Los cuentos de Beatrix Potter

Los cuentos de Beatrix PotterPersonajes tan entrañables como Perico el Conejo (Peter Rabbit), la Oca Carlota (Jemina Puddle-Duck) o la Ardilla Nogalina (Squirrel Nutkin) forman parte del imaginario de niños de todo el mundo.

Es algo que le debemos a Beatrix Potter (1866-1943), una excepcional ilustradora cuya prosa se caracteriza por su ironía y por un estilo muy cuidado.

La vida y la obra de Beatrix Potter son inseparables de un paisaje, el Distrito de los Lagos, donde veraneó con frecuencia y obtuvo inspiración para sus cuentos más conocidos.

Criada en el seno de una familia acomodada, Potter recibió la influencia del vicario Hardwicke Rawnsley, firme defensor de la naturaleza y el patrimonio histórico ingleses.

Como luego sucedería con Tolkien, la joven Potter entendió que esa actitud proteccionista era imprescindible para preservar las esencias de la vieja Inglaterra, amenazadas por la modernidad y la especulación.

En el terreno artístico, Beatrix Potter fue una acuarelista formidable, elogiada por pintores de la talla de John Everett Millais.

Sin embargo, en lugar de aplicar ese talento a las Bellas Artes, prefirió emplearlo para dibujar setas y hongos –siempre le fascinó la micología–, y desde luego, para realizar su exitosa serie de cuentos infantiles.

Creó a Perico el conejo a la edad de 35 años.

Aquella primera historia dio lugar a otras muchas, y su fama llegó a ser internacional.

Con cierta ligereza, se ha hablado de los cuentos de Beatrix Potter como si éstos fuesen un ejemplo de literatura victoriana.

En realidad, no es así.

En su estudio La magia de los libros infantiles, Seth Lerer destaca que, durante el reinado de Eduardo VII, en los años que precedieron a la Primera Guerra Mundial, se dieron numerosos cambios sociales y políticos.

La época eduardiana fue, en este sentido, un escenario muy propicio a la creación.

Esa es, por cierto, la identidad histórica de la obra de Potter.

“Se ha dado mucha importancia –escribe Lerer– a los cambios que provocaron estos movimientos sociales y estéticos en la literatura para niños de la primera década del siglo XX. Por lo pronto, los críticos han señalado desde hace ya bastante tiempo la explosión de autores, novelas, obras dramáticas y poemas que se produjo en este periodo [eduardiano]. Muchas de las obras más conocidas de la literatura infantil fueron escritas en esta época: El conejo Perico (Peter Rabbit), Peter Pan, El viento en los sauces, El jardín secreto, Ana de las Tejas Verdes o Los niños del tren”.

Temas y valores

Beatrix Potter fue una mujer independiente y tenaz, amante de valores como la sencillez, el orden y la sinceridad.

Todo ello queda de manifiesto en este repertorio de cuentos, cuyo sentido ético no ha perdido su vigencia.

No podrás olvidar...

La naturaleza exuberante de los escenarios, llena de colorido y minuciosos detalles.

Los personajes inolvidables, genuinamente ingleses.

El ingenio de las tramas, sólo equiparable a la categoría estética de las ilustraciones.

Edad recomendada

Los adultos pueden leer este libro a niños de más de cuatro años.

Obviamente, los pequeños no comprenderán en su totalidad el rico vocabulario que emplea la autora.

Sin embargo, los argumentos son fáciles de seguir y la abundacia de ilustraciones retendrá su atención.

Los niños que comiencen a leer de forma independiente quedarán prendados del universo de Beatrix Potter. Un mundo que, no lo olvidemos, también fascina a numerosos lectores que dejaron atrás la infancia.

(© Guzmán Urrero Peña)

Sinopsis

Este lujoso volumen reúne los veintitrés cuentos y poesías de Beatrix Potter.

Los textos están completos y sin abreviar, y se incluyen todas las ilustraciones originales, tanto las de color como las de blanco y negro.

Los cuentos están colocados en el orden en que se publicaron por primera vez, para que puedan ser leídos en la secuencia adecuada, pues, aunque cada historia es independiente de las otras, varias están interconectadas.

Los cuentos de Beatrix Potter a menudo tenían relación con lugares reales, personas o animales que la autora conocía de verdad, y por ello cada uno tiene una nota introductoria que lo explica.

Este volumen también incluye otros cuatro cuentos de Beatrix Potter que, por una u otra razón, quedaron inéditos en vida de la autora, y muestran nuevas facetas de su talento como ilustradora y narradora de cuentos.

El mundo de Beatrix Potter es ahora tan atractivo como cuando fue creado a principios del siglo XX, y se presenta aquí en su totalidad en un hermoso volumen clásico, un libro para guardar toda la vida.

Nota editorial

Beatrix Potter nació en Londres en 1866.

Durante su infancia solitaria y más tarde, en su juventud, estudió arte e historia natural.

Adquirió su amor por el campo durante sus vacaciones familiares, primero en Escocia y después en el distrito de los Lagos. Comenzó su carrera como escritora y dibujante para niños en 1901, cuando tenía treinta y cinco años.

En los años anteriores a la Primera Guerra Mundial, la demanda de sus obras era tan grande que tenía que publicar una media de dos cuentos nuevos al año.

Al volverse económicamente independiente, compró unas tierras en el distrito de los Lagos y, en 1913, al casarse con su abogado, William Heelis, se fue a vivir allí permanentemente.

Copyright del comentario © Guzmán Urrero Peña. Reservados todos los derechos.

Copyright de la cita de La magia de los libros infantiles © Seth Lerer.

Traducción de Teófilo de Lozoya y Juan Rabasseda. Ares y Mares, Editorial Crítica. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes, sinopsis y nota editorial © Beascoa, Random House Mondadori, S.A. Reservados todos los derechos.


ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC