas Técnicas sobre árboles viejos, bosques maduros y su biodiversidad. http://www.arbolesviejos.org/documentos.

NOCENTINI, S. 2010. Old–growth forests in Italy: inputs for forest management and planning in areas with long–standing human impact. L’Italia Forestale e Montana, 65 (5): 545–555. http://dx.doi.org/10.4129/ifm.2010.5.06.

OLIVER, C. D., LARSON, B. C., 1996. Forest stand dynamics. Update edition. John Wiley and Sons, Inc.

PALAU, J, GARRIGA, M., 2013. Inventari i conservació de boscos madurs al Parc Natural del’Alt Pirineu. En: MALLARACH, J. M., MONTSERRAT, J., VILA, J., (coord.), 2013. Reptes per preserver els boscos madurs a Catalunya. II Jornades sobre boscos madurs. Santa Coloma de Farners, 2013. Institució Catalana d’Històrica Natural.

PAILLET, Y., BERGÈS, L, HJÄLTÉN, J., ÓDOR, P., AVON,C., BERNHARDT–RÖMERMANN, M., RIENK–JAN BIJLSMA, R., DE BRUYN, L., FUHR, M., GRANDIN, U., KANKA, R., LUNDIN, L., LUQUE, S., MAGURA, T., MATESANZ, S., MÉSZÁROS, I., SEBASTIÀ, M. T., SCHMIDT, W., STANDOVÁR, T., TÓTHMÉRÉSZ, B., UOTILA, A., VALLADARES, F., VELLAK, K., VIRTANEN, R., 2010. Biodiversity Differences between Managed and Unmanaged Forests: Meta–Analysis of Species Richness in Europe. Conservation Biology, Volume 24, No. 1, 101–112. http://dx.doi.org/10.1111/j.1523–1739.2009.01399.x

PAILLET, Y, C. PERNOT, V. BOULANGER, N. DEBAIVE, M. FUHR, O. GILG, F. GOSSELIN. 2015. Quantifying the recovery of oldgrowth attributes in forest reserves: A first reference for France. Forest Ecology and Management 346 (2015) 51–64.

ROSSI, M., VALLAURI, D. 2013. Evaluer la naturalité. Guide pratique, version 1.2. WWF, Marseille, 154 pag. http://www.foretsanciennes.fr/wp–content/uploads/Rossi–Vallauri–2013.pdf

ROTHERHAM, I. D., 2011. A landscape history approach to the assessment of ancient woodlands. En: WALLACE, E. B. (ed.), 2011. Woodlands: Ecology, Management and Conservation. Nova Science Publishers. ROZAS, V., 2001. Dinámica forestal y tendencias sucesionales en un bosque maduro de roble y haya de la zona central de la Cornisa Cantábrica. Ecología, Nº 15, 2001, pp. 179–211.

ROZAS, V., 2004. A dendroecological reconstruction of age structure and past management in an old–growth pollarded parkland in northern Spain. Forest Ecology and Management 195 (2004) 205–219. ROZAS, V., 2005. Heterogeneidad estructural y patrones espaciales en un bosque caducifolio maduro: implicaciones para la restauración y la gestión sostenible. En: S.E.C.F.–Gobierno de Aragón (eds.), Actas 4º Congreso Forestal Español. CD–Rom. Imprenta Repes, S.C. Zaragoza. Tomo 1, pág. 145.

ROZAS, V., FERNÁNDEZ, J. A., 2000. Competition, mortality, and development of spatial patterns in two Cantabrian populations of Fagus sylvatica L. Anales del Jardín Botánico de Madrid, 58 (1) 2000, pp. 117–131.

SALA, O. E., JACKSON, R. B., MOONEY, H. A., HOWARTH, R. W., 2000. Methods in ecosystem science. Springer, New York.

SANITJAS, A., 2013. Inventari de rodals amb un cert grau de maduresa i reserves forestals al Parc Natural del Montseny. En: MALLARACH, J. M., MONTSERRAT, J., VILA, J., (coord.), 2013. Reptes per preserver els boscos madurs a Catalunya. II Jornades sobre boscos madurs. Santa Coloma de Farners, 2013. Institució Catalana d’Històrica Natural.

SCHWENDTNER, O., RECALDE, I., ALCALDE, J. T., GÓMEZ, J., CÁRCAMO, S., 2005. Importancia de los árboles senescentes y la madera muerta en la gestión de los bosques naturales. En: S.E.C.F.–Gobierno de Aragón (eds.), Actas 4º Congreso Forestal Español. CD–Rom. Imprenta Repes, S.C. Zaragoza. Tomo 1, pág. 146.

SCHWENDTNER, O., CÁRCAMO, S., 2010. Bosques viejos y árboles viejos: importancia para la fauna. En: JORDÁN, F. M., MARTÍNEZ, C. (coords.), 2010. Gestión y conservación de la fauna salvaje. IV Encuentro del día forestal mundial. Ayuntamiento de Ponferrada.

SCHWENDTNER, O., 2014. Los hayedos maduros como referencia para la gestión selvícola. Navarra Forestal, 33: 10–13.

SCHULZE, E. D, WIRTH, C., MOLLICONE, D., ZIEGLER, W., 2005. Succession after stand replacing disturbances by fire, windthrow and insects in the dark Taiga of Central Siberia. Oecologia 146:77–88

SPIES, T. A., 2004. Ecological concepts and diversity of old–growth forests. Journal of Forestry, 102: 14–20.

SPIES, T. A., FRANKLIN, J. F., 1988. Old–growth and forest dynamics in the Douglas–fir region of western Oregon and Washington. Natural Areas Journal 8:190–201.

SPIES, T. A., FRANKLIN, J. F., 1996. The diversity and maintenance of old–growth forests. En: SZARO, R. C., JOHNSTON, D. W. (eds.), 1996. Biodiversity in Managed Landscapes: Theory and Practice. Oxford University Press. New York. 778 p.

TÍSCAR P.A. 2006. La gestión próxima a la naturaleza en el nuevo paradigma de la ciencia forestal. En: TÍSCAR P.A. (coord.): La Gestión Forestal Próxima a la Naturaleza. Prosilva, pp. 15–39.

TISCAR, P. A., LINARES, J. C., 2011. Pinus nigra subsp. salzmannii forests from southeast Spain: using structure and process information to guide management. En: FRISIRAS, C. T. (ed.), 2011. Pine Forest: Type, threats and management. Nova Science Publishers.

VALLAURI, D., GREL, A., GRANIER, E., DUPOUEY, J. L., 2012. Les forets de Cassini. Analyse quantitative et comparaison avec les forets actuelles. Rapport

WWF/INRA, Marseille, 64 pages + CD. VV.AA., 2009. Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España. Madrid: Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino.

WELLS, R. W., LERTZMAN, K. P., SAUNDERS, S. C., 1998. Old–growth definitions for the forests of British Columbia, Canada. Nat Areas J 18:279–292

WIRTH C, MESSIER C, BERGERON Y, FRANK D, FANKHÄNEL A. 2009. Old–Growth Forest Definitions: a Pragmatic View. In: Wirth Christian et al, ed. Old–Growth Forests. Berlin Heidelberg: Springer Verlag; 2009:11–33. doi:10.1007/978. Grupo de trabajo en la reunión de Alt Pirineu (Noviembre 2013).

Cita recomendada: EUROPARC–España. 2015. El papel de los bosques maduros en la conservación de la biodiversidad. Grupo de Conservación de EUROPARC–España. [http://www.redeuroparc.org/gestionforestal.jsp]

Este artículo resume la actividad actual del grupo de trabajo sobre bosques del Grupo de Conservación de EUROPARC–España, que ha sido posible gracias al apoyo de entidades como la Fundación Biodiversidad, el Parc Natural del Alt Pirineu (Generalitat de Catalunya) y la Diputación Provincial de Teruel.

Han participado en su redacción: Álvaro Hernández (Gobierno de Aragón) Oscar Schwendter (Bioma Forestal) Enrique Arrechea (Gobierno de Aragón) Josep María Forcadell (Generalitat de Catalunya) Daniel Guinart (Diputació de Barcelona) Ángel Vela (Junta de Comunidades de Castilla–La Mancha)

Coordinación: José Antonio Atauri (Oficina Técnica de EUROPARC–España)

Publicado en The Cult (Thesauro Cultural) por cortesía de EUROPARC–España y de Fundación Interuniversitaria Fernando González Bernáldez para los Espacios Naturales.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) EcoCult: Ecodiversidad y Cultura Ambiental Fri, 12 May 2017 09:01:52 +0000
Sandman: Edición Deluxe Vol. 0: Obertura http://thecult.es/comic/sandman-edicion-deluxe-vol-0-obertura.html http://thecult.es/comic/sandman-edicion-deluxe-vol-0-obertura.html Sandman: Edición Deluxe Vol. 0: Obertura

En 2013, diecisiete años después de la publicación del último episodio de Sandman, Neil Gaiman decidió rescatar del limbo de los personajes imaginarios a su más famosa creación, ofreciendo a todos los lectores el relato que desvela los sucesos previos a la captura de Morfeo por parte del ocultista Roderick Burguess (tal como estableció el episodio inaugural de la serie).

Esta obra, portentosamente dibujada por J. H. Williams III, nos devuelve al Rey del Sueño en todo su pálido y altivo esplendor.

SandmanObertura1

Sandman: Obertura supuso también el reencuentro con los miembros más populares

de la peculiar familia de su protagonista, como Muerte o Destino. Y sobre todo, sirvió para restituir uno de los universos narrativos más imaginativos, poderosos y atemporales de las últimas décadas.

Evidentemente, el sueño terminó en 1996. Pero Sandman: Obertura contiene todos los ingredientes que hicieron del original un clásico contemporáneo.

Sandman es, con razón, una de las obras más aplaudidas de la historia del cómic. Una rica combinación de mitos modernos y fantasía oscura donde la ficción contemporánea, el drama histórico y la leyenda se entrelazan a la perfección gracias a los elegantes guiones de Neil Gaiman y al trabajo de un variado y talentoso elenco de dibujantes.

Un cómic imprescindible para cualquier aficionado, que ECC Ediciones recupera ahora al completo en una cuidada y atractiva edición, que cuenta con todas las características habituales de la línea Deluxe: portada en geltex, mayor tamaño, funda de PVC impresa en color, multitud de extras… Además, pondremos a vuestra disposición una edición especial y limitada de cada libro, que incluirá una muestra de la arena que Sueño guarda en su legendaria bolsa.

sandmanarena

Tras la publicación de Sandman: Edición Deluxe vol. 0: Obertura, en mayo llegará Sandman: Edición Deluxe vol. 1, compendio que agrupará los dos primeros arcos argumentales de la serie. A continuación, la reedición pasará a publicarse con una periodicidad bimestral (cada dos meses). Todos los números de The Sandman USA tendrán una traducción nueva y revisada.

Sandman: Edición Deluxe vol. 0: Obertura
Fecha de lanzamiento: 30/03/2017
Precio y número de páginas: 30 € (35 € con funda de arena). 224 págs.
Contenidos USA: The Sandman: Overture Deluxe Edition USA (The Sandman: Overture núms. 1-6 USA) 
Extras: Procedentes de The Sandman Overture Deluxe USA (entrevistas, proceso de creación, portadas alternativas, proceso de rotulación, bocetos y preludios, artículos, etc.)

Sandman: Edición Deluxe vol. 01
Fecha de lanzamiento: Mayo 2017
Precio y número de páginas: 50 € (55 €). 464 págs. 
Contenidos USA: The Sandman núms. 1 a 16 USA
Extras: Procedentes de The Absolute Sandman vol. 1 USA (introducción de Paul Levitz, propuesta original, epílogos de diferentes ediciones escritos por Neil Gaiman, biografías de los autores, etc.)

Sandman: Edición Deluxe vol. 02
Fecha estimada de lanzamiento: Julio 2017
Precio y número de páginas: 50 € (55 €). 480 págs.
Contenidos USA: The Sandman núms. 17 a 28 USA
Extras: Procedentes de The Absolute Sandman vol. 1 y The Absolute Sandman vol. 2 USA (introducción de Harlan Ellison, guión y lápices de The Sandman núm. 19 USA, textos biográficos, una historia corta publicada en Winter's Edge núm. 1 USA, galería de ilustraciones, guión y lápices de The Sandman núm. 23 USA, epílogos, etc

Sandman: Edición Deluxe vol. 03
Fecha estimada de lanzamiento: Septiembre 2017
Precio y número de páginas: 45 € (50 €). 432 págs.
Contenidos USA: The Sandman núms. 29 a 39 USA, Vertigo Preview núm. 1 USA (Fear of falling), The Sandman núm. 40 USA, Vertigo Winter’s Edge núm. 3 USA
Extras: Procedentes de The Absolute Sandman vol. 2 y vol. 3 (introducción de Alisa Kwitney, textos biográficos, galería de ilustraciones, etc.)

Sandman: Edición Deluxe vol. 04
Fecha estimada de lanzamiento: Noviembre 2017
Precio y número de páginas: 50 € (55 €). 512 págs.
Contenidos USA: The Sandman Special núm. 1 USA (The Song of Orpheus), The Sandman núms. 41 a 56 USA
Extras: Procedentes de The Absolute Sandman vol. 3 y vol. 4 USA (introducción de Jill Thompson, contenidos de The Sandman num. 50 USA, guión y lápices de The Sandman núm. 50 USA, epílogos, etc.)

Sandman: Edición Deluxe vol. 05
Fecha estimada de lanzamiento: Enero 2018
Precio y número de páginas: 50 € (55 €). 608 págs.
Contenidos USA: Vertigo Jam núm. 1 USA (The Castle) y The Sandman núms. 57 a 75 USA
Extras: Procedentes de The Absolute Sandman vol. 4 USA (introducción de Karen Bergertimeline de Sandman, guión y bocetos de The Sandman núm. 57 USA y de The Sandman núm. 75 USA, especial sobre el merchandising de Sandman, etc.)

Sandman: Edición Deluxe vol. 06
Fecha estimada de lanzamiento: Marzo 2018
Precio y número de páginas: 35 € (40 €). 288 págs.
Contenidos USA: Death: High Cost of Living núms. 1-3 USA, Death: The Time of Your Life núms.1-3 USA, Death Talks aboud AIDS USA, The Wheel & Death Miscellany USA, Vertigo: Winter's Edge núm. 2 USA, The Wheel (9-11 tribute book USA), Death Gallery USA.
Extras: Procedentes de The Absolute Death USA (introducción de Amanda Palmer, galería de bocetos, especial merchandising Muerte, guión y lápices de The Sandman núm. 8, desarrollo del personaje, bocetos, etc)

Sandman: Edición Deluxe vol. 07
Fecha estimada de lanzamiento: Mayo 2018
Precio y número de páginas:
 50 € (55 €). 528 págs.
Contenidos USA: The Sandman: Dream Hunters USA (novela), The Sandman: Dream Hunters USA (cómic), Sandman Midnight Theatre USA, Sandman: Endless Nights USA, Fish out of water USA (Dream States, historia corta inédita en ediciones españolas de Sandman), The Last Sandman Story USA (The Sandman: Dust Covers)
Extras: Procedentes de The Absolute Sandman vol. 5 USA (ilustraciones y portadas, bocetos y guión de la historia ilustrada por el artista español Miguelanxo Prado, material sobre figuras de Sandman, epílogos y biografías, etc)

EDICIÓN ORIGINAL: The Sandman: Overture Deluxe Edition USA (The Sandman: Overture núms. 1-6 USA) || FECHA PUBLICACIÓN: Abril de 2017 || GUIÓN: Neil Gaiman || DIBUJO: J.H. Williams III || FORMATO: Cartoné, 224 págs. A color. || ISBN: 978-84-16998-60-9
Copyright de imágenes y sinopsis © DC Comics, ECC. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Cómic Fri, 31 Mar 2017 15:56:33 +0000
CONCURSO: Sorteamos tazas y novelas de "El círculo" http://thecult.es/trailers-y-entrevistas/concurso-sorteamos-tazas-y-novelas-de-el-circulo.html http://thecult.es/trailers-y-entrevistas/concurso-sorteamos-tazas-y-novelas-de-el-circulo.html CONCURSO: Sorteamos tazas y novelas de

Con motivo del estreno en cines de EL CÍRCULO el 5 de mayo, sorteamos entre nuestros lectores cinco tazas y cinco ejemplares de la novela en la que se inspira esta esperada película, protagonizada por Tom Hanks y Emma Watson.

Para participar y ganar uno de estos premios, basta con que te apuntes a nuestra newsletter enviando un correo electrónico con tu nombre y el título de la película a la dirección correo@thecult.es

Todos aquellos lectores que ya han participado en previos concursos de The Cult, y que reciben nuestra newsletter, participan automáticamente en este sorteo*.

Promoción válida hasta el 20 de mayo de 2017. Limitada a residentes en España.

{youtube}jsJIlXfTi_w{/youtube}

Sinopsis

EL CÍRCULO se basa en la novela homónima del estadounidense Dave Eggers. En ella el autor presenta una mirada al futuro del mundo digital, en el que el fenómeno del Big Data juega un papel fundamental de una forma invasiva e omnipresente.

Lo que empieza como una historia de ambición y altruismo por parte de la protagonista, rápidamente se convierte en una película de suspense que gira en torno a cuestiones vitales como la democracia y el conocimiento humano, dentro de una atmósfera con tintes de ciencia ficción.

Emma Watson interpreta a la joven Mae Holland, una chica que encuentra la oportunidad de su vida entrando a trabajar en la compañía tecnológica más grande del mundo, liderada por Tom Hanks. Allí intentará convertirse en la empleada modelo, pero verá que su vida cambiará por completo. Tendrá que tomar decisiones que podrán alterar la vida de las personas, en una nueva era marcada por la transparencia y la exposición constante.

elcirculo1

El CÍRCULO muestra a una sociedad en la que una corporación tiene el monopolio de la información de la red. En un intento de abuso de poder, irán más allá e intentarán controlar la vida de las personas y limitar su privacidad. El director, James Ponsoldt, presenta una película en la línea de La isla y la serie Black Mirror.

*La recogida y tratamiento de sus datos tiene como único fin su participación en los sorteos y la posibilidad de suscribirse gratuitamente al boletín semanal de nuestra revista. The Cult no facilitará su correo a otras empresas o particulares.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Tráilers y entrevistas Mon, 17 Apr 2017 19:44:55 +0000
The Cult (Thesauro Cultural): Condiciones generales de uso http://thecult.es/corporativo/the-cult-thesauro-cultural-condiciones-generales-de-uso.html http://thecult.es/corporativo/the-cult-thesauro-cultural-condiciones-generales-de-uso.html

22avisolegal2b

En su totalidad, y con la excepción de aquellos elementos libres de copyright, los derechos de propiedad industrial e intelectual del website The Cult - Thesauro Cultural (www.thecult.es) y de sus contenidos, incluyendo textos y elementos gráficos, así como su presentación y montaje, son de titularidad exclusiva del editor, o de terceras personas que los han cedido y han autorizado su divulgación bajo permiso previo.

El copyright de cada colaborador queda establecido al final de cada uno de sus artículos. La gestión general de la revista depende de una entidad sin ánimo de lucro, conCiencia Cultural: Asociación Española para el Estudio y la Divulgación de las Ciencias, las Artes y la Biodiversidad.

De acuerdo con la regulación española y comunitaria en el plano de la propiedad intelectual, los artículos e imágenes originales publicadas en este medio son obras protegidas por la ley.

Queda prohibida la reproducción, distribución, transmisión, adaptación o modificación, por cualquier medio y en cualquier forma, de los contenidos del website, salvo autorización previa y escrita de su titular.

Para su exclusivo uso personal y privado, el usuario puede visualizar todos los elementos del website. Bajo la misma condición, puede imprimirlos, copiarlos o almacenarlos en el disco duro de su ordenador y en cualquier otro soporte físico.

El usuario se compromete a hacer un uso conveniente de los contenidos y servicios que ofrecen The Cult - Thesauro Cultural (www.thecult.es) y su suplemento EcoCult: Ecodiversidad y Cultura ambiental, y a no emplearlos en actividades contrarias al ordenamiento legal. De igual manera, se compromete a no emplearlos en actividades contrarias a la buena fe y al orden público; o para difundir contenidos o propaganda de carácter racista, xenófobo, pornográfico ilegal, de apología del terrorismo o atentatorios contra los derechos humanos.

Asimismo, se compromete a no originar daños en los sistemas físicos y lógicos de The Cult - Thesauro Cultural (www.thecult.es), de sus proveedores o de terceras personas.

En este tipo de daños, se incluye la difusión de virus informáticos o cualquier rutina de software similar, y el acceso a las cuentas de correo electrónico de otros usuarios.

Tras la correspondiente solicitud y la obtención de permiso escrito por parte de su titular, podrán citarse contenidos de la revista, refiriendo en todo caso su procedencia y su URL. Este permiso previo es una condición imprescindible.

Queda permitido cualquier enlace hipertextual a las páginas de este website en otras páginas, siempre que estas últimas no difundan contenidos de carácter racista, xenófobo o pornográfico ¬ilegal, atentatorios contra los derechos humanos, contra la juventud o la infancia o incluyan apología del terrorismo.

Con la excepción de su página de inicio, no se permite la reproducción de páginas de The Cult - Thesauro Cultural (www.thecult.es) mediante hiperenlace desde otro portal o página web. Tampoco se permite la inserción de imágenes difundidas en The Cult - Thesauro Cultural (www.thecult.es) en páginas ajenas mediante la técnica in line linking.

En cualquier caso, no se permite la extracción de elementos de www.thecult.es, conforme a lo dispuesto por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual modificado por la Ley 23/2006 del 7 de julio, y la Ley 5/1998, de 6 de marzo, de Incorporación al Derecho Español de la Directiva 96/9/CE sobre la Protección Jurídica de las Bases de Datos.

En ningún caso The Cult - Thesauro Cultural (www.thecult.es) asumirá responsabilidad alguna por los contenidos o servicios de algún enlace perteneciente a un sitio web ajeno. De igual manera, la inclusión de dichas conexiones externas no supondrá ningún tipo de asociación con las entidades conectadas.

El editor, Guzmán Urrero, y el equipo de la entidad editora se reservan el derecho de llevar a término, sin previo aviso, las modificaciones que juzguen oportunas en su sede web, tanto en lo que concierne a los contenidos como a su disposición y presentación.

Asimismo, perseguirán la infracción de las condiciones previas y cualquier otro empleo indebido de los contenidos divulgados en su website. En tal caso, ejercerán todas las acciones civiles y penales que le correspondan en derecho.

En cualquier momento, el titular podrá variar las condiciones aquí señaladas. Por consiguiente, la vigencia de dichas condiciones dependerá de su actual exposición.

Todas estas condiciones afectan igualmente a los dominios www.cineyletras.es, www.salgari.es y www.guzmanurrero.es.

Madrid, 6 de marzo de 2017

Imagen superior: Telescopio Óptico Nórdico (NOT) en el Observatorio del Roque de los Muchachos, La Palma. Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). 

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) CORPORATIVO Wed, 05 Apr 2017 10:13:47 +0000
CONCURSO: Sorteamos libros de "El guardián invisible" http://thecult.es/trailers-y-entrevistas/concurso-sorteamos-libros-de-el-guardian-invisible.html http://thecult.es/trailers-y-entrevistas/concurso-sorteamos-libros-de-el-guardian-invisible.html CONCURSO: Sorteamos libros de

Con motivo del estreno en cines de EL GUARDIÁN INVISIBLE el 3 de marzo, sorteamos entre nuestros lectores cinco ejemplares de la novela en la que se inspira esta esperada película, protagonizada por Marta Etura, Elvira Mínguez y Carlos Librado. Para participar y ganar uno de estos libros, basta con que te apuntes a nuestra newsletter enviando un correo electrónico con tu nombre y el título de la película a la dirección correo@thecult.es

Todos aquellos lectores que ya han participado en previos concursos de The Cult, y que reciben nuestra newsletter, participan automáticamente en este sorteo*.

Promoción válida hasta el 20 de marzo de 2017. Limitada a residentes en España.

{youtube}UvZCaPIchls{/youtube}

Sinopsis

Este thriller es la adaptación cinematográfica de El guardián invisible, primera entrega del fenómeno literario la “Trilogía del Baztán” (Ediciones Destino) de la escritora Dolores Redondo que cuenta con más de 1.000.000 lectores en España y la pasada primavera se publicó en Estados Unidos. Aclamada por crítica y público, y publicada en todo el mundo en más de 30 lenguas, la novela El guardián invisible transporta al lector a un mundo hipnótico y brutal, al que viaja de la mano de Amaia Salazar (Marta Etura), inspectora jefe de Homicidios en la Policía Foral de Navarra. Una mujer dura, valiente, intuitiva, estricta, con una capacidad innata para advertir la maldad humana y, marcada por un trauma de la niñez que guarda en silencio...

*La recogida y tratamiento de sus datos tiene como único fin su participación en los sorteos y la posibilidad de suscribirse gratuitamente al boletín semanal de nuestra revista. The Cult no facilitará su correo a otras empresas o particulares.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Tráilers y entrevistas Fri, 03 Mar 2017 10:20:15 +0000
Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) http://thecult.es/corporativo/preguntas-frecuentes-sobre-the-cult-es-la-revista-de-la-tercera-cultura.html http://thecult.es/corporativo/preguntas-frecuentes-sobre-the-cult-es-la-revista-de-la-tercera-cultura.html

22quienessomos333

¿Qué significa el título de nuestra revista?

The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado de tesoro, fuera éste material o relativo al conocimiento. Desde que la expresión latina thesaurus fue usada por el florentino Bruneto Latini (1220-1294) en su enciclopedia Li livres dou Trésor (1262-1268), el término se fue consolidando como sinónimo de diccionario, fuera monolingüe, como el Thesaurus Linguae Latinae (1532) o bilingüe, como el Thesauro castellano traducido en lengua ysinay (1751), de Juan de Ormaza. Con el tiempo, el tesauro ha pasado de ser un índice o compendio de voces ‒en suma, un diccionario‒ a convertirse en una lista descriptiva de los sistemas documentales, usada para su indización.

Sin embargo, nuestra revista recuerda con su título (Thesauro Cultural) la definición que ofreció en 1736 el Shorter Oxford English Dictionary: el tesauro sería un tesoro o depósito de conocimiento. Al elegir un arcaísmo, thesauro, y no su grafía actual, tesauro, evocamos las connotaciones más antiguas de este vocablo.

Para reducir ese título original, destacamos la citada sigla, The Cult, que también tiene su propio significado en inglés. El historiador Christopher Dawson (1889-1970), en uno de sus escritos, decía que una cultura viene a ser una suerte de culto. Es muy probable que esa idea esté detrás de expresiones como cine de culto (cult movies), libros de culto (cult books) o bandas de culto (cult bands). En buena medida, la sugerencia de Dawson es lo que nos condujo a usar como título (y como sigla) The Cult.

En inglés, esta expresión adquiere un significado religioso o ritual, pero también alude a los seguidores de culto (cult following), es decir, a todas esas comunidades de admiradores que se centran en un área específica de la cultura, desde el cine de serie B a las novelas de Hermann Hesse o los papeles operísticos de Maria Callas. Dicho de otro modo: grupos de amantes de la cultura que no pierden un entusiasmo casi juvenil.

Así pues, aunque los lectores pueden conocernos por el título completo de la revista, Thesauro Cultural, hemos preferido emplear la sigla The Cult para ampliar su significado y popularizar nuestra cabecera.

¿Qué quiere decir "La revista de la Tercera Cultura"?

The Cult (Thesauro Cultural) se presenta como la revista de la tercera cultura. La idea de la tercera cultura se la debemos al editor John Brockman, quien la acuñó en su libro de 1995, La tercera cultura. Más allá de la revolución científica

Brockman aboga por un punto de encuentro entre la cultura humanística y la científica. Un cruce de caminos que, desde la orilla hispanohablante, hemos convertido en razón de ser de esta revista. Para aclarar aún más ese concepto, ofrecemos a nuestros lectores este artículo sobre nuestra defensa de la tercera cultura ‒en el que explicamos la línea editorial de The Cult‒ y una sección que se titula precisamente así, Tercera Cultura.

Otra referencia esencial para nuestra publicación ha sido el biólogo Edward O. Wilson, doblemente premiado con el Pulitzer. La lectura de uno de sus libros, Consilience. La unidad del conocimiento (1998), nos permite emprender con más ánimo esa búsqueda de un punto de encuentro entre las ciencias naturales, las ciencias sociales y las humanidades.

"Un sistema unido de conocimiento ‒escribe Wilson‒ es la manera más segura de identificar los ámbitos de la realidad todavía no explorados. Proporciona un mapa claro de lo que se sabe, y enmarca las cuestiones más productivas para la indagación futura. Los historiadores de la ciencia observan con frecuencia que plantear la pregunta correcta es más importante que obtener la respuesta correcta. La respuesta correcta a una pregunta trivial es también trivial, pero la pregunta correcta, aunque sea insoluble de forma exacta, es una guía para los grandes descubrimientos. Y así será siempre en las excursiones futuras de la ciencia y en los vuelos imaginativos de las artes".

¿Cuál es el modelo en el que se inspira The Cult.es?

En el mundo editorial anglosajón, hay revistas que nos han precedido a la hora de relacionar las ciencias con las humanidades. Edge, creada por John Brockman en 1988, es un ejemplo admirable. Lo mismo cabe decir sobre Smithsonian, que desde 1970 recoge en sus páginas todo el conocimiento y toda la curiosidad que alberga en sus instalaciones el Instituto Smithsoniano.

Sin embargo, a la hora de establecer esa interconexión entre las letras, el arte y el conocimiento científico, nos hemos fijado en precursores mucho más proximos. En particular, La América: crónica hispano-americana (1857-1886), una de las revistas más importantes de nuestro siglo XIX.

Escrita por magníficos intelectuales, escritores y científicos de ambas orillas del Atlántico, La América dedicaba secciones a la filosofía, las ciencias y las artes, la historia, la enseñanza, la crítica literaria y la poesía. Incluso recogía una temprana pasión por la tecnología, como demuestra este párrafo de Pedro Calvo y Martín, publicado el 24 de febrero de 1859: "Si fuese posible enumerar hoy la diversidad de opiniones a las que la máquina contribuye, sellarían volúmenes (...) antes de buscar el fin de una progresión cuya razón es un trabajo incesante del pensamiento humano, y cada término un paso hecho sobre la pendiente, cada vez menos fuerte, que suben las sociedades".

Al igual que La América, The Cult.es también reúne a pensadores, escritores y científicos españoles e iberoamericanos.

Más próxima en el tiempo, Cuadernos Hispanoamericanos (1948), por su prestigio y amplitud temática, ha sido otra cabecera que nos sirvió de modelo, sobre todo durante la etapa que dirigió Blas Matamoro.

¿Por qué The Cult.es dedica un gran espacio a la ciencia?

Nuestros ámbitos de trabajo son la cultura humanística, las ciencias sociales y la cultura científica. De ahí que nos ocupemos tanto de la ciencia y sus alrededores como de la biodiversidad y la educación ambiental, sin olvidar ese juego de espejos que establecen la filosofía, la historia, la literatura, el arte y también aquellos conocimientos que surgen del laboratorio.

El motivo es bien simple: el avance de las ciencias discurre en paralelo a la mejora de nuestra sociedad, y en términos históricos, los procesos democráticos triunfaron allí donde lo hizo la revolución científica, siempre a la sombra de la razón.

Entender lo cultural a partir de la ciencia y viceversa. En eso consiste nuestra mirada ‒y nuestra narrativa‒ sobre la realidad. Y por eso mismo evitamos el generalismo periodístico, encarnado por el típico periodista tertuliano o tuitero, legitimado para opinar sobre cualquier cosa, incluido aquello que no comprende.

¿Por qué la revista incluye tantos artículos sobre el futuro?

Toda narración se genera a partir de un antes y un después. Y dado que la revista aspira a narrar nuestro pasado cultural y científico, nos parece lógico pensar que también debe proponer un relato de ese futuro dominado por la Inteligencia Artificial y el Big Data.

El porvenir nos descubrirá una sociotecnología que hoy sólo estamos intuyendo, y en este sentido, no sólo nos interesa el futuro más probable sino las profecías más imaginativas de la ciencia-ficción.

¿Es The Cult.es una revista minoritaria?

Ni lo es hoy, ni aspiraba a serlo cuando la creamos. Y no sólo por una cuestión de audiencia ‒que en nuestro caso no es precisamente pequeña‒, sino por el alcance global de los temas que abordamos.

Suele decirse que la prensa tiene como función informar y entretener. En The Cult.es aspiramos a recuperar otras dos misiones que la prensa defendió durante cierto tiempo y que ha ido olvidando: explicar el mundo en que vivimos y educar a la sociedad.

En resumen, ofrecemos una mirada hacia lo relevante, no desprovista de aprendizaje y pasión. Queremos descubrir las claves de la vida y del universo a través de la gente que más nos interesa, y por eso nos importan más la sabiduria o la curiosidad que la actualidad y la polémica.

Una de las razones por las que el periodismo generalista ha decaído ‒una de tantas‒ tiene que ver con el perfil de sus directores y cuadros medios. Se trata, salvo excepciones, de periodistas que provienen de la economía y la política, y que consideran que esas dos materias deben estar en el eje de la opinión pública. Como sucede entre mucha gente de letras sin demasiada inquietud, estos gestores ocultan cierto desdén hacia las ciencias y también hacia determinadas especialidades humanísticas. Y ese desprecio afecta a la calidad de su discurso, empobrece la dimensión pública del periodismo, y sobre todo, antepone a cualquier otra consideración el debate politico más banal y cortoplacista.

Este asunto va más allá del choque cultural entre ciencias y letras. Parafraseando a Machado, podríamos hablar de cierto periodismo que "desprecia cuanto ignora".

Frente a esa tendencia, en The Cult.es insistimos en la divulgación de dos áreas imprescindibles para el progreso: la cultura humanista y el conocimiento científico.

En el mundo actual, es imprescindible una sociedad madura, crítica e ilustrada, capaz de opinar sobre todas esas decisiones que se toman en torno al conocimiento experto. Como dijo Stephen Hawking al recibir el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989: “Aunque alguien quisiera no podría retrasar al reloj del tiempo hacia una época anterior. El conocimiento y las técnicas no pueden ser relegados al olvido ni se pueden impedir más avances en el futuro. Si admitimos que no es posible impedir que la ciencia y la tecnología cambien el mundo, podemos, al menos, intentar que estos cambios se hagan en la dirección correcta. En una sociedad democrática, eso significa que los ciudadanos necesitan tener unos conocimientos básicos de las cuestiones científicas, de manera que puedan adoptar decisiones informadas y no depender únicamente de los expertos".

¿Cuál es el compromiso de The Cult.es con la ecología?

A menudo, se confunde el ecologismo con la ecología. Y aunque los activistas del primero están legítimamente relacionados con la segunda, lo cierto es que la ecología es una ciencia: en concreto, la rama de la biología que estudia las interrelaciones de los diferentes seres vivos entre sí y con su entorno. El término fue acuñado por Ernst Haeckel en 1869, tres años antes de que en España fuera fundada la Sociedad Protectora de los Animales y las Plantas.

Nuestro acercamiento al periodismo ambiental está mucho más cerca de la divulgación científica que del activismo, sobre todo cuando éste adquiere un sesgo político.

En todo caso, nuestros referentes a la hora de plantear esta pedagogía social son figuras como Pedro Pidal y Bernaldo de Quirós (1869-1941), pionero de los asuntos medioambientales y de los Parques Nacionales, Félix Rodríguez de la Fuente (1928-1980), legendario impulsor del naturalismo en los medios de comunicación, Francisco Bernís (1916-2003), fundador en 1954 de la Sociedad Española de Ornitología, y el biólogo, naturalista y ecólogo José Antonio Valverde (1926-2003). En esta línea, también nos sentimos muy próximos a la tarea investigadora y divulgativa que se desarrolla desde hace décadas en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Para concretar ese esfuerzo, la revista cuenta con un suplemento, EcoCult: Ecodiversidad y Cultura Ambiental.

Parte de nuestra línea editorial coincide con los planteamientos científicos de Quentin Wheeler, y apoya planes internacionales como HalfEarth, promovido por el citado E.O. Wilson. 

Desde un punto de vista práctico, popularizamos desde nuestra revista esa fórmula que los científicos llaman biomímesis, largamente probada en las más diversas áreas técnicas. La biomímesis consiste en tomar como modelo el mundo natural y emplear sus estrategias para resolver nuestros principales problemas. "En un mundo biomimético ‒escribe Janine M. Benyus‒, produciríamos como los animales y las plantas, empleando la energía solar y compuestos simples para fabricar fibras totalmente biodegradables, materiales cerámicos, plásticos y productos químicos. Nuestras explotaciones agrícolas, inspiradas en las praderas, se autoabonarían y serían resistentes a las plagas. A la hora de encontrar nuevos medicamentos o cultivos, consultaríamos a los animales que durante millones de años han empleado las plantas para mantenerse sanos y bien nutridos. (...) En cada caso, el mundo natural proporciona modelos: células fotovoltaicas que copian las hojas, fibras que imitan las telas de araña, cerámicas irrompibles derivadas de la madreperla, curas del cáncer gracias a los chimpancés, granos perennes inspirados en las gramíneas pratenses, ordenadores que funcionan como las células, y una economía circular que aprende de los bosques de secuoyas, los arrecifes de coral y los bosques de nogales".

¿Por qué la revista no admite comentarios en sus artículos?

Hay una corriente que está convirtiendo a casi todos los medios digitales en algo similar a redes sociales. Al final, importan más el tiempo de permanencia de los lectores y su fidelización artificial que la lectura efectiva de los artículos.

Aunque parezca una generalización excesiva, un simple vistazo a los comentarios de cualquier periódico nos descubrirá el porcentaje de comentaristas que se ha limitado a ojear el titular antes de lanzarse a volcar sus prejuicios. Sumemos a ello el spam y los extremismos, y el resultado será aún más indigesto.

No queremos moderar un diálogo paralelo ‒con todos los compromisos y excepciones que esto conlleva‒, sino generar contenido interesante y útil para nuestros lectores.

Por supuesto, estamos abiertos a propuestas y aclaraciones en nuestro correo electrónico, pero abrir un canal público de comentarios o alimentar la conversación digital no figura entre nuestros planes inmediatos.

¿Por qué The Cult.es no es más activa en las redes sociales?

Aunque sabemos que algunos de nuestros lectores más fieles nos han descubierto a través de las redes sociales, la verdad es que preferimos que nos elijan a que nos encuentren. Y la casualidad es un factor demasiado decisivo en esas redes como para que dediquemos a éstas demasiado tiempo. De hecho, nuestros contenidos casan mal con plataformas donde predominan los titulares sin verificación ni contexto y con un claro posicionamiento político

Facebook o Twitter son una oportunidad y un riesgo para los medios de comunicación. Si lo que uno pretende es incrementar de forma artificiosa las estadísticas, debe producir contenidos virales ‒generalmente de baja calidad‒, invertir una creciente cantidad de dinero en esas redes y ceñirse a sus reglas de juego.

En The Cult.es, nos parece más práctico que nuestros lectores visiten directamente la web de la revista que dedicar un mayor esfuerzo a espacios digitales donde priman los trucos adictivos y la distracción pasajera.

Nuestros perfiles en las redes sociales están gestionados por programas automatizados, que cumplen con una función básica: enlazar allí los artículos de The Cult.es. Ahí acaba nuestra labor. Desde el punto de vista editorial, no somos entusiastas de estos nuevos servicios que están empobreciendo el modo en que la información llega a la audiencia.

¿Por qué los artículos de The Cult.es no llevan fecha?

El periodista y filósofo Walter Lippmann, premio Pulitzer en 1958 y 1962, solía decirles a sus alumnos de Periodismo que por importantes que fueran sus exclusivas, los periódicos en que éstas se publicasen acabarían envolviendo el pescado del día siguiente.

En el mundo digital, esa apreciación de Lippmann es aún más dramática: lo que es noticia por la mañana puede quedar desfasado a las pocas horas. Y en muchas ocasiones, la trivialidad y la ignorancia sustituyen a la coherencia informativa.

Como género, dice el cineasta Rodrigo Cortés, la actualidad es "un lastre. La actualidad es, por definición, contingente, efímera, fungible, sin vuelo. Expresa verdades que no han sido sometidas a reflexión, su vigencia es necesariamente caduca, y su resonancia breve".

En The Cult.es nos gusta pensar que, en su mayoría, nuestros artículos son casi atemporales, y pueden conservar su vigencia años después de su primera edición. Por supuesto, no es algo que pueda decirse de todo lo que publicamos, pero ese principio ‒o si lo prefieren, ese objetivo‒ forma parte de nuestra línea editorial.

El metabolismo de los medios en internet ha cambiado, generalmente a peor. Las prisas y la necesidad de atraer clics con los peores artificios han suprimido viejas habilidades periodísticas, como elaborar borradores, pulir y corregir los textos, comprobar los datos, editar un texto sin comprometer su esencia... Son costumbres que aquí procuramos mantener, como si esta edición digital fuera hecha en papel, al viejo estilo.

Aquí publicamos sólo aquello que tiene fiabilidad e interés, y nos negamos a caer en las tácticas generalizadas por sitios como BuzzFeed o RT, que lanzan contenidos a la red sin necesidad de comprobar si son importantes, si son coherentes o si los rumores en los que se basan tienen una realidad detrás. Por desgracia, nos enfrentamos a una tendencia imparable.

Por qué The Cult.es no tiene una portada con los contenidos jerarquizados?

En la portada de cada sección, nuestros contenidos se estructuran con un esquema de mosaico, similar a los tableros para compartir imágenes de Pinterest.

Estamos seguros de que una de las causas del caos informativo digital es la falta de jerarquías, motivada por la desaparición de la clásica portada del periódico, con su ordenamiento periodístico de las columnas. Sin embargo, hemos optado por esta fórmula, y lo hemos hecho con el convencimiento de que todos nuestros artículos merecen un similar interés. ¿Y qué sucede con aquello que no nos parece tan apreciable? Sencillamente, no lo publicamos.

¿Se pueden reproducir los artículos de la revista en otros medios?

En su gran mayoría, los artículos y las fotografías de la revista tienen copyright, y para reproducirlos es necesario un permiso escrito por el autor o los editores.

Sólamente aquellos textos o imágenes que figuran específicamente bajo una licencia Creative Commons pueden reeditarse con la misma variedad de licencia.

¿Cómo puedo recibir en mi correo electrónico la newsletter de la revista?

Con una periodicidad que depende de nuestra cadencia de producción, remitimos a nuestros suscriptores un boletín. Para suscribirse gratuitamente, basta con solicitarlo en la dirección correo@thecult.es 

¿Cómo se mantiene económicamente The Cult.es?

Repitiendo un lema que se difundió desde Silicon Valley, los utopistas de internet insisten en que el acceso a la información tiene que ser libre y gratuito. El problema es que las grandes empresas digitales han menoscabado el mercado publicitario. Y lo han hecho de forma que la gratuidad se convierte en una trampa casi mortal para los medios.

Los diarios y revistas ofrecen su mercancía con un presupuesto cada vez menor, porque obtienen menos beneficios de la publicidad. En su mayoría, son deficitarios. Al abaratar su coste de producción, el contenido se vuelve cada vez más frívolo, militante e insubstancial, lo que justifica que, en último término, nadie quiera pagar por él.

En realidad, la sociedad en su conjunto ha perdido la razonable costumbre de pagar por lo que otro escribe. Y cuando el acceso no es libre o se plantea una barrera legal, siempre queda la opción de piratearlo sin consecuencias. ¿El resultado? Una precariedad sin precedentes del periodismo clásico, que parece abocado a la extinción.

En realidad, la información nunca es gratuita. Tampoco lo es la verdadera investigación. Cuesta tiempo y esfuerzo ofrecer por escrito un descubrimiento o una novedad. Lo sabemos en The Cult.es, donde también fuimos víctimas de esa rápida agonía del mercado publicitario.

Ante la imposibilidad de generar otro modelo de negocio, tuvimos que optar por un recurso que nos hace depender del compromiso de los lectores y de los mecenas. Ya no somos una revista al uso, sino la plataforma de una entidad sin ánimo de lucro, conCiencia Cultural (Asociación Española para el Estudio y la Divulgación de las Ciencias, las Artes y la Biodiversidad).

Al igual que otros medios que han dado este paso antes que nosotros, no perseguimos un beneficio económico sino una finalidad social y altruista. Pero eso no nos libra de los gastos de mantenimiento y de producción, que son muy elevados por las dimensiones de nuestro proyecto y por el tráfico de visitas que la infraestructura de la web debe mantener.

El registro mediante una cuota, los micropagos o las donaciones privadas e institucionales se convierten en nuestro único horizonte de subsistencia, y en la única garantía de que nuestro empeño por divulgar la ciencia y la cultura se prolongue en el tiempo.

Copyright © The Cult (Thesauro Cultural). Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Corporativo Mon, 30 Jan 2017 19:16:20 +0000
“La invención de la naturaleza”, de Andrea Wulf http://thecult.es/libros/la-invencion-de-la-naturaleza-de-andrea-wulf.html http://thecult.es/libros/la-invencion-de-la-naturaleza-de-andrea-wulf.html “La invención de la naturaleza”, de Andrea Wulf

Pensador de extraordinaria amplitud, Alexander von Humboldt,  hijo de un oficial de Federico el Grande y de una hugonote que había salido pitando de la Francia de Luis XIV, y que lo crió con rigidez calvinista, mal estudiante de niño, más interesado en alistarse en el Ejército para participar en lejanas batallas que  en leer literatura o estudiar y que tuvo que hacer un curso de ingeniería para enamorarse, primero, de la botánica, y después de toda la ciencia, vuelve ahora al primer plano de la actualidad editorial gracias a la escritora y profesora en el Royal College of Art de Londres Andrea Wulf.

Andrea Wulf presentó en nuestro país La invención de la naturaleza (Taurus, 2016), un libro biográfico sobre el científico, botánico, aventurero e investigador alemán Humboldt que repara así la injusticia de mandar al olvido al distinguido como "héroe perdido de la ciencia y padre de la ecología".

Wulf, que para documentarse sobre su compatriota siguió sus huellas por archivos, bibliotecas, centros de investigaciones y algunos de los países que visitó el científico, en su visita a Madrid quiso visitar el Real Jardín Botánico-CSIC, donde se encuentra el Essai sur la géographie des plantes (1805) de Humboldt, una obra que ha tenido oportunidad de ver con detalle en la Biblioteca del Jardín.

En el Essai sur la géographie des plantes (1805), Humboldt se ocupa de la investigación empírica del ambiente de las plantas para lo cual recurre a la ya mencionada noción de 'forma', que aquí va a traducirse en la de 'fisonomía'. El sabio alemán concibe grandes regiones naturales, que no son homogéneas ni vegetal ni topográficamente. Estas grandes regiones incluyen unidades menores, o tipos fisonómicos, señala Miguel de Asúa, de la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires.

En cuanto a la procedencia del ejemplar que se conserva en la Biblioteca del Real Jardín Botánico, un ejemplar singular por estar coloreado ya que no todos lo están, en la portada figura "Comisión del Pacífico", así que puede que fuera uno de los libros que se compraron para la expedición "Comisión Científica del Pacífico (1862-1866)" en la que participó Juan Isern. Este ejemplar pertenece, sin ninguna duda, a la primera edición, que incluye una dedicatoria impresa a Jussieu y Desfontaines.

En el libro Humboldt cuenta que le envió un borrador de esta obra a Mutis, antes de publicarlo: "Envié una copia del primer bosquejo a Santa Fe de Bogotá, al señor Mutis, quien me honra con su amistad. Nadie mejor que él podía juzgar la exactitud de mis observaciones, y aun darles mayor extensión, añadiendo las que él mismo ha hecho por espacio de cuarenta años en sus viajes por el territorio neogranadino. Este gran botánico, no obstante la distancia a que se halla de Europa, ha seguido los progresos de la física y observado con constancia los vegetales de los trópicos a todas las alturas; ha herborizado en las tierras bajas de Cartagena, en las orillas del Magdalena y sobre las colinas de Turbaco [...] ha vivido largo tiempo en la alta planicie de Pamplona, en los llanos de Mariquita y en los de Ibagué [...]; ha subido a las cumbres nevadas de los Andes [...]

Ningún botánico ha estado en el caso de reunir mayor número de observaciones interesantes sobre la Geografía de las plantas, que Mutis, por la multitud de medidas barométricas que ha practicado, y que le han permitido apreciar con certeza la altura a la que crecen las diversas plantas de la zona tórrida".

Intrépido explorador y famoso científico

Ahora, en La invención de la naturaleza. El nuevo mundo de Alexander von Humboldt, la escritora Wulf, además de destacar la figura del científico, a juicio de los críticos realiza una narración llena de información novedosa, de conocimiento profundo y de una vital emoción.  En definitiva, La invención de la naturaleza revela la extraordinaria vida del visionario naturalista alemán Alexander von Humboldt (1769-1859) y cómo creó una nueva forma de entender la naturaleza.

Humboldt fue un intrépido explorador y el científico más famoso de su época. Su agitada vida estuvo repleta de aventuras y descubrimientos: escaló los volcanes más altos del mundo, remó por el Orinoco y recorrió una Siberia infestada de ántrax. Capaz de percibir la naturaleza como una fuerza global interconectada, Humboldt descubrió similitudes entre distintas zonas climáticas de todo el mundo, y previó el peligro de un cambio climático provocado por el hombre.

Andrea Wulf, nacida en la India pero de nacionalidad alemana, aunque vive en el Reino Unido y escribe en inglés, como ha manifestado en su visita a España, se vio cautivada por la personalidad de Humboldt al escribir The Brothers Gardeners, aunque reconoce que ese amor por la naturaleza lo lleva en el ADN desde niña, de ahí que haya valorado y agradecido la labor que por la investigación, la conservación, la educación y la divulgación de la biodiversidad realiza el Real Jardín Botánico-CSIC desde hace más de dos siglos y medio.

Sinopsis

La invención de la naturaleza revela la extraordinaria vida del visionario naturalista alemán Alexander von Humboldt (1769-1859) y cómo creó una nueva forma de entender la naturaleza.

Humboldt fue un intrépido explorador y el científico más famoso de su época. Su agitada vida estuvo repleta de aventuras y descubrimientos: escaló los volcanes más altos del mundo, remó por el Orinoco y recorrió una Siberia infestada de ántrax. Capaz de percibir la naturaleza como una fuerza global interconectada, Humboldt descubrió similitudes entre distintas zonas climáticas de todo el mundo, y previó el peligro de un cambio climático provocado por el hombre.

Convirtió la observación científica en narrativa poética, y sus escritos inspiraron no solo a naturalistas y escritores como Darwin, Wordsworth y Goethe, sino también a políticos como Jefferson o Simón Bolívar. Además, fueron las ideas de Humboldt las que llevaron a John Muir a perseverar en sus teorías, y a Thoreau a escribir su Walden. Wulf rastrea la influencia de Humboldt en las grandes mentes de su tiempo, a las que inspiró en ámbitos como la revolución, la teoría de evolución, la ecología, la conservación, el arte y la literatura.

Andrea Wulf nació en India, se mudó a Alemania de niña y hoy vive en Londres, donde da clases de Historia del Diseño en el Royal College of Art. Es autora de libros como The Brother Gardeners y Founding Gardeners. The Revolutionary Generation, Nature, and the Shaping of the American Nation, aclamado por la crítica. Ha colaborado con The New York Times, el LA Times, el Wall Street Journal, el Sunday Times y el Guardian, entre otros medios. Ha dado conferencias en lugares como la Royal Geographical Society, la Royal Society de Londres, la American Philosophical Society de Philadelphia y la Biblioteca Pública de Nueva York, entre muchos otros.

Copyright del artículo © Real Jardín Botánico-CSIC. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Taurus. Reservados todos los derechos.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Libros Sun, 13 Nov 2016 22:47:17 +0000
Detectives del pasado: la muerte de Lucy, el ancestro humano más famoso http://thecult.es/tercera-cultura/detectives-del-pasado-la-muerte-de-lucy-el-ancestro-humano-mas-famoso.html http://thecult.es/tercera-cultura/detectives-del-pasado-la-muerte-de-lucy-el-ancestro-humano-mas-famoso.html Detectives del pasado: la muerte de Lucy, el ancestro humano más famoso

Hace 3,18 millones de años la Australopithecus afarensis Lucy, ancestro de los humanos actuales, vivía en lo que hoy es la región de Afar en Etiopía hasta caer de más de doce metros de altura, probablemente de un árbol, y fallecer.

"Es irónico que el fósil que protagoniza el debate sobre el papel arbóreo en la evolución humana muriera posiblemente de las heridas sufridas en una caída de un árbol", apunta John Kappelman, profesor de ciencias geológicas en la Universidad de Texas en Austin (EE UU), y autor principal de un estudio sobre su fallecimiento que publicó la revista Nature.

Lucy es uno de los esqueletos más completos y antiguos de un ancestro humano bípedo adulto. Desde su descubrimiento en 1974 en la región de Afar, Etiopía, por el antropólogo de la Universidad Estatal de Arizona Donald Johanson y el estudiante Tom Gray, Lucy ha protagonizado una intensa discusión sobre si esta antigua especie también pasaba tiempo en los árboles. 

lucykappelman

Imagen superior: John Kappelman con moldes en 3D del esqueleto de Lucy. Foto de Marsha Miller, UT Austin.

Kappelman estudió a Lucy durante su recorrido por los museos de Estados Unidos en 2008. Cuando el fósil pasó por la Instalación Tomográfica de rayos X de Alta Resolución de su universidad, durante 10 días su equipo logró escanear el 40% del esqueleto completo de la australopiteca hasta crear un archivo digital de más de 35.000 imágenes de tomografía computarizada (TC). Esta máquina está diseñada para escanear a través de materiales sólidos como una roca, con una resolución mayor que la tomografía médica.

"La técnica no es destructiva. Se puede ver lo que hay dentro, los detalles internos y la disposición de los huesos”, dice Richard Ketcham, coautor del trabajo en la misma institución. "Lucy es valiosa. Solo hay una Lucy y queremos estudiarla tanto como sea posible", añade.

Durante el estudio de Lucy, Kappelman notó algo inusual: el extremo del húmero derecho está fracturado de una manera que normalmente no se ve en los fósiles. Preserva una serie de cortes afilados y limpios con pequeños fragmentos de huesos y astillas.

"Ese tipo de fractura es resultado de una mano que toca el suelo durante una caída, que hace que impacten los elementos del hombro hasta crear una marca única en el húmero", señala el investigador, que consultó a Stephen Pearce, un cirujano ortopédico, por medio de un modelo 3-D a escala humana de los huesos de Lucy.

Pearce confirmó las sospechas de Kappelman: la lesión era compatible con una fractura de húmero proximal en cuatro partes, causada por una caída desde una altura considerable que Lucy intentó parar estirando el brazo.

El estudio identifica fracturas similares, pero menos graves, en el hombro izquierdo y otras a lo largo de todo el esqueleto, incluidas roturas en el tobillo derecho, en la rodilla izquierda y en la pelvis. También observaron una prueba aún más sutil: la fractura de la primera costilla, coherente con una caída.

Al no haber ninguna evidencia de curación, Kappelman concluyó que las roturas se produjeron en un momento próximo a la muerte.

lucyinvestiga

Imagen superior: John Kappelman analizando minuciosamente los restos de Lucy.

¿Cómo alcanzó Lucy tanta altura para el impacto?

Lucy probablemente cayó desde una altura de más de doce metros, golpeando el suelo a más de 56 kilómetros por hora. Por el patrón de las roturas, Kappelman cree que aterrizó con los pies, preparó sus brazos al caer hacia adelante y "la muerte le siguió rápidamente".

El investigador argumenta que debido a su pequeño tamaño –medía poco más de un metro de estatura y pesaba unos 27 kg– Lucy probablemente se alimentaba y buscaba refugio por la noche en los árboles.

Según la hipótesis del estudio, Lucy aterrizó con los pies, preparó sus brazos al caer hacia adelante y la muerte le siguió rápidamente

"Cuando las múltiples heridas de Lucy salieron a la luz por primera vez, su imagen apareció en mi retina y sentí empatía en un salto a través del tiempo y el espacio", dijo Kappelman. "Lucy ya no era simplemente una caja de huesos, su muerte la convirtió en un individuo real, un cuerpo pequeño, roto e indefenso en la base de un árbol".

Kappelman conjetura que debido a que Lucy era tanto terrestre como arborícola, las características que le permitían moverse de manera eficiente en el suelo pueden haber comprometido su capacidad para trepar a los árboles, lo que la predispondría a caídas frecuentes. El uso de los patrones de fractura puede contar en el futuro una historia más completa de cómo vivían las especies antiguas y cómo murieron.

El Museo Nacional de Etiopía proporciona acceso a un conjunto de archivos en 3-D del hombro y la rodilla de Lucy para que el público los pueda descargar, imprimir y  evaluar la hipótesis por sí mismo. "Es la primera vez que los archivos 3-D de un homínido fósil etíope son expuestos, y los funcionarios etíopes son dignos de elogio", asevera Kappelman. "Lucy lidera el intercambio abierto de datos digitales".

Referencia bibliográfica:

John Kappelman et al. “Perimortem fractures in Lucy suggest mortality from fall out of tall tree” Nature doi:10.1038/nature19332.

SINC

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Cultura científica Sat, 22 Oct 2016 15:33:10 +0000
El extraño mundo de Chris Cunningham http://thecult.es/bellas-artes/el-extrano-mundo-de-chris-cunningham.html http://thecult.es/bellas-artes/el-extrano-mundo-de-chris-cunningham.html El extraño mundo de Chris Cunningham

Creador del vídeos musicales para Madonna y la cantante islandesa BjörkChris Cunningham es uno de los artistas más singulares y admirados en el campo del video arte.

La obra de Cunningham All is full of Love, sobre un tema de Björk, fue la ganadora del Premio Especial del Jurado en ArtFutura 99. Desde entonces, las decenas de galardones otorgados en todo el mundo han supuesto la culminación de una trayectoria que le ha valido a Cunningham el título de figura más innovadora y revolucionaria en la historia de los vídeos musicales.

{youtube}u0cS1FaKPWY{/youtube}

ArtFutura 2000 repasó su obra y las claves de su estilo mientras el realizador afrontaba el ambicioso reto de trasladar a imágenes Neuromante, la novela de William Gibson que dio origen a la cibercultura y definió el concepto de ciberespacio.

Cunningham emprendió su carrera a comienzos de los novemta, diseñando robots y criaturas para Clive Barker (Razas de noche) y David Fincher (Alien3). Después de participar en el rodaje de Judge Dredd fue llamado porStanley Kubrick, con quien preparó el proyecto de A.I., finalizado por Spielberg.

chrisjapparatus

Imagen superior: "Jaqapparatus 1" (2012), instalación robótica para Audi City London.

En el catálogo de ArtFutura, José Luis de Vicente escribe: "Tras dirigir numerosos videos de bajo presupuesto fundamentalmente para grupos de la escena electrónica del Reino Unido, Cunningham rueda en 1997 el clip que le confirma como el valor más en alza entre los nuevos creadores del medio. Come to Daddy, una perturbadora pieza para el aclamado artista techno Aphex Twin, supone una reinvención absoluta de las reglas estilísticas del género popularizado por la cadena de televisión MTV. Rupturista, árido y tremendamente exigente con el espectador, Come to Daddy convierte a Cunningham en el realizador más solicitado por grupos y solistas de todos los estilos. Sin embargo, su voluntad de trabajar sólo para artistas con los que mantiene una afinidad estética, como Portishead, Squarepusher, Autechre o Leftfield le ha permitido mantenerse alejado de los nombres más comerciales de la industria musical, con la única excepción de Frozen, el clip con el que Madonna anunciaba en 1998 su conversión a la electrónica".

chrislevis

Imagen superior: "Up and Down" (2002), campaña comercial para Levi's.

"En un medio acusado habitualmente de uniformidad estética –continúa José Luis de Vicente–, el éxito de Cunningham reside en su estilo absolutamente original e inconfundible. Partiendo de unas referencias cinematográficas y literarias muy reconocibles (Blade RunnerCronenbergLynchJ.G. Ballard), el director británico plasma de manera muy personal toda una serie de obsesiones temáticas y plásticas en sus trabajos: atmósferas gélidas, paisajes urbanos opresivos, colores fríos y formas industriales al servicio de historias que bordean la iconografía de la ciencia ficción y el cine fantástico, pero que la subvierten a través de su extraño sentido del humor, y de un distanciamiento de los objetos retratados típicamente postmodernista".

chrisaphex

Imagen superior: "Come to Daddy", vídeo para Aphex Twin.

chrisNewYork

Imagen superior: "New York Is Killing Me (Chris Cunningham Remix)" (2010).

chrislove

Imagen superior: "Love Is To Die", documental multimedia para el lanzamiento de Warpaint (2014).

Vídeos musicales

"Second Bad Vilbel" (Autechre, 1995)

"Back With The Killer Again" (The Auteurs, 1995)

"Space Junkie" (Holy Barbarians, 1996)

"Another Day" (Lodestar, 1996)

"Personally" (12 Rounds, 1996)

"36 Degrees" (Placebo, 1996)

"Something To Say" (Jocasta, 1997)

"Jesus Coming In for the Kill" (Life's Addiction, 1997)

"Tranquillizer" (Geneva, 1997)

"Come to Daddy" (Aphex Twin, 1997)

"No More Talk" (Dubstar, 1997)

"Light Aircraft On Fire" (The Auteurs, 1997)

"The Next Big Thing" (Jesus Jones, 1997)

"Only You" (Portishead, 1998)

"Afrika Shox" (Leftfield feat. Afrika Bambaataa, 1999)

"Come On My Selector" (Squarepusher, 1998)

"Frozen" (Madonna, 1998)

"All is Full of Love" (Björk, 1998)

"Windowlicker" (Aphex Twin, 1999)

"Rubber Johnny" (Aphex Twin, 2005)

"Sheena is a Parasite" (The Horrors, 2006)

Video-instalaciones y cortometrajes

Flex (2000) (con música de Aphex Twin)

Monkey Drummer (2001) (música: "Mt Saint Michel + Saint Michaels Mount" de Aphex Twin)

Rubber Johnny (2005) (música: remezcla de "Afx237 v7" de Aphex Twin)

ELECTROMA (2006) (steady cam en el cortometraje de DAFT PUNK)

Anuncios televisivos

Mental Wealth (Sony Playstation)

Photocopier (Levi Strauss & Co, nunca emitido en televisión)

Engine (Nissan, con música de Boards of Canada)

Quiet (Telecom Italia)

Sport is Life (ITV)

Flora Perfum (Gucci)

Copyright de texto e imágenes © 2000 ArtFutura. Nota de prensa publicada por cortesía del Departamento de Prensa y Medios de ArtFutura. El texto entrecomillado es una cita del catálogo de ArtFutura 2000. Reservados todos los derechos.

Imagen superior: Spot de Sony Playstation (Mental Wealth), de la agencia TBWA-London, producido por Black Dog Films y RSA Films, y dirigido por Chris Cunningham.

Imagen inferior: Clip de la canción "All Is Full of Love" (1998), del sello One Little Indian, interpretada por Björk.

]]>
correo@thecult.es (The Cult (Thesauro Cultural)) Bellas artes Fri, 21 Oct 2011 21:47:07 +0000