"Troya" (Wolfgang Petersen, 2004)

Troya

La pasión es el centro de todos los trascendentales hechos en torno a los que gira Troya, una crónica épica de los triunfos y la tragedia de la legendaria Guerra de Troya.

Se siembra la semilla de la guerra cuando el rey Menelao de Esparta ofrece un banquete para hacer las paces con el rey Príamo de Troya, representado por su hijo mayor, el príncipe Héctor (Eric Bana), defensor de Troya. Mientras los dos líderes celebran el fin de innumerables y devastadores años de guerra, Paris (Orlando Bloom), el increíblemente atractivo hermano de Héctor, desaparece – para volver a aparecer en el dormitorio de la esposa de Menelao, Helena (Diane Kruger), considerada por todos como una de las mujeres más hermosas del mundo.

Cuando Paris se lleva a Helena del palacio de Menelao sin que Héctor lo sepa, el destino de ambos queda sellado: los jefes de las innumerables tribus griegas se unirán para hacer la guerra contra los troyanos.

Entre las fuerzas que se congregan está Aquiles (Brad Pitt), un guerrero de una destreza y una fama tales que su solo nombre provoca terror entre sus adversarios. Se rumorea que su madre Tetis (Julie Christie) es una diosa, y que él comparte con ella el poder de la inmortalidad. Pero la verdad es que es sólo un hombre y que, por tanto, debe conseguir la vida eterna de la única manera que puede hacerlo un mortal: asegurándose de que la historia recuerde su nombre para siempre.

La creciente fama de Aquiles hace que Agamenón (Brian Cox), el arrogante y ambicioso Rey de los griegos y hermano de Menelao, lo llame a regañadientes para luchar contra los troyanos. Aunque Aquiles sabe que Agamenón no hace nada que no sea en su propio beneficio personal, el insaciable deseo de gloria y fama eternas que tiene Aquiles lleva al guerrero lejos de su tierra a la primera línea de una guerra cuyo fin es conseguir el poder y vengarse de otros.

Troya

Héctor y Paris llegan a Troya justo antes que la armada griega invasora. Su padre, el rey Príamo (Peter O'Toole), debe decidir entre apoyar la guerra contra los griegos o devolver la esposa robada de Menelao y entregar a Paris a una muerte segura. La decisión pronto queda clara: Paris no entregará a Helena y Príamo no sacrificará a su hijo. La guerra es la única salida.

Y la guerra no tarda en desencadenarse. Un millar de navíos de guerra griegos desembarcan en las costas troyanas, y con Aquiles, con sus dotes sobrehumanas, dirigiendo el ataque, ni tan siquiera la autoridad del poderoso Héctor puede evitar que los griegos se apoderen rápidamente de la playa.

A la caída de la tarde, la tierra está empapada de la sangre de griegos y troyanos. A Helena le duele que el precio de su felicidad sea la muerte y la destrucción de tantos hombres en ambos bandos del conflicto, pero no puede hacer nada para impedirlo. El amor de Paris la sostiene, pero también él está afligido por la batalla que ha provocado – los griegos parecen estar destinados a tomar la ciudad.

Sin embargo, el destino es más incierto de lo que creen los troyanos. No todo va bien entre Agamenón y su preciado adalid Aquiles, que no oculta su desprecio por el rey. El guerrero sólo combate para sí mismo – hasta que encuentra a una desafiante y aterrorizada muchacha en su tienda, enviada como premio por haber destruido el templo de Apolo, el dios patrono y protector de Troya. Se trata de la prima de Héctor, Briseida (Rose Byrne), una hermosa acólita del templo y aparentemente la única persona viva que no está intimidada por el poder de Aquiles. Éste, intrigado, la toma bajo su protección.

Pronto conocerá el precio de tal devoción. Aquiles se da cuenta de que no puede proteger a Briseida de los caprichos de un airado y celoso rey que está deseando castigarle por su desprecio. Cuando Agamenón rapta a Briseida, Aquiles, encolerizado, se niega a volver a empuñar su espada en nombre del malvado rey. Sin Aquiles para inclinar la balanza de la fortuna hacia los griegos, los troyanos demuestran ser un enemigo mucho más temible, y el enfrentamiento que sigue provoca una terrible destrucción de ambas naciones.

Troya

“Hay un viejo refrán que dice que la guerra pone de relieve lo peor y lo mejor de los seres humanos”, reflexiona el productor y director Wolfgang Petersen. “Pero la guerra es un desastre para todos los que intervienen en ella. Aunque nuestra película muestra el espectáculo de la batalla entre decenas de miles de soldados de un modo que no se ha visto nunca antes, el enfoque de nuestra historia es el intemporal aspecto humano de las victorias y las derrotas que contó Homero”.

Troya está inspirada en La Ilíada, una epopeya atribuida al antiguo poeta Homero, considerado el primer maestro literario del mundo occidental. Parece ser que los poemas épicos atribuidos a Homero fueron escritos en el siglo VIII antes de Cristo, unos 300 ó 400 años después de la supuesta caída de Troya. Aunque no está claro si Homero contó crónicas verbales existentes o si fue el único creador original, su obra ha sobrevivido a los siglos convirtiéndose en la visión del pasado más apasionante de la literatura.

“No creo que ningún escritor en los últimos 3.000 años haya descrito de manera más gráfica y precisa los horrores de la guerra que Homero”, dice Petersen. “Pero en sus poemas épicos, el drama humano quedó eclipsado por la brutalidad. El público actual necesita adentrarse en la historia a través de las vidas y las pasiones de los personajes reales atrapados en esta aterradora experiencia”.

El guión de esta película ha sido escrito por David Benioff, autor de la novela y del guión de la película de Spike Lee La última noche, elogiada por la crítica. “Esta es una de esas historias universales”, dice la productora Diana Rathbun. ”No todos van a ser grandes héroes y van a matar al dragón, pero las emociones que les guían son algo que todos nosotros hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas. Cuando leí este guión me enamoré de él – la perspicaz descripción de los personajes masculinos hace el público pueda reconocerlos inmediatamente. A veces es muy difícil referirse a la literatura clásica ya que se nota que es tan distante, de una época diferente, de un mundo diferente, pero hay algo en esta historia con lo que es fácil de conectar, se trata de las emociones – tanto si se experimentaron hace miles de años o si se experimentan actualmente”.

Sinopsis

A lo largo de los tiempos, los hombres han hecho la guerra. Unos por poder, otros por gloria o por honor, y algunos por amor. En la antigua Grecia, la pasión de dos de los amantes más legendarios de la historia, Paris, príncipe de Troya (Orlando Bloom) y Helena (Diane Kruger), reina de Esparta, desencadena una guerra que asolará una civilización.

El rapto de Helena por Paris, separándola de su esposo, el rey Menelao (Brendan Gleeson), es un insulto que no se puede tolerar. El orgullo familiar establece que una afrenta a Menelao es una afrenta a su hermano Agamenón (Brian Cox), el poderoso rey de Micenas, que no tarda en reunir a todas las grandes tribus de Grecia para recuperar a Helena de manos de los troyanos y defender el honor de su hermano.

La verdad es que la lucha por el honor por parte de Agamenón está corrompida por su incontenible codicia ya que necesita conquistar Troya para asumir el control del mar Egeo y asegurarse la supremacía de su ya vasto imperio.

La ciudad amurallada, bajo el mando del rey Príamo (Peter O’Toole) y defendida por el poderoso príncipe Héctor (Eric Bana), es una fortaleza en la que ningún ejército ha sido capaz de penetrar. Sólo un hombre se erige como la clave para la victoria o la derrota de Troya, Aquiles (Brad Pitt), considerado el más grande guerrero vivo.

Arrogante, rebelde y aparentemente invencible, Aquiles no siente lealtad hacia nada ni nadie, excepto hacia su propia gloria. Es su insaciable ansia de fama eterna lo que le lleva a atacar las puertas de Troya bajo el estandarte de Agamenón, pero será el amor el que finalmente decida su destino.

Dos mundos irán a la guerra por el honor y el poder. Miles de hombres morirán en la lucha por alcanzar la gloria. Y, por amor, una nación quedará reducida a cenizas.

 

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Orgía y utopía
    Escrito por
    Orgía y utopía La imaginación utópica siempre se ha movido entre dos extremos: la búsqueda del deber o la del placer, la sociedad perfecta o la orgía imperfecta. Aunque en la vida real es bastante probable que una…
  • Lo auténticamente falso
    Escrito por
    Lo auténticamente falso Las falsificaciones e imitaciones suelen conmover las más lucidas tardes en las salas de remate y anticuarios. La diferencia de precio entre lo auténtico y lo inauténtico es enorme y, en ocasiones, difícil de establecer.…
  • ¿Vida artificial?
    ¿Vida artificial? Entender la vida siempre ha sido complicado. Es claro que hay cosas que están vivas (plantas, animales) y otras que no lo están (una piedra). ¿En qué consiste la diferencia? También es claro…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Luz blanca
    Luz blanca En una hoguera, una antorcha o una vela, la combustión del los compuestos de carbono e hidrógeno (celulosa de la madera, parafina) libera energía en forma de calor, principalmente, y también de luz: fotones. Es…
  • ¿Tiene usted el cuerpo de moda?
    Escrito por
    ¿Tiene usted el cuerpo de moda? Dedicado a Caty León, que quiere escribir sobre moda Un fenómeno característico del siglo XX es el creciente culto al cuerpo, fenómeno todavía en curso, que se vincula con la identificación progresiva del sujeto con…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Haendel: ayer, hoy y mañana
    Escrito por
    Haendel: ayer, hoy y mañana En 1720, en plena carrera inglesa, editó Haendel la primera entrega de estas suites para clave. Por entonces sus óperas se representaban en el Teatro del Rey y el compositor gozaba del monopolio de sus…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1