Martes, 05 Noviembre 2013 16:36

El oscuro misterio del tesoro de Múnich - The Cult.es Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Mil quinientas obras de grandes maestros. No, no hablamos del catálogo de un museo, sino del número de cuadros que un anciano escondía en su piso de Múnich. El descubrimiento, digno de una novela de suspense, ha puesto de actualidad el expolio artístico nazi.

La noticia saltó a los medios el 3 de noviembre de 2013. Dos días después, el experto encargado de la investigación, Meike Hoffmann, revelaba nuevos detalles sobre ese fabuloso almacén. Entre otras obras, había encontrado en la casa del anciano una pintura alegórica de Chagall y un raro autorretrato de Otto Dix, además de lienzos de Pablo Picasso, Pierre-Auguste Renoir y Henri Matisse.

Pero ¿quién es ese viejo amante del arte, capaz de atesorar semejantes joyas en la penumbra de un apartamento? El personaje en cuestión ha sido identificado como Cornelius Gurlitt, hijo de Hildebrand Gurlitt, un tratante de arte nazi que se hizo con estas obras entre los años treinta y los cuarenta.

Hildebrand Gurlitt podría figurar como el villano de este relato, entre otras cosas porque los jerarcas nazis le encomendaron la venta de piezas robadas a los coleccionistas judíos, y siniestramente catalogadas como arte degenerado.

El fiscal jefe Reinhard Nemetz fue el encargado de dar la noticia: en ese piso cubierto de suciedad, se apilaba una colección sensacional. Nada menos que 121 obras enmarcadas y 1.285 sin enmarcar. En un primer análisis, los expertos comprobaron que entre ellas había cuadros del siglo XVI, pero sin duda, lo más llamativo del hallazgo son las piezas vanguardistas, algunas de ellas desconocidas para los especialistas.

Hoffmann, que dio a conocer todos estos datos durante una multitudinaria rueda de prensa, fue glosando la importancia de algunas de estas creaciones mientras se proyectaban las primeras fotografías del hallazgo en una pantalla.

Es imaginable la sensación que produce el reencuentro con piezas que llevaban setenta años ocultas: desde un caballo expresionista pintado por Franz Marc, hasta una plácida imagen de una mujer sentada, con la firma de Matisse, o el retrato de una joven abrazada a una cabra, obra de Gustave Courbet.

Lo primero que a uno se le viene a la cabeza cuando conoce estos cuadros es el deseo de recuperarlos que tendrán los herederos de los coleccionistas judíos, muchos de ellos asesinados en los campos de concentración.

La investigación de los bienes de Gurlitt partió de una sospecha por evasión de impuestos. Poco podían imaginar los funcionarios encargados del caso que, ocultas en una habitación de ese piso mugriento, se apilaban obras de Henri de Toulouse-Lautrec, Max Beckmann, Max Liebermann, Emil Nolde, Oskar Kokoschka, Carl Spitzweg y Ernst Ludwig Kirchner.

Más allá de la tragedia que vivieron sus primeros poseedores, es una suerte que Gurlitt haya protegido adecuadamente su tesoro. Eso nos permite recuperar este patrimonio de la cultura europea sin tener que lamentar que alguna de las obras esté dañada.

Hoy, después de la sorpresa, queda la sombra del horror. Al fin y al cabo, al empaquetar su colección y esconderla como quien oculta el arma de un crimen, Gurlitt perpetuó la infamia cometida por su padre.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Información adicional

  • Extended Classes: dark
Visto 2887 veces Modificado por última vez en Sábado, 27 Agosto 2016 10:45
Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

  • Los primeros americanos
    Los primeros americanos El viaje de Colón había sido planeado para llegar a China o a Japón. Su error de cálculo, muy común en la época, que suponía un diámetro terrestre menor al que realmente tiene, lo había…
  • ¡Corre homo, corre!
    Escrito por
    ¡Corre homo, corre! Los seres humanos no estamos hechos para correr rápido, pero sí para correr distancias largas. He aquí la evidencia anatómica y fisiológica de que estamos mejor adaptados para la carrera de resistencia que muchos otros…
  • Dinosaurios con plumas
    Dinosaurios con plumas Los fósiles recientemente descubiertos en China proporcionan una evidencia directa de que las plumas no son específicas de las aves y que estaban presentes en sus ancestros dinosaurianos. En el año de 1860, en la…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC