"There Will Be Blood (Pozos de Ambición)" (Paul Thomas Anderson, 2007)

There will be blood

There Will Be Blood (Pozos de Ambición) mezcla diferentes temas propios de la cinematografía americana para explorar la poderosa confluencia de la ambición, la riqueza, la familia y el atractivo magnético del Oeste.

La quinta película de Paul Thomas Anderson sumerge al público con realismo y crudeza en la California de principios del siglo XX cuyo protagonista es un personaje inolvidable.

Daniel Plainview, un brusco visionario que, gracias al petróleo, se transforma a sí mismo y a todo un pueblo. En su ascenso de minero pobre a magnate poderoso, a imagen y semejanza de otros históricos pioneros del petróleo como Edward Doheny o John Rockefeller, Plainview traerá progreso y riqueza a una tierra que nunca había conocido tales privilegios, pero lo hará a costa de pervertir su alma.

Tal y como lo interpreta Daniel Day-Lewis, ganador de un Premio de la Academia, Daniel Plainview es un hombre cuyo encanto, aspiraciones y obsesión por seguir siendo él mismo, harán temblar los pilares de Little Boston, una pequeña ciudad del centro de California. Mientras el petróleo mana a raudales de la tierra, Plainview cambiará la forma de vida de este pequeño mundo – contraponiendo la fe, la esperanza, el amor y el trabajo al cinismo, la avaricia, la seducción y la corrupción más monstruosa. La película se filmó en Marfa, Texas, donde se rodó hace décadas Giant (Gigante) la legendaria película sobre el petróleo.

Anderson y su entregado equipo y reparto, han creado un armonioso abanico de imágenes que parecen asombrosamente auténticas, como sacadas de una fotografía color sepia.

Pero no dejan de ser imágenes completamente originales y centradas en el meteórico ascenso de Daniel Plainview y su espeluznante caída. Paul Thomas Anderson, dos veces nominado a los Premios de la Academia, ya había dirigido cuatro películas ambientadas en el Oeste, aunque cada una de ellas explora de forma totalmente diferente este territorio.

Su primera película, Hard Eight, era una cinta de suspense sobre un crimen ambientada en los casinos de Las Vegas. La siguiente fue Boogie Nights, una visión caleidoscópica de la industria de cine para adultos; Magnolia es un complejo relato sobre una noche mágica y devastadora en el Valle de San Fernando; y Punch-Drunk Love (Embriagado de Amor), un enfoque poco habitual de la comedia romántica.

There Will Be Blood (Pozos de Ambición) es la primera incursión de Anderson en los comienzos del emergente poderío y riqueza de California, antes de la industria del cine, antes de la tecnología, cuando el petróleo era la fuerza motriz de la tierra que atraía al Oeste a hombres ambiciosos y ávidos de poder en busca de fortuna y una nueva vida.

There Will Be Blood (Pozos de Ambición) empezó con Oil!, la novela escrita en 1927 por Upton Sinclair, aunque la película sólo está basada en el libro.

Mientras estaba en una librería londinense, Anderson, que echaba de menos su país, encontró la novela y su portada con un paisaje de California le atrajo inmediatamente. Cuando empezó a leerla, le convenció la visión de Sinclair de este estado, en un tiempo en que los tenaces y audaces buscadores de petróleo transformaban el paisaje rural sembrando torres de perforación y yacimientos petrolíferos. “La novela está ambientada en una zona que conozco muy bien, Signal Hill, y esa parte de la historia de California siempre me ha parecido muy interesante”, afirma Anderson. “Leer la novela me resultó apasionante”.

Indudablemente, Upton Sinclair es más conocido por otra novela mucho más popular que publicó en 1907, The Jungle (La Jungla). Ambientada en los mataderos de Chicago, destapó un gran escándalo y cambió para siempre la industria americana de la alimentación. Dos décadas después escribió otra novela que también pretendía denunciar la corrupción y la explotación en el corazón de la entonces emergente industria americana del petróleo.

Ambientada en California, Oil! relata la relación de un millonario magnate del petróleo llamado J. Arnold Ross -inspirado en los magnates del petróleo de la época más ricos del país, incluido Edward Doheny- con su hijo, al que aspira a dejar el negocio familiar.

Pero su hijo se rebela contra él y empieza a organizar a los trabajadores de su padre contando con la complicidad de una familia de fundamentalistas pentecostalistas extremadamente pobre, incluido un pastor carismático y ávido de poder llamado Eli Watkins.

Al principio, Paul Thomas Anderson se inspiró en las primeras 150 páginas de las 500 que componen la novela de Sinclair, en las que explora en profundidad las precarias y duras vidas de los buscadores y los trabajadores del petróleo. También se sintió atraído por el enfrentamiento que relata Sinclair entre la avaricia desenfrenada y un idealismo espiritual fuera de todo control. Ambas situaciones entrañan insidiosas consecuencias. Inspirándose en esa fuente, dibujó sus propios personajes de Daniel Plainview y Eli Sunday cuyos destinos se entrelazan.

Anderson realizó más investigaciones (merodeando por los museos del petróleo de toda California), empapándose de las fotografías que reflejan el ambiente de aquella época. “Puedes llegar a marearte al ver esas increíbles fotografías”, señala Anderson, “y llegas a comprender la forma de vida de toda aquella gente. Las zonas petrolíferas del área de Bakersfield esconden multitud de historias interesantes. En ellas viven muchos nietos de trabajadores del petróleo y están repletas de cultura popular. Investigamos muchísimo. Volví a mis tiempos de estudiante y me resultó muy emocionante”.

Además, Anderson leyó numerosos libros y le impactó mucho The Dark Side of Fortune (El lado oscuro de la fortuna), una aclamada biografía de Edward Doheny escrita por Margaret Leslie Davis, que cuenta cómo Doheny creció como hijo de inmigrantes en una mina de plata de Silver City, Nuevo México y acabó convirtiéndose en un icono de la fama y el poder, el primer petrolero de California al que caracterizaba su corrupta avaricia. Para seguir el rastro de Doheny, Anderson realizó un viaje a Silver City, sumergiéndose en las antiguas fotografías y en los amarillentos periódicos que llenan las bibliotecas y los museos de la ciudad. Una mezcla de historias, paisajes forjada con la naturaleza más íntima de esa pegajosa y preciosa sustancia que se convirtió en la fuerza motriz del guión de Anderson. Incorporó un diálogo cargado de poesía e impactantes secuencias visuales de enorme suspense.

La investigación finalizó y, como dice Anderson: “Había llegado el momento de levantar la cabeza de los libros y echarnos a la carretera”. Y así lo hizo, con sus viejos socios de producción JoAnne Sellar y Daniel Lupi.

Sinopsis

Ambientada en el boom del petróleo en la frontera de California a principios del siglo XX, la historia relata el éxito de Daniel Plainview, que pasa de ser un minero extremadamente pobre que cría a su hijo sin ninguna ayuda a convertirse en un magnate del petróleo hecho a sí mismo. Gracias a un misterioso soplo, Plainview descubre la existencia de un mar de petróleo bajo la tierra de un pequeño pueblo del oeste, y se lleva a su hijo, H.W., a probar suerte en el polvoriento Little Boston.

Y es este pueblo perdido, en el que la única diversión gira en torno a la Iglesia Pentecostalista del carismático pastor Eli Sunday, donde Plainview y H.W. van a dar el golpe de sus vidas.

Pero a medida que el petróleo les va haciendo cada vez más ricos, los conflictos van apareciendo: la corrupción, la mentira y las ingentes cantidades de petróleo pondrán en serio peligro valores humanos como el amor, la esperanza, la solidaridad, la confianza, la ambición e incluso el vínculo entre padre e hijo.

 

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Cuando el leitmotiv salvó al cine
    Escrito por
    Cuando el leitmotiv salvó al cine Con los hermanos Lumière el cine inició su andadura como una maravillosa revelación, para después ser relegado a entretenimiento de feria itinerante. Más tarde fue rescatado por los trucos de Méliès. Pero al terminar el…
  • Susan Sontag y los estilos radicales
    Escrito por
    Susan Sontag y los estilos radicales Para la edición española de su libro de 1969 Styles of Radical Will (Estilos radicales, traducción de Eduardo Goligosky, Alfaguara), Susan Sontag (1933-2004) escribió un breve posfacio, donde defiende la radicalidad de los años sesenta…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Una mujer y seis oficios
    Escrito por
    Una mujer y seis oficios En 1499 veía la luz, en las prensas burgalesas de Fadrique de Basilea, la Comedia de Calisto y Melibea, versión primitiva o corta de la obra que, con el título de Tragicomedia de Calisto y Melibea,…

Cartelera

Cine clásico

  • Mujeres, hombres y cintas de Pilates
    Escrito por
    Mujeres, hombres y cintas de Pilates En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este artículo. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Los grandes éxitos de Blondie
    Escrito por
    Los grandes éxitos de Blondie Las bandas neoyorquinas del curso del 76 nos brindaron muchas cosas distintas: Talking Heads nos dio art-rock; los Ramones nos liberaron a fondo empleando apenas tres acordes en temas de más de dos minutos y…
  • Violetta en Lieja
    Escrito por
    Violetta en Lieja Clorinda, Oscar, Ninetta, Olga Sukarov, Musetta, Lisa, Adina, Norina… De ahí a Lucia, Gilda, Cleopatra… Prudentes ascensos, ir escalando inteligentemente peldaños sopraniles partiendo de la categoría de ligera cercana a la soubrette hasta llegar a…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Tardígrados, más allá de la vida
    Escrito por
    Tardígrados, más allá de la vida Son organismos extremadamente resistentes, capaces de sobrevivir en estado de latencia a condiciones ambientales extremas. Están presentes en todos los rincones del planeta y sin embargo no los ves. Son los tardígrados, un filo tan…