"The Reader", de Stephen Daldry

The Reader

The Reader (El lector) cuenta con dos ingredientes fundamentales: la dirección de Stephen Daldry (que ya ha demostrado su buen hacer en Billy Elliot y Las horas) y la interpretación de Kate Winslet (Globo de Oro por este filme y candidata al Oscar por Revolutionary Road).

La película se basa en la novela homónima de Bernhard Schlink, publicada por Anagrama en una nueva edición, a finales de 2008. Este juez y profesor de derecho demuestra tener grandes recursos para narrar con gran efectividad la vida de una alemana de mediana edad (Hanna Schmitz) que se enamora de un adolescente (Michael Berg) tras un encuentro casual.

Respetando este punto de partida literario, Stephen Daldry se adentra en el mundo de Hanna y Michael. Tras ese apasionado romance, se oculta un secreto que el joven no logra averiguar. Pasado un tiempo, siendo estudiante de derecho, Michael asiste a un juicio sobre la colaboración prestada por ciertas ciudadanas al servicio secreto nazi, y descubre entonces por qué Hanna desapareció, y qué fue de ella en todo ese tiempo.

No les adelantaré detalles que podrían arruinar más de una sorpresa. En todo caso, el juicio, la acusación y la existencia del propio Michael Berg conforman un relato que trasciendeaquel periodo histórico en el cual se removieron los cimientos de Alemania.

Los personajes de El lector son, sin duda, los pivotes sobre los que se construye este edificio imaginario, metáfora sentimental de un pueblo que todavía oculta, con temor, la parte más visible de su pasado.

Frente a ese oscuro legado, el silencio resulta necesario. Paradójicamente, la reflexión se hace desde la perspectiva de quienes, lejos de haber vivido aquellos acontecimientos, se creen capacitados para intervenir en dichos sucesos y valorarlos y criticarlos con justicia meridiana.

Por eso mismo, el espectador tiene la sensación de que, al igual que el joven Michael, sabe qué ha podido pasar realmente, pero teme ir más allá porque, quizás, la historia pueda dar un vuelco imprevisto. Sobre todo para aquellos que se consideran en poder de la única verdad.

La pasión, el encuentro amoroso, se construye en The Reader (El lector) sobre una relación egoísta: Hanna le ofrece su cuerpo a cambio de que Michael lea para ella los textos que estudia en el instituto. Juntos inician un viaje como el narrado por Homero; un viaje de conocimiento, en el que cada uno descubre sus miserias personales, sus miedos, su inseguridad… Comparten debilidades: la madurez de Hanna se corresponde con la ingenuidad de Michael.

Lo cierto es que esa verdad oculta transforma los recuerdos de Michael en culpa. Aquí prospera un sentimiento de frustración capaz de inmovilizar al indeciso protagonista durante dos décadas –toda su vida, en realidad–; un sentimiento que se proyecta en el tiempo, en la historia, como algo imposible de superar.

En este sentido, resulta ejemplar la relación que Michael mantiene con el profesor Rohl. Llegado a ese punto, insinúa qué es lo que conoce de la historia de Hanna, pero no es capaz de –como le indica el propio Rohl– dar el paso necesario para cambiar la situación.

La desnudez de Hanna es el símbolo de lo aparente; los relatos de Michael, el afán por descubrir otras realidades. Ambos se mueven por espacios de notable frialdad, carentes de ese calor que sólo encuentran cuando lavan sus culpas en un baño purificador. A decir verdad, no están de acuerdo con lo que hacen, pero no encuentran otro camino.

¿Y qué decir de las leyes? En la película, se hace evidente que están para ser cumplidas, pero siempre que se analicen a fondo los detalles enjuiciados.

Al final, hasta el dedo acusador puede formar parte de la exculpación. De hecho, cuando un poder totalitario, ejecutor, impone normas de supervivencia, los indicios no siempre bastan para justificar una condena, por más que algunos consideren probados los hechos.

Sinopsis

La historia de El lector (The Reader) comienza en Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial. Volviendo del colegio, el adolescente Michael Berg se siente de pronto enfermo y Hanna, una desconocida que le dobla la edad, le ayuda a llegar a su casa. Una vez recuperado de la escarlatina, Michael busca a Hanna para darle las gracias. Comienza así un apasionado y secreto idilio entre ambos.

Michael descubre que a Hanna le encanta que le lea y su relación física se hace más profunda. Hanna encuentra un inmenso placer en las lecturas que le hace Michael de fragmentos de La Odisea, Las Aventuras de Huckleberry Finn y La dama del perrito. Sin embargo, pese a la intensidad de su relación, Hanna desaparece un día misteriosamente, dejando a Michael confuso y desconsolado.

Ocho años más tarde, siendo estudiante de derecho, Michael asiste a los juicios por los crímenes nazis y se queda atónito al encontrarse de nuevo con Hanna, esta vez, como acusada en un juicio.

A medida que se va revelando el pasado de la mujer, Michael descubre un profundo secreto que tendrá un gran impacto en la vida de ambos.

The Reader (El lector) es una historia inquietante sobre la verdad y la reconciliación, sobre la aceptación por parte de una generación de los crímenes de otra.

The Reader (El lector) está protagonizada por Ralph Fiennes, David Kross y Kate Winslet, y dirigida por Stephen Daldry (director propuesto al Oscar por Las horas). El guión es una adaptación de David Hare de la galardonada novela homónima de Bernhard Schlink. El lector, de Schlink, se ha traducido a 40 idiomas y ha sido la primera novela alemana en alcanzar el número uno en la lista de éxitos de ventas de The New York Times.

The Reader (El lector) © The Weinstein Company, Mirage Enterprises y Neunte Babelsberg Film. Fotos por Melinda Sue Gordon. Cortesía del Departamento de Prensa de On Pictures. Reservados todos los derechos.


logonegrolibros

  • Los dioses discapacitados: herreros cojos
    Escrito por
    Los dioses discapacitados: herreros cojos Es sabido que en muchas culturas, los herreros divinos son cojos. Es una extraña característica que comparte tanto el Hefesto griego como el Vulcano latino (Dios que, al parecer, no procedería del Hefesto continental sino…
  • José Bianco, el teatro del viento
    Escrito por
    José Bianco, el teatro del viento Debo emplear la primera del singular para referirme a Pepe Bianco. Los recuerdos personales se mezclan  con los menos (¿o más?) personales de la lectura de sus textos, desde mis juveniles tardes en la biblioteca…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Suicidio homeopático
    Suicidio homeopático A pesar de su fama y de los millones de personas en todo el mundo que juran que es de lo más efectiva como “medicina alternativa”, la homeopatía nunca ha logrado el reconocimiento de la medicina científica.…
  • Carmen Martín Gaite, historiadora
    Escrito por
    Carmen Martín Gaite, historiadora Me encanta Carmen Martín Gaite. Ya me encantaba como novelista pero, el día que la descubrí como historiadora, me ganó para siempre. El prólogo a su libro sobre Macanaz (un oscuro burócrata ilustrado que ella…

Cartelera

Cine clásico

  • Encuentros en la Cuarta Fase
    Escrito por
    Encuentros en la Cuarta Fase Uno de los sueños más antiguos de la Humanidad ha sido viajar a las estrellas, descubrir nuevos mundos en el vacío cósmico, encontrar seres extraterrestres y meterse en la cama con ellos. El espacio dispara…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Gamera y otras tortugas de cine
    Escrito por
    Gamera y otras tortugas de cine Los quelonios  son reptiles con coraza. Son vertebrados que ponen huevos, poseen respiración pulmonar, lucen piel escamosa y que han de adaptar la temperatura de su organismo a la del ambiente. A diferencia de otros…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC