El futuro del 3D según James Cameron y Michael Bay

Michael Bay y James Cameron

El pasado 18 de mayo, el realizador Michael Bay mostró quince minutos de metraje de Transformers: El Lado Oscuro de la Luna en los Estudios Paramount. El acto, auspiciado por The Hollywood Reporter, formó parte de un apasionante debate de Bay con el cineasta James Cameron acerca del porvenir que espera al cine en 3D.

James Cameron: Pienso que en realidad todas las películas se benefician del 3D en distinto grado. Pero cuando me enteré de que estabas pensando en el 3D, me dije: ‘Vaya, tengo que convencer de esto a Michael como sea.’

Michael Bay: Me invitó a ver el plató de Avatar, y él es uno de mis ídolos, y me dijo, “Michael, hemos hecho de todo.” Y yo le dije: “Bueno, tú hundiste el Titanic y yo no, así que a mí me queda mucho más por hacer”. Pero él dijo: “Tienes que verlo como si fuera un juguete. Es otra divertida herramienta para crear personajes y emociones, y para crear una sensación”. Y yo siempre estoy intentando crear una gran sensación veraniega para los espectadores.

James Cameron: Yo he visto todo y es bastante genial. Me gusta la profundidad. Vaya, quiero decir que me gusta el hecho de que utilices agresivamente el 3D y de que lo asumas de verdad. Pero, hablando desde el punto de vista estético, ¿qué te pareció rodar en 3D de verdad, dejando a un lado, bueno, la cuestión técnica, sino simplemente el utilizarlo?

Michael Bay: Bueno, el primer día fue maravilloso. Caramba, fue... estábamos rodando las escenas de la Luna y fue... fue hermoso. Me encantó el… porque yo, básicamente… siempre tengo un primer plano, un plano medio y un fondo en todos mis planos.

James Cameron: Claro

Michael Bay: Y así es como lo he hecho toda mi vida. Así que la manera de filmar encajaba de forma natural, y era genial poder esculpir el espacio.

James Cameron: Ajá.

Michael Bay: Y terminó por encantarme.

Michael Bay: Hicimos muchas cosas. Bueno, pusimos esos equipos en esas que son como cámaras de cable y pusimos una cámara de 3D, y le pusimos una cámara de 3D a un tipo con uno de esos trajes alados siguiendo a nuestros tipos con trajes alados sobre las calles de Chicago, a través de los edificios y alrededor de los edificios a unos 200 kilómetros por hora. Pero…

James Cameron: Eso es bastante genial.

Michael Bay: En realidad es… es como el ojo humano. Está ajustado para el ojo humano. Así que no es… no se puede… no hay músculo ocular, y no se puede mover, está como bloqueado, fijo, ¿sabes?, así que…

James Cameron: ¿Esas son las cámaras SI-2K?

Michael Bay: Sí, sí.

James Cameron: Claro.

Michael Bay: Y si se acerca demasiado, se vuelve un poco incómodo. Yo viví uno de esos momentos incómodos. Vais a ver a esos tipos saltando desde unos convertiplanos, pero era un helicóptero, y resulta un poco incómodo, porque es que está tan cerca que te da un poco de… parece que te va a dar en la cabeza, ¿sabes? Pero me parece que hablamos jerga 3D.

James Cameron: Parece que te va a dar en la cabeza.

Michael Bay: Sí, claro.

James Cameron: Pero hay un botón para eso.

Michael Bay: Sí, hay un botón... ¿Qué cámaras decidimos usar? ¿Qué son, F-35s?

James Cameron: Creo que utilizaste F-23s y F-35s, si no me equivoco.

Michael Bay: Sí. Son equipos grandes, son voluminosos. Literalmente, el equipo (el rigo o aparejo 3D) es así de grande y hay un gran espejo. Y fue un gran reto porque intentamos encajarlo en sitios y ponerlo en aparejos para los que no estaba pensado.

Michael Bay: A veces estás rodando con una cámara de 3D y tienes un problema con la cámara…con uno de sus ojos, y tendrás que convertirlo, porque no es una ciencia exacta. Es que hay que asegurarse de que los dos ojos contraigan las cosas. A veces surgen muchas cuestiones técnicas. Y él tiene el sistema de cámara que yo uso, así que puede ajustarlo.

James Cameron: Yo tengo una ventaja. (Risa) Yo tengo una ventaja: puedo hacer que construyan las cosas como... como yo quiera, ¿sabes?

Michael Bay: Sí, porque es el dueño de la empresa, y yo no.

James Cameron: Creo, o sea, yo creo que lo bueno de esto es que cada cineasta lo va a utilizar de una manera diferente. Y yo, bueno, ya sabéis que empecé con el 3D en 1995 y empezamos, yo empecé con Vince Pace a construir equipos digitales en 2000. Así que hizo falta un desarrollo de siete años para llegar a Avatar y aún era un poco experimental, un poco como un experimento científico. Los primeros días los pasamos intentando averiguar como fijarlo a la steadicam y todas esas cosas, y equilibrarlo en el aparejo cuando cambiaba la IO. Pero después de una semana, el 3D nunca me frenó en absoluto, porque estábamos iluminando para pantalla verde y…

Michael Bay: Exacto.

James Cameron: Creo que cuando... cuando estás iluminando para pantalla verde y estás haciendo, bueno, un montón de complicados efectos, el 3D no era realmente…

Michael Bay: Claro.

James Cameron: Se perdía en el fragor de los otros problemas del…

Michael Bay: Exacto.

James Cameron: …del rodaje.

Michael Bay: Es más dificultoso cuando estás filmando en el mundo real, porque con el sol, el espejo refleja. Básicamente, hay una cámara arriba y otra cámara abajo, o dondequiera que coloques tu equipo, y filman…comparten un espejo. Una filma el espejo y la otra filma a través del espejo. Así que… tienes que controlar el exceso de luz porque puede estropearte uno de los ojos y eso lleva mucho tiempo.

James Cameron: Sí, eso… ciertamente, eso es verdad. Es que cuando empezamos a construir estos equipos en 2000, lo primero que hicimos fue sacarlos en una expedición en medio del Atlántico Norte y atravesamos tormentas y huracanes, con los barquitos corriendo por ahí y todo eso. Pero eso fue un…

Michael Bay: Eso sí que es un director de acción.

James Cameron: Claro, nos dijimos, dejémonos de historias, llevémoslo al fondo del océano y eso, y pongámoslo en una aeronave y todo lo demás. Pero eran mayormente unos equipos (rigs) contiguos. Y creo que los divisores de haces de luz son buenos para… Para mí son herramientas, diferentes herramientas para el trabajo, y la principal clase de aparejo que utilizaba para un plano en el que me iba acercando a alguien desde cierta distancia o si estaba rodando primeros planos, esa clase de cosas. Y para cualquier cosa que estuviera a más de dos metros de mí, de la acción, lo filmaba de lado a lado y luego hacía destellar a la lente. Ojalá el destello de las lentes fuera el mismo en ambas lentes, pero nunca es así.

Michael Bay: Sí, eso es cierto.

James Cameron: Pero para eso inventó Dios el Photoshop.

Michael Bay: Bueno, con el 3D, hay un problema estrosboscópico si mueves la cámara muy deprisa. Así que en esta película yo tenía que funcionar más bien en plan amplio y lento, y ralentizar un poco el corte. Cuando mueves la cámara, hay una persona en el plató que quita el 3D, así que la mueves casi en 2D y luego vuelve al 3D. El 3D es como, como tú dijiste en una entrevista, es como la música, ¿verdad? Es…

James Cameron: Sí.

Michael Bay: …como que se puede esculpir, poner más 3D o menos 3D.

James Cameron: Sí, creo que hemos hablado de eso, cuando tú estabas pensando hacer la película en 3D. Dije: “Es como... como si fuera audio, puedes darle volumen o quitárselo”. O también es como…

Michael Bay: Sí, eso.

James Cameron: …es como la música de las escenas. A veces los efectos tienen que ser más ruidosos que la música...

Michael Bay: Correcto.

James Cameron: …y la música pasa a un segundo plano. Y el 3D es lo mismo. Si hay un corte cinético súper rápido…

Michael Bay: Eso.

James Cameron: …y quieres verlo en ese momento, vuelves a ponerlo de nuevo en 3D, ¿verdad?

Michael Bay: Eso es lo que hacen los directores, se sientan en casa, escuchan música y empiezan a imaginar en su mente cómo quieren… o sea, al menos eso es lo que yo hago, cómo quiero entretener al espectador, hacerle entrar en esto.

James Cameron: Claro.

Las claves de una narración eficaz

Michael Bay: ¿Tú qué haces, Jim? ¿Cuál es tu secreto?

James Cameron: Bueno, o sea, cuando estoy escribiendo una escena de acción, es que pongo la música tan alta que apenas puedo pensar.

Michael Bay: Claro. ¿Pero no te parece…

James Cameron: Y entonces simplemente exploro mi subconsciente.

Michael Bay: …no te parece que a veces se te puede ocurrir alguna escena donde sea, ¿sabes lo que te digo?

James Cameron: Oh, sí, sí. Claro.

Michael Bay: Eso. Como cuando hice la secuencia del edificio. Estaba haciendo abdominales. Es el lugar más raro donde se te pueda ocurrir una escena de acción, pero así fue como se me ocurrió esa escena.

James Cameron: Claro. Puede ser en cualquier sitio. Sí, una vez yo…

Michael Bay: Claro.

James Cameron: …iba en un avión sobrevolando España pensando cómo sería para un paracaidista saltar fuera sin paracaídas a intentar coger al otro tipo, y aquello se convirtió en 'Le llaman Bodhi'.

El futuro de una tecnología en alza

James Cameron: En cuanto a efectos, no hay nada que se pueda imaginar y que no se pueda hacer…

Michael Bay: Correcto.

James Cameron: …ahora mismo. Sólo es cuestión de dinero y tiempo. Yo creo que, o sea, lo bueno de lo digital es que hay unas posibilidades infinitas y por tanto va a seguir…

Michael Bay: Ya sabes, mejorando.

James Cameron: …va a seguir mejorando. Con el 3D, estamos esforzándonos mucho cada día para hacer las cámaras más pequeñas, ¿sabes?, más robustas, más manejables, llevar aún más lejos algunas tecnologías, y eso, bueno, eso es cuestión de tiempo. O sea, si lo piensas un poco, estamos ahora como estaba la industria automovilística en, por ejemplo, 1905. Y funciona bastante bien, pero aún así…

Michael Bay: Aún sigue… Y es que lo que nos gustaría sería poder coger una cámara y ponerla y filmar un primer plano en cinco minutos y fuera, ¿sabes?

James Cameron: Se puede hacer. Puedes hacerlo ahora, literalmente ahora mismo.

Michael Bay: Ahora mismo.

James Cameron: Ahora mismo. [Cameron se refiere a las cámaras Epic RED, que sólo pesan 2,3 kilos, tienen una resolución de 5K (13,8 megapíxeles), un rango dinámico de 13,5 puntos de diafragma, una sensibilidad ISO variable de 200 a 12800 y van montadas en equipos (rigs) 3ality TS-5].

Michael Bay: Con esta película yo no pude hacerlo.

James Cameron: Entonces te lo has perdido.

Michael Bay: Me he perdido un montón de cosas... Vale, la conclusión es que, si se quiere hacer buen 3D, es muy caro, y es caro por varias razones. El equipo de cámaras es caro porque tiene mucha tecnología. El hardware. Ya sólo el equipo es caro. Y la mano de obra. Cuando haces efectos especiales cuentas con artistas, artistas digitales, pero calculo que tienen que hacer como un tercio más de trabajo cuando tienen que sincronizar dos ojos. O sea, tienen que… Cada plano cuesta más trabajo, así que hay que… dependiendo de cuantos planos tengas ese día, aumenta proporcionalmente. Así que, bueno, necesitábamos dinero para la conversión, para los equipos, para los técnicos. Hay un montón de ajustes técnicos. No es fácil rodar en 3D. Nunca queda técnicamente perfecto, como cuando ruedas en película y te la traen del laboratorio y dices: 'Oh, qué bien ha quedado'. Con el 3D no funciona así.

Bueno, a veces hay algunos días cuando haces 3D que... O sea, los peores días son como cuando estás en Chicago rodeado de cien coches ardiendo y tienes a todo el departamento técnico de las cámaras alrededor de una cámara como, como si fuera un cadáver. Y tienen unos pequeños bisturís y agujitas, y el técnico austriaco de la cámara te dice: “No ha quedado bien”. Y entonces tienes que…

James Cameron: Sí.

Michael Bay: Mi director de fotografía es Amir Mokri, que es iraní, y los iraníes son una gente muy pasional. Así que tienes que calmar a tu fotógrafo en plan, o sea, yo sólo soy un director que sueña con hacer una película en 3D y… (Risas) Así que es peliagudo porque... porque es una bestia completamente nueva.

No incrementó los días de mi rodaje, pues eso es algo que yo no me permitiría. Así que la única manera en que podía hacer lo mejor con esta película rodando en 3D, mi estilo era... porque después hacía pruebas de cámara con los del equipo y les cronometraba, y fingía que... Yo me muevo mucho por el plató, voy varios planos por delante, y quiero ver con qué rapidez pueden cambiar las lentes y acoplarse a mi estilo. Y lo hicieron bastante bien porque es un grupo de gente muy experta.

Utilizamos el equipo de técnicos de Avatar. Es uno de los mejores equipos de 3D. Así que tenía una tecnogrúa de más de 15 metros que llevábamos a todas partes. La cámara permanecía básicamente en esa cosa. ¿Y sabes qué? Yo tenía uno de los mejores operadores de grúa del mundo. Era capaz de utilizar esa cosa como si fuera una pequeña steadicam, era capaz de hacer hermosos planos con esa grúa gigante de 15 metros, así que eso nos ahorró mucho tiempo. Pero yo hacía lo de las caras, mi cámara B, con una cámara de film. Para mí no hay nada más bonito que el film, y descubrimos que convertir las caras no era... no quedaba mal. O sea, hicimos un montón de pruebas con empresas de conversión. Pasamos cerca de siete meses… probando las distintas empresas. Hasta que encontramos un estilo que encajaba, y así yo podía filmar casi un 60 por ciento normal, y luego hay como un 15 por ciento que es completamente digital, así que eso podía ir por completo en 3D, y luego tienes los planos convertidos.

Primero probamos las distintas empresas y luego lo que hicimos fue darles todos nuestros elementos como unos nueve o diez mese antes, porque cuando haces una capa de efectos digitales empezamos separando todas las capas así que ellos reciben toda esa información, ¿sabes?, así que pueden ser mucho más detallados en los planos y hay algún trabajo de conversión muy bonito, puede quedar realmente muy bien, de verdad.. Lo que pasa es que, como realizador se lo decía a Jim, es un poco más cálido cuando ruedas en película normal, no es que sea mucho más, pero hay algunos planos convertidos que están genial y pueden quedar muy, muy bien. Y yo, bueno, estoy muy contento con el trabajo que hacen mis dos empresas.

James Cameron: Hemos descubierto una forma de hacer que la gente vuelva al cine y que eso sea como un, bueno, ya sabes, una manera de luchar contra la inmediatez con que se reciben las películas, o sea, por ejemplo el video por encargo, o las tabletas, y el 3D vuelve a meter a la gente en esa clase de experiencia cinematográfica, la gran pantalla, que es lo que a nosotros nos encanta.

Michael Bay: Como ha dicho Jim, me divertí en el plató rodándola. Era como un juguete nuevo, y me lo pasé realmente genial haciendo 3D.

James Cameron: Creo que es el aplauso de los espectadores cuando ven algo que les deja alucinados. Eso es lo más emocionante y sabes, entonces sabes que te los has ganado. Que les has, ya sabes, llevado a algún lugar, o eso al menos es lo que acabamos de experimentar aquí. Eso es lo más grande.

Michael Bay: No se puede superar una frase así.

Copyright del texto: Encuentro de Michael Bay y James Cameron en el acto "Transformers: Dark Side of the Moon 3D: A Transforming Visual Art. Paramount Theater, Paramount Studios, Los Ángeles, CA © Paramount Pictures. Cortesía de Paramount Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

Copyright de la imagen © 2011 ABImages, Alex J. Berliner. Cortesía de Paramount Pictures Spain. Reservados todos los derechos.


ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

Cine clásico

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC