"Novela familiar", de Blas Matamoro

Novela familiar, de Blas MatamoroSe podría decir que en Novela familiar. El universo privado del escritor (Páginas de Espuma, 2010) Blas Matamoro deja de mirar la literatura con el ojo selectivo del crítico, y ahonda con un talento inimitable en la antropología de un gremio –el de los escritores– donde el límite entre lo contado y lo vivido es difícil de establecer.

Matamoro plantea problemas literarios de primera magnitud, pero su libro se lee con una ligereza extraordinaria.

De forma condensada y atrayente, Novela familiar nos introduce en la intimidad de unos trescientos setenta escritores, y nos permite observarles mientras vuelven la cabeza a cada momento, midiendo con calibre sus apellidos.

Además de proporcionarle al lector un buen entretenimiento, con la amplitud propia de una saga, el autor va mucho más allá, y nos facilita un retrato familiar de esos narradores cuyas experiencias –rehechas, inhibidas o acrecentadas a la sombra de sus progenitores– alcanzan su cota más visible en la escritura.

Novela familiar provoca un clima de intimidad que no es habitual en un ensayo de estas características.

Matamoro, un estudioso capaz de encontrar algo de interés en todas partes, descubre los centros de energía de cada uno de los personajes aquí congregados. Para ello, después de situar al escritor en su contexto, nos conduce a las ramas de su árbol familiar y razona los ingredientes fundamentales de su personalidad.

La cita alrededor de la cual empieza a articular ese discurso genealógico se debe a André Gide, quien, refiriéndose al artista, dice lo siguiente: «Debe contar su vida no tal como la ha vivido, sino vivirla tal como la contará. Dicho de otra manera: que su retrato, que será su vida, se identifique con el retrato ideal que desea; y, más simplemente: que sea tal como se quiere».

Elocuente y a la vez persuasivo, Matamoro hilvana esta antropología del escritor preguntándose por dos cuestiones cruciales: el origen de su vocación y la calidad que la escritura adquiere en su vida.

La perspectiva es cautivadora, y además, el autor anima el análisis con una buena dosis de anécdotas e incidentes, ordenada con ese estilo detallado y elegante que caracteriza toda su obra.

Sin necesidad de recurrir a los veredictos propios de un informe psiquiátrico, Blas Matamoro compara la versión autorizada de cada biografía con los demonios ocultos que se desprenden de ella: esos que tantas veces acaban atrapados como notas a pie de página, como si las neurosis o las pasiones furtivas no se prestasen al juego de la interpretación literaria.

Al final, resulta notable lo que ocurre con la escritura, cuando en ella la vida quiere posarse para siempre en forma de palabras, de fantasmas y de silencios.

Por estas y otras razones que el lector irá descubriendo, Novela familiar es un libro imprescindible: un ejercicio de inteligencia al que ningún amante de la literatura debiera renunciar.

Sinopsis

Matamoro, con una erudición magistral y un estilo divulgativo y ameno, plantea en este libro un recorrido literario a lo largo del marco familiar y personal de más de trescientos escritores.

Una exigente investigación que viene a demostrar la importancia de la vida familiar, mediante sus múltiples aspectos, en el devenir del autor, sus obras y su escritura.

Estructurado a modo de breves ensayos, casi microrrelatos, Novela familar despierta el interés del lector por la parte más privada del universo de los escritores.

Porque la relación de los escritores con padres ausentes o con madres idealizadas, con progenitores afines a su oficio o decididamente contrarios, con el idioma familiar e, incluso, con su propia descendencia, son para Matamoro la prueba de que la historia de un sujeto es, siempre, una historia de familia.

"El escritor –escribe Blas Matamoro– no sólo inventa su obra sino que también inventa su vida, al hacer narrable algo en sí mismo inenarrable (...) Nunca tenemos acabada la definitiva historia de la vida de un escritor, como tampoco tenemos leída del todo y para siempre su obra".

Sobre el autor

BIas Matamoro (Buenos Aires, 1942) vive en Madrid desde 1976, donde ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Vuelta (México, 1988-1998, dirección de Octavio Paz) y Cuadernos Noventa (Barcelona, dirección de Xavier Rubert de Ventós).

Entre 1996 y 2007 dirigió Cuadernos Hispanoamericanos.

Ha publicado los libros de narrativa Hijos de ciego, Viaje prohibido, Nieblas, Las tres carabelas, Ambos mundos y Malos ejemplos.

Su producción ensayística la forman títulos como La ciudad del tango, El juego trascendente, Olimpo, Oligarquía y literatura, Saber y literatura, Lecturas americanas, Genio y figura de Victoria Ocampo, Por el camino de Proust, Puesto fronterizo y Lógica de la dispersión o De un saber melancólico, entre otros.

Ha traducido a Mallarmé, Valéry, Caldareli, Hölderlin y Cocteau.

Colabora en ABCD, Scherzo, Diverdi y Letras libres, como crítico literario y musical.

La obra Novela familiar fue galardonada con el III Premio Málaga de ensayo concedido el 26 de enero de 2010 en la sede del Instituto Municipal del Libro de Málaga.

Formaron parte del jurado Estrella de Diego, Espido Freire, Javier Gomá, Juan Malpartida, Fco. Javier Jiménez y, con voz pero sin voto, el director del Instituto Municipal del Libro, Alfredo Taján. El fallo fue ratificado el mismo día por el Consejo Rector del Instituto Municipal del Libro.

Copyright del texto © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de portada y sinopsis © Editorial Páginas de Espuma. Reservados todos los derechos.


logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • La fidelidad de la tradición
    Escrito por
    La fidelidad de la tradición La poca fidelidad de la transmisión de las ideas mediante la tradición es algo que mucha gente desconoce. Son mayoría los que todavía creen que hay costumbres ancestrales que se trasmiten fielmente durante siglos. Pero,…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Ingeniería evolutiva
    Ingeniería evolutiva “La evolución es más inteligente que tú”, afirma la segunda ley de Orgel (enunciada por el químico británico Leslie Orgel, estudioso del origen de la vida). No sé si sea cierto. Lo que sí se es que la…

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Gansos en el paraíso
    Escrito por
    Gansos en el paraíso John Montagnu, cuarto conde de Sandwich, es recordado por haber donado el nombre de su título nobiliario al práctico, aunque poco sofisticado alimento. Cuenta la historia que una noche de 1762 el conde de Sandwich…

bannernewsletter1