Alejandro Lillo

Alejandro Lillo

Alejandro Lillo es licenciado en historia y doctorando en el Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia. Sus intereses se centran las distintas manifestaciones culturales de los siglos XIX y XX, prestando especial atención a la literatura y el cine.

Ha participado en varias exposiciones organizadas por el Vicerrectorado de Cultura de la Universidad de Valencia (Trenor. La Exposición de una gran familia burguesa; Covers. Cultura, juventud, rebeldía, donde compartió el comisariado con Justo Serna), así como en distintas obras colectivas (El gran libro del vino de la Comunidad Valenciana; Paseos por la Valencia burguesa, 1808-1909).

Varios de sus escritos han sido premiados en distintos certámenes literarios, como el Certamen Internacional Art Nalón Letras 2008 o el Premio de relato corto “Paso del Estrecho” 2010, de los que fue finalista.

Ha publicado artículos y reseñas en distintos medios de comunicación, principalmente vinculados con lo cultural: El País (Comunidad Valenciana), Ojos de Papel, Revista Mercurio, Arte y libertad, etc.

Con Justo Serna gestiona una página de facebook llamada Serna & Lillo Asociados.

 

Social Profiles

Comienza Umberto Eco el primer capítulo de El superhombre de masas afirmando que es imposible no llorar con Love Story. La explicación, según el escritor italiano, es sencilla: al tratarse de un producto concebido para emocionar y hacer llorar, uno no puede evitar el sentimiento y el sentimentalismo. Esta reflexión podríamos trasladarla a las creaciones de Steven Spielberg, un auténtico maestro a la hora de generar eso, sentimientos, en el espectador. Resulta casi imposible, por ejemplo, ver las películas de Indiana Jones y no disfrutar con sus aventuras, no reírse con sus ocurrencias, no implicarse en sus descubrimientos.

Libertad, la última novela de Jonathan Franzen, es una obra que impresiona por la hondura de sus personajes, por la penetrante descripción del mundo en el que esas personas viven, y por la huella, suave pero profunda, que va dejando en el lector a lo largo de sus más de seiscientas cincuenta páginas.