"El topo", de John Le Carré

El-topo-Le-CarreEl topo (Tinker, Tailor, Soldier, Spy, 1974) es una de las mejores novelas de espionaje de todos los tiempos, tanto por su calidad literaria como por el profundo conocimiento que su autor, John Le Carré, tiene de los servicios secretos.

En el mundo del espionaje un topo crea laberintos, encrucijadas y trampas en sus galerías, y quien intente atraparlo corre el riesgo de convertirse en cazador cazado. En la ficción urdida por Le Carré, el jefe del espionaje británico murió sumido en viejos expedientes y recientes sospechas, convenido de que había galerías pero sin encontrar el topo.

Smiley fue fiel a su jefe hasta el final, lo que le costó su puesto.

Pero nuevos informes vuelven a remover al peligroso fantasma del topo, y Smiley, por supuesto, decide adentrarse extraoficialmente en el laberinto. Al final del mismo sólo encontrará una verdad: que los seres humanos somos demasiados complejos para ser clasificados con una sola palabra, ya sea "héroe", "traidor" o cualquier otra.

Durante los años cincuenta y sesenta, David John Moore Cornwell (verdadero nombre de Le Carré), trabajó en el MI5 y en el MI6. Tras el éxito de su primera novela, El espía que surgió del frío (The Spy Who Came in from the Cold, 1963), abandonó el MI6 para consagrarse a una exitosa carrera literaria.

Le Carré conoce al detalle el tema de los agentes dobles en el servicio secreto británico, empezando por el más famoso de todos ellos, Kim Philby, cuyos trabajos para el KGB han pasado a la historia reciente del espionaje. De hecho, ese fue su modelo para diseñar al espía traidor de El topo.

En realidad, la novela se inspira directamente en la traición de los Cinco de Cambridge: Guy Burgess, Donald Maclean, Anthony Blunt, John Cairncross y el propio Kim Philby. El personaje de 'Karla' se basa en una conocida figura del KGB, Rem Krassilnikov. Por su parte, el personaje de Connie Sachs parte de las experiencias reales de Milicent Bagot.

El-topo4

De la novela a la gran pantalla

Pocos escritores comprenden el mundo del espionaje tan bien como John le Carré, autor de más de 20 novelas. Ello se debe a su experiencia: fue miembro de los servicios MI5 y MI6 británicos, y trabajó como agente secreto en el apogeo de la Guerra Fría, a mediados del siglo XX, lo que otorga a su obra una credibilidad sin igual.

El lacónico espía George Smiley, su personaje más famoso, nació en 1961 con la publicación de su primera novela, Llamada para el muerto, y volvió a aparecer en algunas de sus obras más famosas, entre las que se encuentra El Topo (1974), considerada por muchos una obra maestra del género de espionaje y su mejor libro.

La sombra de Smiley, y el oscuro mundo en el que vivía y trabajaba, han planeado durante mucho tiempo sobre la visión que otros autores han hecho del mundo del espionaje. Desde la caída del muro de Berlín y el deshielo de la Guerra Fría, los contadores de historias llevan dos décadas dedicados a retomar esos años de paranoia y tensión desde perspectivas nuevas y objetivas.

Le Carré apunta: «Mi sustento y mi reputación se basan en mis libros, es donde pongo el alma. Pero la mayoría de la gente no lee, así que, si tienen acceso a la historia a través de otro medio, estoy encantado. Y si eso les inspira a leer el libro, doblemente encantado. Es muy emocionante colaborar con gente tan creativa y ver desde fuera cómo trabajan en un medio diferente».

El topo es la esperada adaptación al cine del superventas homónimo de John le Carré. Este thriller está dirigido por Tomas Alfredson (Déjame entrar), y la adaptación del guión es obra del equipo formado por Bridget O’Connor y Peter Straughan.

El director reconoce que, al ser la novela de Le Carré «un tremendo hito en la historia de la literatura británica», sintió cierta presión al asumir el encargo. Afirma: «Asusta manejar un material de esa magnitud, pero tienes que dejar esa sensación a un lado. Si te atreves a aceptar el reto, tienes que conectar de una manera intensa con el material. Yo creo que en cierto modo entiendo el alma de George Smiley. Cuando conocí a John le Carré, también sentí una fuerte conexión con él. Era como si supiera lo que él esperaba de la película. Me sorprendió que fuera tan generoso y abierto, y no sólo porque podía pasarse varias horas seguidas compartiendo información y detalles con nosotros, sino también porque dijo: “Haz reflexiones interesantes que sean originales tuyas”. Así que intenté trasladar a la pantalla las imágenes que me evocaba el libro y la humanidad de los personajes».

Gary Oldman, protagonista de esta espléndida adaptación cinematográfica, nos revela: «El título [en inglés] de la historia está sacado de una canción infantil inglesa: Tinker, tailor, soldier, sailor, rich man, poor man, beggar man, thief. Algunos de estos nombres [tinker, calderero; tailor, sastre; soldier, soldado; poor man, pobre; beggar man, mendigo] se utilizan como apodos para referirse a los cinco altos mandos bajo sospecha. Prácticamente hay un nombre en clave para cada cosa y cada persona».

Oldman afirma: «Me sentí muy halagado de que me pidieran que interpretara a George, que participara en este proyecto. El personaje de Smiley está sacado de la experiencia personal de John le Carré; todos sus complejos personajes están muy logrados. Los británicos tenemos una larga tradición de espionaje, y hemos sido bastante buenos espías. Pero también hemos tenido siempre una idea algo romántica del tema, y Le Carré mostró la realidad. Espero que esta película anime a la gente a descubrir sus libros.

»George Smiley es un personaje delicioso, un papel maravilloso para un actor. Es muchas cosas al mismo tiempo: bien educado, sagaz y perspicaz. Es un estudiante del espionaje, y un astuto manipulador de la burocracia. Smiley tiene una memoria de elefante, y un sentido innato para detectar debilidades y la falibilidad de la condición humana. Tiene un estricto sentido de la moral, aunque reconoce y comprende el lado oscuro y poco ético de lo que hace».

Al igual que en la novela, el Smiley de Oldman es víctima de una silenciosa melancolía, producto no sólo de su trabajo sino también de su vida privada. Oldman apunta: «Una de las reseñas del libro, creo que fue en The Spectator, decía: “Smiley es perfecto como espía, pero inadecuado como hombre”. Le Carré lo describe como un personaje “bastante bajito, poco atractivo, regordete”; aun así, él me dijo: “Ahora es tuyo. Hazlo como tú quieras”».

Los guionistas, Bridget O’Connor y Peter Straughan mantuvieron en el guión muchos de los nombres en clave y apodos que John le Carré creó para la novela original. Por citar un par de ejemplos, están las «madres», en las oficinas, y los «cazadores de cabelleras», en el terreno.

El autor

John le Carré nació en Poole, Dorset (Reino Unido). Su nombre auténtico es David Cornwell, y John le Carré es su seudónimo artístico. Se formó en la Sherborne School de Dorset, en la Universidad de Berna en Suiza, donde estudió literatura alemana un año, y en el Lincoln College de Oxford, donde se graduó cum laude en Lenguas Modernas. Entre 1956 y 1958 fue profesor en la Universidad de Eton (Reino Unido), y entre 1959 y 1964 perteneció al cuerpo diplomático británico, primero en calidad de segundo secretario en la embajada británica de Bonn y después como cónsul político en Hamburgo.

Le Carré empezó a escribir novelas en 1961, y desde entonces ha publicado los siguientes títulos, veintidós en total: Llamada para el muerto, Asesinato de calidad, El espía que surgió del frío, El espejo de los espías, Una pequeña ciudad en Alemania, El amante ingenuo y sentimental, El topo, El honorable colegial, La gente de Smiley, La chica del tambor, Un espía perfecto, La casa Rusia, El peregrino secreto, El infiltrado, Nuestro juego, El sastre de Panamá, Single & Single, El jardinero fiel, Amigos absolutos, La canción de los misioneros, El hombre más buscado y Un traidor como los nuestros.

Varias de sus novelas se han convertido en producciones televisivas o cinematográficas; la adaptación para la gran pantalla de El jardinero fiel brindó a Rachel Weisz el Oscar a la mejor actriz y fue objeto de numerosos galardones más.

Le Carré es profesor honorario del Lincoln College de Oxford, y posee doctorados honorarios en las universidades de Exeter, St. Andrews, Bath, Southampton, Plymouth y Berna.

Datos del libro

12.0x18.0cm.

Nº de páginas: 416 págs.

Editorial: Debolsillo

Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

ISBN: 9788497930482

Copyright de la portada y de la ficha editorial © Debolsillo. Reservados todos los derechos.

Copyright de los textos restantes ("De la novela a la pantalla" y "El autor") y de la imagen de la película El topo © StudioCanal, Working Title Films. Cortesía de DeAPlaneta.

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • La búsqueda de la felicidad
    Escrito por
    La búsqueda de la felicidad Lichtenberg fue quizá uno de los primeros ateos que expresó esa paradoja teológica hoy tan conocida: “Soy ateo gracias a Dios”. Él dijo exactamente: “Agradezco al buen Dios mil veces el que me haya hecho…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Los regalos de la reina Catalina
    Escrito por
    Los regalos de la reina Catalina Tiene cuarenta y cinco años y está casada con el monarca más rico de toda Europa. Vive en Lisboa, capital de su reino, el puerto al que llegan barcos cargados con las especias más codiciadas…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

  • El hombre que se "remakeó" a sí mismo
    Escrito por
    El hombre que se "remakeó" a sí mismo En 1956 Alfred Hitchcock decide hacer un remake de una película suya de 1934. Ambas llevan el mismo título original, The Man Who Knew Too Much. En el argumento hay algunos pequeños cambios: una niña…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El violín de Nielsen
    Escrito por
    El violín de Nielsen El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David. Sin…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1