E lucevan le stelle de la Tosca de Puccini

altComo ya hiciera con otras popularísimas arias escritas para tenor (de Bohème, Trovatore, Payasos), Bongiovanni publica ahora varias interpretaciones de otra página tenoril tan conocida o más que las anteriormente reunidas: E lucevan le stelle de Tosca de Puccini.

A falta de un documento del Cavaradossi inicial, Emilio de Marchi -algunas fuentes señalan que sí realizó grabaciones de la obra, en cilindro y de manera privada-, dos años después de su estreno, en abril de 1902, la selección de Bongiovanni comienza en 1905, año en que la registró Giuseppe Borgatti, el primer Chénier de Giordano y de vocación casi exclusivamente wagneriana, llegando hasta una interpretación en vivo en 1969 de Flaviano Labò.

Entre en la recia despedida, un poco llevada a lo heroico, del primero y el lánguido intimismo del segundo (Labò, un importante tenor estrictamente contemporáneo de Alfredo Kraus, tuvo que sufrir le enorme competencia de otros colegas de mayor impacto y seducción) aparecen distintos colores vocales, diferentes intenciones ejecutivas, variados estilos y mensajes.

Uno puede detenerse, y se detendrá sin duda, en el siempre modelo carusiano (en grabación americana de 1909), de una cuadratura y de un empuje modélicos en perfecto contraste con la personalísima y fascinante versión de Miguel Fleta (1929), con esas fabulosas notas tenidas en las palabras bacio, disciogliea dai velli o amato, increíbles por la exhibición de fiato y por su persuasión. O en el acariciante concepto de Beniamino Gigli (1921) frente al sólido magisterio de Aureliano Pertile (1932) o al ambiguo acercamiento de Hipólito Lázaro (1916) tan deseoso de llegar a áureos, férreos agudos, como en combinarlos con imprevistas regulaciones o inevitables sollozos.

No faltan lecturas en francés, como la pletórica de posibilidades de José Luccioni (1936), aunque se hubiera preferido alguna de Georges Thill, o en alemán, la sólida aunque un tanto rígida y lineal por secciones de Helge Rosvaenge (1942).

Están presentes todas las glorias (o casi todas, falta por ejemplo Carlo Bergonzi), nacidas en el primer tercio del siglo XX, que es donde coloca sus límites el disco, es decir, Mario del Monaco (1954), más introvertido que de costumbre pero igualmente generoso; Giuseppe di Stefano (1948), una de las mejor dichas y comunicadas; Franco Corelli (1957), pletórico de medios en anchura, colorido y dimensión que se reducen a un hilo sonoro en disciogliea dai velli; Gianni Poggi (1957), una explosión de sonidos dorados; Ferruccio Tagliavini (1955), íntimo, delicado y por ello muy emocionante, atento a la combinación forte y piano; Jussi Bjoerling (1937), glorioso aunque algo desatento al idioma y a la situación. Mario Filippeschi (1950) y Giovanni Malipiero (1939) cierran digna y convenientemente este grupo de tenores.

Atrás quedaron interpretaciones dignas igualmente de comentario, las extravertidas de Martinelli, Lauri-Volpi y Zenatello, u otras de mayor concentración como las servidas por Masini, Cortis, Piccaver (de dicción y línea algo discutibles), Ciniselli o Lugo, así como la bien rescatable, un poco hacia afuera por entrega y generosidad instrumentales, de Daniele Barioni, el más joven de todos los convocados.

Título: E Lucevan le Stelle de Tosca.
Autor: Puccini.
Referencia: GB 1209-2.
Discográfica: Bongiovanni.
Distribución: Diverdi.
Fecha de edición: 2008.
Precio: 18,40 €.

(Copyright © Fernando Fraga. Publicado por cortesía de www.diverdi.com con permiso del autor. Reservados todos los derechos)


ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

Cine clásico

  • Cine, flamenco y tópicos
    Escrito por
    Cine, flamenco y tópicos Carmen la de Triana (1938) Parece que la única mirada que interesa al cine es la que abre la puerta al tópico andaluz, a las juergas de los señoritos, a la miseria que se alivia…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC