"Mi nombre es Harvey Milk" ("Milk", Gus Van Sant, 2008)

Harvey Milk

Todos los movimientos giran en torno a un líder. Pero el tiempo pasa, se alcanzan los objetivos por los que luchaba el líder, y lo más normal es que se olvide el peso que llegó a tener esa persona.

Dustin Lance Black, guionista de Mi nombre es Harvey Milk, oyó hablar por primera vez de Harvey Milk mientras trabajaba en una obra de teatro a principios de los noventa.

Unos años después tuvo ocasión de ver el oscarizado documental The Times of Harvey Milk. Entre otras, una frase le marcó: “Harvey Milk da un discurso al final del documental y recuerdo que dice algo así: ‘En alguna parte, puede que en Des Moines o en San Antonio’ – de ahí soy yo – ‘hay un joven gay que abrirá un periódico y leerá que un homosexual ha sido elegido en San Francisco. Sabrá que hay esperanza, que habrá un mundo mejor, un mañana mejor’”.

El guionista sigue diciendo: “Empecé a llorar porque yo era ese chico y me daba esperanza. Era un momento muy duro para la comunidad gay, con la crisis del sida. Entonces pensé que era necesario volver a hacer algo, seguir con su mensaje”. Añade: “Milk me pareció una figura carismática, un poco como un padre para su gente – algunos ya no tenían padre debido a su inclinación sexual –, que hizo mucho en muy poco tiempo”.

Unos años después, afianzada su posición como guionista, productor y director, Dustin Lance Black se lanzó a contar la historia del hombre al que llamaron “el Martin Luther King de los gays”.

En vez de hacerse con los derechos de un libro sobre Milk (hay varios publicados), decidió empezar a documentarse. Dice: “Varias personas en el gremio me aconsejaron que lo olvidara, era muy arriesgado. Pero mi tarjeta de crédito y yo seguimos adelante”. Habían pasado 25 años, pero pudo ponerse en contacto con muchas personas que habían conocido a Milk.

El guionista explica: “Desde el principio quise basarme en testimonios reales. Preferí descubrir los detalles directamente en vez de basarme en una biografía”.

La primera persona a la que entrevistó fue Cleve Jones, un amigo de Milk. Es el fundador del Names Project y el diseñador y creador del símbolo internacional de la pandemia del SIDA.

“Nos presentó un amigo mutuo”, recuerda el guionista. “Me cayó muy bien, es genuino, amable e inteligente. Además, era uno de los allegados de Harvey Milk”. Cuando le dijo que quería escribir un guión para la gran pantalla, Cleve Jones se apuntó inmediatamente al proyecto y estuvo hasta el final en calidad de asesor histórico.

Durante el año siguiente, además de escribir los guiones para la primera temporada de la serie “Big Love”, Dustin Lance Black iba cada semana en coche a San Francisco para entrevistar a personas como Danny Nicoletta, Anne Kronenberg, Allan Baird, Carol Ruth Silver, Frank Robinson, Tom Ammiano, Jim Rivaldo, Art Agnos y Michael Wong, que habían conocido a Harvey Milk personal y políticamente.

Reconoce que muchos eran escépticos. No era la primera vez que alguien hablaba de llevar la vida de Harvey Milk y la historia del movimiento gay de San Francisco a la gran pantalla.

“Me costó convencerlos de que no volverían a perder el tiempo. Cuando lo conseguí, muchos me contaron recuerdos muy dolorosos y me angustiaba la idea de defraudarlos”, recuerda el guionista.

“Michael Wong tenía un diario de la época. Sabía que me sería muy útil y siempre se lo pedía. Una noche, después de cenar, por fin me entregó un montón de fotocopias. Fue fantástico”.

Además del diario y de las entrevistas personales, Dustin Lance Black se documentó en los archivos Harvey Milk del Centro Gay y Lésbico de la Biblioteca Pública de San Francisco; en la Colección Scott Smith, y en los archivos de la Sociedad Histórica de Gays, Lesbianas y Transexuales.

“Decidí que la estructura del guión sería el viaje que Milk realizó a través del movimiento que ayudó a fundar, desde el año 1972, cuando llegó a San Francisco, hasta su asesinato en 1978”, explica el guionista. “Dejo claro desde un principio que algo terrible va a sucederle. Harvey parecía ser consciente de su destino. Grabó un testamento donde manifestaba la sospecha de que le matarían. También dijo a varios de sus amigos que no creía que llegase a cumplir los cincuenta”.

Dustin Lance Black se concentró en las relaciones de Milk que tuvieron importancia en el movimiento: “Las relaciones personales se cruzaban con las políticas. Scott Smith no había sido su primera relación importante, pero él le ayudó en su carrera política. No sé qué habría hecho Harvey sin Scott”.

Añade: “Harvey se involucró personalmente. Estaba enamorado de Scott y quería que fuera aceptado por todos, que no le juzgaran. Cuando llegó a San Francisco, era ilegal tener una relación homosexual, bailar con otro hombre o entrar en un bar gay. Por eso, esta historia es intensamente personal, aun siendo muy política. Pocas veces tiene un guionista la oportunidad de contar una historia en la que ambas cosas están tan relacionadas. Puede decirse que se metió en la política por amor”.

Durante cuatro años, Dustin Lance Black pulió el guión, escribiendo diferentes versiones, pero no contaba con la financiación necesaria para producir la película. Cleve Jones dice: “El guión de Lance me entusiasmó. La estructura era simple y elegante. Se oía claramente la voz de Harvey. Le dije a Lance que tenía un director, pero no le dije quién. Sabía que si la dirigía Gus, la película hablaría de Harvey y no del realizador”.

Cleve Jones organizó una reunión entre el director y el guionista, que no quiso darle el guión antes de revisarlo una vez más. Se lo mandó a Portland y, una semana y media después, Gus Van Sant llamó a Dustin Lance Black para decirle: “Hacemos la película”.

El realizador dice: “El documental The Times of Harvey Milk había puesto el listón muy alto, pero me pareció que podía hacerse una versión dramatizada. No es una historia fácil de contar, por los numerosos elementos en la vida de Harvey y las múltiples historias que nacían en Castro Camera. Pero Lance supo escribir un guión sucinto, más enfocado a la faceta política y menos a la vida diaria de los personajes”.

Gus Van Sant añade: “Harvey Milk fue un ilustre activista gay. Murió en el desempeño de sus funciones, por lo que casi se le considera un santo en el mundo gay. Entre otras cosas, la película debía servir para que los jóvenes que entonces no habían nacido le conocieran y le recordaran”.

Sinopsis

Cansado de huir de sí mismo, Harvey Milk (Sean Penn) deja un puesto ejecutivo en Wall Street para salir del armario y mudarse al barrio Castro, de San Francisco, con su compañero Scott Smith (James Franco).

Abre una tienda de cámaras que no tarda en convertirse en el punto de encuentro del barrio, cuyos vecinos no tienen otro lugar para reunirse en una época particularmente rígida. Harvey se da cuenta de que no son pocos y empieza a hablar por ellos.

Se enfrenta a empresarios, sindicatos y políticos intolerantes. Sus victorias son cada vez mayores. Su valentía –recibe amenazas constantes– inspira a otros a seguir sus pasos.

En su vida privada, empieza una destructiva aventura con Jack Lira (Diego Luna), un joven que se agarra a él para sobrevivir.

La comunidad homosexual, que se siente unida y más fuerte, le elige para un puesto público y se convierte en el primer político abiertamente gay elegido en el país.

Su mensaje de libertad y esperanza le crea muchos enemigos, y deberá enfrentarse a Dan White (Josh Brolin), otro concejal recién elegido en el ayuntamiento de la ciudad.

Harvey Milk fue asesinado en 1978. Pero incluso después de su muerte, la voz de Harvey habla de la valentía de una generación que abrió una nueva época de tolerancia y entendimiento.

 

logonegrolibros

  • "A Juliana", de Jeffrey Aspern
    Escrito por
    "A Juliana", de Jeffrey Aspern Gracias a los cuentos y novelas de Henry James conocemos la existencia de muchos escritores cuyas obras son muy difíciles de encontrar, como Hugh Vereker (La figura en la alfombra), Neil Paraday (La muerte del león), Ralph Limbert (La…
  • Antoine de Saint-Exupéry: un místico sin Dios
    Escrito por
    Antoine de Saint-Exupéry: un místico sin Dios Alejamiento del mundo, ensimismamiento, sospecha de que la realidad aparente de las cosas no sea su verdad última, son rasgos de comportamiento que, sin excesiva dificultad, permiten apuntalar una ideología religiosa. Podrá parecer desorbitado un…
  • El efecto placebo
    El efecto placebo Toda sociedad está rodeada de símbolos y rituales que la protegen de los miedos ancestrales que almacena en sus genes –desde los tiempos en que salir de la cueva cada mañana era una…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La tensión esencial
    La tensión esencial Rigor científico, por un lado, y amenidad e interés para el lector, por el otro. He ahí los dos escollos que, como Escila y Caribdis, acechan al divulgador científico. Pero para no utilizar imágenes trilladas,…
  • El Codex Selden
    Escrito por
    El Codex Selden ¿Qué hace un códice mexicano en una biblioteca británica? El Codex Selden, así conocido en honor a su último propietario particular, John Selden, pasa por ser uno de los cinco únicos manuscritos generados por la…

Cartelera

Cine clásico

  • "El último boy scout" (1991)
    Escrito por
    "El último boy scout" (1991) “… Y si me tocas, te mato”. ¿Quién no recuerda esta mítica frase de Bruce Willis en El último boy scout (The Last Boy Scout, 1991), pronunciada segundos antes de matar a un sicario hundiéndole…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Ese músico llamado Verdi
    Escrito por
    Ese músico llamado Verdi Giuseppe Fortunino Francesco Verdi, el más italiano de los compositores, nació francés en Le Roncole, porque esta pequeña localidad era entonces un departamento napoleónico, el 10 de octubre de 1813 a las nueve horas de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC