"Midnight in Paris" (Woody Allen, 2011)

Midnight in Paris

Incluso para quien nunca haya estado en París, el nombre de la ciudad es más que una metáfora de la magia, es casi un sinónimo. Woody Allen no podría haber elegido un lugar mejor para su nueva comedia romántica.

Es una ciudad con un patrimonio y una mitología únicos, con la extraordinaria belleza de sus calles, bulevares y jardines, además del esplendor que se encuentra en muchos de los mejores museos del mundo.

El eco de su historia, desde los grandes eventos políticos y culturales al aura de sus legendarios restaurantes y cafés, se siente por todas partes. El pasado persiste y brilla con esplendor en París, convirtiéndola en la ciudad adecuada para la historia de un hombre que quiere revigorizar sus sentimientos y buscar la inspiración que se refleje en su vida.

Midnight in Paris es el “regalo de enamorado” de Woody Allen a la Ciudad de la Luz, a la que considera a la altura de Nueva York, como la gran ciudad del mundo.

“Claro que soy parcial respecto a Nueva York, porque nací y crecí allí, pero si no viviera en Nueva York, París es la ciudad donde viviría”, dice Allen. La película es la segunda que el director estadounidense rueda en París, tras una parte de Todos Dicen I Love You.

“Disfruto mucho presentando París al público tal y como la veo. Como con Nueva York, que yo la presento de una forma y otros directores de otra, alguien podría venir y rodar París de forma completamente distinta. Yo quiero presentarla a mi manera, proyectando mis sentimientos sobre ella”.

Allen se enamoró de París durante el rodaje de ¿Qué tal, Pussycat?, su debut como actor y guionista. De forma similar a Gil, el protagonista de Midnight in Paris, se lamenta de no haberse quedado allí tras el rodaje, como hicieron otros miembros de la película.

“Era una aventura demasiado arriesgada para mí entonces. Mirando hacia atrás, podría haberme quedado, o, al menos, comprar un piso y repartir mi tiempo. Pero no lo hice, y me arrepiento”, dice Allen. Gil (interpretado por Owen Wilson) es un guionista de Hollywood que cuando era más joven aspiraba a ser un escritor serio.

Idolatraba a novelistas norteamericanos como Hemingway y Fitzgerald, y quería ser novelista siguiendo su tradición. Pero, en un momento dado, Gil abandonó ese camino, descubrió que tenía talento para escribir guiones y cayó en una rutina de trabajo bien pagado que no le satisfacía y bienestar económico con el que no estaba del todo cómodo.

“Se descubrió a sí mismo como una víctima del viejo chiste de Hollywood”, dice Allen. “Me tumbé junto a la piscina y cuando me levanté, habían pasado diez años”. Cuando empieza la película, Gil y su prometida Inez (Rachel McAdams) están de viaje en París acompañados por los padres de ella, John (Kurt Fuller) y Helen (Mimi Kennedy).

John, un empresario conservador que ha venido a París para cerrar un negocio importante, no hace ningún esfuerzo por ocultar su desaprobación de Gil, a quien ve como alguien insignificante, informal e indigno de su hija. La obsesión de Gil en la novela que está escribiendo, más que en la lucrativa profesión que le está esperando en casa, le hace parecer aún más frívolo ante los ojos de John.

Estar en París aviva en Gil el recuerdo de sus pasadas ambiciones literarias. “Gil vivió en París cuando tenía veintitantos años y siente un apego romántico hacia ella”, dice Wilson. Representa la época en que su vida profesional estaba empezando, en que pensaba en lo que iba a hacer con su vida. Y entonces se vio en una encrucijada.

Volver a estar allí le hace pensar en esa época y en el camino que no tomó”. Al principio Allen concibió a Gil como un intelectual de la costa este, pero reconsideró su decisión cuando la directora de casting Juliet Taylor y él empezaron a hablar de Owen Wilson para el papel.

“Creía que Owen sería encantador y divertido, pero mi miedo era que no daba en absoluto la imagen de alguien del este”, dice Allen. Al darse cuenta de que no era sólo que Gil pudiese ser de California, sino que, en realidad, eso haría al personaje más rico, reescribió el papel y se lo envió a Wilson, que enseguida aceptó hacerlo. “Owen es un actor nato”, dice Allen. “No parece que esté actuando, parece un ser humano hablando en una situación, y eso me resulta muy atractivo. Tiene una vis cómica maravillosa, un instinto cómico que es muy distinto al mío, pero maravilloso en su estilo. Es un rubio texano, el típico héroe del hombre de a pie, el típico héroe del regimiento en las viejas películas de guerra, con una gran facilidad para ser divertido. Es una combinación difícil de encontrar y pensé que estaría genial”.

Rachel McAdams se une al reparto como la prometida de Gil, Inez. “Inez está acostumbrada a salirse con la suya”, dice McAdams. “Está muy segura de lo que quiere. Está enamorada de Gil, o cree que lo está, y quizás no sea muy inquisitiva acerca del estado o la salud de su relación. Cree que Gil es un buen tío, un buen partido, y que es estable siempre que siga escribiendo guiones y que puedan tener una vida cómoda en los Estados Unidos. Le apoya en sus escarceos con la novela, siempre que sea una preocupación menor, pero no creo que lo fomente como el sueño de una vida, como algo a lo que él debiera dedicar mucho tiempo”.

Allen dice: “Inez solo quiere que Gil gane el dinero suficiente para que puedan ir a fiestas y criar niños. Sus aspiraciones no tienen nada de malo, pero no son las de Gil”. Allen se deshace en elogios hacia el trabajo de McAdams en la película. “Rachel lo pilla enseguida. Es divertida cuando tiene que ser divertida, es seria cuando tiene que ser seria. Es real, no hace nada demasiado exagerado ni demasiado contenido, y está totalmente viva en la pantalla”.

Wilson dice: “Lo que vi incluso mejor gracias a la interpretación de Rachel es cómo Inez resulta divertida en la forma en que usa su sexualidad para manipular a Gil. Rachel tiene un sentido del humor muy bueno y supo exactamente cómo interpretar esas escenas”.

Sinopsis

Midnight in Paris es una comedia romántica ambientada en París, que narra la historia de una familia que viaja a esta ciudad por motivos de trabajo, así como la de dos jóvenes prometidos que se casarán en otoño.

Las experiencias que tienen en la capital francesa cambiarán sus vidas. Cuenta el gran amor que siente un joven por una ciudad, París, y la ilusión que tiene la gente de creer que una vida diferente a la suya sería mucho mejor.

 

logonegrolibros

  • Hacer algo o nada
    Escrito por
    Hacer algo o nada Una cita de Samuel Johnson, al que se consideraba hace no mucho el autor más citado del mundo (quizá solo por detrás de Shakespeare):  “El que aguarda para hacer mucho de una sola vez, nunca hará…
  • Los recuerdos de Chesterton
    Escrito por
    Los recuerdos de Chesterton Pocos hombres son capaces, como Chesterton, de ensalzar la infancia como la única época verdaderamente verdadera y felizmente feliz de su vida, hasta el punto de ponerla como ejemplo de la conducta humana. Lo hace…
  • Creadores de espectros en el siglo XIX
    Escrito por
    Creadores de espectros en el siglo XIX En cierto sentido, Elsie Wright y Frances Griffiths, las dos jovencitas que fotografiaron a las hadas de Cottingley en 1917, son, simplemente, dos hijas de su tiempo. Niñas educadas con rigor victoriano, que…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Lo natural y lo artificial
    Lo natural y lo artificial La semana pasada hablábamos de lo tramposo que resulta definir como “natural” a un tipo de familia que es resultado de una construcción comunitaria en respuesta a ciertas necesidades sociales. Cuando la situación cambia, es…
  • El hombre verde de Santa Eulalia
    Escrito por
    El hombre verde de Santa Eulalia Aquellos eran unos tiempos distintos. Viajábamos con mapas de carretera y guías de viaje. Y yo, además, siempre me hacía acompañar de mis celebérrimas guías de románico. Tenía para todas las provincias. Con un montón…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El déficit de naturaleza
    Escrito por
    El déficit de naturaleza Estoy convencido de que se puede hacer toda una tipología del ocio contemporáneo sólo con encender el ordenador. No en vano, los gurús de las nuevas tecnologías aconsejan que ocupemos nuestro tiempo libre con las…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC