Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logo200pxtesauro
Tercera época - Nº 327. ISSN: 2530-7169. Lugar de edición: Madrid, España. Entidad responsable. conCiencia Cultural

"La Sensacional Hulka", de John Byrne

Frente a ustedes, un genio de la viñeta, John Byrne, y al otro lado del cuadrilátero, tenemos a uno de los personajes más singulares y carismáticos de la Casa de las Ideas, Hulka, la superheroína verde capaz de aplastar a los villanos y de encararse con el lector sin perder ni un ápice de su encanto.

Ya lo verán. Es tan nostálgico como fácil de explicar... Parece que fue ayer cuando adquirimos en el kiosco el número 30 de 1984. Costaba 120 pesetas ‒creo‒ e incluía entre sus páginas la primera entrega de una nueva serie de Bruce Jones y Esteban Maroto, Nave prisión.

La experiencia soviética emprendió su camino como un estallido libertador y luminoso que, al cabo de los años, reveló su naturaleza liberticida y opresiva. El mito revolucionario y la carnicería del gulag fueron las dos caras de un fenómeno sociopolítico que define al siglo XX, y que dividió irremediablemente a sus intelectuales.

"Retrotopía", de Zygmunt Bauman

Leer a Zygmunt Bauman es una permanente gimnasia para el espíritu, sobre todo en estos tiempos en los que el pensamiento fuerte se ha desplomado en el sofá de la frivolidad digital.

Nos hallamos ante una novela de misterio que es, asimismo, una apología de la cordura y de la tenacidad. Digo esto último porque, gracias al talento de su autora, nos encontramos aquí con el modelo de tantos otros relatos, telefilms y películas en los que el protagonista debe justificar la verdadera existencia de otro personaje que su entorno considera imaginario.

¿Por qué ser autosuficiente? En principio, por la misma razón por la que el planeta nos lo agradecerá: porque fomenta una economía verde y sostenible. Pero más allá de este detalle, la idea de vivir respetuosamente de la tierra, por encima de otras alternativas que nos depara ese porvenir robotizado y digital, me parece una de las más nobles aspiraciones que un ser humano puede ambicionar.

La saga Alien nos fascina, eso es indiscutible. Proporciona, en dosis parecidas, terror, aventuras espaciales y reflexión filosófica, y encima lo consigue con una estética inimitable. Sólo por eso ‒háganme caso‒ merece la pena dejarse llevar por el nuevo episodio de la franquicia, Alien: Covenant.

Uno, a veces, vive cosas que nunca deberían acabar. A mí, por ejemplo, me agrada sentir la compañía de personajes que conocí en la niñez, y por eso nunca desdeño los reboots, los remakes y los universos expandidos. Sobre todo aquellos que me devuelven viejas compañías. Si además se trata de Star Wars, mis preferencias por la trilogía clásica me llevan a devorar cualquier producto que recupere su ambiente y que prolongue las hazañas de sus protagonistas.

La filosofía es un ejercicio complejo y Henryk Skolimowski sabe que no puede plantearse como escritura en mármol, sino como un tanteo que vaya ampliando el círculo del pensamiento. En este sentido, leer a este filósofo polaco nos ayuda a entender las metas y tropiezos de la humanidad en el curso de una nueva revolución ‒esta vez tecnológica‒ que nos invita a vigilar el carro (el materialismo y sus afanes) pero olvidando a los caballos (la sabiduría y la vida en contacto con la biosfera).

Un proyecto de vida en el campo, sobre todo cuando se queda en grado de tentativa y no va más allá de los deseos, es algo muy placentero que casi todo el mundo se ha planteado alguna vez. Sin embargo, no es lo mismo fantasear con esa posibilidad que hacerla real. En otras palabras, no es lo mismo pensar en una granja de ensueño que hundir las manos en la tierra y sentir ‒esta vez, de verdad‒ la necesidad de que germinen las semillas.

"El diario de la princesa", de Carrie Fisher

Escritura y memoria. Lo que algunos autores logran alrededor de estos dos términos puede ser genial, pero no siempre resulta sincero. Carrie Fisher logra en estas páginas precisamente eso: convencernos de que hay una verdad que va asentándose a lo largo del relato, convertido hoy, tras la inesperada muerte de la actriz, en una suerte de autobiografía póstuma.

Un repaso de los títulos de la línea Otros Mundos dibuja una topografía que nos conduce al pasado y al futuro, y que remite a ese escenario donde los superhéroes son tratados como parte de una mitología flexible, enriquecida con aportes del cine y la literatura.

Antes de ganar prestigio y notoriedad con Fábulas (2003), William "Bill" Willingham ya había completado una carrera llena de aciertos y guiada por la originalidad. En este sentido, las obras que comprende este volumen nos introducen en un universo lleno de alusiones literarias y cinematográficas, comprometido con un imaginario extremadamente personal.

Las leyendas urbanas y las historias de fuego de campamento tienen un rasgo común, y es que todas ellas se presentan como si fueran reales. En este tipo de relatos, la verosimilitud es un detalle esencial, y eso que suelen estar protagonizadas por fantasmas y otras criaturas de ultratumba.