La Sonnanbula, de Vincenzo Bellini

altEn 2007 Testament incluía en su catálogo la lectura de I vespri siciliani dirigida por el gran Erich Kleiber y protagonizada por Maria Callas en el Mayo Musical Florentino de 1951.

No era una repetición más que sumar a las que varios sellos piratas habían venido lanzando paulatinamente al mercado de una de las interpretaciones más fascinantes de la Divina. Se trataba de una toma sonora especial realizada por el (o para el) que fuera productor de sus más representativas grabaciones discográficas de estudio, Walter Legge.

Con una mejora impresionante de sonido, se pudo constatar plenamente la labor vocal y dramática que lograba la soprano en un personaje tan complejo y difícil como Elena, escrito para una auténtica soprano dramática de agilidad.

De repente, la hazaña parece repetirse con una función asimismo ya bien documentada por el catálogo del disco live, la de la controvertida Sonnambula belliniana ofrecida en el Festival de Edimburgo de 1957. Controvertida por las consecuencias acarreadas tras la anulación de la última de la veladas previstas, por lo que la cantante hubo de sufrir el acoso y derribo por parte de una prensa propicia a atacarla a la más mínima oportunidad.

El paso del tiempo le dio la razón: no había anulado la última representación prevista para irse a bailar a Venecia en una fiesta que le preparó Elsa Maxwell, por la sencilla razón de que esa velada no estaba considerada en el contrato. Fue un invento sobre la marcha del responsable del Teatro alla Scala, dada la expectativa y el éxito que supuso la presencia de Callas en el festival.

Entre todas las grabaciones completas dejadas por Callas de su inmarcesible Amina (Scala, 1955 con Bernstein; Colonia y en estudio, 1957), en esta escocesa la Callas comienza más prudente y contenida, como si los problemas para controlar la voz le aconsejaran sensatez. Pero, a medida que la voz se va calentando y la cantante se va sintiendo más segura, aparece esa Amina inigualable que tan bien supo modelar y desarrollar en sus diferentes estados de ánimo.

Es difícil entre los cuatro documentos dejados por la diva decantarse por uno u otro. Si la voz aparece menos rica o infalible, el personaje se perfila con mayor profundidad o viceversa.

La cuestión es que no ha habido y parece que tampoco habrá una Amina como la suya, tan viva y rica. En Edimburgo, una cierta sensación de fragilidad hace más tierno, poético, simpático, más digno de compasión al personaje. Como en las demás interpretaciones, es impresionante el colorido vocal que otorga a la protagonista cuando ésta aparece como sonámbula, en especial en la escena en la alcoba del conde Rodolfo y posteriormente en ese Ah, non credea mirarti que es la perfecta sincronización entre canto y expresión.

Un perfecto sentido del canto ligado, una rica exhibición de virtuosismo vocal siempre al servicio de una caracterización profunda que llega al meollo del personaje, hacen de la Amina de Callas la mejor de todo el repertorio grabado. Cualidades que esta recuperación, técnicamente impecable, pone al descubierto en todo su esplendor. Entre sus compañeros, aparecen los habituales Nicola Monti (exquisito de canto y sensibilidad) y Nicola Zaccaria (un conde de completa dignidad), con una pizpireta Edith Martelli (en lugar de la esperable Eugenia Ratti) y, de nuevo, una joven Fiorenza Cossotto como Teresa. Dirige, claro está, Antonino Votto con toda su mucha sapiencia y buena voluntad.

Y para finalizar estas líneas, reaparece de nuevo ese anhelo tantas veces repetido: ¿no tendría Legge grabaciones ocultas también de Fedora, Il pirata o el Don Carlo de la Scala? Como la esperanza es lo último que se pierde, quede aquí manifestado una vez más este deseo, incontrolable y legítimo.

Título: La sonnambula.
Autor: Vincenzo Bellini.
Referencia: SBT2 1417.
Discográfica: Testament.
Distribución: Diverdi.
Fecha de edición: 2008.
Precio: 36,80 €.

(Copyright © Fernando Fraga. Publicado por cortesía de www.diverdi.com con permiso del autor. Reservados todos los derechos)


  • La triste historia de la vaquita marina
    La triste historia de la vaquita marina Sin duda usted ha oído hablar de la vaquita marina. Es uno de los mamíferos marinos más carismáticos, al menos para los mexicanos, pues es endémico de nuestro país (es decir, no se halla en ningún otro sitio en…
  • Encuentro con un extraño
    Encuentro con un extraño De quien mora en la inmensidad... El viento, la marea y un azul ingrávido marcan el compás y nos guían en nuestra aventura diaria. En todo caso, no siempre es necesario ir muy lejos ni…
  • Las cacerías del Magericyon anceps
    Escrito por
    Las cacerías del Magericyon anceps Tras estudiar la morfología del cráneo y las vértebras cervicales de Magericyon anceps, un mamífero carnívoro que vivió en el Mioceno superior (hace unos 9 millones de años), paleontólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

Cine clásico

  • La saga "Evil Dead": el bosque animado
    Escrito por
    La saga "Evil Dead": el bosque animado Evil Dead, o Posesión Infernal si lo prefieren, lleva tres décadas consolidándose como película de culto. Su influencia se va extendiendo como el propio Mal que se desata en la película. Generaciones de jóvenes aficionados…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC