"Monstruoso" ("Cloverfield", 2008)

Cloverfield

La semilla de Monstruoso se plantó en junio de 2006 durante la gira de promoción en Japón de Misión imposible III, en la que participaba J.J. Abrams en calidad de director.

El creador de las exitosas series “Felicity”, “Alias” y “Perdidos”, que debutó como director de largometrajes con Misión imposible III y pronto se pondrá a la cabeza de una nueva entrega de Star Trek, entró en una tienda de juguetes con su hijo y descubrió una auténtica colección de juguetes relacionados con Godzilla, sus secuelas y remakes.

“En ese momento me pregunté qué pasaría si un monstruo del tamaño de un rascacielos se viera desde el punto de vista de alguien diminuto. En otras palabras, si no se enseñase desde una visión omnipotente, sea de Dios o del director”.

J.J. Abrams llamó a un colaborador habitual, Drew Goddard, el guionista con el que había trabajado en “Alias” y “Perdidos”. “J.J. me llamó y me dijo que quería hablar conmigo acerca de algo enorme”, recuerda el guionista. “Al principio sólo tenía la idea de una película acerca de un monstruo gigantesco rodada cámara en mano. Acepté inmediatamente”.

“Enseguida pensé en Drew porque sabe combinar espectáculo y monstruos con comedia y humanidad”, dice J.J. Abrams.

El productor Bryan Burk añade: “Es una película de género, pero queríamos que se viera más bien el lado humano y emocional de la historia. Para eso no hay nadie como Drew”. J.J. Abrams y Drew Goddard se reunieron una semana después y redactaron un primer tratamiento de cinco páginas, que el guionista transformó en un primer guión de 58 páginas durante las vacaciones de Navidad.

Según el productor, la idea era hacer “una película al estilo Cameron Crowe con una mezcla de Godzilla y El proyecto de la bruja de Blair”.

A continuación se lo ofrecieron a Brad Weston y a Brad Grey, de Paramount, que se entusiasmaron con el concepto y dieron luz verde al proyecto. Drew Goddard dice, riendo: “Ocurrió exactamente lo opuesto de lo que suele pasar en Hollywood. Todos se apuntaron inmediatamente, fue una experiencia increíble”. “Creo que pocas películas están a la altura de las expectativas”, dice la productora ejecutiva Sherryl Clark, “pero en este caso sigo tan entusiasmada ahora como cuando leí el tratamiento”.

Mientras el guionista desarrollaba el guión, los productores eligieron a Matt Reeves para dirigir la película. J.J. Abrams y el director son amigos y cineastas desde que eran niños. Se conocieron a los 13 años cuando participaron en un festival de cine de Super 8. Ambos crearon la exitosa serie “Felicity” en 1998 y han seguido colaborando desde entonces.

Puede que Matt Reeves no pareciera el candidato idóneo a primera vista, dado que carecía de experiencia en el género y en los efectos visuales, pero J.J. Abrams estaba seguro de que era el realizador perfecto para el proyecto. “Esta película no tiene nada que ver con lo que había hecho Matt”, explica el productor. “Pero le escogí porque se preocupa sobre todo por los personajes y sabía que aportaría más emoción que ningún otro director comercial o de vídeo. La mayoría de las películas de terror que vemos hoy en día tienen una vertiente sádica, son muy violentas, pero no hay nada con lo que identificarse. Matt conseguiría que los personajes transmitieran emociones”.

Efectivamente, la película no se centra tanto en un monstruo gigantesco destruyendo Nueva York, sino en un grupo de jóvenes atrapados en un acontecimiento inesperado. Monstruoso es una película acerca de un grupo de amigos que se reúne para despedir a Rob (Michael Stahl-David) que va a mudarse a Japón. Un miembro de la pandilla, Hud (T.J. Miller), es el encargado de grabar el acontecimiento, a pesar de ser el menos adecuado para ello.

“Lo que más me intrigó del proyecto”, dice Matt Reeves, “fue la idea de visualizar algo tan enorme y rodarlo desde un punto de vista mucho más íntimo. El reto residía en encontrar la forma de que algo tan absurdo como el ataque de un monstruo pareciera absolutamente real”.

La solución era rodar la película desde la cámara de Hud. Para que fuera factible, el director y el guionista entremezclaron imágenes de la relación de los personajes y de su reacción ante el monstruo.

La primera parte de la película es una secuencia de 20 minutos durante la fiesta, en la que se establece la historia de los personajes. “Si una película se centra en los personajes al principio, el público no sospecha que puede haber otra cosa”, dice Matt Reeves. “Pero, de pronto, cuando todo parece ir sobre ruedas, aparece un monstruo de película, y todo el planteamiento se derrumba”.

Drew Goddard añade: “Una vez que la cabeza de la estatua de la Libertad sale rodando, no queda mucho tiempo para estudiar a los personajes. Por eso decidimos dejarlo claro antes de que el mundo empezara a desaparecer”.

Matt Reeves también entremezcla hábilmente una historia de amor que hubo entre Rob y Beth (Odette Yustman). Sin saberlo, Hud graba sobre unas imágenes de la chica de Rob, que este filmó cuando estaban juntos. “Se me ocurrió que podía haber una historia paralela,” dice el director. De hecho, la película empieza con imágenes de Rob y de Beth. Durante el transcurso de la película, se ven más imágenes de los dos, normalmente cuando Hud deja de grabar ante una catástrofe inminente.

“Somos testigos del periodo que sigue a una relación intensa mezclado con otro acontecimiento mucho más terrible”, dice Matt Reeves. “Eso nos permitió aumentar el dramatismo. Además, el público empieza a unir las piezas del rompecabezas y entiende por qué Rob quiere rescatarla a toda costa”.

Sigue diciendo: “También nos pareció importante en una película tan visual que hubiera momentos para conectar con los personajes. Sin los interludios dramáticos, sería como ver un videojuego”.

El resultado es como subirse a una montaña rusa. El público mantiene un contacto muy directo con los personajes mediante el rodaje cámara en mano.

Sinopsis

La víspera de su viaje a Japón, Rob celebra una fiesta de despedida durante la que espera expresar ciertos sentimientos ocultos y, de paso, atar algunos cabos sueltos. Pero su plan se desmorona cuando un temblor sacude el edificio.

Después de ver un boletín de noticias en televisión acerca de un terremoto, todos corren a la terraza para evaluar los daños. De pronto, una bola de fuego explota en la lejanía y hay un apagón. La confusión del principio se convierte en pánico mientras todos se precipitan hacia la calle.

Entre los gritos de la gente, se oye un terrible rugido de dimensiones sobrehumanas. Rob y sus amigos descubren un paisaje desolador, del que se ha apoderado algo de otro mundo, aterrador, monstruoso...

 

logonegrolibros

  • La ópera, peligro público
    Escrito por
    La ópera, peligro público Estos días he estado conversando con mi amigo Bernd, un alemán que a veces recala en España. Intenté vanamente que me hablara del asunto Volkswagen, de los asilados, de la entente de Merkel con los…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los límites de la vida
    Los límites de la vida La ciencia moderna lo revela una y otra vez: cuando las analizamos detenidamente, las cosas casi nunca son tan claras ni bien definidas como parecen. Pensemos en el concepto de vida, central para la biología.…
  • Princesa, monja y compositora
    Escrito por
    Princesa, monja y compositora "Anónimo fue una mujer", que decía la Woolf. Los conventos, reductos de saber femenino durante siglos. "Es que ninguna mujer publicó nada, pintó nada, compuso nada", dicen los absurdos ignorantes. Id a los conventos, ¡lerdos!,…

Cartelera

Cine clásico

  • Mujeres, hombres y cintas de Pilates
    Escrito por
    Mujeres, hombres y cintas de Pilates En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este post. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Isolda y Tristán en busca de la diosa
    Escrito por
    Isolda y Tristán en busca de la diosa En Munich y en 1865 estrenó Wagner Tristán e Isolda. Aún no había concluido su tetralogía, ni su comedia, ni su festival sagrado. La obra tiene un valor fronterizo por ser la primera –y con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC