"Scream 4" (Wes Craven, 2011)

Scream 4

Hay que ver cómo el tiempo cambia las cosas. Las mismas ideas y los mismos actores que en 1996 nos parecían llenos de frescura, hoy tienen todos los requisitos para resultar olvidables. Claro que aquel año, cuando se estrenó la primera entrega de Scream, pocos imaginaban que iba a rodarse la secuela que ahora nos ocupa.

Hasta que la saga Saw rompió el tabú, los realizadores de la tercera entrega de un slasher se decían: de ésta no pasa. Aquí, paz. Y después, gloria. Hay excepciones, claro, pero casi todas lucen el sello directo a vídeo que nos obliga a valorarlas sin tanta exigencia. Es como si la pantalla en la que las vemos fuese tan pequeña como nuestro sentido crítico.

Scream 4 nace con la intención de revivir la franquicia, como una introducción –prólogo, o lo que ustedes quieran– de una nueva saga en la que se enriquece el reparto pero no la fórmula original.

¿El resultado? Tras un preámbulo divertido, ingenioso y prometedor, Wes Craven nos demuestra lo que es la rutina más profunda hasta que llega el desenlace, igualmente simpático, animado y ocurrente.

Vaya por Dios. Resulta que para disfrutar –al principio y al final– uno debe pagar el precio de ver una especie de TV-movie, en la que el reparto original repite sus papeles sin convicción, ocupando un metraje pantanoso que hubieran aprovechado mejor secundarios juveniles como Hayden Panettiere o Emma Roberts. De hecho, quien toma la iniciativa en los momentos cruciales no es otra que la irritante Gale Weathers-Riley, interpretada por una Courteney Cox víctima del exceso cosmético.

Scream 4

Debo confesar que, pese a su falta de energía, me sorprendió la corrección de Wes Craven tras la cámara, y eso que hablamos de un realizador con grandes ideas pero capaz de notables desaguisados narrativos. En realidad, la culpa de los defectos de Scream 4 recae sobre el guión, y dudo que un director más joven o animoso lo hubiera rodado mejor.

¿Puede el mismo autor escribir los trillados diálogos de Cox y un segmento tan agudo como el que protagonizan Kristen Bell y Anna Paquin? Es posible. En todo caso, sabemos que Kevin Williamson, el responsable de Scream y Scream 2, tuvo que abandonar la escritura de este guión, que cayó en manos de Ehren Kruger, de quien se recuerda la pésima Scream 3.

El punto de partida es bastante obvio. La madura Sidney Prescott (Neve Campbell) regresa a Woodsboro para presentar el libro en el que explica cómo superó los crímenes de Ghostface. Vuelven a producirse asesinatos de estudiantes, y éstos son investigados de forma oficial por el sheriff Dewey Riley (David Arquette) y de forma oficiosa por su mujer, Gale (Courteney Cox).

De nuevo, hay bromas cinéfilas, pero su falta de novedad nos aleja del primer Scream y nos aproxima a la saga Scary Movie. Con lo cual, el espectador con ganas de pasarlo bien se queda a medias, porque Scream 4 no es un slasher de pata negra y tampoco una comedia de terror en toda regla. De hecho, ni siquiera es una buena película, y para disfrutarla debemos acudir a la sala con una excelente predisposición.

Sinopsis

En Scream 4, Sidney Prescott (Neve Campbell), ahora autora de un libro de autoayuda, regresa a casa, en Woodsboro, última etapa de la gira promocional de la obra. Una vez allí, vuelve a encontrarse con el sheriff Dewey (David Arquette) y Gale Weathers (Courteney Cox), que se han casado, y también con su prima Jill (encarnada por Emma Roberts), y su tía Kate (Mary McDonnell).

Desafortunadamente, la reaparición de Sidney comporta que también regrese Cara de fantasma, poniendo en peligro a Sidney, Gale, y Dewey, junto con Jill, sus amigos, y toda la ciudad de Woodsboro.

Esta nueva entrega de la atronadoramente aplaudida franquicia de Scream, la cual irrumpió con una nueva oleada de terror desde la década de los 90, ha sido escrita por el gran creador de la serie, Kevin Williamson, y dirigida por el maestro del suspense y director de la primera trilogía, Wes Craven.

Protagonizan la película Neve Campbell, Courteney Cox, David Arquette, Emma Roberts, Hayden Panettiere, Rory Culkin, Anthony Anderson, Adam Brody, Mary McDonnell, Marley Shelton, Nico Tortorella, Marielle Jaffe, Kristen Bell, Anna Paquin, Lucy Hale, Shenae Grimes, Aimee Teegarden y Brittany Robertson.

 

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Cómo arreglar cosas rompiéndolas
    Escrito por
    Cómo arreglar cosas rompiéndolas Desde hace tiempo vengo anunciando que abriré en mi sitio web unas secciones dedicadas a la ciencia y al escepticismo. Que hablaré de la ciencia, de la cuasi ciencia y de la pseudociencia. Que algo…
  • El arte de pensar
    Escrito por
    El arte de pensar A Roland Barthes le tocó atravesar densas zonas del pensamiento francés del siglo XX: el existencialismo, el sociologismo, el estructuralismo, el lacanismo. Si se me olvida alguna, añádala el lector. Barthes, sin dejar de aprovecharse…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La catedral de luz
    Escrito por
    La catedral de luz El 25 de mayo de 1937 se abrió en París la Exposición Internacional. Se concedieron sendas medallas de oro a los pabellones de la Alemania nazi y de la Unión Soviética. El soviético había sido…

Cartelera

Cine clásico

  • Cuando Coen es tu apellido
    Cuando Coen es tu apellido George Clooney, Ethan Coen, Catherine Z. Jones y Joel Coen durante el rodaje de "Crueldad intolerable" © 2003 Universal Pictures. Reservados todos los derechos. Cuando Coen es tu apellido, la gente hace cosas tan tontas…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Truth” (1968), de Jeff Beck
    Escrito por
    “Truth” (1968), de Jeff Beck “Truth” es un álbum que hay que evaluar más por su importancia histórica que por lo que simplemente podemos oír en él. A primera vista (oída), el álbum está repleto de covers de temas blueseros…
  • La otra "Italiana"
    Escrito por
    La otra "Italiana" Un buen homenaje a un autor, en este caso compositor, es programar una de sus obras en condiciones óptimas; un homenaje mejor aún es programar la obra de un colega contemporáneo de aquél, compuesta casi…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia