"Spiderman 3" (Sam Raimi, 2007)

Spiderman3

Hay ocasiones en que los problemas de una franquicia emergen lentamente, como si el hastío fuera solapándose a la sorpresa inicial. Fue, por ejemplo, lo que sucedió con la saga de Superman, producida a partir de 1978 por Alexander e Ilya Salkind.

En otros casos, la mala fortuna de la cinta inaugural –tal es el caso de El Castigador (2004), de Jonathan Hensleigh– hace pensar en un difícil desarrollo posterior, o para ser más exactos, en una elaborada conspiración para eliminar al protagonista. Por último, y en mejor estado de ánimo, hallamos determinadas series que, mediante una conexión necesaria, siguen dando una impresión de frescura a medida que su relato avanza.

A esta última categoría, según todos los indicios, pertenece el Spiderman de Sam Raimi.

Habrá quien me acuse de fomentar el dejà vu, pero, créanme, no hay más que ver la constelación de villanos que reúne su tercera entrega para entender que el ciclo aún permite prolongaciones. Por supuesto, donde la lógica falla, aún irrumpe el bueno de Stan Lee, cuya criatura –una entre las muchas que perpetúan sus cómics– asumió el tópico superheroico desde una perspectiva novedosamente costumbrista. Una perspectiva que, por íntimas razones, es ahora bien cuidada por Raimi, ese director que nunca desmiente su condición de fan.

Ternura, ironía y sensación de que el negocio no marcha del todo bien: parece fácil descubrir tales sentimientos en los ojos de Tobey Maguire, quien no hace sino reiterar, con sano desconcierto, el cliché del tipo corriente que recibe un don sobrehumano. Obviamente, se trata de material conocido, y por ello la saga procura no desmentir sus referencias.

Tanto el público general como los entendidos quieren reconocer a Spidey, o dicho de otro modo: darle las gracias por haber vuelto sin sorpresas ni atajos voluntariosos.

A Raimi, por supuesto, no se le ocurre decir ni pío sobre ese enamoramiento; de ahí que sus películas traduzcan el espíritu del cómic con fidelidad, y parezcan impulsadas por la necesidad de plasmar una melodía que a muchos les suena.

De momento, y a ojos de los lectores más veteranos, Spiderman 3 se ofrece como un festín al que asisten viejos conocidos. Hoy como ayer, salen a escena Mary Jane Watson (Kirsten Dunst), el Hombre de Arena (Thomas Haden Church), Gwen Stacy (Bryce Dallas Howard) y Veneno (Topher Grace), por citar dos parejas de opuesta relación con el protagonista.

Lo sabemos: frente a cada una de sus némesis, la tierra se transforma en un valle de lágrimas para Peter Parker. Con todo, su gesto de desaliento deja paso a ese tipo de épicas ocurrencias –un resorte psicológico con su buena pizca de gracia– que lo convierten en el hijo predilecto del Universo Marvel.

Aun admitiendo la consanguinidad de Spiderman con otros héroes, lo cierto es que su vida cotidiana es harto más significativa y fascinante que la de sus colegas. Raimi ha sabido apropiarse de dicha premisa, y se atreve a exponerla con generosidad.

Lo mismo vale para los villanos. Por ejemplo, en manos de nuestro realizador, el Duende Verde adquiere una dimensión psicológica de la que carece en los cómics. A ello, además, contribuye el cuidado puesto por el actor James Franco a la hora de plasmar el conflicto interior de Harry Osborn, obsesionado con la muerte de su padre y heredero de su misma doblez moral.

Herencias, venganzas, recuerdos… Ya ven que la protohistoria del Hombre Araña cuenta mucho en todas estas decisiones. De hecho, como sabemos que algún lector se habrá perdido en este jardín de referencias, no está de más introducir un cierto orden que ayude a los recién llegados. Por consiguiente, volvamos atrás y retomemos el relato en sus orígenes… Precisamente en los muchos tebeos que siguieron al número 15 de la revista Amazing Fantasy, publicado en agosto de 1962.

Basta con volver a sus páginas para tener una idea cabal del personaje.

Sinopsis

Peter Parker (Tobey Maguire) ha conseguido finalmente equilibrar la balanza entre su devoción a Mary Jane (Kirsten Dunst) y sus deberes como superhéroe. Pero una tormenta se avecina en el horizonte.

Cuando su traje se transforma, convirtiéndose en negro y potenciando sus poderes, Peter también se ve cambiado. Bajo la influencia del traje, aparecen en Peter el orgullo y el exceso de confianza, y así comienza a dejar de lado a los que más se preocupan por él.

Aunque dos temibles villanos, Hombre de Arena (Thomas Haden Church) y Venom (Topher Grace), consiguen un poder sin parangón y sienten la sed de castigo, la mayor batalla de Peter se libra, no obstante, dentro de sí mismo.

Spider-Man tendrá que volver a descubrir la compasión que le convierte en lo que es: un héroe.

 

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • "Multifuncionalismo", de Karin Öpfel
    Escrito por
    "Multifuncionalismo", de Karin Öpfel La historia de la ciencia está llena de nuevas teorías que iban a revolucionar el conocimiento humano y de las que ahora ya nadie se acuerda. Edgar Allan Poe dejó a un lado sus cuentos de terror…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Fuera del cuerpo
    Fuera del cuerpo El dualismo —la idea de la existencia de un alma distinta y separable del cuerpo— está presente en religiones, en la filosofía de Descartes y en charlatanerías new age. Los testimonios van desde los “viajes…
  • Los jardines de Felipe II
    Escrito por
    Los jardines de Felipe II Los jardines de los Reales Alcázares de Sevilla fueron utilizados como "estación de tránsito" de diversas especies vegetales que, procedentes del Nuevo Mundo, se traían a la Península con el objetivo de adornar los jardines…

Cartelera

Cine clásico

  • "Depredador 2" (1990). Safari en Los Ángeles
    Escrito por
    "Depredador 2" (1990). Safari en Los Ángeles Lo que empezó como una película espectacular, pero sin mayores ambiciones –Depredador, 1987–, terminó creando toda una mitología basada en esa raza de cazadores espaciales. Al contrario que en la saga hermana Alien, las distintas historias…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un francés que hizo casi toda su carrera en tierras germánicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempeñó como maestro…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Esplendor y caída de un emperador
    Escrito por
    Esplendor y caída de un emperador En varios grupos de animales hay especies que por su belleza o majestuosidad destacan sobre las demás y reciben nombres con tintes nobiliarios. Así, existen pingüinos emperador, zopilotes rey y hasta animales que en su…

bannernewsletter1