Lola Clemente Fernández

Lola Clemente Fernández

Experta en arte, cine y literatura, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista en diversos medios de comunicación.

Se licenció en Bellas Artes en el año 2000 y se doctoró en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid en 2006 con la tesis El héroe en el género del western. América vista por sí misma, ganando el premio extraordinario de doctorado. Esta obra fue publicada en 2009 con un prólogo de Eduardo Torres-Dulce.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja

logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

Cantos de sirena

Poseedoras de una magia y de un atractivo sin igual, estos quiméricos híbridos entre doncella y pez han inflamado la imaginación de incontables artistas, si bien en el cine no han disfrutado de la misma atención suscitada por otras bellas fatales como las vampiresas.

En Nueva Iberia, una ciudad de Louisiana, el detective Dave Robicheaux (Tommy Lee Jones) investiga el macabro asesinato de una joven prostituta. Uno de sus sospechosos es el mafioso local “Baby Feet” Balboni (John Goodman), que últimamente anda metido en el negocio del cine coproduciendo una película sobre la Guerra Civil cuyo rodaje trascurre por la zona.

Avalada por un sólido reparto encabezado por Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightley, redondeado por secundarios de lujo como la veterana Charlotte Rampling, Nunca me abandones (Never Let Me Go, 2010) llevó a la pantalla la novela homónima de Kazuo Ishiguro.

Cuentacuentos de cine

Parece que Hollywood ha encontrado un nuevo (viejo) filón en el folklore universal, que se ha desprendido del formato infantil made in Disney –aunque no por ello menos apasionante– para trasegar por senderos aparentemente más adultos.

Vincent Price, el señor del terror

La siempre elegante imagen de Vincent Price (1911-1993), con sus cejas arqueadas, su gesto adusto y una voz que modulaba con maestría para poner los pelos de punta, ocupa un puesto de honor en el panteón del cine de terror y fantástico junto con otros grandes como Lon Chaney, Boris KarloffBela Lugosi, Christopher Lee o Peter Cushing.

Cualquiera que haya acudido a una reunión de vecinos sabe que la convivencia no siempre es fácil; los deseos e intereses del individuo chocan con los estándares impuestos por la mayoría. A través de la figura del vecino, el cine ha hurgado en las rugosidades de la relación entre individualismo y colectividad, entre el Yo y el Otro, entre la imagen que proyectamos de cara a la galería y la oscuridad que acecha desde nuestro interior.

Tras reinventar en Ponyo en el acantilado (Gake no ue no Ponyo, Hayao Miyazaki, 2008) “La sirenita” de Andersen, el Studio Ghibli volvió a atacar de nuevo con Arrietty y el mundo de los diminutos (Kari-gurashi no Arietti, 2010); en esta ocasión el veterano maestro de la animación japonesa cedió el testigo de la dirección al debutante Hiromasa Yonebayashi, a la sazón el director más joven del estudio avalado, eso sí, por una dilatada experiencia como animador.

Prácticamente, casi todos los asesinos "famosos" han tenido su correspondiente libro o película. John Wayne GacyTed BundyAlbert DeSalvoManuel Blanco Romasanta o Andrei Chikatilo, entre otros nombres de una siniestra galería, han servido de inspiración a filmes de todo tipo, desde grandes clásicos u obras de culto hasta olvidables biopics realizados para la televisión o lanzados directamente al mercado doméstico.

Este personaje emblemático de la ciencia-ficción, creado por el guionista Nigel Kneale,  triunfó tanto en la televisión como en el cine.



Desdoblamiento de la personalidad, moral puritana, represión sexual, hipocresía, asesinato, lujuria, libertinaje y uso de drogas son algunos de los sugestivos ingredientes de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), un gran clásico literario escrito por Robert Louis Stevenson del que el cine ha efectuado numerosas relecturas.

La imagen de los nativos norteamericanos ofrecida en las películas ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, oscilando entre el prejuicio y la mitificación. 



Con apenas doce años, Brendan es el monje más joven de la abadía de Kells, llevada por su tío el abad Cellach, un hombre adusto al que presta voz el actor irlandés Brendan Gleeson.

En los primeros pasos de este género cinematográfico, tres fulgurantes estrellas crearon escuela: “Broncho Billy”, William S. Hart y Tom Mix.

En la inmensa soledad de la Antártida, unos científicos liberan sin quererlo a una espeluznante criatura alienígena, hasta entonces atrapada en los hielos.