"La sombra del poder", de Kevin Macdonald

La sombra del poder

Aunque las relaciones entre la política, los lobbies empresariales y los medios de comunicación han sido repetidamente abordadas por el cine, siempre cabe situar este fenónemo en un nuevo contexto. Así lo entiende Kevin Macdonald, el director de La sombra del poder, un thriller bien hecho, de un ritmo notable, en el que afloran ese tipo de complots que, en el imaginario popular, encuentran su respaldo en las teorías de la conspiración.

La película está narrada con un esfuerzo de síntesis que obliga al espectador a comprender detalles que no son explícitos. Pese a ello, Macdonald hilvana su relato sin necesidad de desmenuzarlo, confiando en la inteligencia del público.

A la hora de poner en marcha esta maquinaria, el director se apoya en la presencia de rostros muy conocidos. Russell Crowe está acertado en su papel de reportero que investiga el extraño fallecimiento de Sonia Baker (Maria Thayer), la ayudante del congresista Stephen Collins (Ben Affleck).

Resulta igualmente eficaz Rachel McAdams, como su compañera en el diario. La gran Hellen Mirren demuestra recursos sobrados para encarnar a la directora del rotativo.

Por su parte, Affleck, en su papel del congresista, y Robin Wright Penn, encarnando a su atribulada esposa, contribuyen a que la trama se desarrolle con eficacia y resulte interesante.

El esquema argumental, como decía, es bien conocido, pero el resultado global de la película es acertado. La sombra del poder mantiene la tensión y permite al espectador pasar un rato entretenido.

El origen de esta película se encuentra en State of Play (2003), una famosa miniserie británica de seis episodios, impulsada por la BBC.

Aquella serie fue escrita por Paul Abbott y dirigida por David Yates, un realizador curtido en el medio electrónico, que luego asumió la dirección de Harry Potter y la Orden del Fénix y de las entregas siguientes de dicha saga.

En su adaptación a la gran pantalla, State of Play ha pasado por las manos de un eficaz equipo de guionistas: Matthew Michael Carnahan, Tony Gilroy y Bill Ray. Sabiendo que se trata de los autores de Leones por corderos (Lions for Lambs), la saga Bourne, Duplicity, Volcano y Sospechoso cero (Suspect Zero), tenemos la garantía suficiente de que nunca nos vamos a aburrir.

La película de Kevin Macdonald se nutre de acontecimientos actuales. Nos habla de esa realidad que pasa ante nuestros ojos a diario, sin que nos demos cuenta de que, tras ella, puede darse un abuso de poder de extraordinaria magnitud.

Es fácil reconocer en La sombra del poder episodios muy cercanos. Se trata de un espectáculo recurrente, al que asistimos con un escaso margen de maniobra. La presión que los grandes lobbies empresariales ejercen sobre los políticos se traduce en cifras millonarias. Los escándalos sexuales están al orden del día. La corrupción es continua, permanente. Frente a ella, la prensa tiene que encontrar un equilibrio entre sus deberes informativos y las servidumbres que implica su dimensión empresarial.

En este sentido, la película de Macdonald es muy reveladora. Queda claro que, cuando un político cualquiera filtra una noticia a determinado medio, lo hace por intereses y afinidades. Conceptos como higiene democrática y lealtad a los lectores resultan secundarios cuando un periódico debe sobrevivir en un mercado precario y ferozmente competitivo.

La trama creada en torno a estos intereses –la ambición política y sus cabildeos, el ejercicio interesado del periodismo… – queda fuera del alcance del ciudadano medio. Se trata de maniobras oscuras, complejas. Tanto, que uno puede perderse por el camino. Al final, como sucede en las redes neuronales, una afección, por localizada que esté, puede destruir todo el tinglado.

Sinopsis

En la eterna partida de ajedrez de la política se enfrentan dos importantes equipos: los políticos, que quieren mantener sus posiciones de influencia, y los periodistas, que buscan la pista de la corruptela que acompaña al poder. Pero los dos campos se necesitan mutuamente. El asesinato de un personaje o de alguien anónimo puede convertirse, a veces, en un medio para conseguir el objetivo deseado.

El oscarizado Russell Crowe encabeza un reparto estelar en un candente thriller acerca de un congresista en alza y un periodista que investiga unos homicidios sin aparente relación entre sí. Interpreta a Cal McAffrey, un veterano reportero de Washington DC cuya férrea determinación le lleva a resolver un misterioso asesinato y a descubrir una red de connivencia entre algunos de los políticos y empresarios más importantes del país en La sombra del poder, dirigida por Kevin Macdonald (Un día de septiembre, El último rey de Escocia).

El ambicioso e imperturbable congresista Stephen Collins (el oscarizado Ben Affleck) es considerado como el futuro del partido: un hombre honorable que preside el Comité encargado de controlar los gastos de Defensa. Hay muchas esperanzas puestas en esta estrella en alza para que se convierta en un líder nacional, hasta que su preciosa y joven ayudante muere de forma trágica y empiezan a airearse ciertos secretos.

El periodista Cal McAffrey tiene la cuestionable suerte de ser un buen amigo del congresista Collins y de la durísima editora Cameron Lynne (la oscarizada Helen Mirren), que le asigna el reportaje.

Ayudado por la novata Della Frye (Rachel McAdams), el periodista intenta saber quién es el asesino y descubre un asunto que amenaza con hacer tambalear las estructuras de poder de la nación. En una ciudad poblada por farsantes y políticos ricos, aprenderá una verdad: cuando hay miles de millones en juego, nadie puede comprometerse a mantener su integridad.

Completa el reparto una serie de actores de la talla de Robin Wright Penn como Anne, la leal esposa de Stephen Collins; Jason Bateman como Dominic Foy, un relaciones públicas manipulador, y Jeff Daniels en el papel de George Fergus, un poderoso senador que teme por la reputación de su partido.

La sombra del poder © 2009 Universal Pictures, Working Title Films, Studio Canal, Relativity Media, Andell Entertainment y Bevan / Fellner Productions. Fotos por Glen Wilson. Cortesía del Departamento de Prensa de Universal Pictures International Spain. Reservados todos los derechos.


logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El Shakespeare cervantino
    Escrito por
    El Shakespeare cervantino En el siglo XVIII el erudito y obispo anglicano Warburton tenía entre sus manuscritos una obra de Shakespeare llamada Cardenio. Según se cuenta, el obispo no pudo evitar que un día su cocinero usase el…
  • Ciudad Chirico
    Escrito por
    Ciudad Chirico La narración suele insistir en el crónico presente o en el huidizo pasado. Raramente un narrador se sitúa ante un futuro que, por remoto, lo excluye de la historia. Sin embargo, el empuje de las…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Rosa Rossi
    Escrito por
    Rosa Rossi Cuentan, quienes compartieron trayectoria vital con ella, que Rosa Rossi (1928-2013), la Mamma del hispanismo italiano, tenía una voz bellísima. Una voz que hablaba un italiano cristalino y un español más que correcto. La Rossi,…

Cartelera

Cine clásico

  • Kim Novak, la venus rubia
    Escrito por
    Kim Novak, la venus rubia «Hitchcock era dictatorial, pero en el fondo era un hombre dulce y encantador. Simplemente no sabía cómo relacionarse con los actores como personas. Te ponía en sus tramas, pero todo era como un juego de…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia