Las maquetas y los efectos especiales de El Señor de los Anillos

anillolibro

A decir verdad, hasta ahora la Tierra Media de Tolkien sólo había existido en la imaginación de los lectores y en las detalladas ilustraciones de las novelas.

Pero en La Comunidad del Anillo los agujeros de los hobbit en Hobbiton, los bosques silvanos del refugio élfico de Rivendel, los interiores llenos de humo de la posada del Pony Pisador y las laberínticas cavernas subterráneas de las Minas de Moria, se convirtieron en una realidad palpable.

Peter Jackson tenía una premisa básica para el diseño visual de la Trilogía de El Señor de los Anillos: lograr el mayor realismo. ¿Pero cómo hacer que la fantasía parezca real? Jackson sabía que la respuesta estaba en una enorme preocupación por el detalle. Así que contrató los servicios de WETA Limited, la principal empresa de efectos especiales de Nueva Zelanda, dirigida por Richard Taylor y Tania Rodger; y les encargó una misión, recrear la realidad física de la Tierra Media, desde el interior de los agujeros hobbit hasta las alturas del Monte del Destino como si creyeran en su existencia de todo corazón.

Taylor afrontó el proyecto como si de un general de ejército se tratara. Contrató una plantilla de más de 120 técnicos, dividida en seis departamentos principales: Criaturas, Efectos Especiales, Maquillaje y prótesis, Armas y armaduras, Miniaturas y Maquetas

WETA Digital, una división aparte, se hizo cargo del desafío que suponían las criaturas generadas enteramente por ordenador y los efectos para la Trilogía de El Señor de los Anillos.

Antes de que WETA se pusiera a trabajar, el equipo necesitaba convertir las descripciones repletas de detalles dejadas por Tolkien en imágenes tridimensionales. Para ello se dirigieron a los hombres que mejor conocen el universo de Tolkien: los artistas conceptuales Alan Lee y John Howe, quienes han ilustrado las ediciones de El Señor de los Anillos de Harper Collins. Liberados de ese formato, Lee y Howe se pusieron a trabajar en los bocetos, creando imágenes esquemáticas de las criaturas, edificios y paisajes logrando que Hobbiton, Rivendel, Mordor y demás sitios pareciesen auténticos.

Inspirados por su propio amor hacia la obra de Tolkien, Lee y Howe dibujaron cientos de bocetos que después fueron transformados en storyboards, en modelos a escala de diferentes paisajes y regiones de la Tierra Media, y a veces incluso en decorados a escala real bajo la supervisión del diseñador de producción Grant Major. Además de estos escenarios, se usaron a menudo otros decorados en miniatura, a veces tan grandes y detallados que algunos de ellos eran denominados giganturas.

Como artista conceptual, adentrarse en el mundo de Tolkien es como andar por un campo de minas, y tienes que confiar en tu propio juicio y visión. Las descripciones en los libros son muy hermosas y poéticas, pero también nos deja mucho espacio para hacer nuestras pequeñas aportaciones, dice Alan Lee.

Lee estaba emocionado por el encargo de Peter Jackson. Cuando dijo que quería ser tan fiel al espíritu de los libros como pudiera e intentar crear paisajes muy, muy reales y un mundo tan creíble como fuera posible, supe que yo era la persona indicada para ese trabajo, dice. El diseñador de producción Grant Major dice de Lee y Howe: Su contribución al proyecto fue fundamental. Lograron crear esa sensación de Tierra Media, plasmando en su trabajo todos sus conocimientos de la obra de Tolkien.

Lee siempre ha intentado hacer creíbles sus ilustraciones, pero en esta ocasión, él y Howe se encontraban ante todo un desafío: realizar ilustraciones tan detalladas que pudieran convertirse en miniaturas, maquetas y decorados. Lo que más le impresionó fue la magia de ver Hobbiton evolucionando desde las encantadoras descripciones de Tolkien, pasando por los detallados bocetos, hasta llegar a los decorados reales. Hemos dibujado tantos bocetos y hemos tenido tantas conversaciones, sin hablar de todo el proceso de construcción, destaca. Pero al final todo se convirtió en este lugar absolutamente real donde la hierba crece por encima de los tejados y las chimeneas echan humo. Era un sueño hecho realidad.

El director de fotografía Alex Funke, ganador de un Oscar por los efectos especiales de Desafío Total, era quien llevaba la unidad de producción de miniaturas. Funke y su equipo rodaron en 64 decorados en miniatura diferentes, entre los cuales había algunos de los más complejos jamás realizados. En La Comunidad del Anillo se podrá ver desde Lothlórien, formado por casas construidas en los árboles unidas por pasarelas e iluminadas con luces feéricas, hasta el país de los Enanos conocido como Khazad-Dûm.

Muchos de los decorados, de los más grandes a los más pequeños, fueron moldeados con poliestireno, un material que puede simular tanto madera envejecida durante miles de años en la taberna del Pony Pisador como bloques de piedra en las esculturas de las puertas de Minas Tirith. WETA también realizó algunas innovaciones importantes, como fue la utilización de una máquina rociadora de poliuretano, usada normalmente para cubrir con una capa de goma torres de perforación en el Mar del Norte.

Fuimos capaces de hacer en una semana lo que habría llevado meses construir siguiendo el modo tradicional, explica Richard Taylor. Con esta máquina podíamos esculpir cualquier cosa. Fabricábamos cien yelmos al día. Nos ayudó a construir muchos lugares.

El diseñador de producción Grant Major supervisó la creación de los exteriores a tamaño real, como el delicado reino élfico de Rivendel, las verdes colinas de Hobbiton, o el reino subterráneo de las Minas de Moria. Hizo del realismo y del detallismo más exquisito una prioridad pero dotándolo todo de un toque fantástico, desde la sencillez hobbítica a los laberintos parecidos a los de Escher.

Los decorados de Rivendel, por ejemplo, se crearon tratando de reflejar una cultura como la élfica, sumamente artística y directamente relacionada con los bosques y la naturaleza. Es un lugar de profunda serenidad, con puentecillos arqueados que cruzan arroyos susurrantes y tranquilos pabellones de madera. Utilizamos hojas como motivo en los decorados, y añadimos muchas estatuas esculpidas a mano, pilares y hermosos dinteles. Incluso los colores están inspirados en el bosque, dice Major. Para reflejar su elegancia natural recurrimos a un estilo inspirado en el Art Nouveau".

Major también quería dotar a Rivendel de un ambiente mágico, para lo que diseñó y construyó una serie de torres de 12 metros de altura que se asoman por detrás de Rivendel, sugiriendo más de lo que se ve.

Muchos de los decorados de Major se construyeron en los Estudios Three Foot Six de Wellington, propiedad de Peter Jackson. Aquí es donde se crearon, por ejemplo las Minas de Moria por las que viaja la Compañía en La Comunidad del Anillo. Los técnicos de WETA rociaban constantemente las paredes de granito gris para que parecieran brillantes y húmedas, llenas de joyas incrustadas, como corresponde al laberinto que se extiende por debajo de la tierra de los Enanos de Khazad-Dûm.

Una cosa que Major siempre debía tener en cuenta a la hora de diseñar los decorados era la resistencia: Tenías a miles de personas paseándose por ellos ¡y a veces golpeaban el suelo con sus hachas, por lo que tenían que construirse para aguantar mucho! Nuestros decorados tenían que resistir más de 300 Kg por metro cuadrado. Major trabajó mano a mano con WETA Digital para asegurarse de que los decorados se adecuaran a las imágenes generadas por ordenador que deberían añadirse posteriormente.

Además se vio a sí mismo convertido en jardinero ya que, para crear Hobbiton, tuvo que dirigir a un equipo de especialistas que debía plantar 5.000 metros cuadrados de verduras y jardines de flores un año antes de empezar a rodar. Empezamos un año antes de rodar porque queríamos obtener su aspecto natural al crecer al aire libre, explica Major. Siempre intentábamos hacer los decorados todo lo reales que pudiera imaginarse.

Todo el que entraba en Hobbiton se sentía transportado. Ian McKellen, que interpreta al Mago Gandalf que ayuda a los hobbit, observa: Hobbiton no parecía en realidad un decorado. Era una verdadera aldea al aire libre con cultivos creciendo y flores naciendo en los jardines, pájaros cantando, insectos,... Nada era de plástico o falso. Era muy emocionante entrar en un mundo como ese.

logonegrolibros

  • Picasso y los indiscernibles
    Escrito por
    Picasso y los indiscernibles Picasso acarició la idea de realizar esta obra durante mucho tiempo. Probablemente desde que en 1901 cayó en sus manos La Logique de Leibniz, de Louis Couturat, en la que el pensador francés expone la…
  • Blancos y negros
    Escrito por
    Blancos y negros No va de racismo sino de literatura. Dicho con el correspondiente retintín: de una logística creadora en las letras contemporáneas. En efecto, el negro es toda una institución literaria. Es y fue –de modo oblicuo,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Error y ciencia
    Error y ciencia Uno de los grandes problemas de la ciencia es la falsa imagen que tenemos de ella. La escuela y los medios de comunicación la presentan como un método infalible que produce verdades absolutas, descubiertas por…
  • Peones camineros
    Escrito por
    Peones camineros Los peones camineros eran los encargados de cuidar, a pie de camino, el estado de la carretera. Tenían asignada una legua, medida antigua que vienen a ser unos cinco kilómetros y medio. Vivían en casillas…

Cartelera

  • Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016)
    Escrito por
    Crítica: "Colossal" (Nacho Vigalondo, 2016) Nacho Vigalondo es un director muy conocido en ciertos círculos, y goza de una considerable popularidad más allá de nuestras fronteras por sus películas ‒en especial, por Los cronocrímenes (2007)‒. Además, es toda una estrella…
  • Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017)
    Escrito por
    Crítica: "Cars 3" (Brian Fee, 2017) Salvo en casos excepcionales (Kubo, Del revés), el cine estadounidense de animación no corre riesgos. Ante el mínimo éxito, la maquinaria de explotación se lanza a la fabricación de secuelas, spin-offs, derivaciones (¿cuántas parodias de…

Cine clásico

  • Doce tipos duros
    Escrito por
    Doce tipos duros Lo bueno de clásicos como Doce del patíbulo (The Dirty Dozen, 1967) es que uno puede revisarlos sin temor a decepciones. Dirigida por Robert Aldrich, esta excepcional producción bélica fue protagonizada por Lee Marvin, Charles…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Del hermano menor de los Ricci
    Escrito por
    Del hermano menor de los Ricci Federico y Luigi Ricci fueron dos hermanos compositores que firmaron conjuntamente cuatro partituras, una de ellas Crispino e la comare (1850), uno de los escasos productos cómicos estrenados con éxito duradero en aquellos momentos de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La estela y la Madre Tierra
    Escrito por
    La estela y la Madre Tierra Esta historia que voy a contarles comienza en la Junta de Voto, un municipio cántabro del Valle de Aras, animado por el curso de dos ríos, el Clarín y el Clarión. Se trata de un…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC