Antonio Mesa León

Antonio Mesa León

Antonio Mesa León (Sevilla, 1993). Graduado en Derecho y ADE (Universidad de Sevilla, 2016). Máster en Abogacía y LLM, IE Law School (Best Student Award y Dean´s List 2018).

www.linkedin.com/in/antonio-mesa-leon/

Social Profiles

LinkedIn

Trestesauros500

José Ortega y Gasset (1883-1955) es uno de los filósofos españoles más importantes del siglo XX, y uno de los que ha alcanzado mayor reconocimiento universal. La evolución de su pensamiento coincide en buena medida con sus sucesivas experiencias vitales, y estas a su vez no pueden entenderse sino en el marco de las grandes transformaciones que tendrían lugar en España durante la primera mitad del siglo.

La Convención celebrada en Filadelfia entre mayo y septiembre de 1787 fue convocada, en principio, para discutir la reforma del gobierno que los estadounidenses se habían dado tras lograr su independencia, que en aquellos primeros años había mostrado evidentes defectos.

John Stuart Mill (1806-1873) fue uno de los pensadores liberales más importantes del siglo XIX. Su obra supuso un replanteamiento de los fundamentos filosóficos sobre los que hasta entonces había reposado el liberalismo, y que abriría la puerta, no mucho después de su muerte, a la evolución de este y su transformación. Mill fue además un destacado economista de la escuela clásica, y sus teorías representan la cumbre de dicha tradición.

Thomas Jefferson (1743-1826) es uno de los Padres Fundadores de Estados Unidos más recordados. Además, como tercer presidente del país entre 1801 y 1809, desempeñó un papel fundamental en la definición del sistema de partidos y en la dirección política que habría de seguir la recién nacida república durante los veinte años siguientes. Su figura ha sido ampliamente estudiada, con múltiples biografías y análisis de diversa índole.

Existen dos interpretaciones principales sobre la naturaleza y consecuencias de la Revolución Gloriosa de 1688 en Inglaterra, que derrocó al rey Jacobo III y entronizó a Guillermo de Orange.

Lord Acton (1834-1902) no es un autor que haya resistido demasiado bien el paso del tiempo. Su fama hoy en día es escasa comparada con la que tuvo en vida y su nombre es poco conocido fuera del ámbito académico. Con la excepción de una frase que sí ha devenido célebre ("El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente"), sus aportaciones permanecen en una relativa oscuridad. Todo ello es de lamentar, pues se trata de una de las figuras fundamentales para entender la política y el pensamiento en la Inglaterra del siglo XIX.

Charles-Louis de Secondat, barón de Montesquieu (1689-1755), es una de las figuras preeminentes de la Ilustración y de la filosofía política. Sus investigaciones sobre las características de los distintos regímenes políticos tuvieron gran influencia en el pensamiento posterior, y especialmente, su teoría de los tres poderes acabaría convirtiéndose en un pilar del constitucionalismo moderno desde su recepción por los Padres Fundadores americanos. Aún hoy su obra sigue siendo objeto de multitud de comentarios e interpretaciones.

Edmund Burke (1729-1797) es ampliamente considerado el padre del conservadurismo moderno, aunque también ha sido un referente del liberalismo moderado.

Los ensayos de David Hume

David Hume (1711-1776) ha pasado a la historia por su empirismo radical y su escepticismo respecto a la metafísica y las verdades filosóficas generalmente aceptadas en su tiempo.

"Tras la virtud", de Alasdair MacIntyre

Es ya una constante que, en nuestras sociedades modernas, cuando se suscitan discusiones sobre temas éticos, casi siempre degeneran invariablemente en desacuerdos interminables. ¿Quién no ha experimentado semejante parálisis en la vida real en algún momento? ¿Cuándo vemos ponerse de acuerdo a proabortistas y antiabortistas, o a creyentes y ateos, o a partidarios y críticos del feminismo?

"Cartas de Catón", de John Trenchard y Thomas Gordon

La Revolución Gloriosa de 1688 ha sido siempre considerada un evento clave en la definición del constitucionalismo liberal, hasta el punto de que algunos historiadores actuales la catalogan como la primera revolución moderna (Steven Pincus).