"The Queen (La Reina)" (Stephen Frears, 2006)

The queen

Cuando la Princesa Diana murió en un accidente de coche en 1997, pocos podrían haber predicho el impacto que la tragedia tendría en el gobierno británico en la familia real.

Ciertamente, siguiendo a su separación del príncipe Carlos, Diana había dado muestras de no estar dispuesta a permanecer en un discreto segundo plano y desaparecer de la vida pública. Aunque fue la mujer más fotografiada y probablemente se pude afirmar que la más famosa del mundo, su muerte a destiempo produjo un cambio brutal en la opinión pública británica, en su actitud hacia las muestras públicas de dolor y en su actitud hacia la monarquía.

Como inspiración para la película, los hechos que rodearon la muerte de la princesa lo tenían todo, una muerte tras una terrorífica persecución por parte de paparazzis, una joven muerta cruelmente en la plenitud de su vida, una relación sentimental controvertida interrumpida antes de que pudiera florecer, un público devastado por la noticia de su muerte y la prensa acusada de causar la muerte, intentando desesperadamente desviar la atención de ésta.

Pero, fue un aspecto diferente de estos terribles hechos lo que inspiró a los productores Christine Langan y Andy Harries para comenzar el proyecto que se convertiría en La Reina. Los dos acababan de producir The deal, un drama para televisión sobre Tony Blair, Gordon Brown y el nacimiento del Nuevo Laborismo, escrito por Peter Morgan y dirigido por Stephen Frears. La experiencia fue tan exitosa que Langan y Harries estaban deseosos de volver a trabajar con Frears en un segundo proyecto que tratara sobre algún aspecto de la sociedad británica contemporánea.

Esta vez, sin embargo, la película tendría las cualidades de un proyecto para la gran pantalla. La Reina se centraría contraponer las anticuadas formalidades de la familia real, tanto en su retiro en el campo escocés de Balmoral, como en los aposentos privados de Buckingham Palace, con la modernidad del recién elegido primer ministro Tony Blair y su séquito de ayudantes y asesores de imagen.

"Andy, Stephen, Pete y yo queríamos trabajar juntos en una película sobre una gran institución británica", dice Logan, "La familia real fue una elección obvia y la muerte de Diana y la forma en que estos afrontaron la situación pronto se convirtió en el enfoque más prometedor para el proyecto. Diana había sido una gran causa de tensión mientras estaba viva, era inevitable que su muerte enfrentara a la monarquía con, quizás, el mayor desafío de los últimos 50 años".

Para Harries, fue el recuerdo de como la familia real y la Reina reaccionaron a la muerte de Diana lo que hizo que se decidiera, la idea de una familia real tan anclada en la tradición que no podía romper el protocolo para afrontar la tragedia.

"Lo que me fascinaba de la historia de Diana y la Reina, " explica Harries, "era que una reina que envejecía cuyo reinado estaba enraizado en la época victoriana fuera desafiada por una joven princesa, quien, gracias a una serie de errores, se había visto mezclada con la familia real. Diana tenía un aura extraordinario alrededor. Recuerdo la semana que murió. Fue muy extraño, había una extraña calma, nadie sabía como reaccionar al principio. Entonces se produjo una explosión de dolor. ¿Era una emoción real?, ¿era fingida?."

Langan y Harries confiaban en que Morgan tendría la habilidad para escribir un guión auténtico y dramático y ampliar el marco de la historia para hacer una gran película. "Era esencial hacer una película tan cercana a la realidad como fuera posible", dice Harries. "Peter tiene un gran talento para dibujar esa fina línea que separa lo que sabemos que ocurrió de lo que imaginamos que ocurrió".

Morgan estaba comprensiblemente intrigado por la manera en que se iban a llevar a la gran pantalla los acontecimientos alrededor de la muerte de Diana. Pero no fue hasta que empezó a escribir que el guión comenzó a tomar forma: "Al principio pensé en un compendio de personajes en una acción de 24 horas y que se centrara en los diferentes personajes al mismo tiempo, que se veían afectados por los sucesos de aquel día", dice Morgan. "Pronto estuvo claro que lo realmente importante era la forma en que reaccionó la familia real durante la semana entre la muerte y el funeral. Era una familia en crisis, encerrada en el aislado mundo de Balmoral. La reina decidió que para proteger a los niños, había que retirar las radios y los televisores. Así que vivían en un lugar de negación total de la realidad. La gente estaba en las calles reclamando una reacción de la familia real y no ocurría nada. Durante esa semana, hubo un sentimiento antimonárquico muy fuerte, que fue avivado por la prensa que se dio cuenta de que el foco de la culpa se estaba dirigiendo hacia ella".

Centrarse en la familia real solamente no sería bastante para hacer una buena película. Faltaba tensión dramática. Gracias a la investigación llevada a cabo por Langan y su equipo, Morgan se fijó en el papel de Tony Blair, el nuevo líder del país que acababa de ganar las elecciones, en los acontecimientos de esa semana. Rápidamente el guión de La Reina se evolucionó hacia una historia de contraste entre el viejo mundo del poder heredado y el mundo moderno de la democracia. "Se convirtió en una historia sobre la constitución, el liderazgo y el equilibrio de poder entre el primer ministro y la soberana".

"La parte fascinante de la historia era lo que ocurría en privado", dice Langan, "este era un nuevo gobierno y había unas grandes expectativas por parte del electorado y los comentaristas políticos pero, cuatro meses después de la elección, no había habido ningún gesto significativo. De repente, con la muerte de la Princesa de Gales, Blair encontró un papel que jugar. El elemento clave de la historia era la relación entre el primer ministro y la reina y Blair sabía que él podía ser una parte muy importante en esa relación".

Para Harries, el corazón de la historia de Morgan era perfecto en su simplicidad: " Por una parte tienes a la reina y a la familia real se preparaban para capear el temporal en Balmoral, por otra, tienes a al joven y dinámico Tony Blair, que comprendió la situación casi inmediatamente. Hasta cierto punto, él salva el futuro de la familia real al hacerles satisfacer las demandas de los medios modernos y de la opinión pública".

Stephen Frears, cuyo carrera incluye muchas películas nominadas por la Academia, incluyendo Las amistades peligrosas, Los timadores y Café irlandés, no necesitó mucha persuasión para unirse al proyecto.

"Es muy difícil encontrar buenos argumentos, historias que no hayan sido machacadas hasta la muerte," dice el director. "Por fortuna he tenido trabajos originales los últimos tres o cuatro años. Este proyecto era muy atractivo para mí, en parte porque significaba que podría trabar con Peter Morgan de nuevo y en parte por la historia misma. La película es sobre el conflicto entre el viejo y el nuevo mundo. Sobre la tradición, que ha sido fuente de fuerza y a la vez de debilidad en este país".

Sinopsis

Cuando la noticia de la muerte de la princesa Diana, indudablemente la mujer más famosa del mundo, golpea al incrédulo y sorprendido público británico, la reina Isabel II (Helen Mirren) se retira tras los muros del castillo de Balmoral con su familia, incapaz de comprender la respuesta del pueblo a la tragedia.

Para Tony Blair (Michael Sheen), primer ministro recién elegido, la necesidad del pueblo de consuelo y comprensión de sus líderes está clara. Al desbordarse las muestras de emoción, el primer ministro debe hallar la manera de volver a conectar a la monarca con sus súbditos.

La película se apoya en multitud de entrevistas con personajes conectados estrechamente con la casa real y expertos en el tema para mostrar un retrato íntimo y a veces humorístico de una familia en crisis y de un nuevo primer ministro en la cumbre de su poder en un tiempo de un extraordinario dolor público y privado.

 

logonegrolibros

  • La maternidad extravagante de Atenea y Satana
    Escrito por
    La maternidad extravagante de Atenea y Satana En Atenea y Satana: el dios embarazado señalé algunas coincidencias entre la Atenea de los griegos y la Satana de los actuales osetas. Esas coincidencias se relacionaban con el nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus, por…
  • Guerra de escrituras
    Escrito por
    Guerra de escrituras Pocos pueblos indígenas americanos conocieron la escritura. En sentido estricto, sólo los mayas. Una gran parcela de la hermenéutica que permitiría descifrar los códices que se conservan –tres prehispánicos, multitud de posteriores– se ha perdido.…
  • Ciencia y circo
    Escrito por
    Ciencia y circo Para muchos, esta secuencia es el principio del arte y la técnica sin los que nuestro siglo sería inimaginable: el cine. Pero dejemos de lado este aspecto por un momento y tratemos de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Tuits virales
    Tuits virales Cualquiera que tenga una computadora con conexión a internet o un smartphone, y una cuenta en Twitter o Facebook, ha experimentado la sobrecarga de información –semanal, diaria, ¡cada hora!– a que nos exponen las redes sociales…
  • Leonora y Remedios, las hechiceras hechizadas
    Escrito por
    Leonora y Remedios, las hechiceras hechizadas 25 de noviembre de 2014. La neoyorkina casa de subastas Sotheby's saca a la venta las obras maestras coleccionadas por Lorenzo Zambrano, destacado empresario mexicano, recientemente fallecido. Entre ellas, entre esa impresionante colección de arte…

Cartelera

Cine clásico

  • El miedo y el valor
    Escrito por
    El miedo y el valor Si alguien te hace huir estás perdido para siempre. Aunque nadie lo sepa, aunque pasado el tiempo nadie lo recuerde, aunque estés entre gentes desconocidas, tú lo sabrás y ese pensamiento no te va a…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…
  • El verismo agresivo de Giordano
    Escrito por
    El verismo agresivo de Giordano Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC